Ni Dios existe ni Cataluña será independiente

Sinceramente me alegro por aquellos que creen en algo y pelean porque se haga realidad. Siempre en esas cosas hay efectos colaterales, ¿Dónde no lo hay?.
Seguramente habrán visto a esos aficionados de algún club de futbol que viven su afición con una pasión tal que les hace creer que suyos son los jugadores como el club al que representan.Y hablan de ello casi todo el día como si de un hijo se tratara. Nada menos ocurre con la fe católica, que hace creer que Jesús está en cada uno de nosotros, incluso los hay que dicen que les ha visitado en su propia casa.
Estas cosas son buenas, alimenta el espíritu y anima a vivir con ilusión en este mundo tan injusto.
Qué sería el mundo sin las creencias religiosas o la ideología sea cual fuere. Hacen falta idealistas,soñadores,románticos. Aunque algunos por desprecio los llamen ilusos y vivan en una utopía constante. Es posible que sea verdad, como así ocurre en esta Cataluña de hoy. Por mucho que insistan ustedes en hacerles ver que las cosas allí van a ir peor desde ayer día 21 de Diciembre, no les creeran. ¿Acaso sería capaz usted de convencer a un católico practicante de que Dios no existe?.
Dicen que la distancia relativiza y armoniza. Se adquiere perspectiva y rigor. Hoy me alegro por los que se alegran pero me entristece por el mundo que dejan, lejos de la realidad.

Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*