Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Abril 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930     
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Una vez más, la bola de nieve

Permalink 29.11.16 @ 07:20:57. Archivado en Artículos

Por Javier Pardo de Santayana

( Viñeta de Miki y Duarte en Diario de Sevilla el pasado día 23 de noviembre) (*)

La muerte de una senadora que fue alcaldesa de una importante ciudad española durante la friolera de veinticuatro años ha conmocionado a la opinión pública española. Recordemos que su permanencia en aquel cargo respondía a la voluntad de los administrados que la elevaron a ese puesto votándola mayoritariamente. Y lo hicieron, según parece demostrado, porque tenía una personalidad arrolladora que les hacía sentirse cerca de ella. Impresiona la cantidad de veces que esta señora se sometió al veredicto de las urnas, y en cada una tuvo que poner en juego su prestigio, su capacidad y su talante. El resultado de tan largo periodo de gobierno fue la transformación de la ciudad de sus amores, que ella sabría situar entre las grandes ciudades del Mediterráneo en lo que atañe a la prosperidad, a los atractivos para su visita, y al buen funcionamiento de los servicios ofrecidos.

La conmoción a la que me he referido en el comienzo del artículo se debe a que nuestra senadora murió de un fulminante ataque al corazón a poco de declarar en un juzgado acerca de un supuesto delito de blanqueo en un contexto de persecución mediática. De esta mujer soltera, que vivió siempre de alquiler y que veraneaba en casa de su hermana, destacaba su pasión por el trabajo y una palabra directa y entusiasta. Permanecer nada menos que veinticuatro años expuesta a la crítica de sus conciudadanos la permitió demostrar su buen hacer cumplidamente y establecer una sintonía con la gente que raramente se produce en la medida que ella pudo conseguirlo. Pero al final, en un contexto de obsesión cainita, alguien la acusó de haber entregado la bien poco llamativa cantidad de mil euros para una campaña del partido - sí, mil euros, que no me he equivocado - una cantidad que luego, siempre según la acusación, se la habría devuelto en forma de dos billetes de quinientos.

El resultado fue que se la montaría la bola de nieve de todos conocida que la perseguiría hasta la muerte. Y ésta llegó con un ataque al corazón precedido de un angustioso ataque de ansiedad. Así se iría al garete el prestigio ganado en veinticuatro años de entrega y de identificación con sus administrados. Para ella se pararían los relojes, y eso que los analistas ya pronosticaban la pronta y más que probable exoneración de la inculpada pese a la circunstancia de tener enfrente a un juez que en su día colaboró con un gobierno adverso (recuerden lo de que según él las togas tenían que mancharse de barro algunas veces).

Ahora, o sea después de la tragedia, se agolpan como siempre los lamentaciones y los “mea culpa”. Pero algunos aducirán que no es seguro que las causa del deceso fueran la gran desilusión y aquel agobio insoportable, o que probablemente la ex-alcaldesa padecería algún problema cardiólogico. O que lo cortés no quita lo valiente: que la lucha contra la corrupción justifica cualquier cosa. También seguro que se enredarán en encendidos dimes y diretes para salvar las propias responsabilidades. Pero conviene no engañarse: de lo que de verdad se trata es de una nueva aplicación de un conocido truco que funciona muy bien para la destrucción del adversario en un ambiente de encono político. La creación de una “bola de nieve” bien alimentada por algunos medios y algunos tontos útiles. Se subraya un nombre al que se relaciona con un acontecimiento ingrato, sea éste una tragedia o un hecho especialmente repulsivo, y se repite luego relacionándolo con él hasta la náusea con objeto de provocar el rechazo de una “ciudadanía” previamente infantilizada por una serie de tabúes fruto natural de una educación debidamente macerada por la llamada “corrección política”. Se insiste en un nombre, una palabra o una frase y se repite sin recato cuanto parezca necesario para que su mención despierte una casi irracional reacción de rechazo. Es lo que se conoce como “condena de pantalla”.

O sea que no se trata de algo nuevo. En efecto, me permito enumerar algunos casos conocidos: el primero fue la innoble acusación al gobierno por la marea negra del “Prestige”. Hasta acuñaron un lema publicitario: el del famoso “nunca mais”. Con el tiempo la justicia pondría las cosas en su sitio, pero como seguramente esperarían los promotores del evento, esto ya llegaría demasiado tarde. Y no pasaría demasiado tiempo para que viéramos un segundo caso: se montó con motivo del atentado terrorista del 11 de Marzo de 2014, aprovechado arteramente para provocar un cambio de gobierno. Incluso se le tildaría a éste de “asesino” aun a sabiendas de que la falsedad del mote era evidente. Fue por entonces cuando, a partir del impulso dado a un nuevo enfrentamiento entre los españoles con la aplicación de la tortuosa ley de “la memoria histórica”, se fomentaría un ambiente marcado por el odio y salpicado por deplorables sucesos que se utilizarían como marca de fábrica por algunos partidos revanchistas.

Algo parecido fue lo que culminó con el fallecimiento de la senadora y ex-alcaldesa a la que me vengo refiriendo. Aquella entusiasta mujer que se identificó con sus administrados y vivió su vida austeramente para hacer de su ciudad, como ahora se dice vulgarmente, un “referente” en el Mediterráneo, acabaría con su nombre utilizado como sinónimo de corrupción. Ahí es nada. Por aquello del “que no puedan decir nada de nosotros”, hasta sus propios compañeros de partido se lavarían las manos a la manera de Pilatos, y sus astutos adversarios, con la esencial ayuda de un par de cadenas de la televisión privada, aprovecharían la ocasión para explotar la maniobra. Todo esto siendo la senadora simplemente interrogada y con la casi total seguridad de resultar absuelta.

Fíjense ustedes a que extremos llegarían el odio y la injusticia: oigo en la radio que al enterarse de esta muerte uno de los niños de una escuela rompió en exclamaciones de alegría. Pero podemos decir que de tal palo tal astilla, pues un notable grupo de parlamentarios le daría ejemplo no asistiendo al minuto de silencio de sus señorías.

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
https://c2.staticflickr.com/6/5793/30440646453_36585753cd_b.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:
Seguramente después de escrito el artículo -impecable, como todos los que acostumbra nuestro autor foramontano-, nos llega la noticia de que el mismo día del fallecimiento de la Sra.Barberá -q. e. p. d.- recibió una carta (que no fue la primera, ni la única) con amenaza de muerte. En ella se le daba de plazo para el cumplimiento hasta el siguiente día uno del mes. ¿Qué persona no vive así con la continua desazón de el más despiadado de los linchamientos? ¿Qué persona humana, puede evitar la continua zozobra y el estado perenne de ansiedad? Rita, no murió simplemente; A Rita Barberá la mataron. Me pregunto y pregunto: ¿cuándo se juzgará a los culpables...?
Enlace permanente Comentario por carlos de Bustamante Alonso 29.11.16 @ 10:38

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Nace Trepat Rosat 2018, un gran vino rosado de alta montaña de la bodega Cara Nord

Juan Luis Recio

Corrupción global

Corrupción global

2279 Loa diversos Sensores Digitales SD van a cambiar a fondo: salud, vida, educación, alimentos, empleo, salario, localización de activos, gestión de la empresa...en suma Igualdad y Justicia Social global.

Luis Llopis Herbas

Sesión Golfa

Sesión Golfa

¡Shazam!: Big

Juan Carrasco de las Heras

El blog de Antonio Cabrera

El blog de Antonio Cabrera

Un grandísimo hijo de puta

Antonio Cabrera

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Una lección de empatía

Ángel Sáez García

Un país a la deriva

Un país a la deriva

El PAIS echa una mano a Pedro Sánchez

Vicente A. C. M.

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

La escuela de imaginería de Medina de Rioseco. II

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Punto de vista

Punto de vista

Sánchez ya no debería engañar a nadie

Vicente Torres

Opinión

Opinión

Cayetana muy bien en el debate televisivo. Por el mejor desarrollo y frente a muy graves amenazas

Opinión

Esto es lo que hay

Esto es lo que hay

Las matrioshkas de Bassat

Miguel Ángel Violán

Hermosillo

Hermosillo

'memo' de AMLO vulnera derechos de niñas, niños y adolescentes.

Efrén Mayorga

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

El suicidio de Alan García

Enrique Arias Vega

No más mentiras

No más mentiras

Reflexiones de "un nada"... y III

Antonio García Fuentes

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Chapuza francesa

Manuel Molares do Val

La hora de la verdad

La hora de la verdad

Unamuno no lloraría ante el incendio de Notre Dame

Miguel Ángel Malavia

Totalitarismo y terrorismo islámico

Totalitarismo y terrorismo islámico

ANTES SE INCENDIABAN LOS COCHES EN LAS BANLIEUES FRANCESAS, AHORA SE INCENDIAN ""FORTUITAMENTE"" LAS IGLESIAS

Doctor Shelanu

Columna de humo

Columna de humo

El incendio de París, las cenizas de Europa

Pedro de Hoyos

Israel, más allá de las noticias...

Israel, más allá de las noticias...

Egipto-Israel: de "Paz entre Gobiernos y Ejercitos" a "Paz entre los Pueblos"

Shimshon Zamir

El blog de Javier Orrico

El blog de Javier Orrico

La portavoza

Javier Orrico

El Acento

El Acento

"Buscamos las acequias" por Miguel Montoya

Antonio Florido Lozano

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital