Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Creer lo que no vimos

Permalink 12.02.19 @ 07:21:59. Archivado en Artículos

Por Javier Pardo de Santayana

( El abuelo Luis) (*)

Imagínese, improbable lector mío, que tiene usted mi edad, o sea que pasa ya de sobra los ochenta, y que un buen día se encuentra a uno de sus abuelos dispuesto a acompañarle en su quehacer diario, cuando usted sabe que, para un observador externo, poca es la diferencia en tiempo entre ambas vidas - la suya y la de su antecesor - en una perspectiva que desde la eternidad contemple la entera historia de los hombres.

Imagine, sí, las caras que el buen hombre pondría por ejemplo al abrir cautelosamente la nevera, porque él utilizaba la fresquera. O sea que guardaba la comida simplemente al aire y separada de él por una malla para evitar que entraran los insectos. Luego se asombraría al ver el microondas y no digamos la cocina eléctrica, porque él - o mejor, su mujer o su criada - lo primero que harían en su caso sería encender el fogón y cuidarse muy bien de que no se apagara en todo el día, ya que de entrada lo necesitarían para calentar el agua. Nada de ducha caliente desde luego; tan sólo el agua suficiente para las manos y la cara, antes de lo cual iría a vaciar el orinal repleto de la noche, y le llamaría la atención ver un rollo de papel higiénico donde siempre encontró unas cuantas hojas de periódico.

Supongo que enseguida intentaría - puesto que estamos en invierno - ocupar su puesto en la camilla. Mas no la encontraría, y echaría de menos el brasero y, por supuesto, el carbón y la badila. Y se pondría los mitones por si acaso. Habría por tanto que explicarle que en tiempo frío gozamos ya de una calefacción que suple todo aquello con ventaja y que en verano disfrutamos de un aire acondicionado que a veces es incluso demasiado fresco.

Luego es posible que tocara ir a la compra, donde seguramente le agarrara a usted para evitar perderse, pues no sabría ni por donde tirar entre la enorme abundancia de letreros, luces y artefactos circundantes. Y se vería superado por los muchos avisos existentes que tendría que leer para desenvolverse, pero que no llegaría a entender; que de eso estoy seguro. Y habría que ver la cara que pondría al ver pasar la compra delante de la cajera a toda mecha, hasta que, como resultado de esto apareciera un papelito con los nombres, cantidades, precios y otros muchos datos sin importar la posición en que pasaron. “¡Imposible!” diría el hombre, que además se asombraría viendo la comida empaquetada y con su precio.

Quizás en el camino viera cruzar un avión de línea por el cielo. Entonces se preguntaría cómo demonios no se venía abajo el aparato y cómo podría orientarse el vuelo por la noche. Y casi le daría un patatús al verlo, como también al contemplar la miriada de luces encendidas. Y se agobiaría viendo circular por nuestras calles más coches que personas como si fuera una invasión de selenitas, y a tantas mujeres al volante. Se diría entonces: “¿Y quien se ocupa de la casa y de los niños?” Y abriría de par en par los ojos viendo cómo cambió la moda de su tiempo: esa mujer con pantalones y aquella con la minifalda, o aquel hombre con el faldón de la camisa fuera y hasta quizá con sus perneras hechas trizas. Y probablemente se escandalizaría.

Entonces sonaría un tono musical y usted, acompañante suyo, sacaría su móvil del bolsillo. ¿Qué es lo que está pasando, y qué será esta cosa tan pequeña? nos preguntaría entonces el abuelo. Y no se podría creer lo que veía. “Es fulanito de tal que quiere hablar conmigo desde Ciudad del Cabo” diríamos nosotros. “Pero eso es imposible - comentaría nuestro abuelo - por mucho que se haya avanzado en este tiempo”. Y moriría del susto. Así que, por favor, no intente usted explicar a quien regrese del pasado que algunas de estas cosas son posibles gracias a la presencia de un satélite, porque el creería que usted está como una cabra o es un maldito mentiroso, amigo mío. Y ni se le ocurra, por supuesto, hablarle de inteligencia artificial o de robótica.

Seguro que le costará admitir también que un artefacto tan mínimo y tan plano pueda servir de cualquier cosa: así de linterna y de guía personal en los viajes, de centro de correos, de cámara y de mapa y también de bloc de notas, de fonógrafo o de calendario, o de despertador y de otras muchas cosas más. Y el abuelo dirá que usted exagera; que por mucho que la humanidad avance tal cosa no será jamás posible.

En cuanto a la televisión, tenga cuidado, porque el hombre no creerá por mucho que lo vea que aquella imagen le llega en tiempo real de cualquier parte del mundo o del espacio. Así que si quiere usted presumir de ordenador mejor será que no lo toque so pena de ser tachado de chalado o de desconsiderado embaucador. Y él no podrá comprender que usted pueda escribir y grabar y menos dar respuesta en el instante a cualquier cosa que se tercie. Tampoco se le ocurrirá a usted hacerse un “selfie”, porque el abuelo lo tomará por obra del demonio. Y mucho cuidado con la forma en que le hable, ya que él no le entenderá seguramente; así que nada de decir que está flipando. Y procure no sacar a colación las cosas de las que hoy habla la gente que presume de ilustrada, como de la adrenalina o del orgasmo, pues en su tiempo no creo que existieran.

Y conviene que no le cuente usted que hace cincuenta años que llegó el hombre a la Luna y que estamos pensando en irnos a vivir a Marte, o que un artefacto humano esta ya tan alejado de nosotros que se ha salido del sistema. O que conseguimos subirnos a un cometa en marcha. O que a pesar de la distancia somos capaces de enviar órdenes a miles y miles de kilómetros. Pero, sobre todo, que el abuelo no se entere de que hemos vivido dos guerras mundiales y sin embargo aún seguimos sin ponernos de acuerdo entre nosotros.

Luego dicen que no es posible creer lo que no vimos.

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c2.staticflickr.com/8/7910/32061991777_d0a2a1283c_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Esto es lo que hay

Esto es lo que hay

Biblioteca de Uppsala

Miguel Ángel Violán

No más mentiras

No más mentiras

Momias... "y el negocio de los dioses"

Antonio García Fuentes

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Los lunes, revista de prensa y red

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

La hora de la verdad

La hora de la verdad

España, ese país de centro

Miguel Ángel Malavia

Punto de vista

Punto de vista

Le rezan a Garzón

Vicente Torres

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Ensaladas verticales: recetas frescas con aceite de oliva virgen extra

Juan Luis Recio

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Un honor reputo lo hecho

Ángel Sáez García

Sesión Golfa

Sesión Golfa

Banderas, palmas y gloria

Juan Carrasco de las Heras

Corrupción global

Corrupción global

2311 Defensa de la esencial Revolución Tecnológica Digital de sensores inteligentes. Índice temático de los análisis a efectuar en sucesivas semanas

Luis Llopis Herbas

El blog de Antonio Cabrera

El blog de Antonio Cabrera

¿Una veleta verde?

Antonio Cabrera

El blog de Javier Orrico

El blog de Javier Orrico

El desánimo

Javier Orrico

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Trump y los hispanos, Ternera con cáncer, Sacos de odio

Manuel Molares do Val

Desde el Atlántico

Desde el Atlántico

Dimisión de Horst Köhler: un inesperado y duro golpe al proceso de paz en el Sahara Occidental

Carlos Ruiz Miguel

Columna de humo

Columna de humo

Sois un excremento. Todos

Pedro de Hoyos

Pacos

Pacos

El Parasito y el Filántropo

Paco Sande

Hablando en plata

Hablando en plata

Pablo pone en su sitio a Amancio

Enrique Zubiaga

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

El dinero "maldito" de Amancio Ortega

Enrique Arias Vega

Libros

Libros

'Actitud emprendedora', de María Ángeles Chavarría

Vicente Torres

Juicio a la noticia

Juicio a la noticia

#OPINIÓN Columna Caiga Quién Caiga Por @angelmonagas: Nicolás el Tanos de Venezuela %u2013 Critica24.com

Angel Monagas

Israel, más allá de las noticias...

Israel, más allá de las noticias...

La carrera de Arabia Saudita hacia las armas nucleares (como era de esperar que ocurra)

Shimshon Zamir

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital