Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Una boda moderna

Permalink 15.02.18 @ 07:21:30. Archivado en Artículos

Por Javier Pardo de Santayana

( Cartel de “C'est la vie”)

El anuncio de que se trataba de una película francesa provocadora de bastantes risas nos convocó en el cine. Nos animaba a hacerlo la buena crítica de otras comedias del mismo país, así como el buen sabor de “El intocable”, con el que compartía directores. Y he de decir que su comienzo nos desconcertó al principio: lo que esperábamos fuera un enredo de familia en un entorno señorial o algo parecido resultó tener un guión que nos describe los excesos y las excentricidades que caracterizan las celebraciones actuales de las bodas. Algún cineasta inteligente se dio cuenta del potencial de comicidad que éstas encierran, y eso que la película no llega a abordar algunas de las costumbres usuales en España, como la subasta de la corbata del recién casado o del sujetador de su querida esposa. O el paso por caja, o sea por el bolso de la suegra en el que los invitados depositarán sus óbolos, como sucede en muchos pueblos nuestros. O el típico mariachi, aquí sustituido por un cantante especializado en conocidas canciones italianas. O el regalo de los novios a los invitados, donde se ejerce una asombrosa capacidad inventiva repartiendo cosas casi absurdas como pantuflas o abanicos. Particularidades que han crecido desde que los amigos de los novios han entrado en juego. Y no cito siquiera las inefables despedidas de soltero, en los que el mal gusto hace carnaza.

Tampoco se nos muestra la moda que siguen las actuales novias de dotarse, no ya del clásico vestido blanco de toda la vida, sino de por lo menos otro más para poder estar más cómoda a la hora de echarse un baile rítmico y desenfrenado como es el caso de hoy en día. O de sustituir el vals por un musical con director de escena. O la participación de las mamás en el montaje. Lo cual compone un buen conjunto de posibilidades a elegir entre las muchas que pueden ser imaginadas y que presentan matices según el estrato social de los participantes.

La película, cuyo título revela procedencia - que “C'est la vie”, nos dice - es como un reportaje de las pocas horas que median entre el inicio de los preparativos a cargo de quien se ocupa del evento hasta su culminación ya a altas horas de la noche. Y tiene un gran protagonista; “gran” digo, no sólo porque demuestra ser un formidable actor, sino porque es el hilo conductor de todo cuanto ocurre, con lo cual su presencia es permanente. No creo recordar película alguna en la que quien tiene el papel más relevante se mantenga en escena por mas tiempo; cabría decir que no la abandona salvo unos breves y contadísimos segundos. O sea que sin ser el narrador en realidad actúa como tal.

El caso es que el evento sirve entre otras cosas para organizar una película coral como de musical clásico con presencia de múltiples tipos sociales aprovechando sobre todo la brigada de trabajo que en este caso ha de ponerse a tono con el ambiente palaciego del local. La imposición al personal sirviente de libreas y pelucas tal como demanda el novio revelará el carácter contestatario de las relaciones “sindicales” en nuestros países avanzados; como la contratación sin papeles de parte de los sirvientes, un detalle que mantiene en vilo al encargado, y es retrato perfectamente aplicable a las celebraciones que en circunstancias parecidas conocemos nosotros en España. Así - pasados por el tamiz del humor y el realismo - viviremos las tensiones, las prisas, los enfados y las pequeñas tragedias que pueden suponer un gran fracaso de los organizadores, a los que obliga a ser capaces de templar sus nervios y ejercer el don divino de la improvisación.

Comprenderán ustedes que todo este panorama permite presentar sin un instante de reposo - ya que la cámara tampoco se detiene - un muestrario de imágenes y tipos humanos en trance de faena cuyas actitudes y reacciones son reconocibles. Claro que muchas de ellas se acercan al ridículo, como es el caso del novio, que desea una boda lo más ”chic” posible pero también estar bajo las luces todo el tiempo, o de la madre del novio, que flirtea con el fotógrafo, o de éste y los móviles que le hacen competencia, o de los músicos, a los que los mayores piden interpretaciones de Gardel y de Aznavour, o de aquel supuesto fiscalizador del ministerio de Trabajo que resulta ser de la acera de enfrente, o del encargado oficialmente de inventarse alguna excusa para espantar a los pelmazos, o del el camarero que fue ligue de la novia y evita que éste le reconozca vestido de librea, o de la ayudante del jefe y el músico de bodas que, al congraciarse por orden de su jefe no encontrarán el modo de romper un abrazo que parecía forzado, o del camarero que ha llegado tarde y al afeitarse deja el palacio sin luz toda la noche, o de los paquistaníes que, asombrados, hacen comentarios ininteligibles en su lengua y al final salvan la fiesta gracias a sus exóticas habilidades musicales.

Pero nada como el final, cuando en la apoteosis, el novio, que exigió al protagonista que organizara una fiesta sobria y elegante, tras de fingir que le pedían unas palabras y largar una conferencia interminable, remata su actuación bajando hasta la novia colgado de un enorme globo iluminado no sin hacer antes una aparatosa exhibición circense con movimientos de ballet.

PS: Digno de resaltar es el papel de Pierre Bacri, protagonista, quien, como organizador y jefe del equipo matiza su carácter duro y exigente - ¡ese encuentro inicial con una pareja que encargaba una cena escatimando el gasto! - con una humanidad mezcla de padre y de tirano.


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Hermosillo

Hermosillo

Sí, Carlos Slim propuso que la jubilación sea a los 75 años.

Efrén Mayorga

Esto es lo que hay

Esto es lo que hay

De nuevo en IB3

Miguel Ángel Violán

Desde el Atlántico

Desde el Atlántico

La exposición "Mons Dei" (el monte de Dios) en Aguilar de Campoo (Palencia)

Carlos Ruiz Miguel

Punto de vista

Punto de vista

La ministra Carmen Calvo

Vicente Torres

Creyentes y responsables

Creyentes y responsables

Valores a extraer del futbol, aunque no te guste

Alejandro Córdoba

Sesión Golfa

Sesión Golfa

Predator: basura espacial

Juan Carrasco de las Heras

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Tráileres, muerte e ineptitud

Guillermo Gazanini Espinoza

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Cuatro concursantes de #MasterChef 6 presentan sus food trucks

Juan Luis Recio

Corrupción global

Corrupción global

2089 Mientras las mafias del NOM y Socialismo Leninista impiden usar los Sensores Inteligentes.

Luis Llopis Herbas

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Nunca a mi novia fui infiel

Ángel Sáez García

Esperanza radical

Esperanza radical

Audaz relectura del cristianismo (19). De la cosa a la acción, por un cristianismo vivo

Ramón Hernández Martín

Ser y vivir hoy

Ser y vivir hoy

HACIA LA META! ¡CON PLENIITUD!

Urbano Sánchez García

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Espàña, buena democracia, buen país

Manuel Molares do Val

Jesús Arameo

Jesús Arameo

El Bautismo de Jesús fue "bello y sabroso"

Vicente Haya

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

¿Por qué tan enorme persecución contra la pederastia clerical?

Josemari Lorenzo Amelibia

Un país a la deriva

Un país a la deriva

La cárcel de Gila.

Vicente A. C. M.

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Los santos que nunca serán canonizados

Francisco Margallo

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

Merced, mercado y dinero de gratuidad

Xabier Pikaza Ibarrondo

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Monet y Boudin, en el Thyssen

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Rumores de Ángeles

Rumores de Ángeles

Francisco derriba el muro de bambú

José Manuel Vidal

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital