Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Mayo 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Algunas cosas raras que hacemos los humanos

Permalink 08.02.18 @ 07:24:59. Archivado en Artículos

Por Javier Pardo de Santayana

( Acuarela de Álvaro Castagnet) (*)

“Mira lo que he soñado” me dice mi mujer al ver que me despierto. Y me cuenta una historia sin pies ni cabeza. Reflexiono. Hace unos pocos días escribí un artículo sobre los pulpos en el que me referí a la configuración física del hombre, y mi conclusión llevaba a que el aspecto de los seres humanos no es sino una sabia solución de la naturaleza para que nuestro modelo funcione en un planeta como el nuestro y en el medio peculiar en que nos desenvolvemos normalmente. Podría, por tanto, concebirse - concluía entonces - que fuéramos de otra manera diferente si hubieran cambiado las circunstancias. Para ello bastaría con que se modificaran determinadas condiciones ambientales.

Por otra parte, ustedes saben que tengo cierta predisposición para el asombro; es más, que una de las cosas que más me lo producen es lo poco que solemos asombrarnos, puesto que hay muchos motivos para hacerlo y algunos se refieren a comportamientos cotidianos; detalles y situaciones que deberían chocarnos ya de entrada por nuestra condición de seres racionales.

Así sin ir más lejos, tienen ustedes el hecho sorprendente de que cada veinticuatro horas nos excluyamos voluntariamente de ella y pasemos a una curiosa situación como de vivos-muertos. Y de que tal cosa no sea considerada extraordinaria pese al inmenso porcentaje de hombres y mujeres que en cada momento se ausentan de la acción y la razón y pasan a un estado cataléptico. Incluso en países que se hallan enzarzados en la guerra, donde un alto porcentaje de los actores implicados permanecerán durante muchas horas fuera de combate, inermes pese a la amenaza. Seres humanos que en todo caso se mostrarán ajenos a su circunstancia viviendo una aventura diferente, real por cuanto por ellos la tomarán en serio y porque ocurre en un momento cierto, mas que se construye en sus cerebros como un relato imaginario que es apariencia sin pies y sin cabeza, imagen misma de un absurdo tenido por real durante el sueño.

Así que ahora mismo, cuando ya fuera de la cama suena el despertador y establece conexión con noticias de una resolución del Tribunal Constitucional de España, no puedo dejar de imaginar la situación de sus señorías a esta hora, cuando ya vencidas por el sueño, caen en sus camas para vivir de nuevo una situación como la que he descrito. Y mi imaginación no me traiciona, pues no se tratará de una entelequia sino de la realidad más que probable de que a estas horas todos esos señores y señoras importantes se encontrarán ya fuera de circuito y desconectados del mundo de los vivos, es decir, del pensamiento y de la lógica; inmersos en un limbo de ensoñaciones que el absurdo domina y creyéndoselo además a pies juntillas: renunciando a su condición de seres responsables para cargar las pilas de tan insólita manera. Situación ésta que, de ser percibida desde fuera, les sumiría de hoz y coz en el ridículo; algo así como si viésemos a estos señores - y a otros cualesquiera dignatarios merecedores por cierto del mayor respeto por no decir admiración en este caso - recién levantados de la cama en calzoncillos o prendas similares. Y conste que ni se me ocurre ridiculizar a nadie y menos a unos señores que además de pegarse una paliza lo han hecho muy bien según parece.

Otra cuestión es el descanso que el ser humano necesita y que está en el origen de tan curiosa transformación de nuestra especie. Porque podría ser que nos bastara con reponer los alimentos precisos para que la fábrica que es en realidad el cuerpo humano los procesara y así obtuviera la energía y la substancia necesarias, mas no es así, porque el hombre y la mujer también “se cansan” y necesitan no dar golpe durante un largo rato: nada menos que una tercera parte de su vida. Y lo harán en la postura de tumbados en vez de permanecer en pie; otro detalle que no debiera dejar a nadie indiferente cuando nos referimos a comportamientos.

Luego están otros convencionalismos instaurados por la sociedad en que vivimos, fruto de la convivencia entre representantes de la misma especie; normas que cambian con el tiempo y con la moda originando a veces situaciones inauditas para quienes se acostumbraron a algo que más tarde pasa a ser visto como improcedente. Recuerdo, por ejemplo, que para mis abuelas “hacer el amor” significaba “hacer la corte”. Pueden ustedes imaginarse los equívocos a que nuestras predecesoras darían dar lugar en nuestras días al utilizar una expresión que entonces era, sin embargo, tan corriente.

Así que no sería extraño que con el tiempo llegaran a producirse situaciones como la que en este instante me viene a la memoria: algo que suelo atribuir no sé si falsamente a la imaginación de André Maurois, quien, en el curso de una supuesta conversación sobre las cosas de la vida, pone en los labios de uno de sus personajes la evocación de un país imaginario en el que comer delante de la gente se tendría por comportamiento inadecuado - cosa que se comprende si vemos deglutir una hamburguesa doble o uno de esos pinchos que acumulan varios platos - mientras que hacer en público el amor sería admitido socialmente.

Quiero decir con esto que, vistos los ejemplos que hoy aduzco y muchos otros que de seguro usted añadiría, llegamos a la conclusión de que, a poco que las analicemos, muchas de las cosas que damos por naturales en cuanto a comportamiento o estilo de vida de los hombres, o son bastante raras o parecen impropias de quienes, como los humanos, alardeamos de nosotros mismos.

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c1.staticflickr.com/5/4603/39933445012_b882b0e5c3_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Jesús Arameo

Jesús Arameo

Otros nombres del Demonio

Vicente Haya

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

Moral (VIII). La regla de oro

Asoc. Humanismo sin Credos

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Obispos sed santos como

Josemari Lorenzo Amelibia

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

EL AMOR Y EL DARSE A LOS DEMÁS ENNOBLECE A LA PERSONA

Francisco Baena Calvo

Un país a la deriva

Un país a la deriva

La nula credibilidad de Pedro Sánchez.

Vicente A. C. M.

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Los santos que nunca serán canonizados

Francisco Margallo

Religión Digital

Religión Digital

Te Deum 2018

Religión Digital

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Ganas dan

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Imágenes de la buena noticia

Imágenes de la buena noticia

Espíritu Santo

Maximino Cerezo Barredo

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Bach, fantasía BWV 651

Jose Gallardo Alberni

Poemas

Poemas

Desprecio noche y eco

José Pómez

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

27.V.10. No hay tarea más urgente que "conocer" la Trinidad

Xabier Pikaza Ibarrondo

Blog del Padre Fortea

Blog del Padre Fortea

Agradables charlas en deliciosas sobremesas

Padre Fortea

Apasionados por el Reino

Apasionados por el Reino

LA VULNERABILIDAD DEL DIOS QUE ESCONDIDAMENTE SE REVELA

Juan P. Espinosa Arce

Diario de un cura de pueblo

Diario de un cura de pueblo

Enamorado de Esperanza

César Luis Caro

Punto de vista

Punto de vista

Pedro Sánchez es un perdedor

Vicente Torres

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

La ruta croquetera continúa por cuatro locales madrileños

Juan Luis Recio

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

En esos dos asuntos coincidimos

Ángel Sáez García

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Censura: Rivera como candidato

Manuel Molares do Val

Punto de encuentro

Punto de encuentro

La alegría del amor

Gabriel María Otalora

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital