Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Educación de los sentimientos

Permalink 06.10.18 @ 07:24:54. Archivado en Artículos

Por Alfonso Aguiló Pastrana. Introducción de Carlos de Bustamante

( Niña. Acuarela de Alfonso Ruiz Roldan en Hispacuarela de Facebook) (*)

Creo haber escrito en éste nuestro-vuestro blog algunos artículos sobre un tema como el presente de Alfonso Aguiló. El que si no es igual, sí se le parece. Más; mejora notablemente lo dicho por un viejo soldado, que aplica una y otra vez valores, afectos y sentimientos referidos principalmente a la milicia, tantas veces –pero no en exclusiva-cuna de ellos.

Conocida la importancia de los afectos y sentimientos en toda persona, que por serlo, es humana, bien se encargan los sembradores del mal (llámenle cizaña si les pete) de inculcar a los más débiles en indefensos cual son los niños, la cizaña de afectos y sentimientos acordes con sus teorías que, procedentes de un nuevo “orden mundial”, tratan con argucias tan inconfesables como efectivas de anular o deformar la nobleza de valores tan importantes como Dios y Patria. Con el importante añadido en nuestro caso de Rey. El que en nosotros representa la unidad de España.

Nuevo orden mundial (ténganlo muy presente) que hoy intenta por todos los medios, principalmente el educativo, de borrar todo afecto, valor y sentimiento a nuestro lema secular: Dios, Patria y Rey. Vean, pues, lo que en mi opinión no tiene desperdicio:

“Acabo de leer que cada año, sólo en Francia, se fugan de sus casas cien mil adolescentes, y cincuenta mil intentan suicidarse. Los estragos de las drogas -blandas, duras, naturales o de diseño- son conocidos y lamentados por todos. Parece como si las conductas adictivas fueran casi el único refugio a la desolación de muchos jóvenes. La gente mueve la cabeza horrorizada y piensa que casi nada se puede hacer, que son los signos de los tiempos, un destino inexorable y ciego.

Sin embargo, se pueden hacer muchas cosas. Y una de ellas, muy importante, es educar mejor los sentimientos. El sentimiento no tiene por qué ser un sentimentalismo vaporoso, blandengue y azucarado. El sentimiento es una poderosa realidad humana, que es preciso educar, pues no en vano los sentimientos son los que con más fuerza habitualmente nos impulsan a actuar.

Los sentimientos nos acompañan siempre, atemperándonos o destemplándonos. Aparecen siempre en el origen de nuestro actuar, en forma de deseos, ilusiones, esperanzas o temores. Nos acompañan luego durante nuestros actos, produciendo placer, disgusto, diversión o aburrimiento. Y surgen también cuando los hemos concluido, haciendo que nos invadan sentimientos de tristeza, satisfacción, ánimo, remordimiento o angustia.

Sin embargo, este asunto, de vital importancia en educación, es en muchos casos abandonado a su suerte. La confusa impresión de que los sentimientos son una realidad innata, inexorable, oscura, misteriosa, irracional y ajena a nuestro control, ha provocado un considerable desinterés por su educación. Pero la realidad es que los sentimientos son influenciables, moldeables, y si la familia y la escuela no empeñan en ello, será el entorno social quien se encargue de hacerlo.

Todos contamos con la posibilidad de conducir en bastante grado los sentimientos propios o los ajenos. Con ello cuenta quien trata de enamorar a una persona, o de convencerle de algo, o de venderle cualquier cosa. Desde muy pequeños, aprendimos a controlar nuestras emociones y a también un poco las de los demás. El marketing, la publicidad, la retórica, siempre han buscado cambiar los sentimientos del oyente. Todo esto lo sabemos, y aún así seguimos pensando muchas veces que los sentimientos difícilmente pueden educarse. Y decimos que las personas son tímidas o desvergonzadas, generosas o envidiosas, depresivas o exaltadas, cariñosas o frías, optimistas o pesimistas, como si fuera algo que responde casi sólo a una inexorable naturaleza.

Es cierto que las disposiciones sentimentales tienen una componente innata, cuyo alcance resulta difícil de precisar. Pero sabemos también la importancia de la primera educación infantil, del fuerte influjo de la familia, de la escuela, de la cultura en que se vive. Las disposiciones sentimentales pueden modelarse bastante. Hay malos y buenos sentimientos, y los sentimientos favorecen unas acciones y entorpecen otras, y por tanto favorecen o entorpecen una vida digna, iluminada por una guía moral, coherente con un proyecto personal que nos engrandece. La envidia, el egoísmo, la agresividad, la crueldad, la desidia, son ciertamente carencias de virtud, pero también son carencias de una adecuada educación de los correspondientes sentimientos, y son carencias que quebrantan notablemente las posibilidades de una vida feliz.

Educar los sentimientos es algo importante, seguramente más que enseñar matemáticas o inglés. ¿Quién se ocupa de hacerlo? Es triste ver tantas vidas arruinadas por la carcoma silenciosa e implacable de la mezquindad afectiva. La pregunta es ¿a qué modelo sentimental debemos aspirar? ¿Cómo encontrarlo, comprenderlo, y después educar y educarse en él? Es un asunto importante, cercano, estimulante y complejo.

Proponer un programa exigente y completo de valores, apoyados y vividos desde una educación para la virtud, permitirá que los niños, adolescentes, jóvenes y adultos maduren cada día en su humanidad, vivan abiertos a los demás, y se preparen en serio a la meta en la que se decide, para siempre, el bien verdadero de cada uno de nosotros: el encuentro eterno con Dios. ¿No debería ser esa la señal inequívoca de que hemos sabido ofrecer un buen programa de formación en los valores?

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c2.staticflickr.com/2/1843/43898994114_f94f69365f_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

El Libro de la Monastrell: le contamos todo este libro que puede #descargar #gratis

Juan Luis Recio

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Huelgas de hambre, pero sin muertes

Manuel Molares do Val

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

De manera normal y modo asiduo

Ángel Sáez García

Juicio a la noticia

Juicio a la noticia

#Venezuela Escuche el Resumen de las Noticias en Venezuela hoy #18Dic

Angel Monagas

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

¿NECESIDAD DE DIOS?

Asoc. Humanismo sin Credos

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

Te enseñan a no ir sola por sitios oscuros en vez de enseñar a los monstruos a no serlo, ESE es el problema (Laura)

Xabier Pikaza Ibarrondo

Miradas cristianas

Miradas cristianas

No temer la verdad

José Ignacio González Faus

No más mentiras

No más mentiras

ELECCIONES: ANDALUCÍA MARCÓ LA TENDENCIA Y LOS MOTIVOS DE LA REBELIÓN

Antonio García Fuentes

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

El Obispo de Cuernavaca regresa a la cárcel

Guillermo Gazanini Espinoza

In itinere

In itinere

“FÁBRICA DE MISAS”

Antonio Aradillas

Religión Digital

Religión Digital

Adviento: Esperamos al redentor, al compañero, al confidente

Religión Digital

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Marx y la Biblia

Francisco Margallo

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Noche de fiesta en Santander

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Un piano de fantasía

Jose Gallardo Alberni

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

El árbol de Navidad. Puntos de meditación 18- 12-18

Josemari Lorenzo Amelibia

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Francisco felicita a Leonardo Boff por su 80 cumpleaños

Luis Miguel Modino

Poemas

Poemas

Del propósito opaco a la más tenaz cordura

José Pómez

Columna de humo

Columna de humo

Ser hombre significa ser machista

Pedro de Hoyos

Teología sin censura

Teología sin censura

Evangelio y Política: Herodes y Pilatos

José Mª Castillo

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

Octavario de Navidad. La Virgen María

Angel Moreno

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital