Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Agosto 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Antaño y hogaño. (V). -3- período de la adolescencia

Permalink 31.01.18 @ 07:29:05. Archivado en Artículos

Por Carlos de Bustamante

( Confesión en el interior de la iglesia de la Pace de Roma , de 1867, óleo de Raimundo de Madrazo) (*)

Debido a la ininterrumpida correspondencia en artículos durante años con mis amigos y únicos probables lectores, fue relativamente fácil comunicarles incluso confidencias como las que llevo dichas en los escritos que preceden a éste, y probablemente en los sucesivos. Sean o no intimidades, no creo descubrir un nuevo Mediterráneo cuando las saco a colación.

Como nada más cierto que, adolescentes, jóvenes o viejos, todo hemos sido y somos pecadores (recuerden: “El que esté libre de pecado que tire la primera piedra”), el adolescente también fue pecador; si no todo, todo, referido al sexo, que también, sobre todo, digo, en lo referente al amor a Dios sobre todas las cosas. En lo de `al prójimo como a ti mismo´, como el adolescente fue soberbiamente peleón, las caídas por esto –porque en “caer” (se entiende materialmente) fueron normalmente otros- eran frecuentes. Les cuento:

En uno de los pocos viajes a Valladolid capital, para cortarse el pelo, estando en la Dehesa, tuvo el adolescente “necesidad” de confesión. Como antaño las confesiones del personal eran frecuentes (y no creo que por ser más pecadores que hogaño) acudió a la Parroquia para, previamente arrepentido o más, compungido, “soltar el sapo” al sacerdote –y no a Dios solamente como dicen ahora, porque bien sabemos que el sacerdote absuelve `en persona de Cristo´ al que representa y sustituye- acudió, digo, pero ya anocheciendo. La iglesia estaba cerrada. Acudió a otra, a otra, y a otra… ¡todas cerradas! por hora tan avanzada. Extrañeza porque antaño solían estar todo el día abiertas, y no como no sé por qué o sí, hogaño. Se hacía la hora de salida del tren de Ariza, que le devolvería los “peñalberos” lugares. Caminaba cariacontecido por la calle hacia la estación Campo Grande cuando se cruzó con un sacerdote, que pese a la penumbra reconoció serlo por la sotana.

El sapo marchó de inmediato en plena calle. Y el adolescente, ligero como una pluma y la alegría recuperada, como unas castañuelas corriendo a la estación. Y es mis amigos, y no sin pena lo digo, los sacerdotes iban vestidos como lo que son; no por presunción, por supuesto, ni provocación alguna. Sencillamente para mostrarse, como lo que son; disponibles para quien los necesitase, como el de nuestro adolescente en el caso relatado; también en el caso de algún accidente o cualquier otra situación de emergencia. Como los militares vestían como lo que eran y son, los jefes, oficiales, suboficiales y tropa no se quitaban el uniforme para salir a la calle; ni los grises, ni los guardias de tráfico, ni la policía municipal, ni…

Así que en cualquier necesidad urgente, nada tan fácil como pedir ayuda a quien, por profesión la ´debía ´ prestar. Hogaño se pregunta el que relata las aventuras y desventuras del que viviera los diferentes períodos hasta llegar a éste de la adolescencia antaño: ¿por qué no distinguir ahora a quienes podamos necesitar en caso de urgencia? ¿No acuden los médicos o sanitarios, uniformados cuando se avisa al `ciento doce´ por emergencias de robos, fuegos, accidentes de tráfico etc.? Si se tratara de los rezongones que acostumbra este mismo autor, bien les podría decir: “Y que conste que no pretendo aconsejar; yo… ¡digo nada más!

Casos se han dado, y se dan, que vestir el uniforme es motivo de orgullo en actos solemnes. Les citaré algunos realmente llamativos: Preparó quien se lo dice a un sobrino para las oposiciones a guardia forestal. Aprobó con nota. Al poco tiempo, contrajo matrimonio canónico. Para servidor de ustedes aunque con libertad plena para cada cual: como Dios manda. Como expresión máxima de su vocación a esta honrosa profesión, vistió en tan importante ceremonia sacramental, el uniforme que les es propio.

Otro sí, cuando quien se lo dice contrajo nupcias, por supuesto `por la Iglesia´, vistió uniforme militar-porque lo era, porque lo es- de gala. E igual invitados militares, testigos y padrino de su misma profesión. A la salida, hubieron de pasar los recién casados por un túnel de sables de los que, compañeros o amigos, lucían con orgullo el uniforme que les era propio. Pisando terrenos que a lo mejor no me corresponden, ¿acaso van los sacerdotes de paisano a visitar a S.S. el Papa por ejemplo?

Como creo que aun siendo lo dicho un hecho diferencial de antaño y hogaño, mejor no entrar en terrenos, que ni me corresponden, ni me llamó nadie. Quede sólo constancia de que sin saber cómo ni por qué, habiendo evidente escasez de clero, así parece que todavía son más escasos para acudir cuando se los necesite.

En cualquier caso y una vez dicho, y que mejor no `meneallo´´, pasemos a otro progreso, parejo o demasiado precoz para la edad del todavía adolescente. Tenía tan solo doce años. Cuando se rompía la formación vigilada desde el `cole´ hasta la Academia de Caballería (sin sacos terreros ya en las ventanas) era forzoso pasar primero por delante del colegio de las Carmelitas del Campo Grande. ¡Demontre con las niñas! Finalizaran las clases antes o después, allí estaban casi todas para ver pasar, azarosos, a los chavales de Lourdes. El adolescente ignoraba el porqué de caminar como a trompicones. Y es, que había dos que le llamaban poderosamente -¿por qué…?- la atención. Mas no paraban ahí los azarosos andares…, porque `rotas las filas´, se repetía la escena al pasar sin queriendo por delante de las escaleras de acceso al colegio, de niñas, llamado de las `Francesas´. Vuelta a los andares a trompicones y cierto e inevitable -¿por qué?- sonrojo. Le sucedía al adolescente que sin saber por qué de nuevo, le `gustaba´ una más que las otras. Una niña rubia ella, con ojazos azules ella, que creyó le miraban con descarada insistencia. Y le sonreía ella. Una sensación nunca experimentada antes, que le afirmó aún más por si le quedaba alguna duda, que chicos y chicas, además de sexo diferente, era por un no sé qué diferentes. Cuando creía el adolescente que era el capitán de los más valientes, comprobó no sin perplejidad y sorpresa, que ante unos ojos distintos a los de sus valientes en los zancos o pelotas y escudos, era un tímido aprendiz en combates nunca soñados. Del todo inexperto. ¿Sería, se preguntaba, que entraba en un nuevo período que a alguien oyó decir `edad del pavo´? Como no fue sólo ésta la novedad, sabrán, si Dios es servido, en el o los siguientes cómo la ciudad, el campo y otros muchos factores descorrieron velos de horizontes insospechados.

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c1.staticflickr.com/5/4742/38912526595_ecdfc70269_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

XVIII. Ensayos recomendables

Asoc. Humanismo sin Credos

Esto es lo que hay

Esto es lo que hay

Coches que arden

Miguel Ángel Violán

La Biblia Compartida

La Biblia Compartida

Pan y vino, alimentos mediterráneos - Eucaristía

Javier Velasco y Quique Fernández

Corrupción global

Corrupción global

2168 Cadena de Muerte CM contra Cadena de Vida CV: ¿quién ganará?. Ciudadano sensato tú decides.

Luis Llopis Herbas

Atrévete a orar

Atrévete a orar

Preces de los Fieles (D. 20º TO B 2ª lect. 19.08.2018): “Aprovechemos las ofertas” del Amor

Rufo González Pérez

No más mentiras

No más mentiras

V I A J E A M A R R U E C O S (ABRIL 1993) (III)

Antonio García Fuentes

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Dios hoy

Francisco Margallo

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

(3) Asunción, el último "dogma" de la Iglesia Católica

Xabier Pikaza Ibarrondo

Mi vocación

Mi vocación

María, la que está atenta

Sor Gemma Morató

Creyentes y responsables

Creyentes y responsables

Ciudadanos portadores de esperanza y comunión

Alejandro Córdoba

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Crónicas de agosto: Montehano

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Dios te salve, María, Virgen serena

Jose Gallardo Alberni

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

La Asunción de María. Puntos de meditación 15-8-18

Josemari Lorenzo Amelibia

Protestantes

Protestantes

Inician sumario a colegio evangélico de Argentina por su enseñanza sobre sexualidad

Pedro Tarquis

Hermosillo

Hermosillo

Legisladoras, salientes y electas, por la Igualdad Sustantiva

Efrén Mayorga

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Al fautor Cédric Herrou

Ángel Sáez García

Encuentros con la Palabra

Encuentros con la Palabra

“(...) el que come de este pan, vivirá para siempre”

Hermann Rodríguez Osorio, S.J.

Fe y vida

Fe y vida

María -la del evangelio- y las advocaciones marianas

Consuelo Vélez

Observatorio para un espectador en ruta

Observatorio para un espectador en ruta

Los inmigrantes tienen derecho a vivir dignamente

Ángel Gutiérrez Sanz

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

El martirio de san Maximiliano

Guillermo Gazanini Espinoza

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital