Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Abril 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Antaño y hogaño. (VI). 7. Período de la juventud

Permalink 21.03.18 @ 07:26:20. Archivado en Artículos

Por Carlos de Bustamante

( Plaza Mayor. Acuarela de José M. Arévalo) (*)

¿Por qué, se preguntarán, hablar de nacionalismo en el período de la juventud? Les aclaro que si por entonces (el período de nuestro joven) no existía o estaba sólo latente este problema -secesionista se entiende-, en España, sí hubo en nuestra juventud un acendrado sentimiento de nacionalismo integrador y de probada bondad. No hacía mucho que, vencido el comunismo con ansias de convertir a España en una más de las repúblicas socialistas soviéticas, nuestro joven como la mayoría – que visto lo visto no era total- entendió “divinamente” el porqué de tan minuciosa preparación para la defensa de la Patria y el lema de fácil traducción que junto a otros muchos valores (virtudes militares y ciudadanas) se nos inculcaban en actos de la diaria y ajetreada vida en el mayor y mejor Centro Castrense.

Algo les dije en (VI) sobre dos amenazas que sin ser por el momento inminentes explicaba a la perfección nuestro foramontano Javier en una de sus numerosas conferencias a generaciones jóvenes de Caballeros Cadetes. Recordarán cómo, caballero cristiano de ya alta graduación formaban parte las susodichas conferencias del formidable programa en el Apostolado Castrense.

Se refería, recuerden, al peligro del nacionalismo incipiente en España y del peligro presente del terrorismo con fines criminales de independentismo pretendido por la banda eta. Como posible preludio de peligros mayores para el conjunto de España, el entonces pleno de ardorosa juventud, comprendió -dado el carácter marxista del nacionalismo y terrorismo- del lema: “si vis pacem para bellum”. Y esta preparación, también comprendió que no sería posible sin la debida asimilación de valores y virtudes vividas en el Centro académico: lo hizo primero y luego enseñó, que para misiones de alto riego para cumplir el juramento hecho a Dios en la jura de Bandera, eran imprescindibles la disciplina, obediencia y subordinación. Nombradas sin el orden por importancia, experimentó día tras día, que las tres unidas hacían del soldado, cadete, oficial, jefe o general los pilares en los que se sustenta el lema imprescindible.

Vividas, digo, en los casi cinco años de la carrera en las Academias (la General primero, en la de cada Arma luego con final juntos de nuevo en la General de Zaragoza), esas mismas virtudes, y cada cual con estilo propio trataron-nuestro joven por supuesto incluido- de transmitirlas a los soldados de reemplazo que, quinta tras quinta, llegaban en gran número a las Unidades.

Al formar buenos soldados para el combate, si fuera preciso para la defensa de España, “se conseguía a la vez formar excelentes ciudadanos”. Son tantas las experiencias que confirman lo dicho, que de comentárselas a ustedes mis amigos y probables únicos lectores, les redactaría un verdadero tratado, sin excesivo interés –o sí- para los ajenos a esta profesión. Hay sin embargo enseñanzas que son imprescindibles para cualquier otra sin relación alguna con la milicia. Citada la primera: disciplina. ¿Alguno me podrá negar la necesidad de ella en la vida ordinaria de toda sociedad que se precie?

¿Acaso no se necesita disciplina en la familia, célula básica de la sociedad? Si damos por sabido que la buena “salud” de una sociedad proviene de la buena salud de las familias, seguro que coinciden con la apreciación de que la salud de las familias de hoy, por lo general no es buena. ¿Puede ser bueno que por ejemplo el divorcio cree graves problemas de convivencia en los hijos? Creo oír una respuesta unánime. Pero hay más: ¿puede ser buena la salud de una sociedad cuando en las familias cada cual hace lo que le pete, sin el debido respeto a los padres? Oigo respuesta clamorosa. Citada la palabra “respeto” aún recuerda nuestro joven precoz cómo “juró a Dios besando con unción la bandera, `obedecer y respetar´ siempre a vuestros jefes…”. Así pues, no creo disparatada la sustitución de “jefes por padres”. Héteme aquí entonces, que, además de lo que le es propio a la milicia como es fundamental la preparación del soldado para el combate por si la Patria lo necesitase, también lo es para las familias con el fundamental respeto a los padres. El que perdónenme que les diga, no me parece que hogaño pase por su mejor momento. ¿No les parece mis amigos y probables únicos lectores, que el respeto a los progenitores como el que, merecidamente se les tuvo antaño hoy, por lo general brilla por su ausencia?

Aún recuerda el joven cuando antaño en su período de adolescencia precoz “corría que se las pelaba” al oír, junto a Graciela, las fatídicas campanadas de las diez de la noche en el reloj de la Plaza Mayor vallisoletana. ¿Se podrá afirmar que hogaño y por lo general se respeta así el horario que los progenitores desean que se cumpla? No griten tanto, por favor, que la respuesta ha llegado con exceso evidente de decibelios. Pues eso mis amigos…etc..., se vive a diario en los centros castrenses ¡y ni les digo en las Academias! : Respeto y obediencia, válidos, e incluso imprescindibles en cualquiera de las familias y profesiones. Sí, podrán alegar algunos que durante su formación militar como soldados, oficiales o suboficiales, tuvieron la mala fortuna de tener mandos que no respondían a lo dicho. Aparte de que en todas las familias humanas hay algún garbanzo negro, los oficiales procedentes de la A.G.M. sí suelen impartir educación militar y ciudadana ejemplares.

Para terminar, aunque materia hay cantidad, tratamos de subordinación: por si lo referido anteriormente no fuera suficiente, añadiré la subordinación que, vivida antaño se echa de menos hogaño. Y puesto que de la milicia que vivió nuestro joven escribimos, bueno será informarles de cómo vivió y entendió esta nueva virtud imprescindible para militares, y más que válida para la juventud en general.
Se me podría alegar ¿y si el superior, padre, madre, oficial o jefe dejasen mucho que desear para estos menesteres, también habrá de cumplirse la subordinación con ellos? Les contestos que es con éstos con los que principalmente se adquiere esta virtud; que lo es para todos en grado sumo.

Sucede, mis amigos y probables únicos lectores que las virtudes o cualidades referidas, van todas encadenadas por un sutil hilo de oro con el que si se rompe la hebra por alguna lo padecen todas. Por si hiciera falta digo, que si no se obedece al superior, sea padre, madre, autoridad oficial, suboficial o jefe referidos éstos a la milicia, por poca preparación, falta de conocimientos, o inferiores éstos a los del subordinado, se resienten y se incumplen los anteriores. Paganos los educandos; ya sean ciudadanos, hijos o soldados.

En conclusión el que otrora fuera (¿) Rezongón y que no pretende aconsejar, dice nada más, y nada menos , que hogaño más que antaño son imprescindibles el respeto, la disciplina, obediencia y subordinación, que nada tienen que ver con la sumisión de la esclavitud. Como aún queda más materia propia de este período, continuará si Dios es servido.

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c1.staticflickr.com/5/4629/40290386912_e5bc7867fe_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Punto de encuentro

Punto de encuentro

Un profeta contra el mal uso del dinero

Gabriel María Otalora

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Willy el blasfemo

Manuel Molares do Val

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

LA HISTORIA ES TESTIGO...

Asoc. Humanismo sin Credos

Un país a la deriva

Un país a la deriva

ETA intenta justificarse.

Vicente A. C. M.

El barón rampante

El barón rampante

Castillo, el Papa y una Iglesia 'contempla-activa'

Jesús Bastante

Columna Social

Columna Social

Hay que acuñar y reivindicar el término regresismo.

Julián Moreno Mestre

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Virtudes públicas en J. Ortega y Gasset

Francisco Margallo

Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

Las cervezas de hoy son las incertidumbres de mañana.

Chris Gonzalez -Mora

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Obras en blanco y negro en la sala de la Pasión

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Consternación en México, joven sacerdote de 33 años ejecutado en Guadalajara

Guillermo Gazanini Espinoza

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Negra soy

Jose Gallardo Alberni

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Con María. Puntos de meditación 21-4-18

Josemari Lorenzo Amelibia

Terra Boa

Terra Boa

4º DTP: JESUS BOM PASTOR...

José Ramón F. de la Cigoña

Poemas

Poemas

Celeste y necesaria.

José Pómez

Creyentes y responsables

Creyentes y responsables

Nostalgia

Alejandro Córdoba

Teselas

Teselas

Carta a Willy Toledo

Alejandro Fernández Barrajón

Religión Digital

Religión Digital

Evangelizar es el mejor voluntariado

Religión Digital

Corrupción global

Corrupción global

2110 Internet de las Cosas IoT, la Revolución Digital, que podría cambiar, para bien, la faz de la tierra. Por el uso masivo de Sensores Inteligentes SI conectados a la Nube. Descripción de algunos SI más relevantes para la defensa de la salud y vida.

Luis Llopis Herbas

Entre dos luces

Entre dos luces

Trío de ideas con glosa y retranca -20-IV-20º8

Santiago Panizo

Fratría

Fratría

Política remediadora (y Claves de la vida 89)

Andrés Ortíz-Osés

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital