Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Octubre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Fray Junípero

Permalink 04.10.18 @ 07:26:38. Archivado en Artículos

Por Javier Pardo de Santayana

( Escultura de Fray Junípero Serra ubicada frente a la Curia de Querétaro. Foto en Wikimedia Commons) (*)

Mi última sorpresa, pero también indignación, y desde luego, asombro, ha sido saber que una universidad de conocido nombre en todo el mundo tomaba la increíble decisión de eliminar cualquier rastro y memoria de quien hasta ahora fue la personificación de California: el español Fray Junípero Serra, aquel hombre de fe admirable que sembró de misiones católicas aquella región de Norteamérica. Yo tuve la ocasión de acercarme a ver la de San Juan de Capistrano, que forma parte de otras muchas. También tuve ocasión de comprobar el reconocimiento de sus muchos e importantes méritos, pues éstos fueron reconocidos y admirados con la imponente presencia de su efigie en el interior del mismo Capitolio. De ello da fe una fotografía que conservo.

Pues bien, por lo que nos dicen hoy los medios, hasta allí han llegado ya los coletazos más recientes de la Leyenda Negra, sobre la que escribí precisamente en este blog hace unos días clamando por una reacción de los políticos y los historiadores españoles mediante una fuerte campaña reivindicativa.

La razón aducida para la desdichada iniciativa de la Universidad de Standdford - que éste es el nombre de la institución en se fabricó tamaño desafuero - sería, según parece, el “daño que causó a la la población indígena”. A lo que sería preciso replicar que, como es bien conocido de los historiadores más solventes, Fray Junípero dedicó su vida entera a la evangelización y educación de los nativos. ¿Cabe mayor injusticia y falsedad que atribuir a este hombre de Dios el supuesto mal de quienes fueron sus propios feligreses?

La mayor prueba de esta mentira histórica es que la actuación del fraile mallorquín, doctor en filosofía y en teología por cierto, daría lugar la apertura de un proceso de beatificación que remató San Juan Pablo en 1988 y que sería seguido de la canonización en 2015, es decir ya en tiempos del actual Papa Francisco. Hasta ese punto fue reconocida por la Iglesia la santidad de quien ahora deciden condenar algunos mal documentados o, más sencillamente, ignorantes o malintencionados .

Aquí mismo, en este blog de los Foramontanos, ya relaté en su día una ocasión vivida en la que un profesor norteamericano contrapuso la acción de los españoles en América - según él impulsados por la avidez del oro - “the gold” en boca suya - con la de los llamados “padres fundadores”, que huían de la persecuciones religiosas en su país de procedencia. Y no dejó de ser curioso que fuera de su consideración quedara el famoso “Gold Rush” uno de los grandes hitos de su Historia. Pues bien, para hacer ver la primacía de la evangelización sobre cualquier otro motivo en la imponente empresa de los españoles no puede haber mejor ejemplo que el de nuestro San Junípero. Prueba de ello sería aquel informe suyo destinado al Virrey que mereció ser considerado una verdadera “Carta de los Derechos de los Indios”.

Pero aún si estas no fueran razones suficientes, bastaría con observar que toda California se halla inundada de nombres españoles cuyo origen está en el santoral y en los evangelios - véanse los de las ciudades de Los Ángeles, Sacramento, Santa Bárbara, San Bernardino, Santa Clara, Santa Cruz, San Francisco, San Joaquín, o San Mateo entre otros muchos. Y, sin embargo, los profesores de la Universidad de Standford se permiten poner objeciones a este hombre santo. Objeciones basadas, imagino, en el error de aplicar al siglo XVIII los criterios de moda en nuestros días; unos criterios según los cuales lo que fue respeto y compasión hacia la población autóctona sería considerado ahora como “injerencia cultural”: esa cursilería “progre”. Pues don Junípero, como otros muchos religiosos españoles, acompañó la transmisión de la Fe con la enseñanza de nociones de agricultura, ganadería y albañilería o herrería a los varones, y de labores de cocina, costura y confección a las mujeres, que de todo esto hay constancia fidedigna e incluso restos arqueológicos. De esta manera España daba a los naturales del país lo mismo que ella tenía por bueno y saludable.

Así que los desorientados expertos universitarios fueron a interpretar el pasado con los ojos de la sofisticada sociedad del siglo XXI, craso e incompresible error para cualquier historiador medianamente serio. Ayer mismo uno de ellos. el británico Antony Beevor, consideraba en ABC que “es deshonesto y ridículo imponer al pasado la moral actual”. Y, en efecto, así lo es en este caso porque revela una incapacidad total para entender la Historia; más aún cuando la universidad citada se halla en Estados Unidos, donde bien podría mirar hacia su propia historia en cuanto al tratamiento que ellos mismos aplicaron a los indios, eliminados para tener la fiesta en paz y confinados luego en las reservas. De esto supe bastante tras de mi estancia en Oklahoma y mis viajes por Kentucky, donde tendría la ocasión de conocer con un mayor detalle lo que fue aquel famoso “Trail of Tears”: un interminable viaje multitudinario que llevaría a los cherokees a unas nuevas tierras lejanas de las suyas. Dicen que en aquel largo camino se perdieron unas 4000 almas. Así que sería interesante que los cerebros de la Universidad de Standford aplicaran idéntico criterio a los personajes de orígenes mejor tratados. El problema sería que entonces se verían obligados a descabalgar de sus antiguos pedestales a muchos de sus grandes personajes.

Quizá recuerden también en este trance a muchos de sus predecesores, tan bien representados en el celuloide antiguo: aquellos que en la marcha hacia el Oeste vivían con la pistola en la cintura y se mataban entre sí por cualquier cosa; los que andaban permanentemente a tiros con los indios y con aquellos pistoleros a sueldo que asaltaban bancos e infundían el pánico en los pueblos. Los de los viejos tiempos: cuando las tropas de caballería combatían diariamente con los indios, muchos de los cuales debieron quitarse de en medio a juzgar por la escasa proporción de miembros de sus etnias que sobreviven aún en Norteamérica; muchos menos sin duda si se les compara con los que siguen poblando otras zonas del continente americano.

Cosa que se entiende mejor cuando observamos que en territorio dominado por los españoles siempre estuvieron presentes hombres imbuidos de su misión evangelizadora y se guiaron por normas implantadas por sus reyes, aunque, como seres humanos que actuarían aislados, no siempre las aplicarían rectamente; leyes muy respetuosas con los derechos de la población nativa.

En fin, que habrá que tener las agallas suficientes para poner un cero patatero a los negados miembros de la Universidad de Standford.


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Pedro Miguel Lamet

Pedro Miguel Lamet

San Pablo VI: la cruz y el diálogo

Pedro Miguel Lamet

Corrupción global

Corrupción global

2201 La pesadilla sin límite: el Presupuesto chapuza Sánchez $ Podemos & Separatismo.Consecuencias.

Luis Llopis Herbas

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

El Factor D la maldad

Manuel Molares do Val

Nido de poesía

Nido de poesía

POEMAS A LA MADRE MUERTA 3. En las manos de Dios

Nicolás de la Carrera

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Desfachatez y prevaricación.

Vicente A. C. M.

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Virtudes públicas en J. Ortega y Gasset

Francisco Margallo

Miradas cristianas

Miradas cristianas

UNa vieja parábola sociopolítica

José Ignacio González Faus

Punto de vista

Punto de vista

Ana Mato, de nuevo en el candelero

Vicente Torres

Convivencia de religiones

Convivencia de religiones

Acompañar dignamente el buen morir

Juan Masiá Clavel

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

Pablo VI y Francisco (y 3). Superando su propia tentación

Xabier Pikaza Ibarrondo

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Con Joe&Seph llega a España la revolución de los palomitas gourmet

Juan Luis Recio

Creyentes y responsables

Creyentes y responsables

Paz del corazón que desborda la experiencia de los hombres

Alejandro Córdoba

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Quien no logra la ira atar

Ángel Sáez García

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

Adiós a todo aquello - 2

Asoc. Humanismo sin Credos

Entre dos luces

Entre dos luces

El partido 19-X-2018

Santiago Panizo

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Obispos. Sean misericordiosos los obispos

Josemari Lorenzo Amelibia

Tras mi vidriera

Tras mi vidriera

De verdad, ¿no hay dinero?

Luis Espina

No más mentiras

No más mentiras

Contaminación planetaria: ¡Soluciones ya!

Antonio García Fuentes

Rara Temporum. El blog de Bernardo Pérez Andreo

Rara Temporum. El blog de Bernardo Pérez Andreo

Más allá de la magia y el milagro en la sociedad hipertecnificada

Bernardo Pérez Andreo

Ungido para evangelizar a los pobres

Ungido para evangelizar a los pobres

La autoridad según el Evangelio de Jesús-

Eugenio Pizarro Poblete

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital