Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Mayo 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Intolerable violencia de sexos

Permalink 24.01.18 @ 07:22:04. Archivado en Artículos

Por Carlos de Bustamante

( Acuarela de Thomas W. Schaller en twschaller. blogspot.com) (*)

Desde que parece haberse puesto de moda (mala moda) eso que dicen -y que no se denomina así- “violencia de género”, me ronda por los adentros la cuasi obsesión de réplica. Como descanso de la serie Antaño y hogaño, al fin decido iniciar acuerdos y desacuerdos con tal materia, delicada, difícil, que precisa valentía, claridad de ideas, buena información y dosis importantes de audacia, para acometer lo de la violencia de género, machista, o de diversas denominaciones que a mi modesto entender, no definen correctamente lo que estoy de acuerdo en anteponer “intolerable”.

Porque pueden ser origen de controversias las opiniones del autor, vaya por delante todo el respeto para quien discrepe, aunque la razón no estuviera de su parte.
Creo totalmente definidas en este mismo blog las diferencias entre sexo y género. Valgan, pues, las expresiones intolerable y violencia.

Salvo en el caso de guerra justa, que las ha habido, las hay, y si Dios no lo remedia las habrá, la violencia, digo, puede vencer, pero a veces (la mayoría), no convencer. Surge, pues, así, ésta y no pequeña duda: ¿puede ser en alguna ocasión necesaria la violencia? He dicho y reafirmo, que en casos de justicia, “sí”. Y nuevo interrogante: ¿puede ser en alguna ocasión necesaria la violencia de género? Por errónea expresión con claras intenciones segundas: ¡nunca! ¿Y violencia se sexos? : Según y cómo. No se me alarmen que especifico:

¿Pero qué me dice usted “hombre de Dios”, qué disparate es ése de “según y cómo”? ¿Acaso es justificable que hombre o mujer (diferentes en sexo, no en género) “zurre la badana” a quien es, sí, diferente en sexo? En estos términos el NO es tan absoluto y más que los anteriores. Pero…

¿Cómo se atreve usted, el mismo “hombre de Dios” a poner peros a lo que es claro como el agua clara? ¿No me dirá usted que está de acuerdo con el nefasto dicho en no pocos azulejos de antaño “que a la mujer y a la mula no hay palo mal dado”…? ¡Quítesustihombre! “que ni hablar del peluquín”; que eso es, por supuesto, intolerable. Me refiero a otro tipo diferente por completo como es el de “hacerse violencia”. Pues como no salga usted de este galimatías de palabras, es que ni idea por dónde van los tiros…. ¡Aguarden!

Si usted es diabético -por un suponer, oiga-, ¿acaso no le atrae el dulce o siente muchas veces un apetito voraz por alimentos prohibidos para su mal? No me responda, porque sin serlo, le puedo asegurar que sí. Y que para no caer en esa tentación que agravaría su mal, es preciso hacerse “violencia”. Violencia, pues, buena; o mejor: ¡Necesaria!

“Demos la vuelta a la tortilla”: supongamos que no siendo usted una “rara avis”, sino un ser absolutamente normal por naturaleza, sintiera suma atracción –la que todos normalmente nacemos con ella- , porque así está dispuesto por Quien nos hizo -e hizo, claro, bien- por el sexo diferente al suyo…¿No tendría que hacerse violencia para contener los impulsos hacia los que, por lo general o en exclusiva siente por las del sexo femenino, con el que todos (salvo muy rara excepción) hemos nacido? Supongamos que así dice y hace usted lo que, por normal, le pide el cuerpo. ¿No sería eso la ley de la selva donde entre animales impera la ley del más fuerte, puesto que actúan por el sólo instinto? Contra mi voluntad y en caso afirmativo, me vería obligado a definir esta incontinencia con el calificativo de “animales”.

Ahora no supongo; sencilla y lamentablemente constato: Si a ese instinto de atracción mutua y antropológica entre seres humanos de diferentes sexos, le añadimos la “sal y pimienta” de la provocación, ¿no es antropológico también que la mutua atracción se exacerbe? ¿No es violencia ése hacerse violencia por contener los impulsos sanos, e incluso buenos y ¡santos! cuando se sigue el camino reglamentario que para los cristianos es el matrimonio canónico, y para los que no lo sean el contrato matrimonial que establece en ambos la fidelidad “hasta que la muerte nos separe?”.

Vaya pues la primera consideración que, libre y “democráticamente”, me pete exponer: Si intolerable, sin atenuantes, es la brutal violencia de sexos, intolerable, pero con al menos atenuantes debiera de ser la violencia que, provocado según la constitución de cada ser humano tenga desde que nace; o le dicte la formación moral o ética recibida. Sin ningún miedo, pues, afirmo de intolerable la provocación “intersexos”. Intolerables por provocativas las vestimentas indecorosas e impropias para quienes aún no han arrinconado el pudor. Intolerables por provocativas las faltas de pudor en pasarelas con desfiles de modelos donde las más de las veces, ellas –sin excluir ellos, aunque de otro modo- “lucen” (es un decir) transparencias donde provocan e incitan a hacerse violencia, para contener tendencias por lo menos de “ver” o “mirar” (que no es lo mismo) lo que, antropológicamente hacia los en particular, o las en general de diferente sexo. Violencia más por lo que se entrevé, intuye, que por lo que se muestra… a medias.

Por antropológicamente normal, insisto, tales pasarelas hacen recordar tristemente los feriales de ganado, con perdón, donde se exhiben los mejores ejemplares como si de “modelos” se tratara. Permítanme pues que les diga que nunca el ser humano, varón o varona, cayó tan bajo en la provocación de mostrarse como objetos, o peor, animales de compra-venta, tanto mejor “cotizados” cuanta más violencia de esa especie provocan a los posibles compradores que por convicciones u otros motivos, “no quieren caer en ella”.

¡Que no, mis amigos y únicos probables lectores, que no disculpo la violencia de sexos, que debe ser castigada con el máximo rigor de las leyes vigentes! Digo solamente, que bien pudiera ser si no atenuante, sí pena compartida ésta forma de violencia por una real provocación que incita a la otra. Que digo, pues, que debiera ser si no intolerable, limitar al menos por incitar a lo máximo intolerable: la constante exhibición provocativa en el arte “séptimo”, en anuncios de detergentes, colonias, perfumes, deportes, vehículos, modelos, espectáculos, e incluso dibujos animados. No en vano y por ser evidente nos dijo el “santo de lo ordinario” referido a nuestros días: “¿Pureza? —preguntan. Y se sonríen. —Son los mismos que van al matrimonio con el cuerpo marchito y el alma desencantada. O también: “Hace falta una cruzada de virilidad y de pureza que contrarreste y anule la labor salvaje de quienes creen que el hombre es una bestia. Y esa cruzada es obra vuestra”. También pudiera venir al caso esta otra sentencia del mismo autor: “Aunque la carne se vista de seda... —Te diré, cuando te vea vacilar ante la tentación, que oculta su impureza con pretextos de arte, de ciencia..., ¡de caridad! Te diré, con palabras de un viejo refrán español: aunque la carne se vista de seda, carne se queda”.

Para finalizar este artículo, dice también el mismo autor santo: “Una ola sucia y podrida —roja y verde— se empeña en sumergir la tierra, escupiendo su puerca saliva sobre la Cruz del Redentor... Y Él quiere que de nuestras almas salga otra oleada —blanca y poderosa, como la diestra del Señor—, que anegue, con su pureza, la podredumbre de todo materialismo y neutralice la corrupción, que ha inundado el Orbe: a eso vienen —y a más— los hijos de Dios”.

Pues eso. Que “a buen entendedor (por mal que me haya expresado) …

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c1.staticflickr.com/5/4689/38526026475_f721fa34d8_o.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
El blog de Antonio Cabrera

El blog de Antonio Cabrera

¿Una nueva veleta verde?

Antonio Cabrera

El blog de Javier Orrico

El blog de Javier Orrico

El desánimo

Javier Orrico

Corrupción global

Corrupción global

2310 Repetición de 2309. Evaluación de los graves ataques del socialismo leninista a la libertd de expresion

Luis Llopis Herbas

Punto de vista

Punto de vista

Maduro no hace donativos para la lucha contra el cáncer

Vicente Torres

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Holy Mary, una coctelería de autor en el centro histórico de Madrid

Juan Luis Recio

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¿Saldremos de la zona confortable?

Ángel Sáez García

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Trump y los hispanos, Ternera con cáncer, Sacos de odio

Manuel Molares do Val

Esto es lo que hay

Esto es lo que hay

Uppsala, a cántaros

Miguel Ángel Violán

No más mentiras

No más mentiras

Los españoles y el Parlamento... "dicen que suyo"

Antonio García Fuentes

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Ideología de género. VIII. Diferencias corporales

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Desde el Atlántico

Desde el Atlántico

Dimisión de Horst Köhler: un inesperado y duro golpe al proceso de paz en el Sahara Occidental

Carlos Ruiz Miguel

Columna de humo

Columna de humo

Sois un excremento. Todos

Pedro de Hoyos

Pacos

Pacos

El Parasito y el Filántropo

Paco Sande

Hablando en plata

Hablando en plata

Pablo pone en su sitio a Amancio

Enrique Zubiaga

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

El dinero "maldito" de Amancio Ortega

Enrique Arias Vega

Libros

Libros

'Actitud emprendedora', de María Ángeles Chavarría

Vicente Torres

Juicio a la noticia

Juicio a la noticia

#OPINIÓN Columna Caiga Quién Caiga Por @angelmonagas: Nicolás el Tanos de Venezuela %u2013 Critica24.com

Angel Monagas

Israel, más allá de las noticias...

Israel, más allá de las noticias...

La carrera de Arabia Saudita hacia las armas nucleares (como era de esperar que ocurra)

Shimshon Zamir

Opinión

Opinión

¿Se atreverán con un nuevo fraude el 26-M? Dos hipótesis posibles.

Opinión

Sesión Golfa

Sesión Golfa

Doris Day: que se fue, se fue

Juan Carrasco de las Heras

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital