Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Chismorreos

Permalink 13.04.18 @ 07:28:38. Archivado en Artículos

Por Javier Pardo de Santayana

( Viñeta de Ricardo publicada en El Mundo el pasado día 6 ) (*)

Asombroso es el grado de infantilización - por no decir “de estupidez” - en que chapotea la sociedad española, hoy convertida en un gran patio de vecinos: se diría una corrala en la que las comadres, carentes de mayor aliciente, se dedican principalmente al cotilleo. Así que uno se pregunta qué ha sido de los padres, los profesores y los intelectuales; en resumen, de los hombres “de estudios” o de experiencia simplemente que solían liderar el pensamiento en estas tierras nuestras en las que ya ni siquiera los niños consideran la obligación de respetar a los mayores.

Ahora la opinión sobre las cosas, sean éstas trascendentes o banales, se construye a base de pequeños mensajes misceláneos y de dudoso origen muchas veces, donde se mezclan la mala baba, los deseos de notoriedad, las reacciones viscerales, los intereses partidistas, el humor, y otros motivos variopintos. En tal batiburrillo también veremos la agitación y propaganda como objetivos de índole estratégica: algo que damos ya por natural a pesar de su vileza, pues a la confusión se añade la mentira utilizada con fines de poder y de dominio.

El panorama resultante es una muestra del infantilismo al que me referí al comienzo del artículo: deprimente circunstancia para un pueblo que adquiere así tan mal concepto de sí mismo que llega a asombrarse al ver que fue capaz de destacar en el concierto de las naciones avanzadas en los campos de la ingeniería, la medicina, la investigación, el arte, el deporte, o la defensa de la paz, por sólo mencionar algunas importantes facetas de la humanidad pensante y actuante. ¿De dónde saldrá toda esa gente tan inteligente y esforzada - nos preguntamos muchos de nosotros - si lo que estamos viendo en nuestros líderes es una mayoría de individuos que, hartos de su incapacidad evidente, se defienden proyectando sobre los demás la impresentable imagen de sí mismos? Individuos cuya reacción será sacar partido de la confusión reinante envolviéndose en ella para que el plumero no se les note demasiado, y también disimular sus deficiencias poniéndole al vecino siempre a caldo.

Pongamos un ejemplo: en un momento en que el engaño y el tejemaneje partidista sitúan en primera plana asuntos tan importantes como el fallido golpe de estado contra la unidad de España o la degeneración del sistema democrático en el gobierno de Andalucía con el desvío a los amigos de los presupuestos destinados a paliar el paro, la noticia “viral” no se refiere a cualquiera de estas circunstancias sino que recala en un episodio fácilmente explicable que será magnificado y tergiversado hasta la náusea.

Describámoslo someramente: imaginen ustedes una familia - la Real, pero familia al fin y al cabo - que sale de una catedral en la que acaba de asistir a misa. Una nutrida nube de fotógrafos espera la salida, y al ver a la abuela y a sus nietas juntas solicita que posen ante las cámaras, pues doy por sentado, como supongo harán ustedes conociendo el paño, que el ”posado” nunca sería iniciativa de la reina emérita. Pero se trata de la Familia Real, y una de las niñas es una princesa llamada a ser Reina de España, y su madre, que además de reina es periodista - anoten ustedes este importante detalle que me permito recordarles - teme como al demonio que sus antiguos colegas conviertan a la niña en carne de cañón. Así que se ve obligada, para cumplir la voluntad de su marido, a impedir con rapidez y por cualquier medio que la imagen de la futura reina acabe siendo explotada por los profesionales de la prensa en general y sobre todo de la del corazón.

Así que la madre reaccionará para evitarlo. “No, abuela, no…” o algo así supongo que diría o al menos pensaría,…”que las niñas tienen prohibido posar en actos oficiales” (otra cosa serán los simples reportajes de esos mismos actos). Y lo impediría cruzándose delante pese a que la abuela, desconocedora quizá de este detalle, parecía haberse doblegado ante la petición de los fotógrafos.

Por cierto, precisamente en el gesto de la madre de las niñas creo ver el mismo estilo que en su día atribuimos a la augusta abuela: esto es, la seriedad y una atención estricta al protocolo. “Se notan sus raíces alemanas”, solía decirse entonces de ella con frecuencia.

Cierto revuelo sí que se produjo después del incidente, más no más allá del natural que se produciría en el seno de cualquier familia en un caso equiparable en el que conviniera explicar las razones de un comportamiento inesperado. Pero los “virales” y los “malababa” (los del “piensa mal y acertarás”), así como los “tontos útiles” de toda la vida - incluso como la buena gente contagiada del imperante ambiente de chismorreo - no necesitarían más para lanzarse a la yugular de una madre preocupada por una educación que a todos nos afecta.

Pocos días después, con ocasión de una operación quirúrgica practicada al abuelo, veríamos otra escena de familia con la participación de los mismos protagonistas de la circunstancia reseñada; en este caso acudiendo a una visita de hospital. Y se repetirá la imagen de las nietas cada una de una mano de su abuela y de la madre de éstas a su lado, sólo que esta vez posando para los fotógrafos puesto que en un no-acto de carácter estrictamente familiar el protocolo lo permite. También veremos cómo al descender del coche conducido por el padre, la propia reina abrirá la puerta del coche a su suegra con una sonrisa, como diciendo “para que os enteréis los mal pensados”.

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c1.staticflickr.com/1/893/26464833577_c25e46385e_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

Mis hermanos profesores de la Vera-Cruz de Salamanca

Xabier Pikaza Ibarrondo

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

¿UNIDOS JUNTO AL TELEVISOR?

Josemari Lorenzo Amelibia

Faustino Vilabrille

Faustino Vilabrille

Aforamiento eclesiástico de los pederastas

Faustino Vilabrille Linares

Transversal

Transversal

El defraudador, la pardilla y la homófoba

Pilar Aizpún Bobadilla

Entre dos luces

Entre dos luces

Mirando desde la ventanilla del avión 25 -IX - 2018

Santiago Panizo

Punto de vista

Punto de vista

Delgado y Marlasca

Vicente Torres

Encuentros con la Palabra

Encuentros con la Palabra

“El que no está contra nosotros, está a nuestro favor”

Hermann Rodríguez Osorio, S.J.

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Siovann, la nueva bebida saludable con base de agua de mar

Juan Luis Recio

CaféDiálogo

CaféDiálogo

Yuyú Vudú: Esclavas religiosas y explotación

José Luis Vázquez Borau

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

El Máster de Begoña por 299 euros

Manuel Molares do Val

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¿Sánchez coronará su hoja de ruta?

Ángel Sáez García

Un país a la deriva

Un país a la deriva

No hay dos sin tres.

Vicente A. C. M.

La Biblia Compartida

La Biblia Compartida

El Reino de Dios no es excluyente

Javier Velasco y Quique Fernández

No más mentiras

No más mentiras

LADRONES Y SUS INDEFENSAS VÍCTIMAS

Antonio García Fuentes

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Cristianismo y Teología

Francisco Margallo

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

“Ego sum vitis vos palmites”

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Saltando por Roma

Jose Gallardo Alberni

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Organizaciones Indígenas Ecuatorianas elaboran estrategias ante la visita de la Relatora de la ONU

Luis Miguel Modino

Hermosillo

Hermosillo

Me equivoque al combatir las drogas dice ex presidente

Efrén Mayorga

Fe y vida

Fe y vida

Libres como Pablo para encontrar a Jesús donde menos se espera

Consuelo Vélez

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital