Un grano de mostaza

Postraciones

01.06.18 | 17:42. Archivado en Iglesia

Voy constatando sin demasiada sorpresa que el imaginario mariano se mantiene resistente al cambio. De niña, en mi colegio cantábamos en Mayo: «Mira a tus plantas Virgen pura las hijas de tu corazón...» y aunque de eso hace ya una pila de años, he vuelto a escuchar este mes en una iglesia una versión casi idéntica: «De nuevo aquí nos tienes purísima doncella, más que la luna bella, postrados a tus pies».

El gesto de postrarse es un clásico en todas las religiones  y no soy yo quién para criticarlo, que cada  cual es muy dueño de elegir la postura que le parezca oportuna, siempre que se lo permitan sus rodillas.

Solo quiero  aportar un par  de consideraciones en torno al tema: una, que situarse tan abajo solo permite ver las baldosas del suelo o, todo lo más los angelitos descabezados que pueblan las peanas de las estatuas, cosa que resulta una penosa limitación.

Otra objeción, más sólida ésta y con la ventaja añadida de ofrecer un fundamento bíblico a mi falta de  entusiasmo por las postraciones: cuando Israel allá por el s. VIII a.C. se preguntaba cómo agradar Dios (¿inmolamos holocaustos? ¿hacemos reverencias? ¿más golpes de muñeca con el incensario?), el profeta Miqueas se lo dejó clarísimo: “Ni sacrificios, ni ofrendas, ni inclinaciones, ni canturreos: lo que el Señor espera de vosotros es que aprendáis a amar con fidelidad y con ternura y que caminéis humildemente con Él”. (Cf Mi 6,8). Resumiendo: que menos postraciones, más honradez y más ternura.

Es más que probable que María escuchara ese texto de Miqueas detrás de la celosía de la sinagoga de Nazaret, así que me atrevo a pensar que, si le dejáramos elegir y como “verdadera hermana nuestra” que es (así reza el título del libro de la teóloga Elizabeth Johnson sobre su lugar en la comunión de los santos…), ella preferiría seguramente tenernos a su lado caminando mejor que arracimados a sus pies. Es solo una opinión.


Me too

05.03.18 | 11:55. Archivado en Iglesia

No sigan pensando lo que están pensado al leer el título porque no va de lo que piensan que va a ir. Describo una escena reciente: solemne celebración Eucarística en el Día de la Comunidad Universitaria de una Universidad Pontificia. Desde el fondo de la iglesia avanza la procesión de entrada: turiferarios, crucífero y portadores de ciriales; siguen los demás ministros, uno de ellos con el Evangeliario en alto.

>> Sigue...


Rarezas y misterios

04.11.16 | 10:04. Archivado en Iglesia

Un sabio de Israel reconoce: “Hay tres cosas que me rebasan y una cuarta que no comprendo: el camino del águila por el cielo, el camino de la serpiente por la peña, el camino de la nave por el mar, el camino del varón por la doncella” (Pr 30,19).

Esta joya literaria activa inmediatamente en mi cabeza otros caminos que también a mí me rebasan, por ej.: el camino desde Australia para tirarse tomates en Buñol, el camino a Borja para ver el Ecce Homo, el camino a comprar vaqueros de marca con agujeros.

>> Sigue...


¿Y si desaparecemos?

12.01.15 | 20:49. Archivado en Iglesia, Vida Religiosa

Reconozco haberme hecho esa pregunta alguna vez presionada por las circunstancias: cuando entré en el noviciado en los años 60 éramos 7.000 en mi Congregación y ahora estamos en 2.000. Resulta inevitable hacer un cálculo elemental con su pregunta correspondiente: si en 50 años somos 5.000 menos y se mantiene la misma tendencia en un futuro próximo: ¿cómo gestionar esta disminución alarmante al menos en países del Norte? ¿seguiremos existiendo dentro de 50 años?

>> Sigue...


Atar y desatar

05.10.14 | 12:49. Archivado en Iglesia

Son dos verbos que en la Biblia aparecen casi siempre inseparables y amarraditos el uno al otro. Alguna vez se sueltan y se usan solos, como en la polémica de Jesús con el jefe de la sinagoga y él habla de desatar a un burro (¿habría cuadra en su casa de Nazaret? Vaya tema apasionante para una tesis doctoral…).

>> Sigue...


Viernes, 14 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930