Editado por

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Abril 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930     
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Sophie Scholl contra Hitler, de José R. Ayllón

Permalink 12.11.16 @ 07:26:17. Archivado en Artículos

Por José María Arévalo

( Portada del libro “Sophie Scholl contra Hitler”) (*)

Quienes sufren una tragedia o se enfrentan a una situación límite pueden dejarse aplastar o, por el contrario, pueden aprovechar la adversidad para dar lo mejor de sí mismos. Esa oportunidad la tuvieron varios estudiantes de la Universidad de Múnich, comprometidos en el boicot al régimen nazi. Su grupo clandestino se llamó la Rosa Blanca. Y es el nudo argumental del libro “Sophie Scholl” contra Hitler, de José R. Ayllón, Ediciones Palabra, septiembre 2016, del que incluimos la reseña.

Sophie Scholl era la única chica. Tenía 21 años cuando fue detenida, juzgada y ejecutada. Desde entonces, las películas y libros sobre su figura, igual que su nombre en plazas, calles y centros escolares, atestiguan su rotunda victoria. Hay personas que con su vida mejoran el mundo, y este libro habla de unas pocas. La adolescencia y juventud de los cinco hermanos Scholl transcurrió en Ulm, con Hitler en el poder, en un ambiente de entusiasmo popular y apoyo masivo al nuevo líder. Sus padres, Robert y Magdalene, cristianos evangélicos, fueron siempre muy críticos con el nazismo, pero no consiguieron impedir que sus hijos ingresaran en las Juventudes Hitlerianas.

Hans, el mayor de los varones, amaba el entrenamiento físico, la vida en tienda de campaña y el manejo de armas. Cuando Sophie se afilió, se tomó muy en serio la invitación de Hitler a endurecer el cuerpo, y en pleno invierno iba al colegio en bicicleta, sin medias ni abrigo, sin guantes ni gorro.

El desencanto no tardó en llegar. En un congreso anual del partido Nacionalsocialista, Hans encontró un ambiente sofocante de vulgaridad y descontrol sexual, muy diferente al deporte, la instrucción y la amistad que reinaban en los campamentos de Ulm. Sophie, por su parte, advirtió pronto la hostilidad de sus superioras hacia el cristianismo, y la sistemática intoxicación de las cabezas juveniles con el militarismo, el racismo y la obediencia ciega a las autoridades.

Los Scholl pertenecían a una burguesía cultural muy propia de Alemania. En casa nunca sobró el dinero, pero los cinco hermanos y sus amigos salían al extranjero en vacaciones, solían esquiar, frecuentaban restaurantes italianos, tenían teléfono en casa, usaban coches de alquiler y podían estudiar en la Universidad. Su amplio grupo era conocido en Ulm como la “Alianza Scholl”. A veces hablaban y debatían durante toda la noche. Su fuerte inquietud intelectual se alimentaba de clásicos antiguos y modernos, en su mayoría alemanes y franceses. Conocían a Platón y a San Agustín, leían los Pensamientos de Pascal, los versos de Rilke y Heine, los ensayos de Maritain y Bloy, las novelas de Bernanos, Stefan Zweig, Thomas Mann, Franz Werfel… Todos autores y libros prohibidos, por los que se podía ir a la cárcel. Les encantaba el swing y otros bailes americanos, muy populares en la Alemania de los años 30, calificados por Hitler como “bailes degenerados” y “para negros”. Una tarde, un amigo de Hans se puso a bailar y cantar jazz. Era cadete de la Academia Militar y se llamaba Fritz Hartnagel. Sophie se enamoró de él.

A finales de 1938, durante la triste Noche de los Cristales Rotos, varios judíos buscaron refugio en casa de los Scholl. Abrirles la puerta era una decisión muy arriesgada, pero Robert tenía absolutamente claro cuál era su deber. Un año más tarde, Alemania invadía Polonia y desencadenaba la segunda guerra mundial. Hans había comenzado a estudiar Medicina en Múnich. Los futuros médicos estaban obligados a incorporarse a los batallones de Sanidad durante las vacaciones de Navidad y verano. Así conocieron, de primera mano, algo que no sabían sus compatriotas civiles: las barbaridades del ejército alemán.

Una noche, en casa de uno de sus profesores, Hans y sus amigos tomaron la decisión de pasar a la acción. Había que crear un movimiento dedicado a difundir esos hechos. Les pareció factible multicopiar hojas que resumieran los crímenes nazis y las derrotas cuidadosamente silenciadas. Despertarían las conciencias y lograrían la adhesión de muchos alemanes que solo esperaban una señal para empezar a actuar. Así nació la Rosa Blanca. A mediados de julio de 1942, su primer panfleto comenzaba con estas palabras: “Para un pueblo culto, nada es más indigno que dejarse gobernar por una camarilla irresponsable guiada por oscuros instintos. ¿No es verdad que todo alemán honesto se avergüenza actualmente de su gobierno?”.

Sophie fue la única chica del grupo clandestino, después de vencer la resistencia de unos muchachos que no querían comprometer a sus novias y hermanas. Tenía 21 años cuando fue detenida, juzgada y ejecutada. Desde entonces, las películas y libros sobre su figura, igual que su nombre en plazas, calles y centros escolares, no dejan de atestiguar su rotunda victoria. Este libro cuenta la hermosa historia de esos amigos, envueltos en una tragedia más diabólica que griega. Historia de unos hechos terribles trenzados con la asombrosa evolución interior de los protagonistas. Historia que recuerda la sentencia de Viktor Frankl sobre el misterioso ser que ha inventado las cámaras de gas y al mismo tiempo ha entrado en ellas, con paso firme, musitando una oración.

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
https://c1.staticflickr.com/9/8755/30059709912_3ba584a93c_o.jpg


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Esto es lo que hay

Esto es lo que hay

Un tal Francesc-Xavier Mena

Miguel Ángel Violán

Punto de vista

Punto de vista

Ningún niñato de Podemos me podrá refutar

Vicente Torres

El blog de Antonio Cabrera

El blog de Antonio Cabrera

El veto a VOX y el egoísmo de Casado y Rivera

Antonio Cabrera

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Aroa Gorena 2013 Reserva , un tinto reserva frutal, fresco, redondo y vegano

Juan Luis Recio

Corrupción global

Corrupción global

2277 Abortos y Oligopolios las armas de destrucción masiva de la Humanidad impuestos por las dos mafias fácticas. "Hábilmente" combinados con los ataques a las tecnologías digitales salvadoras.

Luis Llopis Herbas

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Comprobar que he marrado me disgusta

Ángel Sáez García

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Igual viene el lobo.

Vicente A. C. M.

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Los versos del coronel. Camino del centenario

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Hermosillo

Hermosillo

'memo' de AMLO vulnera derechos de niñas, niños y adolescentes.

Efrén Mayorga

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

El suicidio de Alan García

Enrique Arias Vega

No más mentiras

No más mentiras

Reflexiones de "un nada"... y III

Antonio García Fuentes

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Chapuza francesa

Manuel Molares do Val

La hora de la verdad

La hora de la verdad

Unamuno no lloraría ante el incendio de Notre Dame

Miguel Ángel Malavia

Totalitarismo y terrorismo islámico

Totalitarismo y terrorismo islámico

ANTES SE INCENDIABAN LOS COCHES EN LAS BANLIEUES FRANCESAS, AHORA SE INCENDIAN ""FORTUITAMENTE"" LAS IGLESIAS

Doctor Shelanu

Columna de humo

Columna de humo

El incendio de París, las cenizas de Europa

Pedro de Hoyos

Israel, más allá de las noticias...

Israel, más allá de las noticias...

Egipto-Israel: de "Paz entre Gobiernos y Ejercitos" a "Paz entre los Pueblos"

Shimshon Zamir

El blog de Javier Orrico

El blog de Javier Orrico

La portavoza

Javier Orrico

Opinión

Opinión

Los jesuitas y Colau unidos contra VOX

Opinión

Sesión Golfa

Sesión Golfa

Nosotros: la ley del más fuerte

Juan Carrasco de las Heras

El Acento

El Acento

"Buscamos las acequias" por Miguel Montoya

Antonio Florido Lozano

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital