Todo tiene su momento

CUARESMA DE LA FE -25

14.03.13 | 00:33. Archivado en Acerca del autor

CUARTA SEMANA DE CUARESMA.

VIERNES

PRIMERA LECTURA: Sabiduría 2, 1ª.12-22

“lo condenaremos a muerte deshonrosa,
pues dice que hay alguien que cuida de él”
.

Reflexión bíblica:

Recoge el libro de la Sabiduría la postura “sapiencial” de los fieles y piadosos judíos frente al pensamiento descreído de grupos, compuestos, quizás, por judíos renegados y por algunas escuelas filosóficas griegas. Frente a sus “razonamientos equivocados”.

El mundo de “la impiedad” se siente atacado por lo que el justo piensa y, sobre todo, por el que el justo hace. No les parece que el justo se declare a sí mismo “hijo de Dios” y que diga conocerlo. No les parece que se gloríe de “tener por padre a Dios”. No están convencidos de que “alguien cuide del justo”, “que vaya a ser dichoso su final”.

Pero, los impíos se sienten, sobre todo, atacados por el estilo de vida del justo. Por ahí van sus razonamientos: “su sola presencia nos molesta”, “nos resulta incómodo”, “se ha vuelto el acusador de nuestras convicciones”, “nos reprende”, “nos acusa”, “va por un camino aparte”, “lleva una vida distinta”.

Y se proponen una trama: maltratarlo, para comprobar su resistencia; matarlo, para ver si es verdad todo lo que dice del auxilio y la protección de Dios, del cuidado de Dios sobre él.

Es fácil poner en relación este texto de la Sabiduría con la figura del Siervo de Yahveh. Y, desde esa figura bíblica, con la pasión y muerte de Jesús.

El libro de la Sabiduría da su sentencia: los tiene cegados la maldad, no conocen los secretos de Dios, no esperan el premio de la virtud, no valoran el galardón de una vida intachable.

SEÑALES PARA EL CAMINO DE LA FE:

• La fe y sus exigencias concretas de vida está siempre expuesta a ser ridiculizada por los descreídos.

La dimensión pública que tiene nuestra fe, tanto en sus contenidos como en sus exigencias, pide de nosotros que seamos creyentes adultos. Las reacciones contrarias a la fe y a los comportamientos éticos que de ella se derivan pueden dirigirse a una fe que se ha quedado infantilizada.

• Cuando la fe es madura y el compromiso de fe es serio, es verdad que nos pide una vida “alternativa”. El justo, también hoy, tiene, muchas veces, que “nadar contracorriente”.

• Frente a la impiedad, que tiene tantas manifestaciones concretas, el comportamiento del creyente ha de ser una proclamación de que “otra vida es posible”.

• Desde una perspectiva de sinceridad creyente, no puede sorprender ni asustar el sufrimiento, la incomprensión y hasta el martirio… El ejemplo lo tenemos en Jesús, “el que inicia y completa nuestra fe”.

EVANGELIO: Juan 7,1-2.10.25-30

“Intentaron detenerlo, pero nadie puso las manos sobre él, porque no había llegado su hora”.

Reflexión bíblica:

El texto de San Juan acerca de la suerte de Jesús, encaja muy bien con la primera lectura. Jesús deja Galilea, el lugar del anuncio sencillo, sereno y hasta acogedor, y llega a Jerusalén, lugar del enfrentamiento y del rechazo.

El mismo comentario de algunos refleja esta situación tensa: “¿no es éste el que intentaban matar?” La razón de la intentona es clara: Jesús ha declarado ser el Mesías.

Pero, ellos tienen un argumento en contra de esa pretensión: conocen el origen de Jesús y, sin embargo, del Mesías nadie sabrá de dónde viene. Y ahí se inserta la declaración de Jesús. Juan tiene, en ocasiones, una manera de presentar las cosas, que se ha conocido como la “ironía de Juan”. Aquí la utiliza en boca de Jesús: saben el origen de Jesús, pero no lo saben. Y Jesús añade un nuevo desarrollo de su condición de “Enviado”. El que envía es el Padre. Y ahí está el secreto de la ignorancia de los judíos respecto al origen de Jesús: ellos no conocen al Padre.

La afirmación de Jesús respecto a la “ignorancia de Dios” por parte de quienes se tenían por especialistas de lo divino es una afirmación fuerte. La reacción no se deja esperar: intentaron detenerlo. Y termina con una anotación muy típica del IV Evangelio: “nadie puso las manos sobre él, porque no había llegado su hora”. “La hora” de la entrega no la determina nadie a Jesús. Pertenece al tiempo del Padre.

SEÑALES PARA EL CAMINO DE LA FE:

• La cuaresma, a través e las lecturas bíblicas de estos últimos días, nos va acercando a la “explicación” de la muerte violenta de Jesús. En nuestra confesión cristológica, afirmamos de él: “padeció bajo el poder de Poncio Pilato; fue crucificado, muerto y sepultado”.

Ese “final” de Jesús tuvo, sin embargo su “historia”: en el caso de la condena judía, vemos cómo se va perfilando la acusación de “blasfemia”. De tal manera “desubica” Jesús las concepciones judías de mesianismo, que abre el espacio a la “lógica” de la cruz.

• La muerte de Jesús es preciso enmarcarla en el contexto de toda su vida pública. No se trate, en efecto, de una casualidad, sino de una reacción violenta contra una enseñanza y un estilo de vida “intolerables”, desde el punto de vista de la “ortodoxia” judía.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Viernes, 20 de julio

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Julio 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
          1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031