Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Antaño y hogaño. VI. 11. Período de la juventud

Permalink 15.04.18 @ 07:26:12. Archivado en Artículos

Por Carlos de Bustamante

( Calle de la Platería, de Valladolid, con la iglesia de la Vera Cruz al fondo. Pintura antigua) (*)

Pudiera pensar el amigo lector que ya son demasiados los artículos sobre este período; siento llevarles la contraria. ¿No es acaso durante la juventud donde más y mejor se define la vida del hombre y su futuro? ¿No es si no, donde más y mejor desborda la vitalidad del ser humano? ¿No es este período el que más “marca” y pervive en los recuerdos de los períodos que le siguen? ¿No es, en fin, cuando coloreamos la vida -¡ay!- de color de rosa con más luces que sombras? Por todo esto y más, yo…sigo.

Más luces que sombras, digo, porque a esta edad nuestro joven, como la mayoría en este período no tiene hígado, riñones, bazo, ni espinazo… O sea, que no se les ocurre pensar que los tienen, porque todo el organismo en “sus verdores” suele funcionar correctamente; no duele nada, no precisan visitar al médico… Y en todo caso las enfermedades propias de en lo que casi todo se ve de color de rosa.

Si a esto añadimos la nada corriente condición física de nuestro protagonista, bien se podría decir del que su edad precoz, era dorada.

Mas como lo dejamos “ayer” hablando de amores, el dorado se tiñó para él de color cobre pulido: pelirrojo. Polvorilla. Sucedió, que durante los habituales paseos por los lugares ya mentados, la niña –todavía sin nombre- ya no iba entre las dos amigas, sino en un extremo. Fueron también días de diálogos de besugos, pero con ella y compañía; aunque él sólo viera una: ella; la niña sin nombre. Hubo progresos. La niña dorada y de pelo de color cobre pulido, no era muda. Tampoco el jovenzuelo precisaba anotar lo que quería decirle; lo que no articulaba con palabras lo expresaban divinamente los ojos… de carnero degollado. Desde la Plaza Mayor hasta la calle Platerías en el casco histórico de Valladolid dos adolescentes y un joven caminaban o corrían casi al compás de las campanadas fatídicas del reloj a las diez en punto de la noche. Con las palabras entrecortadas resultaba imposible la conversación sosegada. Pero en llegando a la altura de la iglesia de la Cruz, la compañía hacía mutis por el foro: entre gorjeos canoros picaruelos, desaparecía en la penumbra del portal de su casa. Momentos luego azarosos y benditos. Se llamaba - ¡casualidad! y extraño- “Graciela”. Y a fe que el nombre le cuadraba con el de la novela preferida del joven como era Graciella de Alfonso Lamartine, que tanto le había hecho soñar e instruido en amores de un romántico subido. Desde la Cruz hasta el palacio de Fabionelli, vivió nuestro joven precoz momentos de gloria. Hablaron de estudios, de aventuras en los colegios respectivos… Y, precoces para su edad, también algo de planes futuros e inmediatos.

Aunque no muda, Graciela era parca en palabras; mas en sus dos “estrellas, ojos los más bellos del cielo”, se atisbaba, o eso le parecía al “degollado”, chispitas de pena con las contrariedades, o de alegría con lo agradable que escuchase. Pena cuando le dijo que el verano lo pasaba con la familia en el campo. Más pena aún cuando supo de lo decidido al internado en el colegio Santiago para preparación al ingreso en la Academia General Militar. Alegría cuando supo, porque se lo dijo, que previamente se presentaría a examen parcial: el grupo de letras previo e imprescindible al de ciencias; el coco.

La despedida agridulce, tuvo compensación sobrada cuando a la vuelta de Zaragoza le comunicó el aprobado con nota. Fue éste un momento inolvidable. Junto a la alegría de verse de nuevo y de la buena noticia, una más que superó con creces a las otras. Por primera vez ambos supieron suave y sencillamente qué era el amor. Afecto, sentimiento, o ambas cosas, que al decir de alguien importante aseveraba: “Paréceme que el amor es una saeta que viene de la voluntad”. Ambos sintieron –flecha certera- que querían (se querían) amar y ser amados. Pero ¡“quietos parados”! que no era momento de demostraciones ni de exteriorizarlo. Pensaba nuestro joven que si Dios es amor y lo evidenciaba sólo en el alma de los que también le amaban, no les parecieron prudentes otras demostraciones… por el momento. Tampoco salir o pasear en solitario. Como entre las amigas de Graciela era ya un secreto a voces, cedieron a la amiga limpiamente enamorada el extremo del grupo.

Así, como era normal antaño, se fueron comunicando gustos aficiones, penas y alegrías. En grupo, pero en voz más tenue de lo acostumbrado. Sin arriesgar a decir mejor o peor, amores diferentes a los de hogaño. Limpios, intensos y verdaderos. No sabría decir nuestro protagonista si en este estreno tan bello, Graciela, sentía similares impulsos amorosos, porque el recato y la feminidad bien entendida eran en ella íntimos. Sí asegura que él, recibía el cómo dirigirlos en las confidencias del que tuvo como director espiritual en las confesiones frecuentes. Costumbre normal antaño, por mucho que extrañe hogaño.

Cuando el verano asomaba en los brotes de los árboles que jalonaban el único paseo en solitario desde la Plazuela de San Miguel hasta el palacio de Fabionelli fin del trayecto, una sombra de tristeza iba y venía de uno a otro de los precoces enamorados. Sombra que se convertía en nubarrones cuando sabían tan próximos verano e internado.

La sombra que no llegó a tristeza total, se rompía con los claros de planes futuros que ambos, precoz y felizmente deseaban. Comprendió entonces el pésimo estudiante, que para llevar a término lo deseado, era preciso moderar las ansias de caza, el devorar libros literarios, e intensificar en grado sumo lo que nunca había hecho: estudiar. Así la forzosa separación por el inminente verano e internado mitigó la pena, por ser de necesidad para lo amorosamente planificado. Aventuras y desventuras próximas y que, en parte, conoce el lector amigo. Aunque con brevedad, como de puntillas, lo verán no obstante en el próximo “si Dios es servido”. Expresión ésta tomada de quien dijo - y dijo bien- lo del amor, la flecha y la voluntad. Así pues, nos vemos…

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c1.staticflickr.com/1/809/27096336378_fe25b0d122_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Platos fríos de cuchara y tenedor que ofrecen los restaurantes como entradas/1

Juan Luis Recio

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Breve etopeya de un tonto

Ángel Sáez García

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Espías chantajistas

Manuel Molares do Val

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Vivencias de un sacerdote secularizado

Josemari Lorenzo Amelibia

La Biblia Compartida

La Biblia Compartida

No a las prisas y a los agobios

Javier Velasco y Quique Fernández

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Al acecho del Reino

Francisco Margallo

No más mentiras

No más mentiras

España, Europa y sus cachondeos judiciales

Antonio García Fuentes

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

17.7.18. Montesclaros: Dios o Mammón

Xabier Pikaza Ibarrondo

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

La gota Cataluña

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Música geométrica

Jose Gallardo Alberni

Terra Boa

Terra Boa

Fantasmas, espíritos e demônios...

José Ramón F. de la Cigoña

Hermosillo

Hermosillo

Atrae Corte preponderancia de Televisa

Efrén Mayorga

Juicio a la noticia

Juicio a la noticia

#Venezuela La Planta Fantasma Que Nunca Apareció por @Angelmonagas

Angel Monagas

Protestantes

Protestantes

“En Nicaragua hay persecución a todo lo que es cristianismo”

Pedro Tarquis

Poemas

Poemas

Son platos blancos

José Pómez

Raad Salam Naaman

Raad Salam Naaman

Una España Islámica significaría una patria sin libertad y sin democracia

Raad Salam Naaman

Arte y espiritualidad

Arte y espiritualidad

Jesús Buen Pastor

Bernardo Ramonfaur Garza

Totalitarismo y terrorismo islámico

Totalitarismo y terrorismo islámico

¿Son las iglesias cristianas un riesgo para la seguridad?

Doctor Shelanu

Corrupción global

Corrupción global

2152 ¿Porqué es tan importante vulgarizar el significado del término Dispositivo Digital DD?

Luis Llopis Herbas

Punto de vista

Punto de vista

Borrell, el distractor

Vicente Torres

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital