Tierra liberada

Justicia sin ensañamiento

23.06.18 | 15:31. Archivado en Autor

En el mismo clamor de demanda de justicia es muy fácil que se cuele la personalidad inferior y su inyección de rencor. Por eso estamos aquí, en la Tierra, para aligerar de sentimiento negativo nuestros más nobles sentimientos y postulados. El anhelo de justicia es patrimonio del alma, el de revancha de nuestro yo inferior. La raya que puede separar la invocación a la justicia con el ensañamiento, en menor o mayor grado, es muy tenue, a menudo imperceptible. Podemos observarnos en nuestra propia geografía interna y constatar lo fácil que es sobrepasar, a menudo de forma inconsciente, ese anhelo de ponderada justicia, lo difícil que resulta desnudarla de emocionalidad negativa.

En términos de psicología transpersonal el desafío es evidente: instalarnos en una mente superior clara y neutral dominada por el alma y no influida por la astralidad inferior de nuestro cuerpo emocional. Esa emocionalidad sin embargo invade demasiado a menudo por dentro y por lo tanto también por fuera, la vida pública y política.

Me preocupa el ensañamiento con el adversario que tristemente aflora estos días en nuestra geografía en tantos entornos políticos y sociales, en tantos estamentos. Me preocupa por ejemplo la falta de humanidad de quienes se oponen a que los presos políticos catalanes se puedan acercar a las prisiones catalanas para estar más cerca de los suyos.

Me preocupa la sentencia de claros tintes de venganza para con los jóvenes de Altsasu, que si bien se propasaron en una noche de fiestas, tampoco merecen los años de prisión que les han caído. Me preocupa el ensañamiento con los presos de ETA, que llevan años en el otro extremo de España a mil kilómetros de sus familiares.

Ante la barbarie de uno y otro color nunca deberemos dar cabida al ensañamiento. Al otro lado, me preocupa también las manifestaciones de odio y de venganza que persiguen a los jóvenes de la Manada. Se puede cuestionar por supuesto una sentencia, pero esa crítica no debiera ir acompañada de sogas al cuello en nuestras plazas, ni de linchamiento verbal. La sorpresa puede ir acompañada de sana y más que comprensible indignación, pero no de afán de revancha. Lo que hicieron fue execrable, pero son seres humanos, pese a todo con alma y susceptibles por lo tanto de ser recuperados.

Toca emerger de este marasmo de emociones tan encontradas, afirmar la realeza y autoridad del alma compasiva que a todos/as sin exclusión nos habita. El veneno del rencor es veneno no importe el color con el que se le pinte, no importa el discurso que le acompañe. La inquina no importa la etiquete política que la envuelva, ha de ser superada, primero en nuestro interior, después en las calles y en la vida pública. Nos jugamos mucho en ese vital desafío.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Viernes, 21 de septiembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Categorías

    Hemeroteca

    Septiembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930