Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Enero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


El Rezongón. La Santa Cruz: símbolo Franquista

Permalink 28.09.17 @ 07:23:37. Archivado en Artículos

Por Carlos de Bustamante

( Crucero en la Maragatería leonesa) (*)

Aunque no demasiado, la noticia sí la divulgaron algunos medios. Uno de ellos decía en Internet: “Cuatro personas han resultado heridas en el municipio vizcaíno de Larrabetzu durante las labores de derribo de una cruz Franquista de piedra que coronaba el monte Gaztelumendi, según ha informado el Departamento vasco de Seguridad a Europa Press. Y se debieron quedar, digo, tan “oreados”.

Pudiera ser que los que dicen esto no hayan visto “el Astete” ni por el forro; pero los que sí lo leímos y estudiamos en la “oprobiosa” época Franquista recordamos muy bien las preguntas y respuestas. Decía una de ellas: “¿Cuál es la señal del cristiano?” R: “la señal del cristiano es la Santa Cruz”.

Aunque se me atropellan los comentarios por el hecho, intentaré guardar cierto orden. Sin excesivo cabreo (con perdón) pero ciertamente indignado, se me viene primero a la memoria una de las muchas fábulas –ésta de Samaniego- que leí en cantidad de niño y adolescente: En casa de un cerrajero/ entró la Serpiente un día/, y la insensata mordía/ en una Lima de acero. Díjole la Lima: «El mal/, necia, será para ti; /¿cómo has de hacer mella en mí/, si hago polvos el metal?». Quien pretende sin razón/ al más fuerte derribar/ no consigue sino dar/ coces contra el aguijón. Pues eso.

Luego, y en vista de lo sucedido, me preguntaba perplejo: ¿Es que fue Franco en vez del rey Don Pelayo el que inició la Reconquista…? Porque los de las montañas asturianas, llevaban en el pecho sobre su armadura esta señal del cristiano… Pero no; éstos no han sido los del Islam. Fue una orden del sr. Alcalde de Larrabetzu el que dispuso el derribo de la Santa Cruz, erigida en el monte Gaztelumendi como recuerdo de los cristianos caídos en ese lugar. Y digámoslo claramente una vez más: en la “guerra justa” con quienes odiaban a muerte los más elementales principios de nuestra fe cristiana.

Acto al que propuso la asistencia masiva, para contemplar el espectáculo. No diré que se produjo el milagro de herir en el derribo de la Cruz a cuatro de los presentes, no; como tampoco que ninguno de los vencedores muertos en combate lo hicieran en nombre de Dios. Sí digo no obstante que aquí, o en otros lugares donde se levantaron cruces, muchos murieron con el grito de ¡Viva Cristo Rey! Ustedes no lo recordarán; pero este viejo Rezongón sí. Cuando mi padre venía del frente con el uniforme sucio y deteriorado, recuerdo cómo mi madre sacaba del bolsillo superior de la sahariana el llamado “Detente”: pequeña imagen del Sagrado Corazón de Jesús a quien se encomendaba y pedía protección en lo más crudo de las situaciones del combate. Por el contrario, he visto – y ustedes seguro que también- imágenes reales de cómo los milicianos marxistas, normalmente por engaño y orden de los superiores procomunistas soviéticos, fusilaban la estatua en el Cerro de los Ángeles del mismo que otros imploraban protección y amparo. Diferente ¿verdad? ¿Cruz, pues, franquista…?

Fue en otra guerra, como las demás, terribles. La columna legionaria del entonces Comandante Franco, acudía a reconquistar Annual donde se había dado la horrorosa matanza -y posterior profanación dantesca- de los vilmente asesinados de los bravos que creyeron en las falsas promesas de los partidarios seguidores de Ab´del Krim. La batería que mandaba mi padre, apoyaba a los que acudían a la reconquista. En los altos obligados, mi padre y Franco pernoctaban ambos en la misma tienda de campaña. Sobre las cajas de munición artillera, escribían cartas a sus respectivas novias; las que luego serían sus esposas. Con frecuencia recibían las visita del Páter, que bien celebraba allí la Santa Misa de campaña, bien confesaba a ambos y les distribuía la Sagrada Comunión que libremente solicitaban, o recibían la bendición con la señal de la Cruz (¿franquista?) sobre ellos y demás personal presente antes de entrar en combate.

Son verdades escuchadas e imborrables de quien se lo dice. ¡Qué Cruz franquista ni qué cuentos chinos…! (iba a decir lo de los niños que en absoluto viene a cuento ni lo entiendo).Cristianos de una pieza que acostumbramos a honrar así a nuestros difuntos lo sean o no en acción de guerra. ¿A qué viene si no es por odio la propuesta de quitar los crucifijos de los colegios y escuelas…? ¿Acaso no les parecen –con perdón- “los mismos perros con diferentes collares…?”Así que ya saben, el Rezongón ¡dice nada más! Dice y añade, que les hay como “faltos”, pero sin cómo. Y como no quiero marcar objetivos, me resta sólo añadir que si su intención es derribar todas las cruces que hay en España puestas por nuestros ancestros, tantas hay y en tantos lugres que, necesitados de iconoclastas, van a tener que “meter obreros”… como dicen y hacen nuestras gentes del campo por necesidades extras.

Aunque con una miaja de picardía, les cuento el porqué del anterior entrecomillado: Sacaban patatas una cuadrilla de castellanos (obreros rurales) en la Dehesa, claro, de Peñalba. Los chascarrillos, dichos y hechos se sucedían con excelente humor mientras trabajaban duro. El apodado Meagorras, se explayaba comentando que estaba de un humor de perros, porque “por más que lo intentaba” no tenía hijos. Ya en ambiente picaruelo y guasón, decía: “Amusque, una y otra vez he ido al curandero que me llevó “mu bien de cuartos”, y que si quieres arroz catalina. Que no, que no y que no…

-Será, le dijo Cagaris, porque no tiés lo que tiés que tener… Y siguió a la suyo.

-¡Anda tontoanda, le respondió Meagorras, ofendido en lo más íntimo y serio: ¡Quién lo va a decir hombre! Pos mia que tú, con esos muslos que tiés de gurriato, no sé a qué ton tiras esas boberías… ¡ni que tú fueras un simental, no te…fastidia!, queres hasta la risión del pueblo…!

-¡Callarsos, jeringar!, Terció Peduco antes de que la cosa fuera a mayores. Si no pué ser por lo que nada tesimporta, Cagaris, ¡¡mete obreros Meagorras y tó solucionau! Vamos, digo ó… El retortijón de risa que le dio a Cagaris fue de los que hacen época. Menos al interfecto, claro, que de un solo golpe de azadón sacó “mu bien” de patatas de las entrañas de la tierra.


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Cristianismo en construcción

Cristianismo en construcción

Futuro de la iglesia chilena

Jorge Costadoat

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Geremias Steinmetz: “Las CEBs buscan la organización comunitaria, la transformación social”.

Luis Miguel Modino

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

LOS SIETE SABIOS

Asoc. Humanismo sin Credos

Entre unidad, caridad y verdad

Entre unidad, caridad y verdad

Enseñaba con autoridad

Pedro Langa

Creyentes y responsables

Creyentes y responsables

A donde vas Europa

Alejandro Córdoba

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Obispos. Enfermedades curiales

Josemari Lorenzo Amelibia

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

III Domingo TO

Angel Moreno

No más mentiras

No más mentiras

REFERÉNDUMS EN ESPAÑA CON FRANCO Y DESPUÉS: “LO DE CATALUÑA”

Antonio García Fuentes

Atrévete a orar

Atrévete a orar

Domingo 4º TO B 2ª lect. (28.01.2018): celibato opcional para obispos y presbíteros

Rufo González Pérez

El blog de Antonio Piñero

El blog de Antonio Piñero

La riqueza, la caída de Roma y la construcción del cristianismo en Occidente (350-550) (I) (960)

Antonio Piñero

Voz del Sur

Voz del Sur

Renuncian fiscales anticorrupción

Julio Frank Salgado

Entrelíneas

Entrelíneas

Frankenstein, terror en el laboratorio

José de Segovia Barrón

Buenas noticias

Buenas noticias

Curador

José Antonio Pagola

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Virtudes públicas en J. Ortega y Gasset

Francisco Margallo

Un país a la deriva

Un país a la deriva

El pájaro sale de su jaula de oro.

Vicente A. C. M.

Mi vocación

Mi vocación

“Dadles vosotros mismos de comer”

Sor Gemma Morató

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Los lunes, revista de prensa y red

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Para una bella torre

Jose Gallardo Alberni

Hermosillo

Hermosillo

Record de violencia y feminicidios en México

Efrén Mayorga

Fe y vida

Fe y vida

Francisco en Perú: “Unidos en la esperanza”

Consuelo Vélez

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital