Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Abril 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930     
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Halloween

Permalink 11.11.18 @ 07:27:33. Archivado en Artículos

Por Javier Pardo de Santayana

( Las calaveras mexicanas. Foto en telemadrid.es) (*)

Empezaré por decir que al principio no me cayó tan mal. Lo conocí viviendo en Norteamérica, así que cuando mis vecinos más pequeños llamaron a la puerta de mi casa, lo tomé como algo simpático y curioso: como una costumbre de las que dan color y variedad a un país acogedor y variopinto. Por otra parte, era un tiempo en que los españoles no nos habíamos dejado aún invadir por el idioma inglés.

“Treat or trick” (en traducción libre: “si usted no acepta un trato, ya verá lo que le viene encima”) decían los pequeños, amenazando de esta forma a los mayores con que, de no darles alguna golosina, harían algo que en realidad supongo no acabarían nunca haciendo: quizás una pequeña broma inofensiva. Motivo por el cual tuvimos preparada una golosa colección de caramelos.

Mas la realidad es que cuando uno vive en una tierra que no es suya se toman estas cosas como algo curioso y divertido simplemente porque no pertenecen a nuestra cultura. Eso pasa claramente, por ejemplo, con las costumbres de países tenidos como exóticos. Luego, si con el tiempo aquello se convierte en algo que puede ya considerarse propio, entra la aceptación o no de lo foráneo conforme a nuestra forma de entender la vida. O sea, que lo que antes fue folklore pasa a ser materia de discernimiento personal. Tal cosa ocurre, por ejemplo, cuando frente a nuestra tradición de los tres Reyes Magos, tan enraizada en las familias y que además figuran en la tradición cristiana, aparece la de Santa Claus, el bonachón anciano procedente del frío. Yo le acepté en principio cuando vivía en Kansas, mas ahora le desearía fuera de la Navidad española, Y eso que, como digo, lo acepté, y añadiré que incluso agradecido, cuando mi compañero de “pupitre” se marcó el detalle de despertar a mis hijos perfectamente disfrazado y emitiendo sus clásicos gruñidos.

Lo digo porque los españoles, tan propensos a renegar de sus costumbres y aceptar las ajenas no sólo por papanatismo sino también inducidos por aquellos de nuestros compatriotas que odian incluso la fe de nuestros padres, parecen asimilar con sumo gusto cuanto venga de fuera de nuestras fronteras, y no digamos si se nos exporta con la etiqueta norteamericana. Que esto es precisamente lo que nos ocurre en relación con el gran éxito del “Halloween” famoso, o sea de la celebración festiva del luctuoso día de los muertos, no ya con la ocasión de recordar a nuestros familiares y amigos fallecidos - o volverlos a tener de alguna forma de nuevo con nosotros, como al parecer hacen los mejicanos y es costumbre de algunos de nuestros compatriotas - sino simple y llanamente para presentárnoslos como espantosos seres babeantes de sangre que se nos aparecen por las noches para darnos sustos pavorosos y ponernos a todos, niños y mayores, de los nervios.

Pero no es sólo eso, puesto que con tal motivo los jóvenes y no tan jóvenes acuden en tropel a multitudinarios jolgorios musicales en los que mueven sus cuerpos mutilados al ritmo establecido por un pinchadiscos - ahora ”disk jockey”, por supuesto. Que esta es la interpretación hispánica de lo que debe hacerse la Noche del Día de Difuntos e incluso del día precedente de Todos los Santos, cuando asoman sus pálidas faces horrorosos personajes sanguinarios por pasillos y esquinas en tinieblas de tal forma que las que debieron ser unas jornadas de reflexión sobre la santidad y la virtud, y de expresión del amor para con quienes ya no se encuentran con nosotros, quedan fuera de programa de la mayoría de nuestros compatriotas, asociados ya definitivamente, como los mismos niños, a la fealdad, al alarido y al terror.

Y esto me parece preocupante, pues suponga usted, improbable lector mío, que sus hijos o sus nietos dan por supuesto que sus abuelos o sus padres, quizás ya ausentes para siempre, andan de noche ocultos por las esquinas de la casa para amedrentarles con sus apariciones destempladas en vez de imaginarles como almas bendecidas que ya disfrutan en del perdón, de la Gloria, y del amor de Dios. O sea que en vez de evocar en esos días sus buenas obras y aquel cariño que en vida sentían por sus familias, relacionen su muerte con el susto y con el miedo pavoroso que ahora inspirarían a sus deudos. Y ahí cualquiera se sentirá aludido, por cuanto antes o después todos - queramos o no queramos- terminaremos de la misma forma.

Eso hace que el Halloween, que ya ha invadido las escuelas y colegios españoles, y además es evocado y fomentado a todas horas y a través de todos los cauces disponibles por el comercio, los educadores y los medios, me parezca una increíble y deplorable exhibición de falta de respeto a nuestro muertos. Y no digamos a los que fueron santos y nos dan ejemplo.

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c1.staticflickr.com/5/4901/44968456814_be8760d438_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
El blog de Antonio Cabrera

El blog de Antonio Cabrera

Un grandísimo hijo de puta

Antonio Cabrera

Esto es lo que hay

Esto es lo que hay

Laforet, Aribau

Miguel Ángel Violán

Punto de vista

Punto de vista

Carod Rovira no es mejor que Rufián

Vicente Torres

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Nace Trepat Rosat 2018, un gran vino rosado de alta montaña de la bodega Cara Nord

Juan Luis Recio

Corrupción global

Corrupción global

2279 Loa diversos Sensores Digitales SD van a cambiar a fondo: salud, vida, educación, alimentos, empleo, salario, localización de activos, gestión de la empresa...en suma Igualdad y Justicia Social global.

Luis Llopis Herbas

Sesión Golfa

Sesión Golfa

¡Shazam!: Big

Juan Carrasco de las Heras

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Una lección de empatía

Ángel Sáez García

Un país a la deriva

Un país a la deriva

El PAIS echa una mano a Pedro Sánchez

Vicente A. C. M.

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

La escuela de imaginería de Medina de Rioseco. II

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Opinión

Opinión

Cayetana muy bien en el debate televisivo. Por el mejor desarrollo y frente a muy graves amenazas

Opinión

Hermosillo

Hermosillo

'memo' de AMLO vulnera derechos de niñas, niños y adolescentes.

Efrén Mayorga

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

El suicidio de Alan García

Enrique Arias Vega

No más mentiras

No más mentiras

Reflexiones de "un nada"... y III

Antonio García Fuentes

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Chapuza francesa

Manuel Molares do Val

La hora de la verdad

La hora de la verdad

Unamuno no lloraría ante el incendio de Notre Dame

Miguel Ángel Malavia

Totalitarismo y terrorismo islámico

Totalitarismo y terrorismo islámico

ANTES SE INCENDIABAN LOS COCHES EN LAS BANLIEUES FRANCESAS, AHORA SE INCENDIAN ""FORTUITAMENTE"" LAS IGLESIAS

Doctor Shelanu

Columna de humo

Columna de humo

El incendio de París, las cenizas de Europa

Pedro de Hoyos

Israel, más allá de las noticias...

Israel, más allá de las noticias...

Egipto-Israel: de "Paz entre Gobiernos y Ejercitos" a "Paz entre los Pueblos"

Shimshon Zamir

El blog de Javier Orrico

El blog de Javier Orrico

La portavoza

Javier Orrico

El Acento

El Acento

"Buscamos las acequias" por Miguel Montoya

Antonio Florido Lozano

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital