Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Antaño y hogaño (VI).10. Período de la juventud

Permalink 08.04.18 @ 07:23:41. Archivado en Artículos

Por Carlos de Bustamante

( Casa del Principe, Valladolid. Acuarela de F. Buendía. 36x27) (*)

Como creo haberles dicho mucho de lo que sigue en alguno -que si yo ya me pierdo, no les digo ustedes mis amigos y únicos probables lectores- de mis artículos de este blog, los numerosos avatares del joven (“Buscando mis amores”, que ya es novela), y tal vez también en el de los períodos anteriores, lo podrán haber visto o leído en artículos de este blog hace “quisió” el tiempo. Motivo por lo que pueden ser de sobra conocidos. No obstante y por seguir el ritmo de los períodos de cualquier ser humano, matizo alguno de ellos.

He de hacerles notar- si me lo permiten, claro- que quien protagoniza estos relatos fue un ser humano “normal” en todas sus etapas. Si en algo pudo haber alguna diferencia sería sin duda en una “sensibilidad”, creo, que fuera de lo común, o no tanto. La que junto a grandes satisfacciones, le llevó a vivir, azarosamente, grandes contrariedades. Ésas que por lo general no tienen manifestaciones exteriores, pero que son de tal intensidad que sólo es consciente quien interiormente las sufre. Va, pues, de amores.

Si primero le llamó la atención la niña de las piernas torcidas de las que enseñó villancicos, fueron luego sucesivas las que también le “gustaron…”: la vecina de la galería en sus viviendas respectivas; la colegia la de las carmelitas del Campo Grande; la más rubia que el oro con la que se cruzaba una y otra vez por la Acera de Recoletos y calle Santiago; la encantadora niña del colegio de las Francesas que gorjeaba como un jilguero a su paso por delante de las escalinatas del colegio; las primas de Córdoba y Sevilla que visitaban con sus padres a cuñada, sobrinos y primos en la Dehesa…. Amor, amores a diestro y siniestro. Pero hubo uno que fue por completo distinto a los demás. Si es que realmente lo fueron, que lo dudo. Una que según la cursilada infumable de un poeta novel decía: “Tienes tú niña preciosa/una boquita de rosa/ mas son tus ojos, recelo/ las dos estrellas más bellas del cielo”//. Ésta, le parecía así.

Con la recién estrenada juventud -de la que ya les dije era precoz, puesto que se la atribuyo cuando sólo tenía diez y seis años- se preparaba en casa para presentarse al ingreso en la Academia General Militar. Y saben que por una real disposición lo hizo cursando aún el sexto curso de bachillerato.

Desde nuestro “cuarto de estudio" veía el joven sensible pasar una colegiala con el uniforme del colegio de la Enseñanza, que le hizo verdaderamente “tilín”. Era de un pelirrojo en el pelo tan subido, que bien se le podía denominar cobrizo pulido y abrillantado. Ella a lo suyo, jamás miraba al observatorio que lo era así puntualmente un día tras otro. Por más ruidos que hacía en él – balcón-, la niña, ¡ni caso! Cuando semiofendido más deseaba que por lo menos mirase, la ignorancia hacia el observatorio era más patente.

Armándose no sé porqué (que se lo pregunten a él) de valor, decidió un día verla de cerca y en la calle. ¡Jorobar con la niña! Es que ni siquiera miraba al cada vez más inquieto admirador. No fue en el trayecto a su cole, no; porque como si le hubieran puesto alas caminaba por la vallisoletana Acera de Recoletos tan “apriesa” y ajena, que al joven se le antojó llamar “Polvorilla”.

Fue un monólogo de besugo (sobra el plural, porque la niña no dijo ni esta boca es mía. ¡Ni “mu”!). Lejos de molestarle, el jovenzuelo se sentía cada vez más… atraído. Y de la intriga inicial, pasó a una intriga muy especial, que el inexperto nunca había experimentado, ni sabía siquiera qué podía ser aquello. Lo descubrió más tarde. Lo verán.

Cuando supo el lugar por donde acostumbraba pasear los días no laborables, el intrigado cuasi desgasta la suela de los zapatos por tanto paseo –acompañado de un amigo- abajo y arriba de la Acera y aledaños. Ella solía ir acompañada de dos amigas de su “clase” en el cole que también eran auténticos bellezones. Pero como iba siempre en medio, casi que no le llegaban ni las miradas de carnero degollado que el joven la dirigía ignorando a las otras. El cabreo –quién sabe si inducido por esta maniobra- fue en aumento progresivo. Un cabreo tan especial como el nunca sentido.

En los cada vez más frecuentes pausas en el estudio… incluso escribía lo que quisiera decirle, si alguna vez fuera esto posible. Llegó el día…: con gripe u otro mal propio del tiempo… falló una de las tres amigas. Ésta es la mía, se dijo el jovenzuelo… y se puso a su lado. Como con un repentino azoramiento se le quedó la mente “cual tabula rasa qui nihil est escriptum”. Obnubilado. En blanco. Y, ¡cosa rara!, con un tembleque en las piernas, que ni los “rileros” del monte. Cuando entrecortado logró articular alguna palabra, obtuvo… el más absoluto silencio. Cerca ya de la Plaza Mayor – calle Santiago- por donde continuaba el paseo, las campanadas del reloj del Ayuntamiento dando las diez, fueron como un toque de generala. Como gacelas preciosas huyeron las dos cada una a su casa. Como el trayecto era precisamente el suyo y la hora coincidía para lo previsto en su casa, corrió también. Mayores las zancadas de nuestro joven, sin queriendo “le dio (con perdón) a la caza alcance”.

Una sensación nueva obró el milagro: jilguero, oropéndola… ni la más bella música de la mejor ave canora llegó a los oídos atónitos del imberbe… en amores. Porque resultó ser amor lo que tanto azoraba al joven. Una atracción tan especial y tan bella como jamás había sentido.

Como en volandas de no sabía qué brisa tan suave, susurro, se dejó llevar hasta las inmediaciones de su casa, cerca de la suya. El adiós se lo llevó el joven hasta el amanecer del siguiente día. En el que ¡oh sorpresa! la niña miró al observatorio. Siguen, siguen amores en el próximo si Dios es servido. Tal vez les interesen.

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c1.staticflickr.com/5/4774/40031980125_f5904296b2_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¿Sánchez coronará su hoja de ruta?

Ángel Sáez García

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

¿Curas casados? V

Josemari Lorenzo Amelibia

Un país a la deriva

Un país a la deriva

No hay dos sin tres.

Vicente A. C. M.

Transversal

Transversal

La gran traición

Pilar Aizpún Bobadilla

La Biblia Compartida

La Biblia Compartida

El Reino de Dios no es excluyente

Javier Velasco y Quique Fernández

No más mentiras

No más mentiras

LADRONES Y SUS INDEFENSAS VÍCTIMAS

Antonio García Fuentes

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Cristianismo y Teología

Francisco Margallo

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

“Ego sum vitis vos palmites”

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Saltando por Roma

Jose Gallardo Alberni

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Organizaciones Indígenas Ecuatorianas elaboran estrategias ante la visita de la Relatora de la ONU

Luis Miguel Modino

Hermosillo

Hermosillo

Me equivoque al combatir las drogas dice ex presidente

Efrén Mayorga

Fe y vida

Fe y vida

Libres como Pablo para encontrar a Jesús donde menos se espera

Consuelo Vélez

Protestantes

Protestantes

Sobrevive 49 días a la deriva en el Pacífico con sólo una Biblia

Pedro Tarquis

Poemas

Poemas

Crecen bigotes con humo.

José Pómez

Armonía en la diversidad

Armonía en la diversidad

El Prado y el celibato opcional de los curas, una cuestión pendiente

Victorino Pérez Prieto

Blog del Padre Fortea

Blog del Padre Fortea

Hoy he estado en el Senado

Padre Fortea

Sor Consuelo te ayuda

Sor Consuelo te ayuda

Linda

Manuel del Pino

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

UNA PREGUNTA NO SUPERFICIAL:LA EXISTENCIA DE DIOS

Francisco Baena Calvo

Entre dos luces

Entre dos luces

Mirando al mar desde la ermita 24 - IX -2018

Santiago Panizo

Juicio a la noticia

Juicio a la noticia

CAIGA QUIEN CAIGA Asesor económico De Nicolás, Acusa A Arias De Conspirar Para Derrocarlo Ver documento Por @Angelmonagas

Angel Monagas

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital