Todo tiene su momento

CUARESMA DE LA FE -29

17.03.13 | 18:51. Archivado en Acerca del autor

He echado cuentas y, sin fallar ningún día, éste hace ya el número 29. Algún número debí repetir número (no contenido),y no salía la cuenta. En la recta final de la cuaresma, ya se ve más claro lo que queda... El esfuerzo está valiendo la pena, según me dicen muchos que lo están siguiendo. Otros muchos lo siguen, pero no dicen... Pero, ya se sabe: "el que calla, otorga". Que conste que a todos/as los que me han escrito algo, les he respondido. Es linda la inter-actividad.

5ª SEMANA DE CUARESMA: LUNES

PRIMERA LECTURA: Dn 13, 1-9.15-17.19-30.33-62
“Aquel día se salvó una vida inocente”

Reflexión bíblica:

Estamos ante un bello y aleccionador relato edificante. Frente a él, no nos preguntamos tanto por su historia cuanto por su enseñanza.

La narración es muy viva, sencilla y detallada. Entresacamos aquellos aspectos, que, en el camino cuaresmal, debemos tener más presentes:
+ En la vida, hay gente con corazón perverso. De los dos ancianos se dice: “pervirtieron su corazón y desviaron los ojos para no mirar a Dios ni acordarse de sus justas leyes”. La perversión tiene dos lados: falta de fe/falta de conducta ( falta de Dios y falta de vida).

* No les importa el falso testimonio, con tal de salir adelante con sus perversidades: “si te niegas, daremos falso testimonio contra ti”,

* La actitud valiente de Susana: “prefiero caer en manos de ustedes que pecar contra Dios”.

* Su confianza: “su corazón confiaba en el Señor”

* Su súplica: “han dado falso testimonio contra mí, ayúdame”.

* Su valentía: “una mujer judía no ha tolerado la maldad de ustedes”.

* Los instrumentos vivos de Dios para ayudar: el joven Daniel.

* “Dios salva a los que esperan en él”

* “Aquel día se salvó una vida inocente”.

SEÑALES PARA EL CAMINO DE LA FE:

• Estamos ante un relato popular, con intención de avivar la confianza en Dios en todo momento. El acto de fe tiene una dimensión de confianza desde la que ponemos en manos de Dios nuestras vidas.

• Nuestro compromiso de fe es incompatible con el daño que causamos al prójimo, utilizando contra él los falsos testimonios.

• Contra la perversidad que anida en nuestro corazón, le pedimos al Señor: “danos, Señor, un corazón nuevo; derrama en nosotros un espíritu nuevo”.

• La oración confiada es una manifestación de la fe, en su dimensión de confianza.

Dios se vale de instrumentos (de mediaciones) para hacer que triunfe la bondad. Yo soy instrumento en las manos de Dios. ¡Ojalá que no ponga resistencias!

La fe/alegría: “hoy se ha salvado una vida inocente”.

EVANGELIO: Juan 8,1-11

¿Nadie te ha condenado?... Tampoco yo te condeno”

Reflexión bíblica:

Como en la primera lectura, una mujer es también la protagonista del relato. En este caso, una mujer pecadora.

Es una narración sencilla, más del estilo de Lucas que del de Juan, en la que también se entrecruzan sentimientos y reacciones. Se trata de una enseñanza puesta en escena. Jesús, sentado, instruía a todos los que acudían a él. La escena de la mujer adúltera es parte también de su enseñanza. Jesús enseña con sus palabras, pero también con sus gestos.

La intención de los escribas y fariseos es poner a Jesús en un aprieto: ¿se decidirá por el cumplimiento de la Ley de Moisés, que mandaba apedrear a las adúlteras, o, contra la Ley, invocará también el perdón y la misericordia? Los dos mandamientos de la Antigua Alianza están en Lev 20,10 y Deut 22,22, y se refieren tanto al adúltero como a la adúltera, (Es un caso más de que el Antiguo Testamento no puede leerse sin la luz de Jesús (de no ser así, estaríamos apedreando a adúlteras)

Jesús no les responde en directo. Crea una escena que es muy expresiva. La respuesta les entra por los ojos: “el que no tenga pecado, tire la primera piedra”.

En la propuesta, hay una importante reflexión: no son pecadores solamente los que llamamos “pecadores públicos”. El pecado, como realidad interior, no se ve públicamente, pero tiene la misma gravedad.

Los escribas y fariseos entienden bien la “indirecta” que Jesús les lanza. Aquel irse yendo, comenzando por los más viejos, es un reconocimiento de la verdad de nuestra condición de pecadores.

Y ya, Jesús solo con la mujer: “Yo tampoco te condeno. Vete en paz y no peques más”. Jesús no la condena, la perdona.

SEÑALES PARA EL CAMINO DE LA FE:

Una fe madura no significa una fe intransigente, sobre todo, con el prójimo. La dureza de corazón nos viene de no haber tenido la experiencia de la gracia y de haber vivido la fe simplemente como cumplimiento rigorista de preceptos.

• La fe es una realidad que arraiga en lo profundo del corazón. La falta de fe viva, que se manifiesta en nuestros pecados, es también una realidad interior. Todo lo que nos separa de Dios, aunque no sea público, es una infidelidad por nuestra parte.

• Una fe verdadera va haciendo que progresivamente tengamos en nuestra vida “los mismos sentimientos de Cristo Jesús”. En el caso de la mujer adúltera, esos sentimientos vuelven a ser de perdón y no de condena.

• El perdón nunca lo confundimos, sin embargo, como una “licencia para pecar”. En materia de fidelidad es más exigente el amor que el miedo. Jesús le pide a la mujer perdonada: "en adelante, no peques más".

* Las expresiones religiosas del miedo, el terror y la amenaza no tienen nada que ver con la fe en Jesús..., aunque muchos las quieran utilizar para que la gente "se convierta". La única conversión se hace "por atracción" y no por imposición, aunque sea una imposición psicológica.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por Sandlio 19.03.13 | 19:41

    Demasiado bien te salen TIENES REPE UN 24 Y UN 25.uN ABRAZO

Lunes, 25 de junio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Junio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930