Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Octubre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


La verdad es que…

Permalink 07.10.18 @ 07:22:08. Archivado en Artículos

Por Javier Pardo de Santayana

(Viñeta de Idígoras y Pachi publicada en El Mundo el pasado 27 de julio) (*)

Hace sólo unos días me referí en este mismo espacio de los “Foramontanos” al empleo del término “puntual” aplicado hoy a algo que poco o nada tiene que ver con la puntualidad. Y también, ya de paso, al lío que está armando con los nombres de los pueblos y las ciudades españolas no ya la gente más o menos iletrada, sino la televisión regida desde el propio gobierno: la que recientemente ha sido objeto de una purga.

Pues bien, dentro de este desbarajuste generalizado que acabará desconcertando a las generaciones más recientes respecto a lo que ha sido nuestra propia historia, hoy me referiré a la invasión de una frase que se repite hasta la saciedad en los comienzos de cada cosa que se dice: “La verdad es que…”. No hay hombre ni mujer ni niño de nacionalidad española que no arranque con esta expresión reiterativa.

“La verdad es que” será el comienzo de cualquier respuesta o de cualquier opinión o comentario que se precie. Se diría que de este modo se pone en evidencia que la mentira anda a estas horas suelta y a la espera de impregnar definitivamente cualquier cosa que intente decirse. Quizá la duda que trasciende de tan casi involuntario “latiguillo” dé fe de que en nuestros días la palabra suele ser poco fiable casi siempre: ahí tienen ustedes a nuestros políticos hablando y hablando sin parar pero utilizando expresiones contaminadas en mayor o menor grado por la falsedad. Unas veces por su interés en mostrar su mejor cara, ridiculizar al adversario, o simplemente para ganar adeptos, ocultar sus deficiencias o edulcorar fracasos. El caso es que, cualquiera que sea la razón que les impulse a hacerlo, jamás encontrarán ustedes la verdad desnuda en sus palabras.

Así que la reiteración compulsiva de “la verdad es que” bien pudiera ser reflejo natural de lo que don Julián Marías denunciaba como la creciente “instalación de la sociedad en la mentira”, fenómeno que con el tiempo ha ido a bastante más desde que la acuñara en sus artículos. Porque con ella no hacía más que demostrar su gran preocupación por lo que entonces sucedía en el País Vasco, donde unos sacudían criminalmente el árbol y otros recogían las nueces sin mostrar el menor remordimiento; una actitud a todas luces inmoral y hoy ya extendida con variedad de aspectos y matices. Ahí tienen ustedes, como, sin ir más lejos, la gente en el poder ya está tramando la penalización de quien no dé la versión partidista sobre lo que fue nuestra reciente historia. Y en vez de buscar la comprensión de lo sucedido a través del estudio y el análisis, se pretende transmitir a las nuevas generaciones de españoles la idea de que la guerra fue cosa de unos pocos militares que rompieron una paz idílica. Con lo cual provocan un nuevo enfrentamiento y nos obligan a recordar que quienes ellos nos muestran como buen ejemplo causarían la mayor matanza registrada de cristianos, trucarían las elecciones,y se permitirían, entre otras muchas cosas, amenazar de muerte al líder de la oposición para a renglón seguido cumplir cruelmente su amenaza.

No es de extrañar, por tanto, que se haya extendido el uso de aquel latiguillo que parece jugar con la posibilidad que tenemos de dudar de las palabras de cualquier persona mediante la utilización de diversas variantes expresivas que reflejan la mala formación gramatical de base que hoy se practica en las escuelas. Por ejemplo, una de las variantes más utilizadas de la frase a la que me vengo refiriendo consiste en la omisión de la partícula verbal que la transforma en otra también reiterativa: la que toscamente reduce la expresión a “la verdad, que…” así sin más, cosa que me parece atribuible a la tendencia actual a suprimir el mayor número posible de palabras, quizá por la perturbadora influencia del inglés. Afán éste por sintetizar que se hará patente en nuestros días incluso en lugares de tanta tradición cultural como son las iglesias, donde no es infrecuente que el mismo celebrante nos anuncie, no que “Quisiera comunicarnos” esto o lo otro” o que “Para empezar quisiera recordarnos tal y cual” sino que así de sopetón, nos dirá sin mayor preámbulo “Comunicar que…” o “Recordar que…” cosa que a mí, que soy del 33 y de Valladolid, me suena a lenguaje telegráfico.

Pero, volviendo a lo anterior, es decir al latiguillo actual de “La verdad es que” también me parece curioso el advertir que no he encontrado nadie más repetitivo e insistente que los futbolistas, y en general, que los astros del deporte, hasta tal punto cierto que muchas veces me dedico a contar una por una las veces que la frase se repite, sobre todo si ésta se divulga a través de las ondas radiofónicas. Yo les invito a hacerlo si tienen ocasión de hacerlo, porque se trata de algo llamativo.

Terminaré con una observación final que me parece digna de ser considerada: la frecuencia creciente con que a la mitad de una conversación, o de una charla o conferencia, nuestro interlocutor, conferenciante o político de turno, utiliza de pronto otra variante precisamente de la frase que constituye el tema de este artículo: es decir, otra frase de arranque que también hace mención a “la verdad”. Seguro que la habrán oído muchas veces: es la que dice aquello de “Lo que sí es verdad es que…”, expresión demoledora para quien la pronuncia y más si se trata de un político o de un intelectual, toda vez que tomada tal como es tirará por los suelos todo cuanto anteriormente pudiera haber sido dicho o afirmado, Desde luego a mí me hace a veces plantearme hacer esta pregunta: ¿O sea que dice usted que nos acaba de contar un cuento chino?

He aquí una muestra - quizás a través del subconsciente - del escaso valor que se concede a la verdad en nuestros días.

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c2.staticflickr.com/2/1911/44186405045_d928e3fee0_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Pedro Miguel Lamet

Pedro Miguel Lamet

San Pablo VI: la cruz y el diálogo

Pedro Miguel Lamet

Corrupción global

Corrupción global

2201 La pesadilla sin límite: el Presupuesto chapuza Sánchez $ Podemos & Separatismo.Consecuencias.

Luis Llopis Herbas

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

El Factor D la maldad

Manuel Molares do Val

Nido de poesía

Nido de poesía

POEMAS A LA MADRE MUERTA 3. En las manos de Dios

Nicolás de la Carrera

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Desfachatez y prevaricación.

Vicente A. C. M.

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Virtudes públicas en J. Ortega y Gasset

Francisco Margallo

Miradas cristianas

Miradas cristianas

UNa vieja parábola sociopolítica

José Ignacio González Faus

Punto de vista

Punto de vista

Ana Mato, de nuevo en el candelero

Vicente Torres

Convivencia de religiones

Convivencia de religiones

Acompañar dignamente el buen morir

Juan Masiá Clavel

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

Pablo VI y Francisco (y 3). Superando su propia tentación

Xabier Pikaza Ibarrondo

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Con Joe&Seph llega a España la revolución de los palomitas gourmet

Juan Luis Recio

Creyentes y responsables

Creyentes y responsables

Paz del corazón que desborda la experiencia de los hombres

Alejandro Córdoba

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Quien no logra la ira atar

Ángel Sáez García

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

Adiós a todo aquello - 2

Asoc. Humanismo sin Credos

Entre dos luces

Entre dos luces

El partido 19-X-2018

Santiago Panizo

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Obispos. Sean misericordiosos los obispos

Josemari Lorenzo Amelibia

Tras mi vidriera

Tras mi vidriera

De verdad, ¿no hay dinero?

Luis Espina

No más mentiras

No más mentiras

Contaminación planetaria: ¡Soluciones ya!

Antonio García Fuentes

Rara Temporum. El blog de Bernardo Pérez Andreo

Rara Temporum. El blog de Bernardo Pérez Andreo

Más allá de la magia y el milagro en la sociedad hipertecnificada

Bernardo Pérez Andreo

Ungido para evangelizar a los pobres

Ungido para evangelizar a los pobres

La autoridad según el Evangelio de Jesús-

Eugenio Pizarro Poblete

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital