Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


El Rezongón. Gran cosa la amistad

Permalink 10.11.17 @ 07:22:24. Archivado en Artículos

Por Carlos de Bustamante

( Mis amigos. 1920 -1932. Lápiz, carboncillo y óleo sobre lienzo de Ignacio Zuloaga. 237 x 292) (*)

Si comienzo diciéndoles que “no hay amor más grande que el que da la vida por sus amigos”, con sólo esto tendría que poner punto final a este micro relato. Pero aun con estar con ello casi todo dicho, debo intentar añadir algo más de la vida ordinaria donde a lo mejor no es preciso llegar a semejantes extremos. Dado últimamente –como habrán observado- a poner por escrito numerosas confidencias, que por ello, dejan de serlo, añadiré alguna más; en la seguridad que no seré único en haberlas vivido.

Durante los años que dirigí una labranza familiar como mejor supe y “pude”, tuve un cachicán que menos pagar deudas, me lo hacía casi todo. El cachicán desde niño era ferviente militante del PCE. Sin embargo, de tal confianza y honradez, que gozó de todas mis simpatías y amistad entrañables. Bien sabia él cómo pensaba en lo que a preferencias de partido se refiere. Mejor: que militar de profesión en las distintas graduaciones que con el tiempo fui alcanzando, lo que de verdad me importaba era, y es, el mejor servicio a España. Sin compartir mis personales inclinaciones y con total respeto – que era mutuo- a no pertenecer a ningún partido político, norma que aun pudiendo sigo a rajatabla, puedo decir con verdad que éramos, cada uno en su puesto, amigos íntimos.

No, no tuvimos ocasión de dar la vida uno por otro; y sin embargo, jamás se resintió la verdadera amistad. Para mayor prueba de la importancia de este afecto mutuo, el cachicán era si no ateo, sin duda le importaban un rábano Dios los santos y toda práctica religiosa. Sin estar de acuerdo y una vez expuestas razonadamente mis creencias, y él las suyas, que eran nulas, hice, o lo intenté, lo que creo debido en casos de obcecación como el presente: encomendar que “viera” en algún momento de su vida.

Hasta el final en que recibió los Santos Sacramentos, la amistad, gran cosa ésta, siguió incólume. Y el recuerdo imborrable. ¿Discusiones moderadas o incluso fuertes?, con frecuencia. ¿Y qué…? Pues nada. El mutuo afecto de amigos, siempre estuvo muy por encima de ellas. Gran cosa ésta de la amistad.

Digo más: es posible que a lo largo de los no pocos años que el Señor nos viene concediendo, bien pudiera suceder que entre amigos, que lo sean de verdad, las diferencias sean iguales o mayores que las mentadas. ¿Y qué…? Pues nada. Se discute, se ponen sobre el tapete las diferencias y cuando la sinceridad es total, ¡no passsa nada! Con los amigos que no comulgan con mis ideas o yo con las suyas, sigo una norma que alguien muy sabio me enseñó referente a los hijos que pudieran haber perdido la fe o abandonado prácticas religiosas amoldándose al ambiente de nuestro tiempo: “más vale hablar a Dios de los hijos, que a los hijos de Dios”.

Lo que digo referente a los hijos, bien pudiera extrapolarse a los amigos; siempre y cuando se den en ellos las circunstancias dichas. Por si el consejo recibido y expuesto no convence, hay una receta de san Josemaría, difícilmente superable: “primero oración, luego mortificación y en tercer lugar, muy en tercer lugar, acción”.

Para que nadie se dé por aludido, les diré el porqué de este “rollo macabeo”: uno de mis parientes más allegados dejó progresivamente lo que es normal en un creyente y practicante. Le sucedió lo corriente en estos casos: “vivió primero de las rentas y luego de la trampa”. Como este pariente era como hermano y amigo íntimo, entendí con claridad que a pesar de mis miserias era preciso ayudarle. Lo entendí divinamente cuando, como un epitafio leí en un gran Libro: “El hermano ayudado por su hermano, es fuerte como una ciudad amurallada”. ¡Jó!, mano santa. Ahora es su amigo quien necesita que él lo ayude; porque creo que se han “vuelto las tornas”. Gran cosa la amistad.

Lo que digo referente a la práctica de las creencias olvidadas por no practicadas, puede ser válido para otras de carácter político, por ejemplo.

Por ser de la libérrima voluntad de cada cual, escorar hacia la diestra o siniestra; y siempre que alguno de estos escoramientos no sean ofensa a Dios, es deber del amigo o hermano prestar la ayuda que necesiten para que vuelvan al equilibrio estable sin riesgos. Deber que sería grave si fuera grave la ofensa a Dios. Y como “a buen entendedor, con pocas palabras basta”, de sobra sabe el lector por dónde van los tiros. Y que conste, claro, que no prendo aconsejar; yo… ¡digo nada más!

Permítanme, sin embargo, que añada algo más. Suponiendo ya su permiso, he de referirme a los amigos que por ser ambos cristianos, tuvieran las diferencias normales en toda persona que, por serlo, es humana. Con pocas luces para la inventiva, copio otra sentencia del santo de lo ordinario anteriormente citado: “Hemos de conducirnos de tal manera, que los demás puedan decir, al vernos: éste es cristiano, porque no odia, porque sabe comprender, porque no es fanático, porque está por encima de los instintos, porque es sacrificado, porque manifiesta sentimientos de paz, porque ama”. ¿Lo ven? : Gran cosa la amistad. ¿A que sí?

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c1.staticflickr.com/5/4447/37813095071_cf6411e26e_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

La cigüeña sobre el campanario

Francisco Margallo

No más mentiras

No más mentiras

Libertad... ¿Para qué? ... La libertad es una carga

Antonio García Fuentes

El blog de Antonio Piñero

El blog de Antonio Piñero

NOTA PARA LOS RESIDENTES EN MADRID

Antonio Piñero

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Retorno a Segovia

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Creyentes y responsables

Creyentes y responsables

Balance de 70 años de la Declaración Universal de los DDHH

Alejandro Córdoba

Faustino Vilabrille

Faustino Vilabrille

Gritar y gritar otra vez: la tragedia del Yemen. La Iglesia y los Derechos Humanos

Faustino Vilabrille Linares

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Comunidad intercongregacional de Islandia, cuando la misión está por encima del carisma

Luis Miguel Modino

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

¡Alégrate!

Jose Gallardo Alberni

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Cordero de Dios. Puntos de meditación 11- 2-18

Josemari Lorenzo Amelibia

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¿Don Pedro? ¡Todo un poliedro!

Ángel Sáez García

Opinión

Opinión

El seudohumano Torra quiere muertos como en Eslovenia y Sánchez no reacciona.

Opinión

Juicio a la noticia

Juicio a la noticia

Venezuela, La Abstención no fue la culpable Caiga Quién Caiga por @Angelmonagas

Angel Monagas

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Obispo de Apatzingán, México, asaltado a punta de pistola

Guillermo Gazanini Espinoza

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

11.12.18. La Cruz de los Derechos Humanos

Xabier Pikaza Ibarrondo

Columna de humo

Columna de humo

Y huyendo de Franco inventaron Vox

Pedro de Hoyos

Entre unidad, caridad y verdad

Entre unidad, caridad y verdad

Domingo de «Gaudete»

Pedro Langa

Totalitarismo y terrorismo islámico

Totalitarismo y terrorismo islámico

Carta de un judío a sus hermanos cristianos por Eduard Yitzhak. GEES

Doctor Shelanu

El blog de José Arregi

El blog de José Arregi

De la culpa a la responsabilidad

José Arregi

Buenas noticias

Buenas noticias

¿Qué podemos hacer?

José Antonio Pagola

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

II Martes de Adviento

Angel Moreno

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital