El último grito

Presunta humanidad

19.09.17 | 11:11. Archivado en Cultura, Sociedad, Educación

Puedo imaginarme fácilmente la escena. Una pareja con dos hijos se prepara para tomar las tan esperadas vacaciones de verano. Todos están emocionados, ilusionados, felices, contentos. Han aguardado todo un largo año de trabajo para disfrutar de unos más que merecidos días de descanso en la playa. Pronto, se pondrán en camino, así que cogen las maletas del armario y comienzan a meter camisetas, pantalones, bañadores, … Todos sonríen. Incluso Toby, el perro de la familia, parece feliz mientras camina de un lado a otro de la casa como loco moviendo el rabo. Una vez que ya han metido todo lo necesario -y mucho más-, la pareja baja las maletas por las escaleras y las mete en el maletero del coche. Todos se introducen en el vehículo y comienzan la marcha. En los asientos de atrás, los dos niños y el perro miran atentamente la película proyectada en el DVD situado en el reposacabezas delantero. Después de unos cien kilómetros, los niños se quedan adormilados. El coche para la marcha lentamente y se detiene en la orilla de la carretera. Entonces, la pareja sale del vehículo y abre la puerta trasera. Toby sale, menea el rabo, olisquea y comienza a hacer sus necesidades. La pareja se introduce en el coche a toda velocidad, cierra las puertas, acelera y sigue la marcha, mientras Toby los observa alejándose sin comprender absolutamente nada.

>> Sigue...


Presunta humanidad

19.09.17 | 11:11. Archivado en Cultura, Sociedad, Educación

Puedo imaginarme fácilmente la escena. Una pareja con dos hijos se prepara para tomar las tan esperadas vacaciones de verano. Todos están emocionados, ilusionados, felices, contentos. Han aguardado todo un largo año de trabajo para disfrutar de unos más que merecidos días de descanso en la playa. Pronto, se pondrán en camino, así que cogen las maletas del armario y comienzan a meter camisetas, pantalones, bañadores, … Todos sonríen. Incluso Toby, el perro de la familia, parece feliz mientras camina de un lado a otro de la casa como loco moviendo el rabo. Una vez que ya han metido todo lo necesario -y mucho más-, la pareja baja las maletas por las escaleras y las mete en el maletero del coche. Todos se introducen en el vehículo y comienzan la marcha. En los asientos de atrás, los dos niños y el perro miran atentamente la película proyectada en el DVD situado en el reposacabezas delantero. Después de unos cien kilómetros, los niños se quedan adormilados. El coche para la marcha lentamente y se detiene en la orilla de la carretera. Entonces, la pareja sale del vehículo y abre la puerta trasera. Toby sale, menea el rabo, olisquea y comienza a hacer sus necesidades. La pareja se introduce en el coche a toda velocidad, cierra las puertas, acelera y sigue la marcha, mientras Toby los observa alejándose sin comprender absolutamente nada.

>> Sigue...


Presunta humanidad

19.09.17 | 11:10. Archivado en Cultura, Sociedad, Educación

Puedo imaginarme fácilmente la escena. Una pareja con dos hijos se prepara para tomar las tan esperadas vacaciones de verano. Todos están emocionados, ilusionados, felices, contentos. Han aguardado todo un largo año de trabajo para disfrutar de unos más que merecidos días de descanso en la playa. Pronto, se pondrán en camino, así que cogen las maletas del armario y comienzan a meter camisetas, pantalones, bañadores, … Todos sonríen. Incluso Toby, el perro de la familia, parece feliz mientras camina de un lado a otro de la casa como loco moviendo el rabo. Una vez que ya han metido todo lo necesario -y mucho más-, la pareja baja las maletas por las escaleras y las mete en el maletero del coche. Todos se introducen en el vehículo y comienzan la marcha. En los asientos de atrás, los dos niños y el perro miran atentamente la película proyectada en el DVD situado en el reposacabezas delantero. Después de unos cien kilómetros, los niños se quedan adormilados. El coche para la marcha lentamente y se detiene en la orilla de la carretera. Entonces, la pareja sale del vehículo y abre la puerta trasera. Toby sale, menea el rabo, olisquea y comienza a hacer sus necesidades. La pareja se introduce en el coche a toda velocidad, cierra las puertas, acelera y sigue la marcha, mientras Toby los observa alejándose sin comprender absolutamente nada.

>> Sigue...


Asesinos al volante

02.07.17 | 13:13. Archivado en Cultura

Hoy voy a hablarles de un tema que cada vez me preocupa más, y es el alcohol y las drogas al volante. Según los datos del pasado año, el 40% de los muertos de tráfico en España consumió droga o alcohol. Al parecer, la cocaína provoca más siniestros mortales que el resto de narcóticos, pero el cannabis es la sustancia más detectada: dos de cada tres positivos en los controles son por marihuana. En 2016, de las 60.942 pruebas de droga que se realizaron, 23.822 (un 39%) dieron positivo. Curiosamente –lo digo porque jamás lo hubiera imaginado-, esta es una proporción muy superior a la que se registra en los test de alcoholemia, que el año pasado se situó en un 1,5%: de los 4,6 millones de pruebas que hicieron los funcionarios del instituto armado, 68.852 arrojaron un resultado positivo. En cuanto a esto, hay que especificar que si el control de alcohol da positivo, se inmoviliza al conductor y ya no se le hace el test de droga, por lo que el aumento en el porcentaje de consumo de drogas podría incluso aumentar todavía más. Con los datos obtenidos correspondientes al año pasado, la DGT concluye que el alcohol está presente en un 4,5% de los accidentes y la droga en un escalofriante e insoportable 27%. Para finalizar, la DGT concluye que el perfil del fallecido mantiene una constante en los últimos años: suele ser varón (79%), de 45 a 54 años, con turismo viejo, en carreteras convencionales (75%), que se ha distraído (28%) o que acelera más de la cuenta (21%). Estos datos echan por tierra el mito que desde la DGT nos quieren vender desde hace años diciéndonos que el único problema que existe en los accidentes de tráfico es el del exceso de velocidad –que no es lo mismo que velocidad inapropiada-, justificación que utilizan para colocar millones de radares por las autovías, mientras miles de drogatas y borrachos campan a sus anchas por las carreteras españolas.

>> Sigue...


Amor, feministas y descerebrados

29.01.17 | 11:39. Archivado en Cultura, Sociedad, Televisión, Educación

Yo no lo vi, pero según he podido comprobar con posterioridad, el programa de “El Hormiguero” en el que se entrevistaba a una futura astronauta dio mucho juego. Según parece, la chica -Alyssa Carson-, que solo tiene quince años, ha tenido desde su infancia el sueño de vivir en Marte. Debido a su esfuerzo, su sacrificio y su constancia -con 15 años habla ya 5 idiomas- la NASA ha decidido prepararla. En principio, la misión consistiría en vivir en Marte dos o tres meses, un tiempo considerable teniendo en cuenta que solo para llegar al planeta rojo se calculan unos nueve meses. Como podemos imaginar, la preparación para realizar una misión semejante debe ser extraordinaria. Sin embargo, lo que invadió las redes sociales no fueron comentarios acerca de los cinco idiomas que habla la chica, o su preparación física para realizar la misión, o la enorme preparación psicológica o de conocimientos físicos y químicos que deberá adquirir. Lo que invadió las redes sociales fueron comentarios sobre sus orejas. Tal como lo oyen; sus orejas. Como no podía ser de otro modo, en un país plagado de ignorantes, muchos de los telespectadores comenzaron a hacer comentarios jocosos en las redes sobre las enormes orejas de la chica. Y, paradójicamente, lo hacía gente -he visto sus fotos- con cara de mandril, o con dientes de conejo, o con pelos de puercoespín. Y, todos sin excepción, con cerebro de gusano. Para resumir; estamos rodeados de ciudadanos a los que no les impresiona el esfuerzo o la preparación de una cría de 15 años pero sí sus orejas. Y es que en España las coñas nos vuelven locos. Es nuestra seña de identidad por el mundo.

>> Sigue...


Acoso escolar

22.01.17 | 12:25. Archivado en Cultura, Sociedad, Educación

Después de las noticias del suicidio de una menor en Murcia y el vídeo de una agresión a un alumno en la misma comunidad, el tema del acoso escolar ha vuelto a invadir los medios de comunicación. El acoso escolar en España es un problema difícil de tratar. Para empezar, debemos reconocer que los españoles somos un país bastante inculto y embrutecido. Por ejemplo, tenemos una cultura muy permisiva con el maltrato animal o con las novatadas en las facultades o institutos. Sin ir más lejos, las novatadas en la mili son todo un clásico en nuestras costumbres, orgullo de infinidad de hombres. Muchas personas niegan nuestros problemas culturales, y me critican muy a menudo por denunciar siempre en mis artículos que España es –en general- un país inculto. Sin embargo, negar la realidad no los hace mejores y, sin duda, no nos ayuda a solucionar los problemas. Negar la realidad, de hecho, hace que jóvenes de trece años se suiciden. Por eso, para abordar el fenómeno del acoso escolar debemos reconocer esa parte embrutecida de nuestra cultura más rancia y penalizarla. Porque, nunca lo olvidemos, el acoso no nace en la escuela, se ejecuta en la escuela, que es algo muy diferente. El acosador acosa en la escuela, pero también en el parque, en la calle y en cualquier otro espacio. Así que, al hablar de acoso escolar, lo primero que debemos tener en cuenta es que el acoso es un problema social, no un problema educativo. Es un problema social que afecta al plano educativo.
En cuanto a ese ámbito educativo, lo más importante es la prevención. Los programas de prevención

>> Sigue...


Primero domestica; después, hacer los deberes

09.10.16 | 12:17. Archivado en Cultura, Sociedad, Educación

Cuando empecé a trabajar en educación -hace ya muchos años-, recuerdo que algunos padres me criticaban duramente por no enviar deberes para casa. Incluso, en ocasiones -como suele hacer el español medio, que no sabe de nada pero cree entender de todo- cuestionaban mi profesionalidad cuchicheando entre ellos o protestando formalmente ante al director. Al igual que entonces, sigo pensando que el tiempo que se dedica en el aula a enseñar debe ser suficiente para aprender y que, si no da tiempo, entonces hay que replantearse los programas de estudio, no los deberes. Obviamente, soy defensor de realizar algunas rutinas en casa por parte de los alumnos, como la lectura diaria, los trabajos en común como la realización de murales o vídeos o, lógicamente, terminar las actividades que debían ser terminadas en el aula pero que -por pereza o dejadez- no se terminaron a tiempo. Seguramente, muchos de los padres que me criticaban por entonces son hoy defensores acérrimos de no enviar deberes a casa, algo normal en un país donde todo el mundo tiene derecho a opinar por el simple hecho de tener lengua, aunque luego a esa lengua no le acompañe el raciocinio.
Como he dicho, los tiempos han cambiado. Hace un par de décadas, uno podía dar clase a un grupo de alumnos y daba tiempo a terminar prácticamente todo lo que uno tenía programado para esa jornada. Hoy en día, sin embargo, los primeros quince minutos de clase se dedican a comprobar qué alumnos han traído los deberes o qué alumnos han realizado las tareas del día anterior. Eso cuando traen los libros.

>> Sigue...


La tiranía de la igualdad en educación

25.09.16 | 12:28. Archivado en Cultura, Sociedad, Educación

Hace unos días, en un programa de televisión, pude observar un suceso que me dejó absolutamente perturbado En la escena en cuestión había dos grupos de niños jugando a un concurso dentro de un aula. Cada grupo iba acumulando estrellas dibujadas en la pizarra a medida que ganaba puntos. En total, un grupo llevaba cuatro puntos y el otro, dos. Ante la siguiente pregunta, el equipo que iba perdiendo acertó y consiguió su tercera estrella. Entonces, uno de los alumnos del grupo ganador -un alumno con baja tolerancia a la frustración-, creyendo que habían ganado no solo el punto sino el juego, se levantó y empezó a dar pataletas y a protestar de manera muy beligerante, gritando y gesticulando excesivamente, golpeando paredes y libros. Mientras su rabieta iba en aumento, una de las niñas del grupo que iba perdiendo se levantó y -así porque sí; sin permiso de nadie- le quitó una estrella al grupo que iba ganando, con lo que ambos grupos quedaron con el mismo número de estrellas. Entonces, el docente -o lo que fuera aquello-, loco de contento, les preguntó a los alumnos si les parecía bien que dejasen el juego así, es decir, en empate, ya que la alumna que se había levantado por voluntad propia había solucionado el conflicto y, al final, nadie ganaba ni perdía. Todos contentos.
Posiblemente, desde el punto de vista educativo, no pueden cometerse más errores en menos tiempo. El número de errores cometidos son tantos y de tal magnitud que requerirían varias páginas para explicarlos correctamente.

>> Sigue...


Feliz de ser hombre

17.09.16 | 20:57. Archivado en Cultura, Sociedad, Educación

Soy feliz siendo hombre. Y no soy feliz porque admire las enormes cualidades del sexo masculino: soy feliz siendo hombre porque ser mujer me resultaría del todo insoportable. Sinceramente, no puedo imaginar lo que una mujer normal puede llegar a soportar por culpa de ser mujer en un país medio desarrollado como el nuestro. Y no me refiero solo al ámbito profesional, como se pudiera pensar, donde una mujer cobra mucho menos que un hombre por realizar el mismo trabajo y tiene que soportar en ocasiones el acoso sexual de algún superior y el acoso laboral de alguna superiora, que de todo hay. Me refiero al simple hecho de caminar por la calle.
Hace muchos años, durante mi adolescencia y juventud, recuerdo que las madres y padres pedían a los chicos de la familia que acompañasen y cuidasen de las chicas cuando salían de fiesta o iban a la discoteca. Hoy en día -treinta años después- la situación sigue siendo muy similar: los padres y madres piden a sus hijos o sobrinos que cuiden de sus hijas cuando salen de fiesta. Y es que el simple hecho de salir por la calle supone hoy en día para la mujer una actividad de alto riesgo.

>> Sigue...


Yo soy español, español

28.05.16 | 17:57. Archivado en Cultura, Política, Sociedad, Educación

Desde hace unas semanas, he decidido comportarme como un español medio. Es decir; he decidido pensar solo en mí y en mis huevos toreros. Para ser sincero, ahora que me comporto como un español medio, tengo que reconocer que soy muchísimo más feliz. Por ejemplo, ahora que soy un español medio, aparco donde me sale del pijo. Me importa un mojón si ocupo dos sitios de aparcamiento o un campo de fútbol entero, igual que hacen la mayoría de las personas que me encuentro cada mañana cuando llego a mi puesto de trabajo. Por supuesto, no pongo los intermitentes. Incluso he arrancado el mando de los intermitentes de mi coche por si algún día me entra la estúpida tentación de pensar otra vez en los demás. Cuando paso por una rotonda, por ejemplo, me encanta ver la cara de los otros conductores que tienen que esperar para salir porque no tienen ni pajolera idea de por dónde voy a ir.
Como español medio, también he decidido eliminar palabras de mi vocabulario. Después de ver los programas más vistos de la televisión española, he comprobado que se puede vivir perfectamente con apenas unas 200 palabras. Para ello, he incorporado un montón de latiguillos y frases sueltas que parecen funcionar muy bien y que valen para todo: “mazo”, “marrón”, “sí o qué”, “la patata”, “¿hola?” … Además, como español medio, todo lo que hablo lo hablo ahora a voces, para qué la gente de cinco mesas más allá del restaurante pueda oírme. Por supuesto, de las 200 palabras, unas 75 son tacos, que es más o menos una de cada tres.
Como español medio, también he decidido comprarme un taladro. De vez en cuando, a eso de las cuatro de la tarde, lo enchufo y comienzo a hacer algunos agujeros en las paredes. Algunas veces lo hago por las mañanas, aunque a eso de las nueve de la mañana de los sábados y los domingos lo que más me gusta es poner la música a tope al tiempo que paso la aspiradora. Ya, a eso de las doce de la noche, pongo si eso una lavadora. Como español medio, también he decidido quejarme de todo, pero no hacer nada. Por ejemplo, me quejo de la sanidad pública, pero cada vez que puedo le digo a la gente que, ante cualquier cosa, se vaya al hospital para que colapse las urgencias. Por ejemplo, también me quejo de la educación, pero luego desautorizo a los profesores y educo a mi hijo como si fuera Orzowei. También me quejo de la administración pública, pero siempre que puedo me escaqueo del trabajo o finjo que hago algo mientras dejo pasar el tiempo. Como español medio, también he decidido hablar mal de los gobiernos y de los corruptos, esos malditos desgraciados que hunden el país. A cambio de eso, pago todo lo que puedo en negro, me he descargado ya unas cien películas y otros tantos libros, y compro los CD’s de música en el Top Manta de mi barrio. Además, como español medio, también he decidido compartir con los demás la felicidad que me dan mis hijos. Por esa razón, los dejo en la calle tirados hasta las diez de la noche dando balonazos y gritos. Y en los restaurantes, les digo que se vayan a dar vueltas hasta las otras mesas para que así puedan interactuar con otros comensales. Y eso sí, sobre todo y por encima de todo, he decidido crear mi propia Hacienda pública, mi idioma y mi propia bandera.
En fin, que todavía estoy descubriendo poco a poco las costumbres típicas que nos han convertido en uno de los países más civilizados y cultos del mundo. Y es que no me extraña que aquí vengan tantos millones de turistas, porque entre que nadie cumple las normas y todo es trapicheo, la verdad es que en España se vive como Dios.
www.tonigarciaarias.com
@tonigarias
Facebook Toni García


La dulce ignorancia: sobre el abandono escolar

08.05.16 | 10:12. Archivado en Cultura, Política, Sociedad, Educación

Uno de cada cinco alumnos en España deja de formarse tras acabar la ESO. Esa es la principal conclusión que podemos extraer de los datos publicados el miércoles pasado por la oficina comunitaria de estadística Eurostat. Según esos datos, España renueva otro año más el poco gratificante título de ser el país de la Unión Europea con la tasa más alta de abandono escolar, con casi un 20% en 2015. De esta forma, España tiene el mayor porcentaje de jóvenes de entre 18 y 24 años que tienen, como mucho, una educación secundaria y que actualmente no siguen estudiando ni formándose. Para hacernos una idea de dónde estamos, basta decir que España duplica la media de la tasa de abandono escolar de la UE, que está situada en un 10%, y que además nuestro país se encuentra aún lejos del objetivo fijado por Bruselas para 2020, que está en el 15%.
Con respecto al sexo, los hombres siguen demostrando una menor implicación e interés por los estudios. Así, el 24% de los hombres en España abandona sus estudios tras la Educación Secundaria Obligatoria, mientras que en el caso de las mujeres el porcentaje se sitúa en el 15,8%.
Otro de los datos curiosos publicados por Eurostat es que, en nuestro país, también ha descendido el porcentaje de aquellas personas entre 30 y 34 años que han finalizado estudios superiores. Este porcentaje se sitúa en un 40,9% en 2015, mientras que en 2014 registró un 42,3%.

>> Sigue...


Educación Emocional para todos

21.03.16 | 17:16. Archivado en Cultura, Sociedad, Educación

El pasado fin de semana presenté mi último libro "Educación Emocional para todos", publicado por la Editorial LoQueNoExiste. Se trata de un libro de divulgación dirigido al público en general, con un breve apartado específico para padres, docentes y cualquier persona relacionada con la educación de los menores.

¿Qué es la educación emocional?
De una manera sencilla, podemos decir que la educación emocional es la educación encaminada a la enseñanza y aprendizaje del conocimiento y gestión de las emociones. Aunque el concepto pueda parecer moderno, en esencia no lo es. Desde la aparición del ser humano, la educación emocional siempre ha estado presente, solo que dependiendo de la época y del entorno social, dicha educación era tratada de un modo o de otro, muchas veces de manera equivocada, ya que lo que se hacía era enseñar la represión de dichas emociones.
Hoy en día, sin embargo, la educación emocional comienza a tener mayor relevancia debido al hecho de que en la actualidad la neurociencia está comenzando a demostrar que el ser humano es principalmente un ser emocional; un ser emocional que racionaliza sus emociones, pero un ser emocional a fin de cuentas.

¿Por qué es importante la educación emocional?
En un lenguaje coloquial, se puede decir que la educación emocional es importante por dos razones fundamentales:

>> Sigue...


Martes, 19 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930