Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Antaño y hogaño (V). 7. Período de la adolescencia

Permalink 21.02.18 @ 07:27:25. Archivado en Artículos

Por Carlos de Bustamante

( Adoración de los Magos, capitel del maestro Gislebertus, s. XII, en la catedral de Autum. Acuarela de Francisco Roldán) (*)

Porque podría aburrir hasta a las ovejas, enumero el presente como uno de los últimos de este período. Edad crítica donde las haya. Nuestro aún adolescente tiene ya 14 años y cursa en el mismo colegio Nª Sª de Lourdes el cuarto curso de bachillerato. Sigue a remolque con las matemáticas y si no brillante, sí destacaba en idiomas (latín, francés, inglés y griego sucesivamente). Y sobresaliente, sí, en lengua, Geografía e Historia y literatura españolas. Letras. Imposible no citar que, con arreglo a la edad, el adolescente prometía llegar a deportista de élite y para tener muy en cuenta las aptitudes en atletismo. Como “cada cosa a su tiempo y los nabos en adviento” queda solamente citado lo que se especificará, si viene al caso, en diferentes períodos.

E imposible no citar, repito, que recio por naturaleza e inclinado al mal como todos nacemos y existimos, tuvo muy claro…casi siempre, que él solo no podría con las insinuaciones del demonio -¡que existe oigan, que existe!- si no era con mucho Amor (con mayúscula) y la gracia de Dios. Como a Dios lo veía sólo con los ojos de la Fe, recurrió cuantas veces le fue preciso – y lo fueron muchas- a la Virgen que tanto amaba. Por continuar el trato confidencial con mis amigos lectores, al tiempo de recurrir a Ella, hizo lo propio con la confesión frecuente. Así, a trancas y barrancas, pero “sin hacer cosas raras”- aquí caigo, aquí me levanto-transcurría la edad crítica con más pena que gloria… en casi todo. Sin embargo, continuó con alegría su afición por el campo la caza y cuanto la naturaleza le ofrecía en las cuatro estaciones del año.

Las que en la Dehesa eran a cuál más bellas. Y como creo haberles dicho, sin caer del todo en la cuenta que si amaba lo que tanto le atraía, no era del todo por Quien lo creó. Sería el paso de los años y la continua formación recibida, la que le haría caer en la cuenta de que el prodigio nunca se pudo hacer él solo. Tiempo al tiempo.
Intrépido como sus hermanos mayores, era no obstante timorato cuando de niñas se trataba. También sólo a veces…

En tiempo de Navidad, las canciones regionales y las demás que cantaba a diario en del colegio, en casa o en los atardeceres de verano en la Dehesa, dejaban paso a no pocos villancicos que adquirían claro protagonismo y esmero en la ejecución. Renuncio a enumerarlos, porque conocidos o no, la lista sería interminable. Sólo uno que al adolescente le conmovía cuando solo o acompañado se lo cantaba al Niño, a su Madre y a San José:

Madre en la puerta hay un niño/, más hermoso que el sol bello/, tiritando está de frio/ porque viene casi en cueros/

Pues dile que entre, /se calentará/porque en esta tierra/porque en esta tierra/ya no hay caridad/ya no hay caridad.

Entra el niño y se calienta/y mientras se calentaba/le pregunta la matrona/de que tierra y de que patria/mi padre es del cielo/mi madre también/yo baje a la tierra/yo baje a la tierra/para padecer
para padecer.

Hazle la cama a este niño/con ternura y con primor"/no se preocupe señora/que mi cama es un rincón/mi padre es del cielo/mi madre también/yo baje a la tierra/yo baje a la tierra/para padecer/
para padecer//.

Digo que él solo, pero no siempre; porque enterado el cura párroco de estas cualidades (¿) del adolescente, lo llamó para que enseñara villancicos a los niños ¡y niñas! que acudían regularmente a la catequesis de los domingos y algún que otro día entre semana fuera de las horas de colegio. No sin cierta vanidad, acudió.

Fue allí donde comprobó que, intrépido en su elemento, entre las niñas solamente era timorato perdido. Mas no por todas, sino porque una en particular, parece -¡qué cosa más rara!- que le hacía “tilín”. Duró poco la timidez. Comprobó –otra cosa rara- que la tal niña, era sí, mona ella, pero tenía –otro descubrimiento- las piernas demasiado torcidas.

Terminó la experiencia con otra novedad: “ésta quiero, ésta no quiero”. Pero le sirvió de costumbre para fijarse en lo que nunca había hecho. Lo verán en otros episodios, si Dios es servido.

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c1.staticflickr.com/5/4756/25204924037_edcc91465a_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

Voz de Adviento: Hospedar al Verbo de Dios, acoger al extranjero

Xabier Pikaza Ibarrondo

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Sosia/s de Dorothy Parker

Ángel Sáez García

Esperanza radical

Esperanza radical

¿Quién violó y asesinó a Laura Luelmo?

Ramón Hernández Martín

El Acento

El Acento

SIEMPRE PASAN COSAS RARAS CUANDO NOS ENCONTRAMOS CON LA FELICIDAD Y ESA COSA VERDE

Antonio Florido Lozano

Juicio a la noticia

Juicio a la noticia

Escuche Los Titulares de hoy en Venezuela Unos Buscan Pernil otros Nuevo Gobierno

Angel Monagas

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

PAZ A LOS HOMBRES

Josemari Lorenzo Amelibia

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Sonidos gitanos

Jose Gallardo Alberni

Atrévete a orar

Atrévete a orar

PREGÓN-FELICITACIÓN DE NAVIDAD (Tit 2,11-14; 3,4-7)

Rufo González Pérez

Raad Salam Naaman

Raad Salam Naaman

Al-Khashoggi; No era un Santo…

Raad Salam Naaman

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Teología de J. Ortega y Gasset. Evolución del Cristianismo

Francisco Margallo

No más mentiras

No más mentiras

La flor de pascua y su historia... el consumismo que produce

Antonio García Fuentes

En clave de África

En clave de África

Una semana en el infierno de Alindao

JC Rodríguez, A Eisman

Mi vocación

Mi vocación

Regala tiempo

Sor Gemma Morató

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Andy Warhol y el pop-art en la Sala de la Pasión

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Fe y vida

Fe y vida

Navidad: tiempo de anunciar la alegria y la paz

Consuelo Vélez

Jesús Arameo

Jesús Arameo

Exégesis desde el arameo, el griego y el hebreo

Vicente Haya

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

Octavario de Navidad. San José

Angel Moreno

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

La Iglesia de Manaos responde con urgencia y solidaridad ante el incendio que devastó 600 casas

Luis Miguel Modino

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

El Libro de la Monastrell: le contamos todo este libro que puede #descargar #gratis

Juan Luis Recio

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Huelgas de hambre, pero sin muertes

Manuel Molares do Val

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital