Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Septiembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Día de la madre (I)

Permalink 13.07.17 @ 07:20:28. Archivado en Artículos

Por Carlos de Bustamante

( Mi madre. Acuarela de Jose Ato Saorin en Hispacuarela de Facebook) (*)

Sea o no, día comercial, todos los días son días de la madre. Del padre y de la madre y día de la familia. Ciertamente la familia de hoy está, por lo general, en crisis. Digo en general, porque, pese a los esfuerzos ¿diabólicos? en destruirla, son también multitud de familias las que permanecen fieles “hasta que la muerte nos separe”.

¿Por qué, pues, en general y no en particular…? Podría por experiencia de 60 años de feliz (aunque con luces y sombras) y fecundo matrimonio, darles una receta, o si quieren “mi receta”. No creo, sin embargo pormenorizar opiniones personales, que son eso: personales. Pero sí digo que, en general, la crisis existente lo es, pero del verdadero amor. Y como amor es caridad, aparco mi experiencia y les dejo la lectura que elegimos el lejano día de nuestra boda: ofició la ceremonia en la iglesia de San Miguel - vallisoletana parroquia donde fuimos durante años “los novios del barrio”- el íntimo amigo y mejor sacerdote don José Velicia. El que fuera cofundador y primer comisario de “las Edades del hombre”:

“Aspirad a los carismas mejores. Sin embargo, todavía os voy a mostrar un camino más excelente. Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo caridad, sería como el bronce que resuena o un golpear de platillos. Y aunque tuviera el don de profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, y aunque tuviera tanta fe como para trasladar montañas, si no tengo caridad, no sería nada. Y aunque repartiera todos mis bienes, y entregara mi cuerpo para dejarme quemar, si no tengo caridad, de nada me aprovecharía.

La caridad es paciente, la caridad es amable; no es envidiosa, no obra con soberbia, no se jacta, no es ambiciosa, no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal, no se alegra por la injusticia, se complace en la verdad; todo lo aguanta, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

La caridad nunca acaba. Las profecías desaparecerán, las lenguas cesarán, la ciencia quedará anulada. Porque ahora nuestro conocimiento es imperfecto, e imperfecta nuestra profecía. Pero cuando venga lo perfecto, desaparecerá lo imperfecto. Cuando yo era niño, hablaba como niño, sentía como niño, razonaba como niño. Cuando he llegado a ser hombre, me he desprendido de las cosas de niño. Porque ahora vemos como en un espejo, borrosamente; entonces veremos cara a cara. Ahora conozco de modo imperfecto, entonces conoceré como soy conocido. Ahora permanecen la fe, la esperanza, la caridad: las tres virtudes. Pero de ellas la más grande es la caridad”.

Por si el texto no fuera de claridad meridiana de por sí, añado lo que escuché de la voz de quien es digno de crédito total:

“El himno a la caridad es una de las más bellas páginas de San Pablo; todo él va encaminado a cantar la excelencia del amor, y lo hace desde tres aspectos: superioridad y necesidad absoluta de este don; características y manifestaciones concretas; permanencia eterna de la caridad.

La caridad es un don tan excelente, que sin ella los demás pierden su razón de ser. Para mayor claridad San Pablo menciona los que parecen más extraordinarios: el don de lenguas, la ciencia, los actos heroicos; sin embargo, por encima de estos dones está el amor efectivo y eficaz: «Nuestro amor no se confunde con una postura sentimental, tampoco con la simple camaradería, ni con el poco claro afán de ayudar a los otros para demostrarnos a nosotros mismos que somos superiores. Es convivir con el prójimo, venerar —insisto— la imagen de Dios que hay en cada hombre, pro¬curando que también él la contemple, para que sepa dirigirse a Cristo» (S. Josemaría Escrivá, Amigos de Dios, n. 230).

En la enumeración de las cualidades de la caridad, las más importantes son la paciencia y la benignidad, que en la Biblia se atribuyen a Dios: «El amor es paciente, porque lleva con ecuanimidad los males que le infligen. Es benigno porque devuelve bienes por males. No es envidioso porque como no apetece nada en este mundo, no sabe lo que es envidiar las prosperidades terrenas. No obra con soberbia, porque anhela con ansiedad el premio de la retribución interior y no se exalta por los bienes exteriores. No se jacta, porque sólo se dilata por el amor de Dios y del prójimo e ignora cuanto se aparta de la rectitud. No es ambicioso, porque, mientras con todo ardor anda solícito de sus propios asuntos internos, no sale fuera de sí para desear los bienes ajenos. No busca lo suyo, porque desprecia, como ajenas, cuantas cosas posee transitoriamente aquí abajo, ya que no reconoce como propio más que lo permanente. No se irrita, y, aunque las injurias vengan a provocarle, no se deja conmover por la venganza, ya que por pesados que sean los trabajos de aquí espera, para después, premios mayores. No toma en cuenta el mal, porque ha afincado su pensamiento en el amor de la pureza, y mientras que ha arrancado de raíz todo odio, es incapaz de alimentar en su corazón ninguna aversión. No se alegra por la injusticia, ya que no alimenta hacia todos sino afecto y no disfruta con la ruina de sus adversarios. Se complace con la verdad, porque amando a los demás como a sí mismo, cuanto encuentra de bueno en ellos le agrada como si se tratara de un aumento de su propio provecho».

La caridad es mayor que todos los demás dones de Dios, pues cada uno de ellos nos es concedido para que alcancemos la perfección y la bienaventuranza definitiva; la caridad, en cambio, es la misma bienaventuranza.

Por si lo escrito no fuera suficientemente claro, aunque me salga de fecha, y si Dios es servido, espero que salga a la luz un día de la madre (II), donde lo dicho se hizo realidad viva. Es decir, la que viví de quien hubo de hacer las veces de padre y madre. Es una confidencia entre amigos, como les supongo que ustedes lo son, por “solo hecho” de haber tenido la santa paciencia de seguir estos mis artículos escritos con tan machacona insistencia que, con toda propiedad, algunos -muchos- autotitulé “el Rezongón.

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c1.staticflickr.com/5/4250/34584248464_48d0fd2b1e_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Encuentros con la Palabra

Encuentros con la Palabra

“Vayan también ustedes a mi viñedo”

Hermann Rodríguez Osorio, S.J.

Pedro Miguel Lamet

Pedro Miguel Lamet

Meditación del Doncel

Pedro Miguel Lamet

Creyentes y responsables

Creyentes y responsables

El papel de las mujeres dentro del yihadismo

Alejandro Córdoba

Columna de humo

Columna de humo

No podemos obligarles a ser españoles

Pedro de Hoyos

Religión Digital

Religión Digital

Testigo de la justicia y del amor de Dios

Religión Digital

Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

Y la que se formó en Salamina..!

Chris Gonzalez -Mora

Punto de vista

Punto de vista

La estúpida muerte de un Testigo de Jehová

Vicente Torres

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Auchan Retail España presenta La Vida Azul

Juan Luis Recio

Otro mundo es posible

Otro mundo es posible

Meditaciones 17

Miguel Ángel Mesa Bouzas

En clave de África

En clave de África

Una merecida victoria para una mujer excepcional

JC Rodríguez, A Eisman

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Salvar el barco España

Manuel Molares do Val

Hermosillo

Hermosillo

Terremoto, temblor en México; la segunda noche

Efrén Mayorga

Corrupción global

Corrupción global

2026 El terremoto sufrido ayer por los hermanos mexicanos es menos grave que su nivel de pobreza.

Luis Llopis Herbas

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Los jóvenes de Arran marran

Ángel Sáez García

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

¿PROGRESISTA? CONSERVADOR

Josemari Lorenzo Amelibia

La Marea de Pérez Henares

La Marea de Pérez Henares

Solo la Ley

Antonio Pérez Henares

No más mentiras

No más mentiras

Más sobre las perniciosas autonomías

Antonio García Fuentes

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

EL HOMBRE ES UN SER ESPIRITUAL

Francisco Baena Calvo

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

“¡No nos olviden!”, la devastación en la diócesis de Cuernavaca

Guillermo Gazanini Espinoza

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Golpe de Estado en marcha (16)

Vicente A. C. M.

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital