El último grito

Un guiño a los guiñoles

17.02.12 | 14:13. Archivado en Política, Sociedad
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

Está claro que para eso del humor los franceses son muy particulares. Bueno, como para otras muchas cosas. Su última gracia han sido los ya famosos y polémicos vídeos de humor sobre algunos deportistas españoles en los guiñoles. Bajo el lema «No ganan por casualidad» emitidos por Canal + France aparecen varios vídeos de algunos de nuestros deportistas más famosos caricaturizados y ridiculizados de un modo muy particular. Por ejemplo, en uno de los vídeos aparece Rafael Nadal repostando gasolina con su orina —presumiblemente con dóping— y después conduciendo su vehículo a toda velocidad. En otro de los vídeos aparecen algunos de nuestros mejores deportistas como Rafael Nadal, Alberto Contador, Pau Gasol e Iker Casillas cantando el Que viva España de Manolo Escobar con una letra muy peculiar que hace referencia al dopaje y la sangre española.

Aunque a mi juicio ambos vídeos tienen muy poca gracia, en realidad no dejan de ser simple humor. Un humor muy simple, por otra parte. Sin embargo, hay un vídeo donde aparecen nuestros deportistas firmando con jeringuillas cuya gracia o calidad humorística es nula, lo que nos puede llevar a pensar que, o bien los que hicieron dicho vídeo tienen la gracia en cierta parte innombrable del cuerpo o bien que lo hicieron actuando de mala fe. En todo caso, se podría comprender que la emprendiesen con Contador después de la vergonzosa sentencia —de todos es conocida la envidia que los medios franceses le tienen por sus éxitos—, pero sembrar la semilla de la duda sobre el resto de deportistas es como si nosotros porque —presuntamente— existan reiterados problemas de racismo en el fútbol francés demos a entender que todos los deportistas franceses son unos racistas.

Tras la polémica, Pascal Aznar, jefe de comunicación de Los Guiñoles de la Información, el programa del Canal + France, explicaba en una entrevista que entendía «que haya gente que se lo tome mal, pero nuestra interpretación de la libertad de prensa y del derecho a la crítica es así», al tiempo que negaba que tuvieran la menor animadversión hacia España o cualquier deportista español, como todos esos franceses que reciben a Nadal en las pistas de Roland Garros con berridos todos los años.

Sea como fuere, y aparte del humor francés, resulta preocupante la rápida respuesta de nuestras instituciones para defender a nuestros deportistas mediáticamente y las pocas ayudas que luego les dan cuando las necesitan. De hecho, basta con mirar la sección deportiva de los informativos para darse cuenta de que en España deporte es sinónimo de fútbol. Sólo nos acordamos del resto de los deportes cuando brilla el oro. Después nos olvidamos de ellos y volvemos a venerar a Messi y Ronaldo. Por eso, resulta curioso que todos los españoles nos pongamos de uñas contra los franceses por sus ridículos vídeos y luego no nos avergoncemos de olvidarnos de muchos de nuestros grandes campeones, como David Cal, que hasta hace bien poco tenía que trasportar su piragua todos los días para entrenar porque no le dejaban guardarla en las instalaciones deportivas y que, a pesar de sus medallas olímpicas y mundiales, no encontraba un patrocinador que le permitiese entrenar todos los días para las próximas olimpiadas en Londres 2012. Eso sí merece un guiñol. O mil.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 24 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Los mejores videos

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2014
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930

    Sindicación