Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Mayo 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Antaño y hogaño (VII).3. Período de la madurez

Permalink 20.07.18 @ 07:22:05. Archivado en Artículos

Por Carlos de Bustamante

( Acuarela de Danny Quirk en paisajesybodegonesaloleo. blogspot.com) (*)

Cuando se han recibido, como nuestro joven, todavía inmaduro, dos arrestos casi seguidos –aunque por cuestiones mínimas e incluso opinables- difícil que se apreciara el trabajo que desarrollaba de forma si no silenciosa, sí íntima y desde cuasi escondida. Quiero decir, que trabajaba en cumplir su obligación, que por vocacional, era amablemente deseada.

Instruir a los soldados a su cargo. Era por tanto más deseo que obligación. Pero, virtudes de la milicia y de otras profesiones, supongo. Diz que, reconocido o no; alabado o inadvertido, él a lo suyo: preparación primero para los soldados para el combate, por si algún día su Patria lo necesitase. Y al tiempo, sin posteriores lugares, enseñanza de cuanto le es propio a los que militan en las Fas en general y al ciudadano honesto y humanamente virtuoso en particular. Ni más ni menos, que cuanto asimiló en la Escuela que fue el “espíritu de la General” (AGM). Primera e indeleble lección de madurez. Se lo relataré por partes.

Sabido es por mis amigos y probables únicos lectores, que quien iniciaba este período, preparaba y esperaba ilusionado realizar los planes elaborados día a día desde casi la adolescencia: su unión de por vida con la su Graciela. Fue entonces cuando vio cómo lo hasta ahora vivido o deseado con ilusión, requería hacerlo realidad con responsabilidad. Fue entonces cuando, no sin inquietud ilusionada, supo que la realidad requería obras, para que sus amores fueran materializados en hechos razonados. Y como una recién estrenada familia necesitaría el calor de un hogar, hubo de compaginar charlas y actividades de montaña con los soldados que el capitán tenía en la compañía bajo su mando. Con el aprendido permiso, escalaban en días no laborables, las impolutas cumbres, nevadas perpetuamente, del imponente Titshuca. Afanosamente removió “Roma con Santiago”, para encontrar vivienda con un precio de alquiler, adecuado a sus siempre escasos ingresos. Con ignorancia supina en estos menesteres, al tiempo de vivienda, se planteó el problema del mobiliario y utensilios para las necesidades propias de un hogar. Aunque en su vida “se había visto en otra más gorda”, a marchas forzadas, tuvo que iniciar la madurez necesaria para iniciar con dignidad un nuevo y apasionante período.

Terminada la labor con sus soldados -el capitán delegó en él responsabilidad y trabajo- dedicó sus esfuerzos a buscar vivienda digna. Da fe el relator de que ambas pretensiones las encontró, pero con cualidades más que dudosas. Salvo que la dignidad fue posterior al hallazgo. Nada diz que dijo de ella, porque el relator lo vio: era una casita molinera adosada a los muros del acuartelamiento, donde una parra de frondosidad exuberante en la fachada disimulaba lo que pretenciosamente el moro propietario denominaba vivienda. Mas como el trabajo del aprendiz a maduro finalizaba al canto del muecín a la oración del crepúsculo, entre sombras, le pareció –infelice- hasta palaciega.

El “palacio”, se desmoronó como un castillo de naipes al amanecer de un nuevo día. La parra fue parra. Y el palacio fue casita con diminutivo, porque lo era en grado sumo. Pero el contrato y pago por adelantado de una mensualidad estaba hecho. Y ya saben la veracidad obliga a que “a lo hecho, pecho. Ésa casa más que modesta, había de ser su primer hogar una vez contraídas nupcias. El aún inmaduro, se puso el traje de faena y allanó senderos de entrada, fregó suelos, pintó las “cuatro paredes”, repuso cristales… Y Con la ilusión que a veces ciega al que ve divinamente, sonrió satisfecho. Sonrisa fugaz. Satisfacción empañada con un nuevo y desolador “descubrimiento”: ¿y los muebles…? Y con cierto pudor: ¿y el dormitorio?

La casualidad en forma de Ángel de la Guarda, diz que vino en su ayuda: el veterano capitán de su compañía, volvía a la Península en situación de retiro. ¡Vendía los muebles de su casa en los pabellones ocupados por los oficiales más antiguos en el Regimiento!. Olvidada la inocentada, compró a un precio de ganga su mobiliario aun sin verlo. El propio capitán, inusualmente solícito, hizo el traslado a la ya denominada “casita del moro”. ¡Horror de horrores cuando los vio el inmaduro! Diz, que vuelta a ponerse el mono de trabajo, lijó, barnizó, atornilló, compuso, en fin, los muebles –si es que merecían este nombre- habían pasado de mano en mano, las mil y una batallas. Costumbre ésta de los africanos que cambiaban de destino o regresaban a la patria chica. Terminada la laborada de hacer posible lo imposible, volvió -infelice- a sonreír satisfecho. E iluso, envió en fotografías el fruto de su trabajo. Ni por un momento diz que pasó por su mente la cara de la su Graciela cuando viera el fruto del trabajo del que sería “su hombre”. Misión cumplida, con los pies en una nube acolchada, marchó a rematar su sueño a la península. Con una rara madurez en cuerpo y alma, verán en los que sigan, si Dios es servido, las más venturas que desventuras de un recién estrenado matrimonio en el casi -con perdón- trasero del mundo.

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c2.staticflickr.com/2/1754/29000570958_dafe5ed822_o.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
El blog de Antonio Cabrera

El blog de Antonio Cabrera

¿Una nueva veleta verde?

Antonio Cabrera

El blog de Javier Orrico

El blog de Javier Orrico

El desánimo

Javier Orrico

Corrupción global

Corrupción global

2310 Repetición de 2309. Evaluación de los graves ataques del socialismo leninista a la libertd de expresion

Luis Llopis Herbas

Punto de vista

Punto de vista

Maduro no hace donativos para la lucha contra el cáncer

Vicente Torres

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Holy Mary, una coctelería de autor en el centro histórico de Madrid

Juan Luis Recio

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¿Saldremos de la zona confortable?

Ángel Sáez García

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Trump y los hispanos, Ternera con cáncer, Sacos de odio

Manuel Molares do Val

Esto es lo que hay

Esto es lo que hay

Uppsala, a cántaros

Miguel Ángel Violán

No más mentiras

No más mentiras

Los españoles y el Parlamento... "dicen que suyo"

Antonio García Fuentes

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Ideología de género. VIII. Diferencias corporales

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Desde el Atlántico

Desde el Atlántico

Dimisión de Horst Köhler: un inesperado y duro golpe al proceso de paz en el Sahara Occidental

Carlos Ruiz Miguel

Columna de humo

Columna de humo

Sois un excremento. Todos

Pedro de Hoyos

Pacos

Pacos

El Parasito y el Filántropo

Paco Sande

Hablando en plata

Hablando en plata

Pablo pone en su sitio a Amancio

Enrique Zubiaga

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

El dinero "maldito" de Amancio Ortega

Enrique Arias Vega

Libros

Libros

'Actitud emprendedora', de María Ángeles Chavarría

Vicente Torres

Juicio a la noticia

Juicio a la noticia

#OPINIÓN Columna Caiga Quién Caiga Por @angelmonagas: Nicolás el Tanos de Venezuela %u2013 Critica24.com

Angel Monagas

Israel, más allá de las noticias...

Israel, más allá de las noticias...

La carrera de Arabia Saudita hacia las armas nucleares (como era de esperar que ocurra)

Shimshon Zamir

Opinión

Opinión

¿Se atreverán con un nuevo fraude el 26-M? Dos hipótesis posibles.

Opinión

Sesión Golfa

Sesión Golfa

Doris Day: que se fue, se fue

Juan Carrasco de las Heras

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital