Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Junio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


El Rezongón. Progreso y robots. Achicorias

Permalink 17.05.17 @ 07:23:49. Archivado en Artículos

Por Carlos de Bustamante

( Camino entre sembrados. Acuarela de José María Arévalo) (*)

Antes de comenzar con el artículo que “pudiera” ser el último de esta miniserie, he de decirles que el Rezongón tanto en éste como en los anteriores, no pretende aconsejar sobre las bondades o perjuicios del progreso; yo… digo nada más. Para más y mejor constancia veremos qué dice el Rezongón en sus “Conclusiones”. Las que, probablemente sean a ustedes a los que, dicho lo escrito, deje tan difícil cuestión, de la que tengo dudas más que razonables. Como alguno de nuestros lectores pudieran ser, como el Rezongón, más viejos que la tos, habrán vivido los “años del hambre”, penuria o escasez de la posguerra, esto de la achicoria no les sonará a chino… Era un curioso sustitutivo del café.

Sin embargo, lo que alguien tal vez ignore, es que este cultivo ya lo tenían los romanos; no, naturalmente como café, pero sí como yerbas “amargas” para ensaladas con propiedades, además, medicinales. En nuestros días, no se me asombren porque es verdad que también la tomamos en las ensaladas de ¡endivias! Tampoco me extrañaría que las yerbas amargas de las cenas pascuales de los judíos fueran también brotes de achicoria. Los que de trozos o pequeñas raíces que permanecen en la tierra tras el cultivo y extracción de la raíz, brotan en primavera. Si se desentierran los brotes, blancos como la nieve bajo tierra, son endivias exquisitas con un agradable y ligero sabor amargo. Medicinales, diuréticos y antioxidantes…

Brotes éstos, buenísimos, que, más de campo que las amapolas, este Rezongón pero no homeópata, extrajo cantidad en aquellas primaveras de los años cuarenta. Años en que, junto a la malta o cebada tostada, tomé más de un café (¿) almibarado con azúcar morena (nada que ver con las famosas gitanas) y el extracto de la madre de las endivias.

Porque es raíz muy poco exigente en cuanto a la calidad del suelo, desde tiempos muy remotos se han cultivado en los terrenos arenosos y sencillos de las “tierras de pinares” y en algunos también ligeros del valle del Duero.

Y porque las ciencias adelantan que es una barbaridad y la homeopatía se puso de moda, el Rezongón-agricultor, hizo sus pinitos en semejante cultivo que tuvo momentos - ¡ay, muy breves!- de apogeo con la achicoria soluble, como los cafés, descafeinados o no.

Comenzamos, pues, por la “prehistoria moderna”: dicen que la mostaza es la más pequeña de todas las semillas; y digo yo, que tal vez… con el permiso de las de achicoria. Primera y gran dificultad para la siembra: el ingenio de los herreros hizo lo que pudo para un artilugio de sembradora. Un pequeño cajón de chapa y sencillos engranajes que depositaban en la bota que “rascaba” ligeramente la tierra dejando en ella un pequeño chorrillo –nunca tan pequeño como el labrador hubiera deseado- de la diminuta semilla. Someramente enterrada, en primavera afloraban dos hojas (dicotiledóneas) tan diminutas como “la madre que las parió”. Pero ¡ay!, en cantidad tal y tan juntas que entresacar varias (muchas) para dejar sólo una, aunque por menos exigentes a menor intervalo que sus “primas” las remolachas era labor tercermundista y por demás inhumana. Raíz, sí, poco exigente, pero no tanto como para que estas tierras pobres en nutrientes, pudieran criar todo el cordoncillo de miles de plántulas diminutas. Primera y necesaria labor: “marcar” con la binadera intervalos sin achicorias, para más y mejor desarrollo de las restantes, que aún así sobraban y era preciso entresacar.
¡Una a una con la pinza de los dedos índice y pulgar de las mujeres y chicos de las numerosas cuadrillas!

La estampa de un hombrachón castellano tirando de la sembradora como burro de noria era curiosa sí, pero mejor que no se repita. ¿Solución…? Naturalmente el progreso: el que, como tantos otros, nos los “trajon” de la lejana Normandía “de la France”. Como parienta pobre de la ricachona remolacha, también se imponía el progreso para semilla y máquina sembradora “fusilada” de la máquina para la semilla de la raíz azucarada: sembradora, pues, de precisión y cintas giratorias en ella con pequeños orificios por donde pasaban las minúsculas semillas; pero éstas pildoradas y monogermen, claro. Las que caían vertidas por las botas (no menos de seis) a distancia exacta de 5-8 cts., según la calidad de la tierra.

La cara de asombro en las cuadrillas, contrastaba con los ojos tristes de un futuro incierto por verse, una vez más, desplazados por el imparable progreso. Si bien es verdad que para recubrir con una fina película cada semilla a modo de píldora redonda y menos diminuta para facilitar el paso por la cinta de la ingeniosa sembradora precisaban las fábricas si no todo el personal sobrante del campo, al menos una parte. Amén del personal que se llevaba la industria para producir tales artilugios, y los muchos que, ya citados para otros cultivos o menesteres agrícolas, hicieron generar fábricas e industrias florecientes.

Mozos y mozas, normalmente cualificados, que bien emigraban a la capital, bien se ausentaban cada día del pueblo, utilizado entonces sólo como dormitorio. Personal que sin utilizar el “coche de san Fernando”, precisaban de vehículo para el diario transporte. Tan desoladora como inevitable la estampa de quienes héroes anónimos de tiempos heroicos, dejaron la reciedumbre y el vigor en labores tan ingratas como las mentadas. Envejecidos, ellos y ellas “antes de conantes” veían el trajín de sus renuevos entre el sombro y la nostalgia. Compañeros antes en “cortes” similares, lo eran “áhura” sentados a la puerta de la casa que los vio nacer y que ellos se resistían a abandonar.

-¡Ande vamos a ir nosotros áhura con estos alamares que se ha mangau la juventud díahura, que quisió si no darán en tontos… -le decía Nicolás “el Croner” a su vecino y compañero de fatigas, Leocadio “el tío Pichón”.

-¡A vei se creen que en la capital siatan los perros con longaniza,- que pa mí son una miaja inorantes! – remataba éste mientras acariciaba la bota, compañera en mil batallas de cuando bajaban a Peñalba con la ración del exquisito tinto o clarete de estos pagos.

Con pequeños garfios, el diminutivo de los picos para sacar las remolachas… (continuará en el próximo si Dios es servido).

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c1.staticflickr.com/3/2925/33990444281_b0e1e23d1a_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Mausoleo de Franco

Manuel Molares do Val

Jesús Arameo

Jesús Arameo

Lo que se le ordena en arameo le obliga a resucitar

Vicente Haya

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

Moral (XXII). ¿Tiene sentido hablar de “moral prehumana” en las sociedades de chimpancés? (II)

Asoc. Humanismo sin Credos

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

CUANDO NOS RONDA EL ALZHEIMER

Josemari Lorenzo Amelibia

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

El Mito de la Globalización Neoliberal

Francisco Margallo

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

Dios es Fuego: La fiesta de San Juan

Xabier Pikaza Ibarrondo

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Antaño y hogaño (VI). 19. Período de la juventud

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Imágenes de la buena noticia

Imágenes de la buena noticia

Ángel músico

Maximino Cerezo Barredo

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Bach, trío BWV 655

Jose Gallardo Alberni

Pedro Miguel Lamet

Pedro Miguel Lamet

Lucidez cósmica

Pedro Miguel Lamet

Teselas

Teselas

Taltavulll, no ceja en su empeño inmobiliario en Mallorca.

Alejandro Fernández Barrajón

Blog del Padre Fortea

Blog del Padre Fortea

El papa Francisco, san Francisco, Trento, Vaticano II, Ottaviani, Von Balthasar

Padre Fortea

El blog de Antonio Cabrera

El blog de Antonio Cabrera

El enfermo mental no tiene un Aquarius que le salve

Antonio Cabrera

Diario de un cura de pueblo

Diario de un cura de pueblo

Congreso indígena

César Luis Caro

Transversal

Transversal

Merkel en el filo de la navaja y el tonto útil Sánchez

Pilar Aizpún Bobadilla

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Unos juegos peligrosos.

Vicente A. C. M.

Acción-formación social y ética

Acción-formación social y ética

Síndrome de la manada, patologías sociales y revolución psico-cultural

Agustín Ortega

Punto de vista

Punto de vista

Abuchean a Torra

Vicente Torres

Tierra liberada

Tierra liberada

Justicia sin ensañamiento

Koldo Aldai

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

¿Cómo cuidar la alimentación de los niños en verano? 3/4

Juan Luis Recio

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital