Un país a la deriva

¡Seguro que le va a ir bien, Mariano!

17.02.17 | 08:33. Archivado en Política Nacional

Que la Infanta Dª Cristina va a salirse de rositas ya no lo duda nadie. Y es que Mariano Rajoy lo declaró al poco de saberse su implicación en los turbios asuntos de su amado esposo Iñaki Urdangarín. Un Presidente del Gobierno respondió con aquello de “estoy seguro que le va a ir bien”. Y algo sabría del caso tras las conversaciones nunca desmentidas en Zarzuela con el rey emérito D. Juan Carlos. Que una Infanta de España no iba a ir a la cárcel, estaba cantado y no hacía falta recurrir a mil folios de sentencia para concluir su exoneración y su reconvención solo económica con una multa ya abonada por haberse lucrado ilícitamente. No eran pecados, sino pecadillos de una mujer enamorada que confiaba y confía ciegamente en su marido y padre de sus hijos. Una estrategia que se unió a una falta total de memoria con aquellos “No sé” y “no recuerdo” a preguntas incómodas de la acusación durante sus comparecencias. De hecho esta estrategia ha creado escuela y muchas mujeres imputadas ya lo practican como la ex Ministra del PP, Ana Mato, que se refiere a su exmarido, el del coche de lujo Jaguar en el garaje como “el Sr. Sepúlveda”.

A estas horas aún no se conoce la sentencia, pero las filtraciones intencionadas para ir creando ambiente, apuntan a una exoneración de la Infanta de cualquier condena de cárcel, con solo una multa asumible y a una fuerte reducción de las penas de prisión pedidas por la Fiscalía para Iñaki Urdangarín. Y es verdad que en el triunvirato de juezas encargadas del caso, se puede inferir una mayoría, dos de tres, partidarias de no ejemplarizar y considerar diversas atenuantes, amén de no dar credibilidad a los testimonios de los propios imputados de la participación de la Casa Real como supervisora de los tejemanejes del yerno y de la hija del rey emérito- Y todos nos creemos que tras destaparse el escándalo, la huida a Washington de la feliz pareja con sus hijos, fue solo explorar una nueva experiencia profesional.

Y si a eso le sumamos la total falta de arrepentimiento por sus actos y la soberbia demostrada en sus apariciones públicas, nos debe reafirmar en la idea de que esta casta se siente con derecho y legitimada para cometer este tipo y cualquier otro de tropelías, aprovechándose de su privilegiado e injusto estatus, reconocido incluso por la Administración en su particular y exclusivo trato de favor en Hacienda, incapaz de ver delito fiscal y sí de dar por válidas facturas falsas. Y es que ni Hacienda somos todos, ni la Justicia es igual para todos. A la Infanta le va a ir bien y a su avispado marido no le va a ir tan mal, sobre todo si se decide que la condena no sea efectiva hasta que sea firme cuando se pronuncie el Tribunal Supremo al que recurrirán los condenados.

Quedan escasas horas para que los españoles conozcamos el largo, sinuoso y escrupuloso parto de la sentencia del único caso juzgado de corrupción que señala a la realeza de España. Todo hace pensar que será una sentencia de compromiso en una Justicia que no va a estar a la altura de lo que demanda la sociedad española, agobiada por una corrupción generalizada mientras debe soportar en exclusiva los sacrificios de una crisis económica. Unos robaban con total impunidad y con chulería, mientras el resto soportábamos el paro de nuestros hijos, la reducción de nuestros salarios y el aumento indiscriminado de impuestos. Una sentencia que no hace Justicia, no al menos la que debería aplicarse en razón a la gravedad de los delitos y la notoriedad de las personas que los cometieron.

Yo no sé si la Fiscalía recurrirá igualmente la sentencia y si se atreverá a pedir, como ya lo hizo en el caso Gürtel, la prisión para los condenados, aunque la condena no sea firme hasta que se pronuncie el Tribunal Supremo en su momento.

Todo quedará aclarado en apenas cuatro horas. Por supuesto que no hace falta ser un adivino ni tener dotes extrasensoriales para saber entender los mensajes que subliminalmente se nos han ido filtrando de forma nada inocente. Así a nadie extrañará y el impacto será amortiguado por haber ido sedimentando la idea de la benevolencia de una condena que apesta a trato de favor descarado y una actitud pacata a la hora de impartir Justicia. Mariano, se acabó el sufrimiento, ¡seguro que le va a ir bien!

¡Que pasen un buen día! ¿Llegará el día en que todos seamos realmente iguales ante la Ley? No, sin luchar por ello.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Andaina 17.02.17 | 17:18

    Qué razón tiene ud. D. Vicente, cuando dice que ni Hacienda ni la ¿ justicia, qué es eso ? Es igual para todos. Hartos estamos de ver, leer, escuchar y comprobar que según quién sea el personaje o la persona, el juez o el fiscal, la señora está con balanza de juguete y venda en los ojos, para algo la lleva, la venda, actuará, decidirá qué hacer. Dios coja confesados a los que crean en él, la suerte acompañe a quienes no crean en él, para que metidos en cualquier situación no les caiga lo que no les caerá nunca a los protegidos por los que imparten ¿ justicia, qué es eso ?.
    Y ¿ qué habrá hecho D. Mariano, para que todo lo que sucede en este plancho le caíga a él como carga o culpa? Si llueve, Mariano, culpable; si hace sol y hay sequía, Mariano, culpable. No llego a comprender cómo una persona con su vida resuelta aguanta y no se " manda a mudar " para que venga un "salvador" y nos limpie de todo mal. El tiempo dirá lo que tenemos, lo que hemos tenido y lo que tendremos. Suerte ...

Domingo, 26 de marzo

BUSCAR

Editado por

  • Vicente A. C. M. Vicente A. C. M.

Síguenos

Hemeroteca

Marzo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031