El último grito

Legislar para corruptos

05.03.17 | 12:23. Archivado en Política

Según parece, en este país –o lo que sea-, no hay nada mejor que ser un ladrón. Pero no un ladrón de tres al cuarto, sino un ladrón de categoría. Vistas las sentencias que se han dictado y que se están dictando en los últimos casos de corrupción, da la sensación de que nuestro sistema judicial está hecho para arropar a los grandes ladrones. La corrupción y el latrocinio en nuestro sistema “democrático” han calado de tal modo que ser corrupto en este país es casi una obligación. Aunque uno no quiera, el sistema lo induce a ello, ya que, mientras los corruptos logran grandes puestos de poder en sus empresas o en las instituciones y grandes fortunas, los que no son corruptos –aunque tengan mucho mejor currículo y mejores cualidades- se quedan por el camino. Para medrar en España, hay que corromperse. Y hacer muchos amigos. Solo así, escalaremos en nuestra carrera profesional.
Aunque la sentencia judicial sobre el caso Nóos es uno de los temas más comentados, no voy a hacer siquiera una valoración de la misma. Y no voy a hacer una valoración porque, aunque se ajuste a la ley y toda esa palabrería judicial creada para que los pobres no podamos acceder a una justicia real, es una sentencia que desde el punto de vista ético y moral –dos palabras en desuso- avergüenza.

>> Sigue...


Legislar para corruptos

05.03.17 | 12:22. Archivado en Política

Según parece, en este país –o lo que sea-, no hay nada mejor que ser un ladrón. Pero no un ladrón de tres al cuarto, sino un ladrón de categoría. Vistas las sentencias que se han dictado y que se están dictando en los últimos casos de corrupción, da la sensación de que nuestro sistema judicial está hecho para arropar a los grandes ladrones. La corrupción y el latrocinio en nuestro sistema “democrático” han calado de tal modo que ser corrupto en este país es casi una obligación. Aunque uno no quiera, el sistema lo induce a ello, ya que, mientras los corruptos logran grandes puestos de poder en sus empresas o en las instituciones y grandes fortunas, los que no son corruptos –aunque tengan mucho mejor currículo y mejores cualidades- se quedan por el camino. Para medrar en España, hay que corromperse. Y hacer muchos amigos. Solo así, escalaremos en nuestra carrera profesional.
Aunque la sentencia judicial sobre el caso Nóos es uno de los temas más comentados, no voy a hacer siquiera una valoración de la misma. Y no voy a hacer una valoración porque, aunque se ajuste a la ley y toda esa palabrería judicial creada para que los pobres no podamos acceder a una justicia real, es una sentencia que desde el punto de vista ético y moral –dos palabras en desuso- avergüenza.

>> Sigue...


Lunes, 29 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Marzo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031