Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Junio 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Un hombre de una pieza

Permalink 15.03.19 @ 07:23:28. Archivado en Artículos

Por Javier Pardo de Santayana

( Paco Ureña, durante una faena en San Isidro. Foto de Ángel Navarrete en Marca) (*)

Recién salido del hospital con la satisfacción de haber cumplido con mi responsabilidad para este blog, me dispongo a buscar un tema ya para el siguiente. El ambiente es húmedo y nublado, y mientras en la televisión nos muestran olas de seis o siete metros en la costa y escenas del nacimiento del Asón busco la inspiración en los recortes que seleccioné tan sólo hace unos días.

El tema poco tiene que ver con este ambiente escasamente acogedor. Se trata de una entrevista cuyo protagonista es un torero al que un morlaco arrancó un ojo de su órbita. Les aseguro que vale la pena conocerle. No es éste el primer caso de un valiente que me mueve a escribir sobre su torería. De tarde en tarde tuve ocasión de recoger actitudes parecidas; se ve que aún quedan héroes y que éstos son frecuentes entre quienes se ofrecen con su arte a las agudas astas de los toros. Recuerdo, por ejemplo, al Juli, que empezó a torear cuando era un niño y sostenía que un torero está obligado a comportarse como tal todos los instantes de su vida. O Ponce, quien, para mostrarnos su elegancia, se permitiría el lujo de lidiar simplemente enfundado en un esmoquin.

Y he glosado algunos gestos increíbles, como el de aquellos matadores que, cogidos por su primeros toros en el ruedo, saltaron luego de sus respectivas camas en la enfermería para seguir lidiando con pantalones “de paisano”. O el de aquel vasco de Orduña empitonado y muerto, en cuyo equipaje se escondía una misiva que, adelantándose a su muerte presentida, era difícil de leer sin conmoverse.

Ahora se trata de un torero - Paco Ureña - que dando un pase sintió como la vista se le fundía de repente. Y es que una de las astas le había penetrado un ojo que tristemente perdería sin remedio. Ahí comenzaba una angustiosa pesadilla de operaciones y situaciones de peligro que la sencilla exposición de nuestro hombre convierte en estremecimientos a medida que se avanza en la lectura. Así acabamos sabiendo del peligro de las sobrevenidas infecciones que obligarían a una intervención de urgencia; de que cada intervención iría acompañada por la incertidumbre. Y todavía está pendiente de una cuarta. Incluso estuvo a punto de enfermar de meningitis. Pero este caballero de una pieza se siente en la obligación de dar gracias a Dios de haber salido vivo del espanto.

He de añadir que Paco Ureña no profiere una palabra de rechazo para quien le mutilara para siempre. “Cero” responde cuando le preguntan si conserva rencor a quien lo hizo, y, además de aceptar humildemente el hecho y su propia condición de víctima, afirma sin ambages su amor al animal.

Así como les digo: nuestro torero llega a decir que, pese a todo, daría por él la vida. “Ya lo he demostrado, y así seguiré mientras el cuerpo aguante” dice. Y, claro está, nos deja con la boca abierta cuando repite la frase de José Tomás, pues para ambos “vivir sin el toro no es vivir”. Luego, instado por la periodista, nos confiesa que se disculpó ante el ganadero de no haber acertado en su intento de rematar la faena a la primera. Y confiesa algo que hasta el momento nunca contó a nadie: que un día, en plena ducha, le entró un ataque de ansiedad y decidió probarse toreando. Así que soltó un novillo, tomó la muleta, y aseguró dar el primer pase por el mismo lado de aquel otro.

Así que no es extraño que uno se pregunte de dónde puede salir toda esa fuerza. ¿Y saben ustedes qué responde? Pues que de su familia y de su fe: de esos valores esenciales. Los mismos que conforman su actitud cuando la astuta periodista le tira de la lengua con la intención de tantear su posición política. Porque este hombre cabal se atreve a responder que él no es de nadie, que es simplemente un español que está con quienes vuelven a lo que quiere España: a esos valores de toda la vida; a respetar y a no prohibir. A no pactar con el diablo. Y se pregunta cómo alguien puede prohibir la religión o el crucifijo en las escuelas y llamarte además facha o asesino por mostrar tu bandera, la de todos. Y se pregunta qué harían en Estados Unidos si un personaje se limpiara los mocos con la suya; dice que como poco le echarían del trabajo.

Respecto a lo que piensa hacer con vistas al futuro, les diré que el torero ya forma parte del cartel de las fallas, y que el sorteo ha decidido que se enfrente a la ganadería de aquel toro que le pudo dejar seco y le ha dejado tuerto de por vida. Y aún queda la cuestión de qué piensa del miedo, tema éste que bien merecería un nuevo artículo aunque al final nunca lo intente. “Ahora mismo es tan ilusionante que necesito que llegue”, contesta nuestro héroe. “Porque “volver a sentir miedo es recuperar mi vida”.

Desde luego esta gente de los toros supera cualquier modelo de valientes. “¿Mereció la pena tal calvario?” le pregunta al final la periodista? Y he aquí lo que responde: “Totalmente”.

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://farm8.staticflickr.com/7816/47378844771_f39eba75e4_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Esto es lo que hay

Esto es lo que hay

"¡Come apio!"

Miguel Ángel Violán

Columna de humo

Columna de humo

Viva España y su bandera

Pedro de Hoyos

Punto de vista

Punto de vista

Quinto aniversario de Felipe VI

Vicente Torres

Corrupción global

Corrupción global

2331 Armas mortales empleadas sin descanso por nuestros enemigos: el socialismo leninista y el ultra captalismo, para impedir el uso de los sensores.

Luis Llopis Herbas

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Kalettes, la verdura que promete revolucionar tus platos llega cargada de recetas

Juan Luis Recio

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Saboreamos más lo que nos cuesta

Ángel Sáez García

No más mentiras

No más mentiras

Después de las mentiras... Las realidades

Antonio García Fuentes

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Cuidado con pasarse

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Hermosillo

Hermosillo

Se reúnen México y Onu para plan migratorio.

Efrén Mayorga

Opinión

Opinión

Grandes Belinda Washington, Perla Wahnon, Angel Cabrera, Trabada, la ejemplar profesora Valentina Guzmán y el buen trabajo

Opinión

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

Pactos y traición

Enrique Arias Vega

Juicio a la noticia

Juicio a la noticia

Entre denuncias y visitas nos vemos venezolanos por @Angelmonagas

Angel Monagas

Israel, más allá de las noticias...

Israel, más allá de las noticias...

Signos preocupantes de la estabilidad de Jordania

Shimshon Zamir

Pacos

Pacos

Los honores a Franco y su circunstancia.

Paco Sande

Libros

Libros

'Arcanos de navegación', de Tomás Valladolid Bueno

Vicente Torres

Sesión Golfa

Sesión Golfa

X-Men, Fénix Oscura: el enemigo en casa

Juan Carrasco de las Heras

El Acento

El Acento

Hombre de negocios - Cuento de Guille Paier (Argentina)

Antonio Florido Lozano

Desde el Atlántico

Desde el Atlántico

El Tribunal Supremo acierta denegando permiso al golpista Junqueras para salir de España

Carlos Ruiz Miguel

La hora de la verdad

La hora de la verdad

Unamuno y Millán Astray, ¿historia de una fake new? Más bien, un trueno de espiritualidad

Miguel Ángel Malavia

Poemas

Poemas

Ahora mismito

José Pómez

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital