Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Junio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Memoria familiar. 6. San Torcuato 4

Permalink 16.05.17 @ 07:20:21. Archivado en Artículos

Por José María Arévalo

( En 1945, yo con chichonera en brazos de María, y con mi madre, la abuela Antonia y mi primo Pablito) (*)

Nací en Zamora, en San Torcuato 4, y allí pasé mi infancia y adolescencia hasta los 16 años en que me fui a estudiar a la Universidad de Salamanca. “San Torcuato cuatro” es de esas expresiones que no se olvidan, como aquel número de teléfono, 2044, qué gran novedad cuando nos lo instalaron en casa. Solo comparable a la nevera de serpentín, la primera nevera que conocí, que daba un agua fresquísima, y aunque no era eléctrica permitía mantener frescos los alimentos perecederos, que hasta entonces ocupaban un estante en la despensa, un cuartucho oscuro que teníamos junto a la cocina. Todos los días llegaba, para esa nevera, una barra de hielo que nos traía un mozo en un carrito tirado por un burro, y nos la subía hasta el segundo piso de San Torcuato 4, al hombro, sobre un trozo de arpillera que evitaba se le resbalase.

De San Torcuato 4, en vista desde el mirador donde hacíamos media vida los niños, ahora les contaré, hacia arriba, hacia la iglesia de San Torcuato, fue el primer óleo que pinté justo antes de irme a la Universidad, animado por Luis Moneo, el padre de mi mejor amigo, Toñín, que irá en lugar importante de esta memoria familiar, y que tenía una droguería en la plaza a la vuelta de la esquina –la esquina la ocupaba el Bazar J, también saldrá aquí, seguro- que me regaló un lienzo que él mismo había montado sobre bastidor, con listones de las cajas que tenía amontonadas en la trastienda de la droguería. Sobre estas cajas a veces se sentaba apretando todo el cuerpo sobre su trasero, con ayuda de las manos en pinza sobre la tapadera, porque las almorranas que padecía le mataban de dolor.

Manolo de Frutos, el farmacéutico de Toro del que les conté varias anécdotas en la memoria anterior, preparó en los cincuenta una pomada que resolvió su problema y el de mi padre, que también padecía de almorranas. Todavía a principios de los sesenta no se había comercializado ningún producto para las almorranas, lo sé porque yo tuve que usar con 16 años aquella de Manolo de Frutos que conservaba mi padre como oro en paño, después de dos veranos viajando en bicicleta, con Toñín Moneo, muchos kilómetros, primero por el norte y después por la Costa Azul, ya les contaré. Parece que aquellos silletines de bici las favorecían. Efectivamente, Luis Moneo había sido muy aficionado a la bici de joven, incluso había competido varias veces, así que además de introducirme en el mundo de la pintura, nos contagió a su hijo y a mí la afición a la bici. A Toñín, en cambio, no le salieron almorranas.

( 1945. Junto al Duero, con mis padres) (*)

Pero volvamos a aquel San Torcuato 4 de mi infancia, a la cocina donde se instaló la nevera de serpentín, y en la que hacíamos los niños media vida, preparando comiditas en el horno de la llamada cocina económica, de carbón, y metiendo el dedo en el cueceleches que se enfriaba en la ventana para sacar la nata y llevárnosla directamente a la boca. Me encantaban aquellos desayunos en tazón con leche en que migábamos pan y hacíamos rebosar con la segunda capa de nata que había salido por la noche, y un montón de azúcar encima, toda la que cabía, y que por azucarada sabía mejor que la tomada con el dedo en la media mañana anterior.

( 1947, en el mirador de casa con mi madre y la abuela) (*)

Una afición de nuestra niñez era asomarnos al patio, por la ventana de la cocina o del comedor –que hacía también de sala de estar para los de la casa, la de invitados daba al mirador de San Torcuato- sobre todo en verano. Cuando empezaba el calor, Froilán, el portero de la casa, que además tenía una zapatería en el portal, llenaba el patio de herradas abarrotadas de ancas de rana que salía a pescar todos los días y que una vez peladas, blanquísimas, colocaba en los cubos. Un espectáculo para los niños, que veíamos cómo las reponía todas porque tenían mucha aceptación. A nosotros nos encantaba verlas y sobre todo comerlas, a todos menos a mi madre, a la que le tocaba cocinarlas, rebozándolas, con repugnancia. Un día a la semana, durante todo el verano, nos ponía como segundo plato las ancas de rana, se lo agradecíamos mucho. Era mi madre, como todas las madres, muy sacrificada, siempre se servía lo que menos nos gustaba a los demás. Lo de las ancas de rana ya era para nota. Ahora es raro encontrar en algún bar esta exquisitez; y otras como los sesos, que también nos hacía de vez en cuando, también rebozados y seguro que aguantando la repugnancia que le daban.

( En 1949 con mi padre, Rosina y Mariasun) (*)

Memoria de mi niñez que da para varios capítulos más, como no podía ser menos, y que no tiene otro interés que el de los usos y costumbres que ya no se dan, al cabo de setenta años.

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c1.staticflickr.com/3/2935/34075358876_fb2b9ca1e4_b.jpg
http://c1.staticflickr.com/3/2924/33273658834_d59a73c9b0_b.jpg
http://c1.staticflickr.com/3/2861/34116098065_4af6f8ae9c_o.jpg
http://c1.staticflickr.com/3/2890/33273658754_6c7dfa927d_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Mausoleo de Franco

Manuel Molares do Val

Jesús Arameo

Jesús Arameo

Lo que se le ordena en arameo le obliga a resucitar

Vicente Haya

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

Moral (XXII). ¿Tiene sentido hablar de “moral prehumana” en las sociedades de chimpancés? (II)

Asoc. Humanismo sin Credos

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

CUANDO NOS RONDA EL ALZHEIMER

Josemari Lorenzo Amelibia

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

El Mito de la Globalización Neoliberal

Francisco Margallo

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

Dios es Fuego: La fiesta de San Juan

Xabier Pikaza Ibarrondo

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Antaño y hogaño (VI). 19. Período de la juventud

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Imágenes de la buena noticia

Imágenes de la buena noticia

Ángel músico

Maximino Cerezo Barredo

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Bach, trío BWV 655

Jose Gallardo Alberni

Pedro Miguel Lamet

Pedro Miguel Lamet

Lucidez cósmica

Pedro Miguel Lamet

Teselas

Teselas

Taltavulll, no ceja en su empeño inmobiliario en Mallorca.

Alejandro Fernández Barrajón

Blog del Padre Fortea

Blog del Padre Fortea

El papa Francisco, san Francisco, Trento, Vaticano II, Ottaviani, Von Balthasar

Padre Fortea

El blog de Antonio Cabrera

El blog de Antonio Cabrera

El enfermo mental no tiene un Aquarius que le salve

Antonio Cabrera

Diario de un cura de pueblo

Diario de un cura de pueblo

Congreso indígena

César Luis Caro

Transversal

Transversal

Merkel en el filo de la navaja y el tonto útil Sánchez

Pilar Aizpún Bobadilla

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Unos juegos peligrosos.

Vicente A. C. M.

Acción-formación social y ética

Acción-formación social y ética

Síndrome de la manada, patologías sociales y revolución psico-cultural

Agustín Ortega

Punto de vista

Punto de vista

Abuchean a Torra

Vicente Torres

Tierra liberada

Tierra liberada

Justicia sin ensañamiento

Koldo Aldai

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

¿Cómo cuidar la alimentación de los niños en verano? 3/4

Juan Luis Recio

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital