Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Robots y progreso. Más sobre las remolachas

Permalink 13.05.17 @ 07:27:32. Archivado en Artículos

Por Carlos de Bustamante

( Hacia Renedo. Acuarela de José María Arévalo) (*)

Hemos dejado con anterioridad a las numerosas cuadrillas de ambos sexos, con el “espinazo” doblado por las ocho o más horas del personal encorvado en el penoso trabajo. Porque penoso hasta decir basta, es entresacar las diminutas plantas sobrantes de las semillas multigermen sembradas a chorrillo ininterrumpido por la sembradora de cinco o seis “botas” empleadas para el “cerial”. Terminado el trabajo, los ojos cansinos de cada componente –dorso doblado y manos como garfios por la binadera empleada todo el santo día- del ejército empleado para este menester, pueden ahora contemplar el campo que, con la apariencia de desnudo, apenas si destacan en él las pequeñas hojas que pronto y tras las bendiciones del agua, cubrirán la tierra de verde intenso y gruesas raíces en el interior de la madre tierra propias de esta familia de las Quenopodiáceas. (¡Toma nombre!).

Como no podía ser tanta falta de humanidad dañina para los trabajadores y además cada día era cuasi imposible reunir tanta mano de obra, la ciencia vino en auxilio para resolver el problema: de “quisió ande” nos “vinon” la solución en forma de otro robot impresionante. No caían las semillas a chorrillo por las nuevas sembradoras “de precisión”. No, porque de las antiguallas de las semillas multigermen, las nuevas apropiadas para el nuevo robot, no tenían ni la apariencia. Semillas “pildoradas” ¡y monogermen! Pero ¡aguarden, que todavía más: precisión quería y quiere decir, que ¡de chorrillo , ¡nada!

Por un sencillo artilugio en forma de “bujero” en una cinta rotatoria, caía una sola píldora ¡a la distancia requerida para el perfecto desarrollo posterior de cada planta! Ni entresaque, ni cuadrillas… Un solo hombre con el tractor que remolcaba la sembradora de precisión bastaba y sobraba para realizar el trabajo –perfecto- de no menos de un centenar de personas ¡y jornales! Qué remedio, pues, si no adquirir el nuevo robot. Como nadie nos regalaba nada, y el precio era elevado, les puedo decir que más que ahorro iba “lo comido por lo servido”.

Con el poderoso reclamo del mejor precio pagado por las azucareras por las remolachas de reserva, “el cuajo del labrador progresista se llenó antes que el ojo”. Si escaseaba mano de obra para el ahora innecesario –que no antes- entresaque, quién arrancar de la tierra, tantas veces helada por los rigores del clima castellano en puro “ivierno” la raíz desesperadamente agarrada a la tierra que le dio vida… ¿ Quién manejar los picos de doble punta para horquillar y apalancar hasta extraer las raíces como cántaros…? ¿Quién escular hojas y coronas con un tajazo del hocino como hicieron durante años las cuadrillas de mujeres, para dejarlas limpias de lo que es inservible para extraer azúcar? Y nos “trajon”, claro, la solución y otro importante endeudamiento. ¡Cosechadora de remolachas! Máquina prodigiosa entonces y ahora que esculaba, extraía la raíz, cargaba en una tolva y de ella al remolque o camión para el transporte a la fábrica. Como imagino que eso de escular a los profanos en la material les sonará raro y fea esta expresión. Se lo digo enseguida completo: extraída la raíz por “los hombres” mediante el pico de doble punta antes referido, la tomaban –tantas veces helada- con las manos las mujeres que venían detrás. Apoyada en la rodilla, tan helada como las manos y raíz, con un golpe del pequeño hocino, cansado de segar mieses en tiempos pasados, quedaba descoronada y lista para la carga y transporte a la fábrica. Descoronar o escular, les aseguro que fue labor penosa donde las haya.

Suma y sigue la sustitución de mano de obra; y suma y siguen las trampas en el banco y los agobios al vencimiento de las letras de cambio. Suma y sigue la aparición de nuevos y más eficaces robots, para abaratar el producto final y hacerlo competitivo en el mercado mundial.

Si el progreso lo inició el tractor, para mover tantos y tan humanizadores robots, el tractor dio paso a “los tractores”… Más potentes cada vez y… cada vez más caros. Parejo al progreso uniformemente acelerado, uniforme o desordenadamente, igual volaban lo caudales y tomaban tierra… ¡las trampas!

Pero ¡aguarden!, que queda aún la bomba final (¿) para este cultivo: por mor de que las fábricas azucareras también se robotizaron aumentando el ritmo de la producción del dulce producto, fue preciso enviar con mayor urgencia la materia prima. Sin personal que emigró a las grandes industrias de maquinaria u otros robots domésticos o de entretenimiento u ocio, que requerían jornales superiores a los del campo, las prodigiosas cosechadoras robots para un solo surco, fue preciso sustituirlas por otras que hacían labor similar con dos. También -¡bendito sea Dios!- insuficientes. Y apareció, cómo no, el prodigio: cosechadora que esculaba (descoronaba) ¡seis surcos a la vez! Y cargada a tope la enorme tolva, del mismo robot ¡autopropulsado!, la vertía solita al camión que esperaba la salida a un ritmo endiablado.

Si mis improbables lectores son duchos en matemáticas, no les será difícil llevar el suma y sigue de la sustitución de mano de obra por los sofisticados robots del impresionante y rápido progreso, sin solución de continuidad. Y si fueran expertos en ciencias económicas tampoco les resultará complicado calcular “grosso modo” las penurias del labrador. Nobles gentes del campo, que endulzando España, humanizaron las labores más penosas a costa de sus propias estrecheces.

Sin ser del todo exhaustivo con todos los cultivos robotizados, pasaré, si Dios es servido, al “penúltimo…” de esta serie. El que, sin la importancia de los citados, quien lo vivió, no puede pasar por alto. Será el colofón de la vida de un labrador, que finalizó con él su andadura en el progreso y en el trabajo cuasi desenfrenado en él (campo) y en ella (vida como labrador). Nos vemos…

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://c1.staticflickr.com/3/2883/34120545005_3615e6c818_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Blog de Jairo del Agua

Blog de Jairo del Agua

¡No adoréis a nadie, a nadie más que a Él! - (Solo para laicos no clericales)

Jairo del Agua

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Los lunes, revista de prensa y red

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

Una tabla de pobrezas. Nueve tipos principales.

Xabier Pikaza Ibarrondo

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Música etrusca

Jose Gallardo Alberni

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

Mentiras, redes sociales y desinformación

Enrique Arias Vega

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Vida oculta de Jesús. Puntos de meditación 20-11-17

Josemari Lorenzo Amelibia

Hermosillo

Hermosillo

Ellas quieren que las violen o maten, según expertas

Efrén Mayorga

Poemas

Poemas

Inventado de nuevo en invisible asistencia.

José Pómez

Un grano de mostaza

Un grano de mostaza

Veranear en la acera

Dolores Aleixandre

Punto de vista

Punto de vista

El fiscal Maza y los invertebrados

Vicente Torres

Blog del Padre Fortea

Blog del Padre Fortea

Pequeños momentos de felicidad

Padre Fortea

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Tsarevna, el té navideño de edición limitada de Kusmi Tea

Juan Luis Recio

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Funcionarios de lujo

Guillermo Gazanini Espinoza

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

CEBs de la Amazonia, presencia evangelizadora en las periferias del mundo y de la Iglesia

Luis Miguel Modino

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Denuncia y sal del infierno

Ángel Sáez García

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

España iba bien

Manuel Molares do Val

Sesión Golfa

Sesión Golfa

Feliz día de mu muerte: déjà vu

Juan Carrasco de las Heras

Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

El fiscal general del Estado, ha muerto. El mundo enfermo de la carbonera, disfruta y se enrosca.

Chris Gonzalez -Mora

Jesús Arameo

Jesús Arameo

Tras la resurrección Jesus dice a sus discípulos...

Vicente Haya

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

Camino hacia el fanatismo / 2

Asoc. Humanismo sin Credos

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital