Tras mi vidriera

Una película -¡discutible!- sobre Ignacio de Loyola

03.07.17 | 18:06. Archivado en Acerca del autor, Sociedad y evangelio


Una película sobre san Ignacio de Loyola se estrenó hace pocos días en los cines de toda España. ¿Qué hay que decir sobre ella?

Hacer cine religioso es muy difícil. Traducir la espiritualidad en imágenes, resulta una tarea muy ardua. Los que tienen una idea previa sobre el tema, difícilmente la ven reflejada en las imágenes de la película; en cambio, a los que no arrancan de ninguna experiencia previa para el visionado de la película, les cuesta mucho entrar en la problemática espiritual que se pretende poner al descubierto. Para colmo, el que conoce mucho el tema, siempre se sentirá frustrado por los pobres resultados que para él obtiene la película. Todo esto ocurre con esta ambiciosa producción.

Ambición en el intento
Esta película, dirigida por el filipino Paolo Dy y protagonizada por el joven actor español Andreas Muñoz, proviene de Filipinas, de una productora, Jesuit Communications, dependiente de una Universidad de la Compañía de Jesús en aquel territorio. Viendo el despliegue de medios de la película, resulta claro que en Filipinas los jesuitas son poderosos.

La película está rodada sobre paisajes de España y de Filipinas, lo cual ya supone un sobrecoste importante. Pero, además, el vestuario, la reconstrucción de la guerra, la música, el montaje, todos los detalle externos, denotan que no se han escatimado medios para conseguir una reconstrucción verídica y ambiciosa. Al final de la proyección, los muchos minutos y el detalle minucioso de los carteles de crédito , dejan muy clara la cantidad algo desmesurada de intérpretes, personajes auxiliares de las más variadas especialidades, escenarios, colaboraciones de todo tipo, en una secuencia interminable de acreditaciones. Por ejemplo, de la orquesta intérprete de la música, se enumera la larga relación de nombres de todos los profesores intervinientes.

La ambición con la que la película está producida ayuda a una buena reconstrucción histórica de la época, facilitando mucho al espectador el entrar en los diversos ambientes de la película: el infantil y juvenil, en Loyola; el palaciego, en la Corte; el guerrero, en las murallas de Pamplona; el del herido y el converso, en Loyola de nuevo y en Monserrat y Manresa. De la vida ya conversa de Ignacio, sólo hay un fugaz paso por Barcelona y Alcalá y unas largas secuencias en Salamanca, abandonando ya al personaje a sus 34 años, antes de desplazarse a París para proseguir sus estudios. Al futuro posterior de Ignacio sólo se le dedica un atropellado montaje de fotos fijas, probablemente ininteligibles para el desconocedor de toda la vida de Ignacio.

Resultados discutibles
Dudo que el no familiarizado con la vida y la espiritualidad de Ignacio, llegue a ser cogido por el personaje y saque una suficiente comprensión y entusiasmo por lo que el personaje significa.

Al conocedor de la vida de san Ignacio le chocan mucho las licencias probablemente excesivas sobre su biografía: toda la película está montada sobre reproducciones de páginas de un supuesto diario de Ignacio, inexistente y solo inventado; la vida infantil, con el sueño reincidente sobre una espada, es sólo puro invento imaginativo; el trato de Ignacio con la mujer, casto y contenido con una princesa con la que apenas se rozó en su vida, lascivo y procaz con prostitutas, tuvo algún fundamento remoto en su vida de corte, pero está sobredimensionado y minuciosamente desarrollado; en el juicio ante la Inquisición de Salamanca, se entremezclan unas inventadas escenas de penitencias y disciplinas de efectos muy dudosos sobre el espectador. La imaginación juega casi más que la historia en la narración de la vida del personaje.

Una persona me ha dicho que se emocionó hasta la lágrimas con la película, pero concretó que era sobre todo porque le recordaba la visita que una vez hizo a Loyola. Un Jesuita me contó que había ido a verla con varios amigos no jesuitas, pero muy cercanos a la Compañía de Jesús, y que a él, tal vez por el mayor conocimiento de la vida de Ignacio, fue al que menos la gustó la película.

Valoración difícil
Una valoración global de la película no resulta fácil. Tiene sin duda méritos, como lo señalados en la producción y la reproducción de épocas y ambientes. El film además esta bien narrado, con un montaje atrevido pero muy medido, que hace que se siga con cierto interés todo el desarrollo. Pero la película ofrece muy poco al que conoce bien la vida de Ignacio ,y tal vez, al que no conoce la figura de Ignacio, le exija demasiados sobreentendidos y añadidos de interés, que la película no proporciona.

Desconozco los datos concretos de su éxito comercial. El día de su estreno, el 16 de junio, con una distribuidora, European Dream Factory, que sacó músculo económico para presentarla simultáneamente en la práctica totalidad de las provincia españolas -después de unos sonados pre-estrenos en las basílicas ignacianas de Loyola Y Manresa-, he leído que alcanzó una recaudación global de 72.000 €, una cifra que no se calibrar si resulta prometedora o desastrosa. A la sesión que yo asistí, la primera del primer día del estreno, sólo asistimos tres personas; en el buen cine en el que se presentó en Huelva, no llegó a durar una semana en cartel.

¿Qué decir de esta película? Un esfuerzo muy notable, en la producción. Un conjunto siempre digno, aunque con resultado comerciales y de público algo inciertos. Tal vez en un segundo visionado de la película, se llegarían a descubrir valores imperceptibles a la primera. En cualquier caso, esta película quedará siempre para poder presentar visualmente con dignidad la vida de San Ignacio de Loyola.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 22 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930