Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Abril 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930     
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


El Rezongón. Rastrojos

Permalink 17.01.17 @ 07:25:54. Archivado en Artículos

Por Carlos de Bustamante

( Finca La Legua, Cigales. Acuarela de José María Arévalo) (*)

Un sábado inolvidable. Al fin dejé la ciudad. Sólo por unas horas; pero suficientes para, saliendo de las cuatro paredes y el fárrago ciudadano, respirar a pleno pulmón y tomar oxígeno hasta que la escapada se repita. Ruta del vino clarete con denominación de origen Cigales. Con los majuelos espléndidos de “La Legua”, finca y bodega del gran amigo y eminente neuro-psiquiatra Emeterio Fernández Marcos, dejamos atrás la gorra de polución que cubre la capital en que, “pueblo por pueblo y villa por villa, Valladolid es Castilla”.

A intervalos del verdor insultante de los majuelos, el oro de los rastrojos luce como el metal precioso previo paso por el crisol; como el sol del verano que tras caer a plomo sobre lo que aún hace pocos días fueran mieses color limón, las convirtió en doradas. Las que, onduladas por la brisa que acarició con suavidad de susurro cuasi femenino la “terrible estepa castellana”, convirtió en oro puro las que no ha mucho eran sólo espigas bien granadas de trigo. El que, tras la molienda –flor de harina-, nos proporcionarán pan bueno. Pan de Valladolid. El mejor pan.

Y en los rastrojos, el cordón, muy largo, de la “chasconera” de paja que vomitó la cosechadora por la boca llamada infierno en la beldadora. Aquí, en siega y trilla ininterrumpidas con la máquina poderosa. Cordón o chasconera que, por el volumen, son indicios seguros de una cosecha formidable. Tales eran las ansias de campo en el Rezongón que con la velocidad del medio de transporte que nos llevaba, hacía imposible asimilar tanta belleza de lo ordinario, vivido, ¡ay!, en tiempos pasados.
Sin embargo, el campo otrora alegre y bullicioso de segadores, muleros, agosteros y espigadoras, ahora está triste. Ya no hay acarreo, ni gavillas, ni haces, ni aun el ajetreo del personal en las tierras, que no menguaba los sábados, o incluso los domingos con el permiso de la autoridad eclesiástica competente. El progreso que nos humanizó el trabajo, se nos llevó a cambio la alegría.

Una vez más surge espontánea la pregunta: ¿no es entonces un bien el progreso…? La que meditada, da una respuesta que aún no creo del todo convincente. Porque la adecuada, por certera, no puede estar sólo en un simple “sí” o “no”. Habrá, digo, que elevar el listón de lo opinable.

El mandato recibido por el hombre desde el inicio de los tiempos fue de “trabajar y custodiar” la tierra. En la medida, pues, en que lo cumpla, o facilite cumplirlo, será o no bienvenido el progreso. Porque si esta forma de trabajo, impidiera custodiarla o se la perjudicase, el progreso no sería bueno. Si por el contrario la hiciese más hermosa, bella y habitable, bienvenido sea. Porque, sigo en lo opinable, -que no es tan simple como parece-, la verdadera alegría, no creo que esté en el bullicio bullanguero, sino en la más profunda de trabajo y custodia. Mejor, digo, cuanto más humano. Y mejor aún, si de esta forma obedecemos más y mejor el mandato recibido.

Era muy joven cuando pleno de fuerza y facultades, hice labores de agostero con los agosteros; cargador de carros de mieses como uno más entre los obreros; mulero con los muleros que trillaban en círculos repetidos una y mil veces hasta triturar la parva. Y como uno más entre ellos celebré en las “Mañas” con bailes en las eras al compás del almirez y música de la charambita el fin de los trabajos con las mieses en el campo y en las eras. Pero también como ellos –no nos engañemos- supe de lo poco romántico que es caer rendido por el cansancio, en el lecho muy duro del empedrado por donde trillos, “pares” y soles como fuego dejaron hechos unos zorros a los que, con esfuerzo cuasi infrahumano se dejaron la juventud y hasta la salud a veces en este trabajo artesano.

Quehacer demoledor del que, pese a la natural añoranza, no es menos cierto que hizo estragos en quienes, racionales, los ejecutaron. Por el bienestar de ellos y como ya cantara el juglar el “Bienvenido Mayo”, bienvenido el progreso, cantiga singular.

En el pueblo –Cigales- por el contrario la afluencia de labradores endomingados era extraordinaria. En la Misa Mayor primero y en los bares luego, donde se trasladó la alegría del personal otrora en el campo. Nuevos tiempos. Nuevas costumbres. Y, al parecer, afluencia masiva de forasteros. Visto lo visto hoy: bienvenido el progreso. Con la salvedad de que al Rezongón le sea permitida la añoranza.

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
https://c1.staticflickr.com/1/538/31737722972_1a5675e583_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:
En lo que vale -y vale mucho- te agradezco el comentario; sin embargo, me sigue atormentando el "problema". Tanto, como que estoy inmerso en una nueva serie que titulo: Progreso y robots. Un lío. Sea empresario, sea obrero, que fui ambas cosas, el quid de la cuestión está en mirar sobre todo posible argumento en la dignidad de la persona. La que, por serlo, ya es humana. El cómo compaginar dignidad, remuneración suficiente tanto para quien trabaja como obrero o el que, empresario ha de retribuirlo con un salario justo, en ello está el problema. Espero que algún iluminado y especialista en este problema social, y moral me/nos saque del atolladero. Planteado, espero que pronto y Dios mediante, nuestros lectores puedan opinar con más y mejores sugerencias que la de éste sólo Rezongón. Y gracias, mi querido amigo.
Enlace permanente Comentario por carlos de Bustamante Alonso 17.01.17 @ 10:52
Magnífica descripción de nuestro campo y bonito planteamiento del problema del progreso, y muy positivo. Me encanta ese castellano que usas, Carlos, medo antiguo y medio nuevo, una gozada.
Enlace permanente Comentario por José María Arévalo Riera [Blogger] 17.01.17 @ 08:59

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

El Pacto 2016: baturaleza, viñedo, clima y elaboración se dan la mano

Juan Luis Recio

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

El suicidio de Alan García

Enrique Arias Vega

No más mentiras

No más mentiras

Reflexiones de "un nada"... y III

Antonio García Fuentes

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

La escuela de imaginería de Medina de Rioseco. I

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Es difícil decir quién más nos daña

Ángel Sáez García

Punto de vista

Punto de vista

Los países catalanes no existen

Vicente Torres

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Chapuza francesa

Manuel Molares do Val

Un país a la deriva

Un país a la deriva

La JEC se desacredita vetando a VOX.

Vicente A. C. M.

Corrupción global

Corrupción global

2275 Las tres prioridades: acabar con el Hambre Extrema en el mundo, promover un uso masivo de Sensores Digitales SD y potenciar la tecnología 5G que optimice las prestaciones de la Banda Ancha BA

Luis Llopis Herbas

La hora de la verdad

La hora de la verdad

Unamuno no lloraría ante el incendio de Notre Dame

Miguel Ángel Malavia

Totalitarismo y terrorismo islámico

Totalitarismo y terrorismo islámico

ANTES SE INCENDIABAN LOS COCHES EN LAS BANLIEUES FRANCESAS, AHORA SE INCENDIAN ""FORTUITAMENTE"" LAS IGLESIAS

Doctor Shelanu

Columna de humo

Columna de humo

El incendio de París, las cenizas de Europa

Pedro de Hoyos

Israel, más allá de las noticias...

Israel, más allá de las noticias...

Egipto-Israel: de "Paz entre Gobiernos y Ejercitos" a "Paz entre los Pueblos"

Shimshon Zamir

El blog de Javier Orrico

El blog de Javier Orrico

La portavoza

Javier Orrico

Opinión

Opinión

Los jesuitas y Colau unidos contra VOX

Opinión

Sesión Golfa

Sesión Golfa

Nosotros: la ley del más fuerte

Juan Carrasco de las Heras

El Acento

El Acento

"Buscamos las acequias" por Miguel Montoya

Antonio Florido Lozano

E-Learning

E-Learning

EXPOELEARNING 2019 en fotos

José Lozano Galera

Esto es lo que hay

Esto es lo que hay

Ojalá que llueva cacao

Miguel Ángel Violán

Pacos

Pacos

Despreciar la historia es hoy lo más Cool…

Paco Sande

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital