Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Agosto 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Sorolla, en el Patio Herreriano

Permalink 06.06.18 @ 07:22:13. Archivado en Artículos

Por José María Arévalo

( Rincón del Grutesco del Alcázar de Sevilla. 1910. Óleo de Sorolla) (*)

Desde el 28 de marzo pueden visitarse en el Museo Patio Herreriano dos exposiciones sobre Sorolla, “Sorolla. Un jardín para pintar”, que muestra hasta el 24 de junio una faceta poco conocida de uno de los pintores españoles más universales, su pasión por los jardines, y “Sorolla en su paraíso” sobre el ambiente creativo del pintor, con su albun fotográfico, hasta el 17 de junio, en las salas 3, 4 y 5 la primera y en la 8 la segunda, ambas en la segunda planta.

No está ninguno de los famosos cuadros de gran formato del genial artista y gloria nacional, los de niños y playas valencianos ni los regionales de los murales de Visión de España que realizara para la Hispanic Society de Nueva York, pero la luz que le dio fama también se aprecia en estos, fundamentalmente de jardines. A través de óleos, bocetos, dibujos, esculturas, azulejos y fotografías, procedentes en su mayor parte del Museo Sorolla, vemos cómo el pintor concibió su jardín de artista en su casa como un espacio para la belleza, el deleite sensorial y la creación pictórica, a través de medio centenar de sus obras.

Sus lienzos –explica el folleto de la exposición, de la que son comisarias María López Fernández, Consuelo Luca de Tena y Ana Luengo Añón- de patios y jardines en los Reales Alcázares de Sevilla y en la Alhambra de Granada tras sus visitas entre 1909 y 1911, le enseñaban a mirar y a comprender el jardín español, conforme iba realizando su propio jardín. Esta lección le permitía plasmar en su propia casa aquellas soluciones que sentía más satisfactorias para su propia pintura, trasplantando a su jardín las composiciones, perspectivas, motivos, colores, sonidos y olores que amaba en sus lienzos. Así fue creando un refugio a la medida de sus pinceles, un paraíso personal que recrear en sus últimas y esenciales pinturas.

( Rosal de Sevilla. 1918. Óleo de Sorolla) (*)

Por su parte la exposición 'Sorolla en su paraíso' reconstruye fotográficamente el ambiente creativo del pintor y su presencia en los ambientes culturales españoles entre las vísperas de la Revolución de 1868 y la Dictadura de Primo de Rivera.

Dada la importancia de su figura y su condición, Sorolla fue siempre objetivo de los fotógrafos, desde los maestros de su tiempo, como Antonio García, Christian Franzen, Alfonso, Campúa, Guillem Bestard, González Ragel y Venancio Gombau, que le retrataron en sus estudios, en los escenarios de su trabajo, entre las personas de su cercanía familiar y afectiva y en todos los lances relevantes de su vida.

Esta segunda exposición –de la que es comisario Publio López Mondéjar- se compone de 61 copias digitales realizadas en el taller de Castro Prieto a partir de los originales de diversas colecciones; trece copias de época; tres óleos, y obras de Joaquín Sorolla, de la colección del Museo, y se articula en las secciones: 'Juventud', 'Familia', 'El pintor en el estudio', 'Madurez', 'Amigos y clientes', 'Sorolla a plena luz' y 'Últimos días'.

Recogemos, por su interés, algo más del contenido del folleto “Sorolla. Un jardín para pintar”

“Uno de los grandes sueños de la vida del pintor Joaquín Sorolla (Valencia, 1863 - Madrid, 1923) fue unir en un solo espacio su estudio y su casa, su pintura y su familia, todo ello amparado por un bello jardín. El actual Museo Sorolla de Madrid es la culminación de ese sueño, y su jardín constituye una de las obras maestras más importantes del artista. […]

( Patio de Camares, La Alhambra. 1917. Óleo de Sorolla) (*)

“La lección de los patios y jardines andaluces resultará crucial para la configuración del “jardín de artista” que Sorolla construye en su casa de Madrid. No solo copia algunos rincones concretos de los jardines sevillanos y granadinos que tan bien conoce, sino que, además, trasplanta a su jardín fuentes, azulejos, columnas, estatuas, árboles frutales y plantas ornamentales apasionadamente buscadas y traídas desde Andalucía.

La pretensión principal de esta nueva exposición es profundizar en el conocimiento de todo el proceso de creación del jardín y transmitir al público visualmente la idea de toda la atención y el trabajo que Sorolla le dedicó, enriqueciendo la visión de los cuadros con el trasfondo del propio ardor con que Sorolla acometió su tarea.

La muestra presenta a un Sorolla maduro, que a lo largo de sus últimos años, en medio de los esfuerzos que le exige la realización del gran encargo de los murales de Visión de España para La Hispanic Society de Nueva York. encuentra el tiempo para pensar un jardín, trazarlo, plantarlo y cultivarlo, y sentarse por fin a disfrutarlo pintándolo -pues para Sorolla descansar y gozar eran lo mismo que pintar-: un Sorolla a la vez pintor y jardinero, como lo fueron otros pintores de su tiempo. Y finalmente, la de llamar la atención sobre los aspectos específicamente botánicos del jardín, que son los que le prestan todo aquello que Sorolla más estimaba: color, variedad, movimiento, vida.

Sorolla comienza a pintar los jardines del Real Alcázar de Sevilla y de la Alhambra de Granada en cada uno de sus viajes a Andalucía. Entre 1909 y 1911, coincidiendo con sus dos exitosas giras americanas, Sorolla comienza a cumplir uno de los grandes sueños de su vida: unir en un solo espacio su estudio y su casa, su pintura y su familia, todo ello amparado en un bello jardín. El actual Museo Sorolla de Madrid es la culminación de ese sueño, y su jardin constituye una de las obras maestras más importantes del artista.

( Jardín del Alcázar de Sevilla. 1918. Óleo de Sorolla) (*)

A partir de 1911 y hasta que deja la pintura, en 1920, Sorolla dedicará una parte fundamental de sus esfuerzos creativos a la ideación y recreación de su jardin. Este periodo coincide precisamente con la mejor y más moderna pintura de jardines: es el momento en el que Monet desarrolla sus series en torno a los nenúfares: Renoir pinta en Les Collettes en la Costa Azul; Bonnard compra Ma roulotte, en Vernonnet
Kandinsky y Gabriele Münter son ávidos jardineros en la casa que comparten en Murnau, y Matisse adora pintar el jardín desde 1911 cuando comenzara retratando Issy-les Moulineaux,

En 1909, a su regreso de los Estados Unidos, tras el éxito de sus exposiciones en Nueva York, Búfalo y Boston, Sorolla encarga eL proyecto de su casa al arquitecto valenciano Enrique María de Repullés y Vargas, y recién obtenida la licencia para construir, en 1911, tuvo la oportunidad de comprar más terreno para ampliar el solar inicial. De este modo, reformado el proyecto, lo que iba a ser un pequeño jardín cuadrado delante de una casa rectangular, se convirtió en una casa en forma de "L", abrazada por un jardín con la misma forma, como un yin y un yan. A esta hermosa casa se trasladó la familia a finales de 1911.

Aunque sus jardines fueron pensados para ser pintados y para disfrutarlos en familia, también debían cumplir su misión como espacio para la vida social, pues recibirían a su elegante clientela antes de adentrarse en el estudio, y a los amigos más cercanos para agradables tertulias y tés, al solo o bajo el pórtico del primer jardín en invierno, y a la fresca sombra de la pérgola en verano.

( Jardín de la Casa Sorolla. 1919. Óleo de Sorolla) (*)

En vida de Sorolla el jardín no estaba todavía cercado por los altos bloques de pisos actuales, el sol lo bañaba generosamente y florecía en abundancia, regalando su perfume pero sobre todo los colores que, sin duda, Sorolla había escogido con sus ojos de pintor.

Primer jardín, Sevilla

El impacto que los jardines del Alcázar de Sevilla hicieron en Sorolla es fácil de percibir por la fuerza con que algunos de los motivos de jardín sevillano se manifestaron luego en el del pintor. Los cuadros que representan el Jardín de Troya - o Rincón del Grutesco-, con su pórtico clásico, la escalera decorada con azulejo que le da acceso y la fuente mármol se confunden fácilmente con los del propio jardín delantero, o primer jardín, de la casa de Sorolla.

Aunque éste, como el patio de la casa, fue trazado por el arquitecto, se ve la voluntad de Sorolla en la elección de esos motivos. También la contundencia de los setos del Alcázar, tal como Sorolla los pinta, tiene su trasunto en este jardín, así como la brillante policromía de los azulejos que cubren el banco (sevillanos éstos, de la antigua casa Mensaquel) y las contrahuellas de la escalera del pórtico, y también la forma de enmarcar el paso al segundo jardín con dos altas columnas rematadas en figuras escultóricas.

( Jardín de Daraxa, La Alhambra. 1917. Óleo de Sorolla) (*)

La fuente de mármol, con su taza lobulada, es otro recuerdo de la del Jardin de Troya. La actual fue colocada en 1914: antes hubo otra, que nunca gustó a Sorolla, y que desmontó colocando su taza redonda en el estanque del tercer Jardín.

El patio andaluz

Fue trazado por el arquitecto a la vez que la casa y el primer jardín, como patio de luces para la zona interior de la casa, La composición del patio es la tradicional en cruz, con cuatro parterres y una fuente en el centro, cuyo diseño parece directamente inspirado en una de las fuentes que Sorolla pintó en el Alcázar.

Las especies escogidas son cipreses y adelfas. A juzgar por las numerosas veces que pinta cipreses en los patios de la Alhambra es indudable que la forma de estos árboles, con su fuerte acento vertical. le produjo una poderosa atracción: una elección en principio apropiada para las reducidas dimensiones del patio, aunque nunca llegaron a lograrse bien. La adelfa, tan valenciana, llegó a tener, si hemos de creer los cuadros de Sorolla, un momento de extraordinario esplendor.

Los azulejos garantizaron la permanencia del color en todo tiempo: azules de la fábrica trianera de Mensaque los de la fuente; verdes y amarillos, de la fábrica talaverana de Ruiz de Luna, los de las galerías. Y la cerámica alegró siempre sus paredes, en estantes con cacharros y en numerosos cuadritos formados por azulejos antiguos enmarcados,

( Fuente árabe del Alcázar de Sevilla. 1910. Óleo de Sorolla) (*)

Segundo jardín. Roma y Granada

El segundo jardín, bisagra entre el primero y el tercero y ángulo de la L que forma el conjunto, fue el último en construirse. Seis años pasaron desde la inauguración de la casa hasta 1917, fecha en que al parecer quedó terminado. Las primeras ideas de Sorolla muestran una planta muy cuadrada, con una gran fuente de pie alto en el centro. El deseo del pintor de colocar una pérgola transformará la planta dándole un sentido longitudinal. Finalmente la pérgola se hará en el tercer jardín y se sustituirá por una columnata, que separa los jardines segundo y tercero en la actualidad.

La planta quedó definida como longitudinal con el diseño de los parterres y el canalillo que discurre entre ellos, desde una fuente hundida de taza redonda, como las que Sorolla había visto en la Alhambra, hasta un pequeño estanque. El elemento definitivo para cerrar la perspectiva llegó con el regalo de una estatua romana, un togado que Sorolla recibió en 1916.

Todavía en 1917, en su último viaje a Granada, Sorolla busca en la Alhambra algunas ideas para su “nuevo jardincillo”, que ese mismo año queda el jardín terminado. Curiosamente, siendo el jardin que más preocupó a Sorolla, como demuestran los numerosos dibujos donde anotó sus ideas, fue luego el que menos pintó: el cuadro que aquí se presenta es el único que conocemos del conjunto de este jardín.

( Alberca del Alcazar de Sevilla. 1918. Óleo de Sorolla) (*)

El tercer jardín

El tercer jardín se construyó a la vez que el primero (1911): su rasgo principal era un estanque que, con su reflejo, multiplicaría la luz de este espacio, muy encerrado por la tapia de la casa vecina y por la propia casa de Sorolla. Lo preside un grupo escultórico. En este jardín los parterres se dejaron en principio sin rebordes y durante un tiempo creció con aspecto algo salvaje.

En 1915 Sorolla acometió la reforma de este espacio para colocar una pérgola y regularizar los parterres con bordes de obra rematados con aliceres alegres de cerámica blanca y azul. Alrededor del estanque se plantaron lirios blancos y morados, rododendros, hortensias y azaleas, y en un parterre lateral alhelíes rosados que Sorolla pintó varias veces.

La pérgola se convirtió en un lugar de reunión y así la vemos en sus cuadros, con sus mesas y sillas de mimbre blanco. Sigue siendo hoy el lugar favorito de los visitantes.

Ejes, perspectivas y transiciones

El paraíso doméstico diseñado por Sorolla establece, pues, cuatro espacios claramente diferenciados: cuatro jardines, cuatro conceptos, cuatro funciones perfectamente imbricados y encadenados a través de una fuerte estructura axial. Así, los dos ejes articulados en “L” siguen la forma de la parcela y unen los jardines entre ellos mediante circulaciones en codo y visuales oblicuas que permiten un descubrimiento lento y pausado de las relaciones interespaciales: el jardín se va desdoblando incesantemente, desvelándose ante el espectador.

El trabajo de Sorolla residirá en desarrollar un complejo proceso proyectivo en el que el jardín salta de las dos dimensiones del lienzo a la realidad física del jardín, en un proceso de ida y vuelta que generará un sin fin de posibilidades pictóricas, fuente de inspiración para muchos de sus cuadros. Unos reducidos metros cuadrados se convertirán en infinitas instantáneas fugaces de momentos aún más transitorios, intuitivos, despreocupados, alegres: construcción intelectual de una necesidad vital del artista.

Elementos y detalles

Los jardines fluyen uno detrás de otro a través de los ejes y sus elementos focales, de sutiles perspectivas con elementos de transición y puntuación: escalones que salvan los desniveles, columnas que subrayan las conexiones entre cada jardín y su vecino, fuentes, solados, bancos y tiestos de cerámica de vivos colores. Mención especial debe hacerse a las esculturas, actores principales de la vida de jardín que, marcando ejes de perspectiva, aportan sensualidad y movimiento frente a la trama axial del jardín.

Cada uno de los detalles que aún hoy podemos ver del jardín que soñó el pintor está meticulosamente pensado por la mirada del artista que tiene ya en su cabeza la idea de los cuadros que en él pintará cuando esté construido, plantado y florecido. Es la recuperación de la esencia de nuestros jardines en el llamado jardin neo-español del que Sorolla será precursor.

Las especies del jardín

Son numerosas las especies vegetales que pueden identificarse en los cuadros pintados por Sorolla y en las fotografías tomadas en su casa de Madrid. Los jardines que visita y tiene ocasión de pintar en sus numerosos viajes por España, le brindan la oportunidad de descubrir el potencial estético de muchas de las plantas que posteriormente enviará a Clotilde con instrucciones precisas sobre cómo utilizarlas en su propio jardín. Éstas constituyen piezas fundamentales en la composición de perspectivas y transiciones, dotando de fuerza a sus escenografías. y le permiten volver a demostrar su maestría en eL tratamiento de la luz ahora tamizada a través de las hojas de los árboles.

A esa intencionalidad estética y sensorial de las plantas utilizadas y retratadas por Sorolla se une una segunda lectura que nos habla de siglos de descubrimientos botánicos, avances en las técnicas de jardinería, esquemas de plantación heredados de otros tiempos y reminiscencias simbólicas que Sorolla fusiona con gran acierto para constituir un documento único y personal.

Es un Sorolla maduro que sabe lo que quiere y que se está pintando a si mismo, yen el que destaca la importancia que dio a conceptos fundamentales de la pintura como la luz, el color, la composición o los reflejos. En estas obras existen los paralelismos con otros artistas como el impresionista Claude Monet o el expresionista Vasili Kandinsky que también encontraron en el trabajo con jardines los mismos parámetros pictóricos y emocionales que encontró Sorolla.”

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c1.staticflickr.com/1/981/42063768882_d00bf7a19e_b.jpg
http://c1.staticflickr.com/1/950/42063762492_a89fb590c0_b.jpg
http://c1.staticflickr.com/1/966/41389718884_4448597db4_b.jpg
http://c1.staticflickr.com/1/954/41389724514_47a90dce92_b.jpg
http://c1.staticflickr.com/1/965/40302298790_5319d51b52_b.jpg
http://c1.staticflickr.com/1/912/40302304630_544cbafce5_b.jpg
http://c1.staticflickr.com/1/823/40302313220_bedebbcf0d_b.jpg
http://c1.staticflickr.com/1/968/40302319440_ca46c9e789_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

LLAMADOS A VIVIR EL PRESENTE

Francisco Baena Calvo

Non Solum Sed Etiam, el Blog de Txenti

Non Solum Sed Etiam, el Blog de Txenti

La Virgen Blanca en las Grandes Pantallas con “el Silencio de la Ciudad Blanca”

Vicente Luis García

El blog de Antonio Piñero

El blog de Antonio Piñero

¿ESTAMOS METIENDO LA REENCARNACIÓN DONDE NO LE PERTENECE?“Compartir” (260) de 14 de agosto 2018 Preguntas y respuestas.

Antonio Piñero

La Verdad es libre, reflexiones para las homilías

La Verdad es libre, reflexiones para las homilías

MARÍA: MADRE Y MEMORIA DE JESUCRISTO

Tomas Muro Ugalde

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Marx y la Biblia

Francisco Margallo

No más mentiras

No más mentiras

VIAJE A MARRUECOS II

Antonio García Fuentes

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

DÍA DE LA ASUNCIÓN CICLO B

Josemari Lorenzo Amelibia

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Bobos

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Que nada te turbe

Jose Gallardo Alberni

Hermosillo

Hermosillo

Sicarios ejecutan a 10 en Chihuahua.

Efrén Mayorga

Poemas

Poemas

En la mínima acusa y a dos manos

José Pómez

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sacerdotes son referentes de “estabilización social”: Director del Centro Católico Multimedial

Guillermo Gazanini Espinoza

Columna de humo

Columna de humo

Papeles para todos ya

Pedro de Hoyos

Entre dos luces

Entre dos luces

Noche para soñar - 13- VIII - 2018

Santiago Panizo

Buenas noticias

Buenas noticias

Alimentarnos de Jesús

José Antonio Pagola

Teología sin censura

Teología sin censura

La crispación en que vivimos

José Mª Castillo

Punto de vista

Punto de vista

Cuando los incendios estaban controlados

Vicente Torres

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

15.8.18. María (1). Mujer histórica, símbolo del cristianismo

Xabier Pikaza Ibarrondo

Israel, más allá de las noticias...

Israel, más allá de las noticias...

Los escritores en la prensa árabe discuten "por qué Israel es superior a los países árabes"

Shimshon Zamir

Blog del Padre Fortea

Blog del Padre Fortea

Hoy es lunes y sigue haciendo calor en Madrid

Padre Fortea

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital