Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Junio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Los lunes, revista de prensa y red

Permalink 19.02.18 @ 07:27:18. Archivado en Artículos

“La portacoz”, de Antonio Burgos, y “Soler Gil y la mitología materialista de la ciencia”, de Francisco José Contreras

( Viñeta de Peridis en El País el pasado día 10) (*)

LA PORTACOZ

Artículo de Antonio Burgos publicado en ABC el pasado día 11

Como la Real Academia Española traga y acepta que a su Diccionario le hagan cuantas revisiones políticamente correctas tengan por conveniente, habrá que defender nuestra Lengua diciendo que no es un idioma, sino un toro bravo, o un león, o un tigre, o algo así. Lo digo por el maltrato. En esta España tan celosa con el maltrato animal, que en muchos ayuntamientos ya no dejan que los leones, los tigres o los elefantes amaestrados actúen en los circos, pueden impunemente arremeter contra un bien de nuestro intangible patrimonio cultural cual es la lengua, y deformarla, y dejarla irreconocible, que no te pasa nada. Al revés, tienes tus cinco minutos de gloria muy bien despachados y el aplauso de toda la progresía y de los que viven de la mamandurria y del mangazo de dinero público en forma de escaño, y no lo digo de coña.

Lo digo por la portacoz parlamentaria de Podemos, Irene Montero, que ha superado a Carmen Romero y a Bibiana Aído en el maltrato a nuestra lengua y va camino del Libro Guinness de las Grandes Gilipolleces Españolas. Sí, he dicho "portacoz" y no es errata. La señora Montero, en el maltrato de dar patadas y coces al español, ha superado el "jóvenes y jóvenas" de Carmen Romero, la ex de Felipe González, y el "miembros y miembras" de Bibiana Aído...que ha ido a Nueva York a buscarse un enchufe de no te menees en la ONU, ¡a trincar se ha dicho! Lo de Irene Montero llega más lejos, y retuerce la estructura de nuestra lengua de tal forma que hasta hace femeninos donde no se necesitan ni son posibles. O sea, "lo que no pué sé, no pué sé y además es imposible", pero en versión lingüística. La Montero, poniéndose la lengua castellana por montera, por aquello de Montero y Montera, claro, ha anunciado que en un acto de Podemos en el Círculo de Bellas Artes iban a participar «portavoces y portavozas del grupo parlamentario». ¿Y el acto? ¿Qué le ha hecho el acto a la señora Montero y Montera para que celebren un acto y no un acto y un acta? Por descontado que en el Círculo de Bellas Artes y en la Círcula de Bellos Artos. Hartos de ver cómo se maltrata a la lengua. La RAE, tan cobardona como Puigdemont para cortar por lo sano con esta destrucción de la lengua, lo tiene más que aclarado en torno a estas gilipolleces y gilipollezas: «La actual tendencia al desdoblamiento indiscriminado del sustantivo en su forma masculina y femenina va contra el principio de economía del lenguaje y se funda en razones extralingüísticas. Deben evitarse estas repeticiones, que generan dificultades sintácticas y de concordancia, y complican innecesariamente la redacción y lectura de los textos». ¡Pues al Código Penal con estos desdoblamientos! Vamos a dejar los desdoblamientos para la carretera de Cádiz, para la Nacional IV, que es un matadero de criaturas entre Los Palacios y El Cuervo. Vamos a dejar los desdoblamientos para la carretera de Vejer a Algeciras, que hacen más falta. Y que la portacoz, como tantos (y tantas, naturalmente, faltaría más) deje de dar patadas a la lengua. ¿No multan por dañar un monumento nacional? Pidamos que se extiendan al tesoro vivo de la lengua española las leyes protectoras de nuestro patrimonio artístico e histórico. Pues la lengua es nuestro más universal e intangible monumento nacional. Por eso igual que es delito el maltrato animal, y el maltrato a las mujeres, y a los niños, y a los seres indefensos, deberían tipificarse en el Código Penal las coces de la progresía (y del progresío) contra el español, desvalido ante la ola de imbecilidades que nos tienen rodeados (y rodeadas). Y entre los delitos de odio, debería incluirse el más que demostrado odio de toda esta gentuza a la corrección gramatical. Como "la Luna es una mujer" en la hermosa canción de Moraleda, Llovet y Lara, digamos que nuestra lengua española es también otra señora, y que se le debe caer el pelo a quien la maltrate.

Artículo en: http://www.antonioburgos.com/abc/2018/02/re021118.html

SOLER GIL Y LA MITOLOGÍA MATERIALISTA DE LA CIENCIA

Artículo de Francisco José Contreras publicado en Actuall el pasado día 1

En mi artículo de hace dos semanas reseñaba con entusiasmo la obra de Yuval Noah Harari Homo Deus. Y es que ser capaz de leer con provecho, y hasta admirar, a los del bando contrario es un buen test para asegurarse de que no hemos caído todavía en un sectarismo con orejeras. Pero hoy seré menos quijotesco y hablaré de una obra más afín a mis convicciones, y que puede resultar útil para comprender los puntos débiles de Harari. Me refiero a Mitología materialista de la ciencia, de Francisco J. Soler Gil.

Harari, como tantos otros, considera que el teísmo quedó herido de muerte por la revolución científica del siglo XVII (aunque la agonía de Dios sea larga, como demuestra la supervivencia de las religiones). Pero la cosmovisión que le sucedió –el humanismo- tiene según él los días contados, amenazada también por nuevos descubrimientos científicos que demostrarían nuestra insignificancia: “A medida que los científicos abrían la caja negra de los sapiens, fueron descubriendo que allí no había alma, ni libre albedrío, ni “yo”… sino solo genes, hormonas y neuronas que obedecen las mismas leyes físicas y químicas que rigen el resto de la realidad”.

El materialismo filosófico secuestra y tergiversa los hallazgos de la biología, la neurología o la cosmología

Leer a Soler Gil ayuda a comprender que lo que afirma Harari –tan parecido a lo que proclaman Dawkins, Dennett y otros profetas del materialismo- no es “ciencia”, sino “mitología materialista de la ciencia”. En realidad, los descubrimientos de la ciencia reciente no son incompatibles ni con la existencia de Dios, ni con la del hombre tal como siempre fue entendido (un ser racional, libre y moralmente responsable). El materialismo filosófico secuestra y tergiversa los hallazgos de la biología, la neurología o la cosmología, presentándolos como la confirmación definitiva de sus propios postulados y excluyendo interpretaciones alternativas.

Soler muestra, por ejemplo, que la idea darwiniana de la evolución de las especies mediante mutaciones genéticas aleatorias y supervivencia de los más aptos no asesta a la idea de creación divina el golpe mortal que imaginan los materialistas (y, entre ellos, el propio Darwin en su carta a Asa Gray). El materialista querría que todo creyente fuese un “creacionista de la Tierra Joven” que interpretase el Génesis al pie de la letra, al estilo de los fundamentalistas protestantes norteamericanos. Pero ya San Agustín supo que la Biblia no es un tratado astronómico: “no pretende explicar cómo son los cielos, sino cómo se va al cielo”. Que el cosmos es mucho más grande y viejo de lo que cabe inferir de la primitiva cosmología presupuesta por la Biblia lo atisbaron ya los teólogos medievales, sin perder por ello la fe. Si los medievales ya lo hicieron, el creyente moderno puede con más razón separar el contenido teológico del Génesis (Dios como creador del mundo y del hombre) de su información cosmológica tosca e inexacta.

Dios ha creado el mundo, pero, probablemente, no las especies una a una (sugiere Soler)

Los materialistas sostienen que “la peligrosa idea de Darwin” expulsó al Creador al demostrar que la evolución de las especies se debe al azar: mutaciones genéticas imprevisibles, cataclismos geológicos que produjeron extinciones masivas… Es cierto que el darwinismo dejó fuera de juego a la “teología física” de William Paley y otros, que sostenían que la sofisticadísima adaptación funcional de los organismos vivos remitía forzosamente a un diseñador inteligente (es la misma vía en la que insisten los teóricos actuales del “intelligent design”, como Behe o Dembski: una vía errónea, en opinión de Soler). Pero la “teología física” implicaba un Dios relojero que fabricaba una a una todas las especies, y al que se podrían exigir reclamaciones por obvios defectos de diseño (por ejemplo, la pelvis femenina es demasiado estrecha para dar a luz, lo cual implicó la muerte de millones de mujeres por sobreparto antes de que la obstetricia moderna facilitase las cosas).

Soler dibuja de forma convincente las líneas generales por las que puede discurrir una interpretación teísta del darwinismo. Dios ha creado el mundo, pero, probablemente, no las especies una a una. La intervención diseñadora debe retrotraerse al comienzo absoluto, al punto en que Dios dota a la materia de las características que harán posible la evolución de las especies: “El mecanismo de variaciones aleatorias y selección natural no podría funcionar, o, al menos, no podría generar la enorme fecundidad de formas de vida que existe en nuestro mundo, si no fuera porque la naturaleza posee una estructura de leyes y constantes finísimamente ajustadas que permiten el desarrollo, en primer lugar, de elementos y compuestos químicos en general, y en segundo lugar, de una química del carbono de potencialidades arquitectónicas asombrosas. Bastaría un ligerísimo cambio en algunas de las constantes o leyes fundamentales de la naturaleza para que todo esto se viniera abajo”. Las características de nuestro mundo parecen cuidadosamente escogidas para permitir el desarrollo de la química orgánica. Y el mecanismo darwiniano –variaciones heredables aleatorias más supervivencia de los más aptos- es un dispositivo sencillo y elegante que garantiza la diversificación y complejización crecientes de la vida, desembocando finalmente en seres inteligentes. Al confiar la evolución de la vida a este mecanismo autónomo, Dios no tiene que intervenir para crear cada especie concreta, ni le son directamente imputables los aspectos chapuceros o crueles de la naturaleza (el cáncer, el león que se come a la gacela o los icneumónidos que devoran lentamente a una oruga: la nature red in tooth and claw que algunos espíritus sensibles han considerado incompatible con la idea de un Creador benévolo).

Hay tres modalidades de darwinismo teísta: La de los Kenneth Miller, los que opinan como William G. Pollard o los que prefieren la de Robert John Russell

Sí, quedan problemas por resolver (¡y el materialismo también los tiene!): por ejemplo, si Dios ha confiado la evolución biológica a un mecanismo aleatorio, no podía prever –o sí, si postulamos la presciencia divina- que su funcionamiento conduciría precisamente a la especie humana, ni menos aún a cada uno de sus individuos, lo cual choca con la idea cristiana según la cual cada uno de nosotros estaba en la mente de Dios desde la eternidad. Por eso hay tres modalidades de darwinismo teísta: la de los que, como Kenneth Miller, consideran que la evolución es intrínsecamente aleatoria (o sea, que Dios, tras haberlos creado, “tira los dados” de las mutaciones genéticas sin saber exactamente qué va a salir, aunque sí que terminará emergiendo vida inteligente, pues la evolución muestra avenidas convergentes que desembocan una y otra vez en ciertas estructuras que parecen “necesarias”); la de los que, como William G. Pollard, creen que Dios utiliza la indeterminación cuántica para provocar unas mutaciones que aparecen como “aleatorias” solo desde nuestra perspectiva (pero entonces parecemos recaer en los inconvenientes de la “teología física; y además, la libertad de la voluntad humana, garantizada por la incompletud de la malla causal que supone la indeterminación cuántica, quedaría anulada si postulamos que detrás de ésta se esconde en todos los casos la mano de Dios); y la de los que, como Robert John Russell, piensan que Dios interviene en algunos sucesos cuánticos (los que se corresponden con mutaciones que llevan a nuevas especies), pero ciertamente no en los que tienen lugar en el cerebro humano: quedaría así salvado el libre albedrío.

En las partes segunda y tercera del libro, Soler se bate con los materialistas en los ámbitos de la neurología y la cosmología. No crean a quienes pontifican que “la ciencia ha demostrado que el pensamiento no es otra cosa que impulsos eléctricos en el cerebro” o que “no somos más que autómatas movidos por nuestros genes”: la filosofía de la mente es un campo de batalla complejo y apasionante, en el que el “monismo fisicalista” (la teoría de la completa identidad entre mente y cerebro) es solo una de las concepciones posibles, y probablemente no la más sólida. Ni den tampoco mucho crédito a quien les diga que “el Big Bang excluye a Dios”: en realidad, la confirmación creciente del modelo de Friedmann-Lemaître y las evidencias sólidas de “ajuste fino” en las leyes y constantes físicas (constante cosmológica, intensidad de la fuerza nuclear fuerte, la fuerza nuclear débil y la fuerza electromagnética, diferencia de masa entre el protón y el neutrón…: una ligera variación en sus valores habría hecho imposible la aparición de un universo dotado de estructuras complejas, o incluso de un universo en absoluto) han puesto muy nerviosos a los materialistas.

Si quieren más detalles, lean a Soler. Aunque me temo que no encontrarán su libro en cada VIPS y Corte Inglés, y no solo porque ya tenga unos años: los lanzamientos editoriales de rompe y rasga parecen reservados a los autores ateos.

Artículo en: http://www.actuall.com/criterio/democracia/soler-gil-la-mitologia-materialista-la-ciencia/

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c1.staticflickr.com/5/4622/28440700749_fbec0f5e34_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

XI VIERNES DEL TIEMPO ORDINARIO/ CICLO B/22-06-2018

Francisco Baena Calvo

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

K. Rahner: Cambio estructural de la Iglesia ¿Una oportunidad perdida?

Xabier Pikaza Ibarrondo

Desde el Atlántico

Desde el Atlántico

Pedro Sánchez inicia sus viajes al extranjero en Francia declinando la "oferta" marroquí: ¿por qué?

Carlos Ruiz Miguel

Columna de humo

Columna de humo

Un pabloiglesias frente a Emmanuel Macron

Pedro de Hoyos

Ser y vivir hoy

Ser y vivir hoy

Mística occidental y mística oriental

Urbano Sánchez García

Levadura

Levadura

Monseñor Romero y el 1o de Mayo

Patxi Loidi

Religión Digital

Religión Digital

Desde el vientre materno

Religión Digital

Tras mi vidriera

Tras mi vidriera

¿Que es parresia? Francisco la recomienda para ser santo

Luis Espina

El blog de Carlos Blanco

El blog de Carlos Blanco

Nuevo libro, "Ensayos filosóficos y artísticos"

Carlos Blanco

Punto de vista

Punto de vista

Rajoy, al Registro

Vicente Torres

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Lavapiés presenta su primera cerveza: Bórea

Juan Luis Recio

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

España Ciudadana

Manuel Molares do Val

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Mi anhelo es que también tú lo disfrutes

Ángel Sáez García

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Pedro Sánchez emula a Rajoy.

Vicente A. C. M.

Opinión

Opinión

El rincón del soneto - PERICO Y SUS MINISTROS

Opinión

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

UNA VOZ INTERIOR: CONFÍA

Josemari Lorenzo Amelibia

La Biblia Compartida

La Biblia Compartida

Elegidos desde el seno materno

Javier Velasco y Quique Fernández

In itinere

In itinere

EPISODIOS RELIGIOSOS (3)

Antonio Aradillas

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Evangelizar a Europa hoy-III

Francisco Margallo

No más mentiras

No más mentiras

Crear conflictos inútiles por imposibles

Antonio García Fuentes

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital