Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Causas profundas

Permalink 18.05.18 @ 07:24:51. Archivado en Artículos

Por Javier Pardo de Santayana

( Viñeta de Caín en La Razón del pasado día 12) (*)

Dice Ignacio Sánchez Cámara que respiraría tranquilo y se dedicaría a sus ocupaciones habituales si todo nuestro problema fuera político, porque nada político es profundo, ni, por tanto, grave. Dice que cuando es de esa naturaleza, siempre es posible que cambien las personas y las nuevas arreglen los destrozos. Que lo malo de la situación es que ahora se sitúa, sobre todo, en el terreno de lo moral y de lo intelectual, y esto si es grave porque pertenece a lo profundo de nosotros mismos.

Dando por bueno ese punto de partida, que me parece exacto, tendremos que buscarle solución. Y ésta no puede ser otra que no consista en actuar en el ambiente educativo, de donde luego pasa, no sólo a cada españolito, sino también al ambiente general: el que conforma el pensamiento sobre lo que es correcto o conveniente. Ahí está, por ejemplo, el concepto que se tiene sobre el prójimo o sobre lo que debe ser bueno para España.

Echemos, pues, una mirada a lo que nos está ocurriendo: a esos detalles que observamos a diario y que poco a poco darán lugar a actitudes y criterios. Así en el terreno intelectual se hizo determinante la imposición de la llamada “corrección política” como sustitutivo del pensamiento razonable y culto, lo que supone, entre otras muchas cosas, la renuncia a respetar la libertad individual al coartar cualquier intento de aplicar - o de citar incluso - lo que conocemos por “sentido común” sencillamente. Quiere esto decir que el buen sentido, ese concepto resultante de una cultura milenaria y de la experiencia de generaciones, pasa a ser simplemente eliminado por la voluntad de grupos que buscan su rechazo en favor de determinados intereses. El resultado es un desarreglo intelectual del que, naturalmente, se desmarca la gente de más valor e inteligencia: aquella que no admite ser manipulada. De ahí el contraste, difícil de admitir en un país civilizado, entre la bajeza y zafiedad de un ambiente creado por muchos de nuestros gobernantes y políticos - elegidos por cierto por nosotros mismos - con la seriedad y brillantez de tantos emprendedores, médicos, militares, ingenieros, y toda clase de profesionales nuestros que destacan en su comparación con los de otros países punteros en el ámbito mundial y que por lo que se ve han decidido desmarcarse de un ambiente que imposibilita la coexistencia razonable. El resultado es una dicotomía que rechina por aparatosa y evidente y nos obliga a plantearnos cómo es posible que esta renuncia al uso de la la razón y de la inteligencia se produzca en un país tan avanzado como el nuestro y en el seno de una cultura como la europea.

En cuanto al problema moral, lo que sucede es fruto sobre todo de la extensión de un relativismo cultivado hasta desde el poder y que rechaza por principio nuestros más firmes valores culturales; entre ellos, preferentemente, lo que ha sido fe de nuestros padres. Él establecerá su “nuevo” código, según el cual no existe nada que pueda ser objetivo o permanente: todo dependerá de la apetencia individual. Así lo bueno será lo que a cada individuo le parezca, y no se admitirá que nadie diga lo que “se debe” hacer salvo si se trata del propio partido. No se admitirá la fuerza convincente del discernimiento lógico, y el ser humano quedará sin nada firme a que agarrarse, No habrá certezas disponibles; se erradicarán las convicciones y el código moral nos vendrá impuesto por los políticos de turno. Todo se convertirá en ideología: incluso la igualdad y el sexo. La preferencia estará en la implantación del nuevo código en escuelas y universidades, pero sin descartar las guarderías. Y se ridiculizará lo que otros piensen tachándolo de “antiguo”.

Por supuesto que tanto al terreno moral como al intelectual afectará la decisiva instalación en la mentira, y así veremos cómo se manipula la verdad con la mayor desfachatez imaginable hasta el punto de convertirla en apariencia para mejor alcanzar los objetivos del engaño. “Posverdad” llaman a esta figura.

Sólo teniendo en cuenta estos aspectos más profundos, cuya realidad es evidente, se puede comprender lo que sucede: este caos y este desfondamiento sin sentido que hoy atenaza a la sociedad española, y que, como acabamos de ver, no es sólo una cuestión de desorden político susceptible de ser enderezado con medidas superficiales o cosméticas, sino algo bastante más profundo y decisivo. Algo que se viene larvando en nuestra desorientada sociedad española; algo que necesita con urgencia el retorno a una sensatez que recupere la primacía intelectual de los principios morales heredados y asumidos. Sí; sólo desde esta consideración sobre las causas profundas del problema, y con la aplicación de un sistema educativo basado en ideas perfectamente claras respecto a su influencia en el futuro, se podrán poner de nuevo las cosas en su sitio.

Tan sólo una decidida acción educativa podrá frenar el desvarío actual.

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c1.staticflickr.com/1/906/42019207412_c116c360aa_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:
importante: nuestro heredado código hipocrático, no tiene cabida en el impuesto por un político de turno que disponga el signo de los tiempos. Serán los tiempos los que hayan de adaptase a los principios inmutables que hemos heredado y que nada tienen que ver con los políticos respaldados o no por la mayoría. Mil mentiras juntas y antojadizas, jamás compondrán, una sola verdad. ¿O no?
Enlace permanente Comentario por carlos de Bustamante Alonso 18.05.18 @ 17:30
Si nuestro organizador puede publicar lo que no cabe en el comentario, que lo haga; no puedo recordar tanto disparate como los que se nos imponen en todas las profesiones.
Enlace permanente Comentario por carlos de Bustamante Alonso 18.05.18 @ 17:18
intenso, profundo, tu artículo, querido foramontano. Siento no tener tu habilidad de escribir verdades como puños con la sencilla claridad con que lo haces. Puntualizo algún concepto que requeriría mayor extensión: moralidad. ¿cómo tener moral conviviendo con lo inmoral? ¿Pueden, acaso darse juntos ambas en nuestra o en cualquiera otra profesión? ¿Por qué nos obligan por RR.OO. ? Educación. ¿No es acaso nuestra profesión eminentemente educativa aún en edades adultas? ¿Por qué se nos obliga a educar con arreglo a ideologías LGTBI? Principios morales heredados: ¿Dónde el código de honor de nuestros mayores? ¿Se nos puede obligar por RR.OO. a prescindir de él hasta no diferenciar el ser varón o hembra? ¿Caballero Cadete o dama Cadete? ¿Cómo, pues, fomentar la convivencia y compañerismo sin saber si se es lo uno o lo otro? ¿Puede ser lo mismo en nuestra moralidad heredada los aseos o dormitorios transgénero? Relativismo: ¿Cómo puede ponerse en tela de juicio el sexo que identifica a quie...
Enlace permanente Comentario por carlos de Bustamante Alonso 18.05.18 @ 17:12

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Los Santos fueron seres humanos

Francisco Margallo

Creyentes y responsables

Creyentes y responsables

Un pueblo sin líderes morales

Alejandro Córdoba

Mi vocación

Mi vocación

Confianza

Sor Gemma Morató

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

Día de los Orantes. Nacidos para volar, obligadas a someterse

Xabier Pikaza Ibarrondo

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Los lunes, revista de prensa y red

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Amor, me entrego a ti

Jose Gallardo Alberni

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

María. Puntos de oración 28-5-18

Josemari Lorenzo Amelibia

Fe y vida

Fe y vida

Elecciones y visiones de País

Consuelo Vélez

Poemas

Poemas

Sin pretenderlo

José Pómez

Sesión Golfa

Sesión Golfa

Deadpool 2: el verso suelto

Juan Carrasco de las Heras

Blog del Padre Fortea

Blog del Padre Fortea

A los comentaristas de temas eclesiásticos

Padre Fortea

Corrupción global

Corrupción global

2127 La mayor de todas las obligaciones para todo gobernante que desee pasar por competente. honesto y demócrata es fomentar todas aquellas medidas que imposibiliten que un desaprensivo pueda atentar contra derechos fundamentales, como la vida y empleos con salarios dignos. Conclusión.

Luis Llopis Herbas

Columna Social

Columna Social

La moción de Pedrito.

Julián Moreno Mestre

Punto de vista

Punto de vista

En defensa de Mariano

Vicente Torres

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Violencia y terror arrodillan al pais

Guillermo Gazanini Espinoza

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Tercer y último paso de la ruta croquetera. nuevas pistas y un sitio para aprender a hacerlas

Juan Luis Recio

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Muertes de género

Manuel Molares do Val

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

No hay bumerán con más tino

Ángel Sáez García

Jesús Arameo

Jesús Arameo

Otros nombres del Demonio

Vicente Haya

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

Moral (VIII). La regla de oro

Asoc. Humanismo sin Credos

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital