Todo tiene su momento

POSTDATA A MI CARTA ABIERTA AL PAPA FRANCISCO

16.03.13 | 17:24. Archivado en Acerca del autor

Muchos han leído la Carta Abierta. Algunos hasta han dicho: “qué lástima que no la pudiera leer el Papa mismo”. Y otros me han preguntado por la homilía del entonces Cardenal Bergoglio, en la Clausura del Encuentro de Pastoral Urbana, en Buenos Aires, el 2 de septiembre de 2012 (hace justamente medio año).

Han pasado tan sólo tres días de su Pontificado. El Papa Francisco ya nos ha cautivado. Él mismo ha contado, en la audiencia con los periodistas que, en el Cónclave, cuando ya su nombre iba “en directa”, el cardenal Hummes, brasileño, y franciscano para más señas, lo abrazó y le dijo “no te olvides de los más pobres”.

Me ha recordado una misma recomendación, dada a San Pablo, por los “responsables” de la Iglesia naciente: “nos estrecharon la mano a mí y a Bernabé en señal de comunión, para que nosotros nos encargáramos de los paganos y ellos de los judíos. Sólo nos pidieron que nos acordáramos de los pobres, cosa que siempre he tratado de cumplir” (Gal 2, 9-10). ¡Qué hermoso ¡ Aquel recuerdo en la Iglesia naciente, en forma de susurro y abrazo, el Espíritu lo ha recordado también. Con tal fuerza que el mismo Papa ha dicho a los periodistas que fue en ese momento cuando pensó en Francisco de Asís y de ahí escogió su nombre ¡Todo un signo!

Pero, como postdata a mi carta abierta, lo que quiero compartir son algunas ideas de la homilía del pasado septiembre, en Buenos Aires. El estilo es el mismo que el utilizado por el Papa Francisco, en su homilía, en la Eucaristía con los cardenales: tres palabras. En la Sixtina han sido tres verbos: caminar, edificar, confesar (algún periodista confundió esta “confesión” de la fe con la confesión sacramental). En la homilía, en Buenos Aires, fueron tres nombres: cercanía, hipocresía, mundanidad.

De la cercanía ya le hablaba en mi carta abierta. Me dejé en el tintero (o en las teclas de la computadora) alguna alusión a las otras dos palabras: la hipocresía y la mundanidad. Pienso que lo bueno, lo noble, lo hermoso… que un Papa lleva en el corazón, al momento de ser elegido, el Espíritu no se lo arrebata…, se lo lleva a plenitud. Por eso, uno puede rastrear pistas para otear el camino que apenas ha comenzado.

Hablando de la hipocresía le parece al, entonces, Cardenal de Buenos Aires, que Marcos le da un espacio tan largo que “parece que se ensaña con los que se hacen lejanos… con los que han tomado el mensaje de la cercanía de Dios… y lo han destilado a lo largo de las tradiciones de ellos; la han hecho idea, la han hecho puro precepto y la han alejado a la gente”. Interesante reflexión para hablar con un poco más de precisión de “los alejados”: ¿son ellos o somos nosotros?

Pero, hay más: habla también de quienes se escandalizaron de que Jesús comiera con los publicanos y pecadores. Y dice el, entonces, Cardenal: “Son los que han clericalizado –por decir una palabra que se entienda – a la Iglesia del Señor. La llenan de preceptos, y con dolor lo digo…, pero en nuestra región eclesiástica hay presbíteros que no bautizan a los chicos de las madres solteras, porque no fueron concebidos en la santidad del matrimonio”. Y continúa: “Éstos son los hipócritas de hoy. Los que clericalizaron a la Iglesia. Los que apartan al pueblo de Dios de la salvación. Y esa pobre chica que, pudiendo haber mandado a su hijo al remitente, tuvo la valentía de traerlo al mundo, va peregrinando de parroquia en parroquia, para que se lo bauticen”. Palabras del cardenal de Buenos Aires que, fuera de su arquidiócesis, hubieran pasado desapercibidas. Pero que, hoy, a muchos les desmontan los esquemas. Su postura es inequívoca: “clericalizar la Iglesia es una hipocresía farisaica. La Iglesia del ‘vengan adentro, que les vamos a dar las pautas acá adentro, y lo que no entra no está’ es fariseísmo”.

Con la misma sencillez y la misma claridad, presenta un horizonte distinto: “Jesús nos enseña el otro camino: salir. Salir a dar testimonio, salir a interesarse por el hermano, salir a compartir, salir a preguntar. Encarnarse”… Uno comienza a explicarse, por qué, tan sólo en tres días, este hombre, ahora llamado Francisco, nos ha reavivado la esperanza.

Aún le quedaba comentar la tercera palabra: la mundanidad. Alude a la advertencia de la carta de Santiago (1,27): “no contaminarse con el mundo”. Explica el Cardenal Bergoglio: “también la mundanidad es uno de los males que carcomen nuestra conciencia cristiana”. Y añade “es la mundanidad espiritual. El peor daño que le puede pasar a la Iglesia: caer en la mundanidad espiritual… Peor daño, incluso, que el de los papas libertinos de una época”. ¿Qué entiende por esa “mundanidad espiritual” que, a primera vista parece una unión ilógica? Lo explica más claro que el agua: “mundanidad espiritual de hacer lo que queda bien, de ser como los demás, de esa burguesía del espíritu, de los horarios, de pasarla bien, del estatus: ‘soy cristiano, soy consagrado, consagrada, soy clérigo”.

Las palabras, los gestos, las maneras del Papa Francisco nos han hecho pensar que comienza “otra cosa”. Para intuir y soñar será bueno conocer el pensamiento y el corazón de este hombre de Dios que de Jorge Mario ha querido transformarse en Francisco. ¿Se imaginan al “poverello” de Asís en la Sede de Pedro? Puede ser que el Espíritu nos haya regalado la “réplica”. Por él oramos. Sabemos que lo necesitamos. Pero, él nos ha dicho que, antes, él nos necesita a nosotros ¡Cómo me gusta ese plural que, espontáneamente, utiliza, como para no quedarse fuera de las pautas que él mismo ofrece!

¡Francisco! –santo Padre, santo Hermano y santo Amigo -, gracias por haber dicho “SÍ”.

(Quienes estén interesados en tener la Homilía completa del, entonces, Cardenal Bergoglio, en la clausura del Encuentro de Pastoral Urbana –septiembre 2012-, me la piden, que, con mucho gusto se la remito. Es iluminadora)


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por Francisco Quintana de GUATEMALA 30.03.13 | 03:13

    GRACIAS POR SU OFRECIMIENTO (Quienes estén interesados en tener la Homilía completa del, entonces, Cardenal Bergoglio, en la clausura del Encuentro de Pastoral Urbana –septiembre 2012-, me la piden, que, con mucho gusto se la remito. Es iluminadora) YO SE LA AGRADECERÍA QUE DIOS LE SIGA BENDICIENDO. como siempre reciba un saludo de nuestra comunidad SENDEROS DE VIDA.

  • Comentario por María de Argentina 20.03.13 | 05:10

    Muy buena la carta y la homilía! Realmente Bergoglio es un grande! La homilía es un lujo, como lo son la mayoría de las que pronuncia. La he leído completa ya que acá en la Argentina, suelen circular en los mails. gracias!

  • Comentario por Sandalio 19.03.13 | 19:38

    CURIOSO, querido PEDRO de cinco comentarios tres te conocimos en el Seminario se C.Real. Un abrazo a Pepe y a Miguel... y tambien la homimía para mí.

  • Comentario por Miguel Barba 17.03.13 | 02:10

    Me gustaría tener la homilía. Saludos.

  • Comentario por angel 17.03.13 | 01:44

    Pedro, gracias por la posdata.Envia homilia. Te sigo.

  • Comentario por JOE VALIENTE 17.03.13 | 00:14

    Gracias Pedro por la posdata. Yo tambien quiero la homilía. Es un DON del Espíritu. Una Iglesia pobre para los pobres. ME HA ENVIADO PARA DAR LA BUENA NOTICIA A LOS POBRES, PARA ANUNCIAR EL AÑO DE GRACIA DEL SEÑOR.
    Un abrazo
    pepe

  • Comentario por jotajota.r 16.03.13 | 23:54

    Pedro:Me encanta que hayas escrito esta postdata . Pues cuando leí la carta , me dió la impresión que ´te faltaban cosas por decir....No me equivoqué. Por favor enviame la homilia GRACIAS

Lunes, 23 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031