Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Abril 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930     
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Para que la trabajara y custodiase. 6. Ahora sí: La casa del vapor

Permalink 17.03.19 @ 07:21:19. Archivado en Artículos

Por Carlos de Bustamante

( Arriba la bota. Grabado de José María García Fernández, “Castilviejo”) (*)

Ahora sí; sin circunloquios, iré al grano. En muchos de los cachos que tenían denominación propia, había pozos y motores de explosión, para bombear agua de las profundidades más bien someras a la superficie sedienta. Cierto que la flora recibía agradecida esta bendición devolviendo el prodigio del agua oculta durante siglos, con largueza insospechada en flores y frutos. No pasó inadvertido al relator (brrr…) sin saber cómo ni el porqué de una semilla enterrada y difunta a la vista humana surgía el fruto deseado (trigo, cebada, patatas, remolachas, achicorias, alfalfa, maíces, legumbres en las distintas variedades) y otros que omito por no hacer la lista interminable.

Sin queriendo, comprendió que si humano fue el esfuerzo, el sudor y el cansancio, no pudo ser humano el incremento de cada especie sembrada, plantada, cultivada. Y así de forma natural e indiscutible planeó sobre cada cacho de tierra como la brisa, el viento, el rocío, la escarcha…, que sólo la obra de un Ser superior hizo posible el milagro de modos y tiempos de todo lo trabajado y cuidado-custodiado- por el hombre según su especie.

Ante lo evidente, pensó, meditó, que si no había un Dios capaz de tal portento, habría que inventarlo. ¡Cuidado…!, ¡que he dicho al grano! O sea, a la casa de vapor. Sólo una idea más: si ya duerma, vele, descanse o trabaje el labrador en otros menesteres, la planta, la semilla…, prosiguen sin saber cómo ni por qué, el proceso natural de cada especie, ¿a qué o a quién será debido? Y la pregunta tiene inmediata respuesta, para quien la quiera dar. Lo he dicho y repito gustoso: ni casualidad, ni gaitas gallegas…: el Creador o Sumo Hacedor. El labrador –el hombre-, trabaja y custodia, cuida, pero es Dios quien pone el incremento. ¿O no? Pues ya está.

Tal era el estrépito de las explosiones en cada uno de los muchos motores succionando agua, que hombres, aves…ganados, andaban soliviantados. El caudal escaso; y mermado de forma alarmante el caudal aún más escaso de las arcas (¿)del “amo”. El que hubo de cavilar la necesidad del progreso de “todos a una” `u sea se´ cinco, diez… o más motores de explosión en uno sólo y… silencioso.

El progreso vino en ayuda del que quiso resolver las mil y una dificultades. Como en las locomotores del tren, un ingenio similar vino al campo en auxilio de las medianas o grandes labranzas de regadío, de cultivo intensivo. Hubo por aquel entonces en estos lares un afamado taller-fábrica que adaptó el ingenio ferroviario para imprimir a un voluminoso volante el giro que, transmitido por un correón a una formidable bomba aspirante-impelente, succionaba e impulsaba al exterior un muy importante “burcio” de agua. Caudal, que suplía con creces a no menos de diez, o más, motores, diez, de explosión. Caudal tan importante como importantes fueron los cuartos a desembolsar por el “amo” de la Dehesa.

Para combustible con que dar vida al artilugio, no había problema. El carbón vegetal que producía el soberbio monte peñalbero (ocasión habrá para habla de él) , era más que suficiente para alimentar una y cien, locomotoras. Cuánto más para la novedosa “caldera de vapor”. La cuestión, nada de menor, era encontrar una vena de agua del inmenso acuífero del subsuelo capaz de suministrar las bendiciones juntas de los engorrosos motores que rompían la paz silenciosa de cada rincón del valle. Valle de padre Duero.

Nuevamente el progreso vino en ayuda (¿) del amo:

Construida una fábrica del azúcar contenido en las remolachas…azucareras, los mismos ingenieros españoles que la montaron en las afueras de la capital vallisoletana, apremiaron a la sociedad constituida para ultimar cuanto antes el ambicioso proyecto. El que para desde el lugar preciso de altura en el curso del río, un canal distrajese el agua suficiente para las imprescindibles necesidades de la fábrica.

En jornadas de sol a sol un ejército de obreros venidos de “quisió ande”, terminaron la obra faraónica en tiempo increíblemente corto.

Compró la sociedad a un alto precio los terrenos por donde con sólo pico y pala se haría la tumba de Ramsés y Tutankamón juntas. El amo, emprendedor y gastador a raudales, vio en la venta la ocasión única para sus ansias y necesidades de progreso.
Los ya menguados “cuartos” en el hondón apolillado de la bolsa quedó ahora tan vacía, que podía volverse del envés sin que cayera ni una perra gorda. Puso sin embargo a la sociedad creada la genial exigencia de que le concedieran algunas tomas de agua para el riego sin necesidad de motores por apertura de trampillas a lo largo del curso del canal, y otra mayor para que, con una conducción excavada y tubos de hormigón en ella, conducirla hasta un pozo donde instalar arriba la bomba accionada por la máquina de vapor.

¿Y los motores…? ¡buaah! los motores…¡qué atraso! En el silencio que nunca debe perder el buen valle que se precie de serlo, la casa del vapor (familiarmente “la casilla del vapor”) albergó pronto el desiderátum de los medios para el mejor de los regadíos.
Otra historia que, si Dios es servido y no tardando, llegará a mis amigos y probables únicos lectores.

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c2.staticflickr.com/8/7848/32158784847_2967cb0f59_o.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Si no es razón de peso suficiente,...

Ángel Sáez García

Un país a la deriva

Un país a la deriva

RTVE: Debate en zona hostil.

Vicente A. C. M.

Corrupción global

Corrupción global

2276 Es obligada la defensa del agricultor y del empresario tecnológico que han de enfrentarse a las mafias políticas en la defensa de nuestras vidas.

Luis Llopis Herbas

Punto de vista

Punto de vista

El olor del dinero

Vicente Torres

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

El Pacto 2016: baturaleza, viñedo, clima y elaboración se dan la mano

Juan Luis Recio

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

El suicidio de Alan García

Enrique Arias Vega

No más mentiras

No más mentiras

Reflexiones de "un nada"... y III

Antonio García Fuentes

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

La escuela de imaginería de Medina de Rioseco. I

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Chapuza francesa

Manuel Molares do Val

La hora de la verdad

La hora de la verdad

Unamuno no lloraría ante el incendio de Notre Dame

Miguel Ángel Malavia

Totalitarismo y terrorismo islámico

Totalitarismo y terrorismo islámico

ANTES SE INCENDIABAN LOS COCHES EN LAS BANLIEUES FRANCESAS, AHORA SE INCENDIAN ""FORTUITAMENTE"" LAS IGLESIAS

Doctor Shelanu

Columna de humo

Columna de humo

El incendio de París, las cenizas de Europa

Pedro de Hoyos

Israel, más allá de las noticias...

Israel, más allá de las noticias...

Egipto-Israel: de "Paz entre Gobiernos y Ejercitos" a "Paz entre los Pueblos"

Shimshon Zamir

El blog de Javier Orrico

El blog de Javier Orrico

La portavoza

Javier Orrico

Opinión

Opinión

Los jesuitas y Colau unidos contra VOX

Opinión

Sesión Golfa

Sesión Golfa

Nosotros: la ley del más fuerte

Juan Carrasco de las Heras

El Acento

El Acento

"Buscamos las acequias" por Miguel Montoya

Antonio Florido Lozano

E-Learning

E-Learning

EXPOELEARNING 2019 en fotos

José Lozano Galera

Esto es lo que hay

Esto es lo que hay

Ojalá que llueva cacao

Miguel Ángel Violán

Pacos

Pacos

Despreciar la historia es hoy lo más Cool…

Paco Sande

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital