Todo tiene su momento

CUARESMA DE LA FE -26

15.03.13 | 13:54. Archivado en Acerca del autor

CUARTA SEMANA DE CUARESMA

SÁBADO

PRIMERA LECTURA: Jeremías 11,18-20

Yo, como cordero manso llevado al matadero, no sabía los planes homicidas que tramaban contra mí”.

Reflexión bíblica:

La breve lectura de Jeremías nos sitúa en la consecuencia lógica de la verdadera profecía: la muerte del profeta. La verdadera profecía se distingue de la falsa, por la sinceridad con que transmite la palabra de Dios. Frente a los falsos profetas, los profetas a sueldo, que solamente profetizaban lo que sus destinatarios gustaban escuchar.

El verdadero profeta, a pesar de lo que le puede venir encima, es fiel a la Palabra. Nunca profetiza en provecho propio ni por intereses particulares. Guste o no guste, él es el transmisor fiel de una palabra que no es suya; de una palabra de Dios a la que no puede poner resistencias.

Jeremías tuvo momentos de especial dificultad. Tan pesados, que estuvo a punto de “tirar la toalla”: “ya no me acordaré de ti; ya no hablaré más en tu nombre”. Pero él mismo confiesa que sentía por dentro la Palabra como un fuego devorador: “intentaba apagarla, pero no podía”. Y nos transmite su experiencia en una conmovedora confesión: “me sedujiste, Señor, y me dejé seducir: me forzaste y me pudiste” (Jr 20)
Desde esa fidelidad, se ve a sí mismo como “cordero llevado al matadero”, como “árbol, cortado en todo su vigor”.

SEÑALES PARA EL CAMINO DE LA FE:

Una fe fiel es, a veces, una fe dolida. La fidelidad entra en juego cuando el deseo interior es un ¡basta ya! Que, a veces nos sale del corazón y los labios.

• La dimensión profética de la fe nos lleva muchas veces “contracorriente”. Quitarle a la fe la profecía es herirla en su misma verdad.

La tentación de ser falsos profetas no es extraña a nuestros itinerarios de fe. Tenemos una capacidad de autoengaño, cuando no vivimos la fe “a pecho descubierto” frente a la “viva y eficaz” Palabra de Dios.

• En palabras de la Carta de Santiago, tenemos el peligro de ser “oyentes olvidadizos” de la Palabra. Como quien se mira al espejo y, para no ver cómo es, emplea la técnica de la media vuelta.

EVANGELIO: Juan 7, 40-53

¿Por qué no lo han traído? Ellos contestaron: —Jamás hombre alguno habló como habla este hombre”.

Reflexión bíblica:

En el evangelio de Juan, la trama para arrestar a Jesús y quitarlo de en medio comienza muy pronto. La lectura de hoy inicia presentando una división de opiniones respecto a Jesús y a su origen. Había gente con opiniones muy positivas acerca de Jesús: decían de él que era un profeta o, abiertamente, el Mesías.

Pero, otro grupo estaban totalmente en contra: el origen galileo de Jesús no solamente los dejaba perplejos, sino que hasta “intentaron arrestarlo”.

Incluso, los guardias que habían ido a arrestarlo, vuelven no sólo sin él, sino hasta fascinados de su enseñanza: “jamás hombre alguno habló como habla este hombre”.

Contra esta opinión tan positiva y hasta entusiasta reaccionan violentamente algunos fariseos. Los reproches son muy significativos: “ustedes se han dejado también engañar”; “ningún fariseo ha creído en él”; “sólo cree en él esa gente maldita que no conoce la ley”.

No todos los fariseos pensaban igual. Una reacción contraria la encarna el sensato Nicodemo: “no se puede condenar sin haber escuchado antes”. Pero, ellos intentan darle una lección: “estudia la Escritura y verás que de Galilea no salen profetas”.

SEÑALES PARA EL CAMINO DE LA FE:

• Nuestra fe tiene también una dimensión profética. Por el bautismo, participamos de Cristo, Sacerdote, Profeta y Rey. No podemos dejar de plantearnos cómo llevamos a la práctica nuestra condición de profetas.

• Jesús, como profeta, fue claro y fascinante en el anuncio de la verdad de Dios, del hombre y del mundo, pero fue también sincero en la denuncia.

• La enseñanza y las actitudes “nuevas” de Jesús producen una división. No gustan a todos; es más, a algunos los disgustan abiertamente. Se cumple la profecía de Simeón: “será signo de contradicción, y así se manifestarán claramente los pensamientos de todos” (Lc 2,34).

• El camino de una auténtica fe supone la capacidad de cargar sobre los propios hombros las consecuencias de nuestra misión profética. A algunos los ha llevado hasta el martirio.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por Francisco Quintana de GUATEMALA 16.03.13 | 17:10

    Gracias P. Pedro sigue enseñándonos una manera diferente de entender el evangelio, muchas veces nos cuesta entender porque hubo división entre los que le seguimos y los que no quieren saber nada de ÉL que DIOS le bendiga y felicidades por nuestro nuevo pontífice a propósito bonito nombre eligió FRANCISCO hasta la próxima.

Lunes, 23 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031