Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Marzo 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Salpicón de incongruencias

Permalink 28.01.17 @ 07:24:23. Archivado en Artículos

Por Javier Pardo de Santayana

( Viñeta de Miki y Duarte en Diario de Sevilla el pasado día 13) (*)

Escribo impresionado por algunos acontecimientos mediáticos que nos ofrecen un factor común. De todos ellos se ha venido hablando hasta la saciedad en estas últimas semanas: noticiarios, artículos y reportajes, por no decir tertulias y debates radiofónicos o televisivos, los han recogido inundado las ondas y el papel impreso con análisis y comentarios que nos los hacen contemplar en todas sus facetas. Cientos de minutos de programa fueron, en efecto, dedicados a pormenorizar los efectos y las causas de esos hechos para conocimiento de la “ciudadanía”: cada uno de ellos sería literalmente desguazado para que lectores, radioescuchas y televidentes conocieran la realidad de lo acontecido en su contexto político, económico y social.

Y, sin embargo, una vez más, ante mi asombro, en esta inmensa y esforzada búsqueda de información que se presenta como contribución al esclarecimiento y comprensión de lo que sucede a nuestro alrededor, se produce la omisión de datos clave que pasaron desapercibidos para los informantes, tertulianos y comentaristas, y por tanto para los oyentes o videntes.

Este es el caso de las discusiones en torno a un terrible accidente aéreo que hace casi catorce años causó la muerte de un contingente militar que regresaba a España tras una misión en Afganistán. Como supongo que mi improbable lector estará al día del suceso, le ahorro una explicación prolija sobre lo que se ha venido denunciando como la demostración de una escasa empatía hacia las víctimas por parte del mundo político. Pero lo que yo quiero poner sobre la mesa es que, entre tantos dimes y diretes como se han escuchado con este motivo, nadie llegó a citar la verdadera clave del problema. Dejando aparte consideraciones como la de que las líneas en las que acostumbramos viajar los españoles no suelen prestarse a volar en regiones donde hay tiros; y aunque se diera por sentado que nuestros soldados podrían haber volado con otra compañía más segura; incluso si pensamos que, pese a estar homologada por la Alianza Atlántica, la empresa elegida no reunía condiciones aceptables; si, sobre todo, llegásemos a mostrarnos convencidos de que hubo que recurrir a la solución más económica, llegaríamos al convencimiento de que la tragedia podría haberse evitado simplemente recurriendo a un presupuesto más holgado. Con lo cual la conclusión que verdaderamente deberían alcanzar nuestros políticos, tertulianos y comentaristas, sería, más que echar toda la culpa al Gobierno y a los organizadores del viaje, exigir al Parlamento y a sus indignadas señorías que en vez de rebajar sistemáticamente el presupuesto de defensa, sacaran a nuestra nación del ominoso penúltimo puesto europeo en lo que concierne a porcentaje, lo que como es sabido nos sitúa tan sólo delante del humilde Luxemburgo.

Otro asunto candente se refiere a las discusiones sobre el muro que el nuevo presidente norteamericano pretende costear mediante la aportación de sus vecinos mejicanos. En este caso no me referiré al rechazo de nuestros tertulianos y políticos a tan curiosa iniciativa - por otra parte puesta ya inicialmente en práctica, según dicen, por su predecesor - sino a la escasa por no decir nula mención a lo desmesurado de la empresa: más de 3.800 kilómetros de construcción tan sólo interrumpida por determinados pasos fronterizos; una especie de muralla china que cerraría el paso a las corrientes migratorias. Obra además de una eficacia incierta si tenemos en cuenta nuestra propia experiencia con las verjas que en Ceuta y Melilla pretenden encauzar la entrada en nuestro territorio hacia una puerta debidamente controlada, ya que el obstáculo se ve con frecuencia superado pese a la altura y la dificultad de la alambrada. Pues bien, en los análisis y comentarios que al respecto se hicieron, tan sólo oí una leve y fugaz referencia a estos excesos a cargo de un curtido diplomático. Así que, por lo que pudo verse, nadie excepto él se planteaba lo asombroso de una iniciativa como ésta.

Para terminar, ahí está el caso de la niña utilizada por sus padres para amasar una fortuna, repugnante suceso que fue seguido con el mayor detalle por los medios y que ha pasado sin que apenas nadie tomara en cuenta el hecho de que su progenitor ya estuvo condenado por estafa. Vamos, que todo el mundo le atendió y hasta se emocionó con sus palabras y sus lágrimas cuando ya se conocía su curriculum, por otra parte imposible de ocultar. ¿Cómo es posible que aquel ex presidiario consiguiera arrastrar a tanta gente importante y conocida cuando el tinglado era tan falso y tan endeble? Pero aún es más: ahora se discute sobre determinadas fotografías eróticas en las que la pobre niña aparece, y entre ellas, de una que muestra a los propios padres en plenos escarceos amorosos. Sobre esto hablarían unos y otros aventurando si la niña estaba o no dormida, cuando para mí lo más significativo es que los propios padres se dedicaran a fotografiar tales escenas, pues éstas no se nos muestran espontáneamente sino que necesitan un autor. Y hacerlo digo yo que en todo caso no debiera ser considerado como práctica normal y saludable.

En fin, todo esto viene a darme la impresión de que, ganados por la confusión reinante o quizá desorientados por tantas y tantas incongruencias como aquellas a las que me acabo de referir en este artículo, nos enredamos en lo irrelevante y lo superfluo mientras dejamos pasar sin consideración determinados detalles esenciales que, al no encajar en un discurso lógico, contribuyen poderosamente a nuestro desconcierto. Claro que entre ellas las hay que conducen a la desorientación moral, ya que a las incongruencias relatadas podríamos añadir bastantes otras en que determinados personajes conocidos - algunos incluso en puestos de gobierno - hacen ostentación de su carencia de principios, y, sin embargo, en vez de ser relegados al desprecio, son aplaudidos como “ejemplo a seguir por la ciudadanía”. Pero esto es tema quizá para otro artículo.

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
https://c1.staticflickr.com/1/580/31633568403_ac525c3fce_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Corrupción global

Corrupción global

2260 Falsas acusaciones de las mafias fácticas sobre los daños causados por usar Sensores Digitales Inteligentes SDI. Propuesta de solución a UGT.

Luis Llopis Herbas

El blog de Javier Orrico

El blog de Javier Orrico

Los nuevos centralismos autonómicos: la infamia de Camarillas

Javier Orrico

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¿Que Vox puede ganar las elecciones?

Ángel Sáez García

Punto de vista

Punto de vista

Juana Rivas, sola

Vicente Torres

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Llega a triBall la 4ª edición de las Jornadas Gastronómicas de la Croqueta

Juan Luis Recio

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Los militares y los fachas de Vox

Manuel Molares do Val

Esto es lo que hay

Esto es lo que hay

Doble despiste

Miguel Ángel Violán

Un país a la deriva

Un país a la deriva

La JEC denuncia a Torra por desobediencia.

Vicente A. C. M.

Juicio a la noticia

Juicio a la noticia

ASÍ AMANECE VENEZUELA Escuche los titulares de hoy #22Mar Por @Angelmonagas

Angel Monagas

No más mentiras

No más mentiras

CATALUÑA Y SUS REBELDES

Antonio García Fuentes

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Padres

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Hermosillo

Hermosillo

Por cambios en células de defensa, diabéticos pierden inmunidad.

Efrén Mayorga

E-Learning

E-Learning

33 países procedencia de los visitantes de EXPOELEARNING 2019

José Lozano Galera

Opinión

Opinión

Una ideología totalitaria contra los hombres: feminismo de género (II)

Opinión

Columna de humo

Columna de humo

Unas pistolas para Vox

Pedro de Hoyos

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

Política sin políticos

Enrique Arias Vega

Totalitarismo y terrorismo islámico

Totalitarismo y terrorismo islámico

No es cierto que "el terrorismo no tiene religión" por Eduard Yitzhak. GEES

Doctor Shelanu

Israel, más allá de las noticias...

Israel, más allá de las noticias...

El Estado Palestino 'separado'- Gaza por aqui...Ramallah por alla..

Shimshon Zamir

El Acento

El Acento

BLATTARIA, novela de Antonio Florido, a la gran pantalla

Antonio Florido Lozano

Sesión Golfa

Sesión Golfa

Capitana Marvel: femimarvel

Juan Carrasco de las Heras

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital