Tierra liberada

Otro césped

16.06.18 | 10:44. Archivado en Autor

El mundo enmudece y millones de ojos se ponen a correr tras el balón en disputa. Libramos muchos trascendentales partidos, pero toda la atención la acaparan los estadios rusos. Las cámaras no siempre apuntan al césped más urgido.

Intenté glosar ese balón que reúne a las naciones, pero el entusiasmo en favor de la cita planetaria no terminaba de brotar. Me faltó fuerza para izar palabras en favor de la reunión en Moscú de tantas y coloridas camisetas.

La luz se extrae de todas partes. Cualquier excusa nos sirve para anunciar esperanza, pero esa pelota mareada, puede acabar mareándonos a todos. La unión tampoco es a cualquier precio, al precio de sumergirnos en esa mátrix del cuidado césped que nos rodea y nunca se acaba.

Es importante el fomento de la hermandad humana, pero no lo es menos la invitación al despertar a la verdadera vida, a la vida más allá de las hipnosis más esféricas. A todos nos nubla alguna hipnosis, pero la que ahora nos ocupa es auspiciada, subvencionada, televisada hasta una hastiante saciedad.

Goleemos otras porterías, organicemos otras "peñas". Nos enamoren otras esferas. Con todos los respetos, no sintonizaremos con Moscú. Ojalá allí se sellen amistades, vínculos, alianzas que superen las fronteras, pero nos cuesta apoyar un fútbol que con tanta eficacia y esmero lava dictaduras. La mátrix que ahora tutela Putin no nos cautiva. Mejor buscar otra césped donde reunirnos. Mejor otra plaza para los pueblos y las naciones por fin unidas. 


Ficción de deporte y cerveza a granel, cuando la realidad permita juego, cuando la penuria sea derrotada. Aplaudamos con fervor goleada en otras redes. Queremos balones en la portería de la pobreza y la injusticia. Vitoreemos un gol bien encajado al hambre y la miseria en el mundo. Disputemos la final al analfabetismo y las epidemias, al armamentismo y la contaminación.

Ceda la amnesia que encierra todo el interés en una engañosa esfera. Otros mundiales de mayor envergadura nos aguardan. No vayamos a olvidar las auténticas lides. Hay camisetas para todos. Sudemos batallas verdaderas, penaltys que harán historia. Saltemos juntos a la causa común planetaria, al campo ineludible, mañana puede ser demasiado tarde.

Artaza 16 de Junio de 2018



Gratuidad

06.06.18 | 18:48. Archivado en Autor

Hay palabras cuya resonancia nunca se agota, se renueva cada mañana. Gratuidad de la sonrisa, de la palabra amable, del abrazo… Gratuidad del gesto cariñoso, tierno, compasivo…. Gratuidad también de la palabra que ponemos en nuestros labios, del pan que ponemos sobre la mesa, del calor que ponemos en cuanto amamos… Gratuidad de la alegría y el gozo que ofrecemos al iluminarse cada mañana. Gratuidad de la letra, del canto, del verso que regalamos al inaugurarse cada noche. Pronto también la gratuidad de nuestro trabajo, de nuestro servicio, de nuestra contribución a la comunidad a lo largo del día.

Soplemos una gentileza, una belleza que no coticen en ningún parqué extraño. La historia humana no comienza a rodar con la vil moneda. Vivimos mucho tiempo de felicidad sin su claudicante tintineo ¿Y si la Tierra Pura empezará en la sencilla gratuidad? ¿Observa el sol la renta de sus rayos, o la lluvia los réditos de su agua bendita? ¿Es que la Madre Naturaleza nos remite carta a fin de mes con detallada factura de todo lo que nos ha regalado…?

Gratuidad, hay palabras clave que condensan tratados, palabras simiente capaces de abrir las más inmensas puertas. Vamos a acercarnos más y más a la gratuidad, vamos a vivir más y más como hermanos. Los hermanos no se cobran los detalles, los favores, los trabajos. Vamos a intentar vivir cada día más en el servicio desinteresado, altruista que no vela por la vuelta, la recompensa o el pago.


Grandes teclas

05.06.18 | 13:38. Archivado en Autor

No le hables de washaps. Con su teléfono de grandes teclas no necesita nuevas tecnologías. Ella se sirve de su hilo para mantener cuanto puede unido, familia, amistades, relaciones… No sabe de nueva era, pero ella reporta, abraza, consuela puntual cada mañana. El ritual diario le demanda un banco y ninguna prisa. La lista de agraciados tiene su orden escrupuloso. Todos aprecian su sencilla ternura cuando les llega el turno. Una voz sola aún despistada y gastada, aún desmemoriada es capaz de horadar distancias y tiempo. Unida a ese hilo de cobre es aún más poderosa.

Le digo una cosa y me habla de otra. Las palabras van cediendo, se van volviendo inútiles, ¿pero qué es lo que ocurre que cuanto más se gasta y caduca el verbo, más se unen las almas? ¿Qué tiene la ancianidad que se nos hace tan cariñosa, tan grata e imprescindible al oído de dentro?

Soplo sobre su voz menguada, sobre su aliento. No sé qué ocurrirá cuando deje de correr la lista, cuando calle esa voz ya quebrada al otro lado del teléfono. Las voces queridas se vuelven débiles para aprender a despedirlas, para ejercitar una unión que trascienda toda cobertura. Levantaré a mis cielos algún satélite poderoso, para cuando ella no pulse ya las grandes teclas y se corte el hilo de cobre, para cuando no suene su cálida llamada, para cuando se levante del banco y emprenda alto, merecido vuelo…


Grandes teclas

05.06.18 | 13:37. Archivado en Autor

No le hables de washaps. Con su teléfono de grandes teclas no necesita nuevas tecnologías. Ella se sirve de su hilo para mantener cuanto puede unido, familia, amistades, relaciones… No sabe de nueva era, pero ella reporta, abraza, consuela puntual cada mañana. El ritual diario le demanda un banco y ninguna prisa. La lista de agraciados tiene su orden escrupuloso. Todos aprecian su sencilla ternura cuando les llega el turno. Una voz sola aún despistada y gastada, aún desmemoriada es capaz de horadar distancias y tiempo. Unida a ese hilo de cobre es aún más poderosa.

Le digo una cosa y me habla de otra. Las palabras van cediendo, se van volviendo inútiles, ¿pero qué es lo que ocurre que cuanto más se gasta y caduca el verbo, más se unen las almas? ¿Qué tiene la ancianidad que se nos hace tan cariñosa, tan grata e imprescindible al oído de dentro?

Soplo sobre su voz menguada, sobre su aliento. No sé qué ocurrirá cuando deje de correr la lista, cuando calle esa voz ya quebrada al otro lado del teléfono. Las voces queridas se vuelven débiles para aprender a despedirlas, para ejercitar una unión que trascienda toda cobertura. Levantaré a mis cielos algún satélite poderoso, para cuando ella no pulse ya las grandes teclas y se corte el hilo de cobre, para cuando no suene su cálida llamada, para cuando se levante del banco y emprenda alto, merecido vuelo…


¿"Minfulness"?

25.05.18 | 10:15. Archivado en Autor

¿Sería eso algo del popular "Minfulness"? ¿Ese anhelo de no estar ni adelante, ni atrás, ni en el futuro, ni en el pasado, sino en el puro, inmenso y embriagador instante, tendrá que ver con esa suerte de difundida meditación en acción? ¿El mágico bosque gallego me habrá ahorrado algún costoso curso de fin de semana? No, seguramente la pureza de mi silencio no alcanza para la titulación, pero en medio del singular bosque lucense, a la vera del río siempre cantarín, me llenó el instante único, hondo, feliz.

Si te proyectas en el mañana o el ayer, el presente se te va sin darte cuenta y no volverás a la oportunidad de ese instante sagrado, de ese momento particular y toda la carga de liberación que encarna. El intenso verano que aguarda, los pensamientos sobre el futuro, se esforzaban en callar la cercana y entrañable melodía del río, de sacarme del momento privilegiado. Remontando poco a poco el curso juguetón del agua, paso a paso, lograba anclarme dentro.

¿Conseguir que nada perturbe esa oración sin palabra, sin principio, ni final, lograr permanecer ahí estrechamente unido a la naturaleza primigenia, a la creación tan amablemente envolvente en compañía de Quien ni siquiera bosteza..., será algo de la famosa práctica de origen budista? ¿Será "Mindfulness" algo de ese agradecimiento desbordado, de ese gozo de sentirte uno, de identificarte con cuanto te rodea? ¿Será algo de ese placer íntimo que invita a que todo crezca, se desarrolle y evolucione, que sugiere que todo cante, que todos cantemos y alabemos…?

Hace bien poco, nadie había creado "Mindfulness", menos aún su costosa graduación y sin embargo los bosques gallegos no son de ayer, nos fascinan desde antiguo. El éxtasis viene de muy atrás, de cuando empezaron a manar esos ríos que siempre ríen, de cuando empezó a verdear esa naturaleza que siempre nos enmudece.

Vicente Beltrán Anglada hablaba de “serena expectación”. Los místicos de todos los tiempos hicieron bien en no bautizar el instante que no tiene nombre… Hoy siento también que podría ser un resetear fulminante, un borrón y cuenta nueva. El río nos ayuda a todo barrer, a todo borrar. Nos invita a todos perdonar y a dejarnos perdonar y así alcanzar, siquiera por un momento, por fin la única, indescriptible, insondable e irrepetible paz.


Se encuentren, no se maten

15.05.18 | 22:56. Archivado en Autor

¿Conocerá ese desierto algún día la primavera? ¿Cuánta sangre manará hoy? ¿Cuántos cuerpos caerán este martes doblados sobre esa tierra ardiente y disputada? ¿Conocerán las nuevas generaciones de uno y otro bando, un respiro, un oasis de paz? ¿Cuál habrá de ser el tamaño del dolor para que los humanos se encuentren y no se maten?

No más ruedas a las casas… ¿Para qué mover los edificios? ¿Qué más dará una embajada en un lugar u otro? Todos los lugares son sagrados, sobre todo si son compartidos, si sirven para el encuentro y no para la disputa. Cincuenta y ocho muertos sólo en el día de ayer es un caro precio para el último capricho de ese megalómano rubio que se considera tan poderoso…

¿Qué importa dónde ondea una bandera, qué vientos de abrasador desierto la marean? ¿Qué más da dónde duermen los edificios? Lo que importa es dónde y cómo viven los vivos. Cómo acaban con sus odios ancestrales, cómo comienzan a caminar unidos, cómo inauguran, de una vez por todas, un nuevo y anhelado tiempo de paz en esa Tierra tantas veces santa y bendita …


"LÍO"

12.05.18 | 19:26. Archivado en Autor

Dicen buenas lenguas que Arriba todo era paz y armonía, que vinimos a la Tierra porque aquí había "lío" y lo buscábamos, lo necesitábamos; porque en mitad de los "líos" se forjaría nuestro altruismo, nuestra capacidad de ser cada vez más con el otro, sobre todo con el diferente.

Tiene razón Inés Arrimadas. Sí, es cierto que con Quim Torra viene “más lío”, pero los “líos” no se tapan, no se esconden. Los “líos” nos hacen crecer, si estamos dispuestos a afrontarlos con generosidad y amplitud de miras; si estamos en condiciones de ser un poco menos nosotros, de anclarnos menos en nuestra subjetividad y empatizar con el otro. Los "líos" se encaran, se resuelven, no se apartan. Los “líos” nos invitan a echar un guiño, a comprender un poco más al adversario, a dialogar con él, a hacer concesiones y llegar a acuerdos. Nos emplazan a desprendernos y sacrificar algo nuestro. La renuncia es consustancial al proceso de maduración.
El "lío" nos mide, nos gradúa y seguramente estábamos aquí para ello. Los “líos” pueden ser positivos, a la postre emancipadores, si son conducidos de forma racional, amable, civilizada. Son los "líos" los que posibilitan nuestra evolución, si no permitimos que se perpetúen y cristalicen, si no descalificamos y perseguimos al contrario.

Cerrados en nuestros sentimientos y convicciones, blindados ante el diferente y la posibilidad que nos brinda de renovarnos, clavados donde siempre hemos estado, nunca habrá recorrido. Una sociedad no puede colectivamente progresar, si no resuelve pacífica y dialogadamente los conflictos que le salen al paso. Tarde o temprano, habrá de afrontar esos retos insoslayables. Huir del "lío" es hacerlo del desafío que trajimos al tomar carne en este gran gimnasio de constantes pruebas que representa la vida compartida.

Logramos alcanzar unidad en diversidad cuando superamos los conflictos, no cuando los sorteamos. Los "líos" nos empujan a crecer, si logramos ponernos en el lugar del otro, si intentamos ver su razón, su argumentario, si nos posibilitan desprendernos de nuestros aspectos más polarizados y extremos. Los "líos" serán siempre bienvenidos, si nos permiten movernos de nuestra posición habitual, si nos ayudan en definitiva a ceder, consensuar, llegar a un centro ponderado y allí por fin poder hermanarnos.

Artaza 14 de Mayo de 2018
www.koldoaldai.org


¿Mayo apagado?

11.05.18 | 11:51. Archivado en Autor

Los años han ido cambiando la forma de ver aquel Mayo del 68 y sus flores y su revolución que en un momento lo fue todo. La distancia, que se ha acrecentado con respecto a aquella primavera de nuestros sueños, no implica apatía, desengaño. Creíamos en aquella revuelta, suspiramos por ella. Hubiéramos dado tanto por estar en las escalinatas de aquella Sorbona, por haber caminado aquel París convulso, inundado de estudiantes de puño en alto. Ahora mucho ha cambiado y sin embargo no quiere decir que se apago el anhelo de cambiar este mundo injusto. A fuerza de clamar imposibles, no logramos cambiar la realidad. Hubo que modular esos reclamos.

Alejarse de la barricada no significa necesariamente hacerlo de la utopía. La distancia, que ha ido creciendo con respecto a aquel Mayo, no invita necesariamente a una adhesión al actual sistema. Margen con respecto a los primeros antisistema, no implica ser uno con lo que hoy impera. Más allá de ese paisaje de cascotes se ha abierto, a lo largo de las últimas décadas, una prometedora geografía en la que han comenzado a florecer cada vez más viables y sólidas alternativas. Lo que principalmente significa a la alternativa verde y solidaria a la que estamos entregados, es que no viene a confrontar, viene sencillamente a ofrecer. Está germinando una alternativa de futuro, cuya fuerza no arranca de un desquite, de un rencor, sino de una esperanza e ilusión cada vez más anchas y compartidas.

Aquellos jóvenes, que por momentos pareció que tumbaban el viejo orden, no concibieron repuesto. En las tertulias planificaron cómo derribar lo instituido, pero olvidaron interrogar al futuro. El café en la nutrida terraza parisina no se estiró para tanto. Ahora no hubiéramos arrojado esas piedras, no hubiéramos dado fuego a esos cócteles, pero tampoco habríamos caminado detrás de un De Gaule en aquella marcha histórica que pretendió sellar la revuelta y reinstaurar el "orden amenazado".

Afinamos un poco más mirada y análisis. No todo el pasado es preciso volcarlo en la papelera. Observamos con más precisión lo que sirve y lo que no. Lo que es preciso dejar atrás, no lo combatimos; lo abrazamos y lo despedimos. Si hay un Mayo que se apaga, hay otro que despierta. Los sueños caminan ahora más despacio, también más seguro. Los sueños de hoy no provocan el orden, lo invitan a cambiar y a adaptarse.

Inocencia no es lo mismo que ingenuidad, ¿los retratos de Mao o de Lenin ameritan en verdad las pulcras paredes del presente? Los muertos que dejaron a sus espaldas los “líderes revolucionarios”, caminarían seguramente por las avenidas de hoy más anchas y curtidas, más tolerantes y esperanzadas. La poesía sigue donde la dejamos, en la misma punta de los labios ahora más ajados, en los mismos muros de viejo y provocador adoquín, sólo que ahora propone una primavera más bonancible con menos huracanes y tormentas.

¿Nos habremos aburguesado…? No hay flamantes coches a las puertas de nuestras casas sencillas. Ahora tenemos puesta más la confianza en esa huerta de al lado que cultivamos con cariño y paciencia, en esa electricidad que pedimos al sol desde unas placas, en esa cooperativa de productos naturales que tenemos en la aldea…, que en los gritos que podemos lanzar al cielo si bajamos al asfalto.

No marchitaron las flores de aquel Mayo, dejaron caer semillas que comienzan a germinar en este tiempo mas propicio. La garganta ya no reclama estridencias, quiere descanso, susurro, pero tampoco absoluto silencio. Los ideales nos mantienen despiertos, sólo que ahora buscamos aquellos que nunca caducan. La nostalgia felizmente no nos sacude, porque el futuro se presenta incluso más sugestivo y alentador que las parisinas primaveras de hace ahora medio siglo.

Artaza 11 de Mayo de 2018


Baño de humildad

06.05.18 | 22:21. Archivado en Autor

Tuvimos que ponernos en marcha en búsqueda de aquello que se ajustaba más a los nuevos tiempos y a la demanda actual de nuestras almas, pero librémonos de cualquier peligroso orgullo espiritual, de cualquier tentación de rechazo. Echaré en falta a ese sacerdote anciano que en cada misa dominical se entrega en cuerpo y alma a su fiel parroquia.

Nuestra espiritualidad sin nombre y más universal de hoy es heredera de cuanto acontece bajo esas altas y grandes cúpulas. Los nuevos sistemas de creencias no podrán confrontar con los que van cediendo. No procede rechazar al pasado. Al salir en pos de lo que nos aguarda por ser, al alumbrar por ejemplo la nueva ceremonia más circular, más horizontal e inclusiva, hemos de integrar también lo que hemos sido, lo que hemos sostenido y fortalecido. Deberemos ser siempre agradecidos.

Un día faltará físicamente ella y yo no volveré más a esa iglesia, a esas misas solemnes. Entonces echaré en falta esa procesión de bastones dirigiéndose reverentes al altar, entonces echaré en falta sentirme rodeado de tanta buena y piadosa gente de edad. Recordaré cuando volteaba para atrás y me encontraba siempre con una redonda y plena sonrisa al extender la mano para dar la paz. Recordaré esos cantos cristianos a pleno pulmón retumbando en las recios muros ignacianos...

La edad va restando flexibilidad mental y por lo tanto potencial para asimilar e integrar lo nuevo. No importa en qué presente, en qué coordenada supuestamente adelantada nos encontremos ahora, siempre agradecidos con el pasado y con quienes lo encarnaron y desean seguir encarnándolo ahora. La misa es un baño de humildad que no irrita la piel del alma.


Una nueva era

03.05.18 | 17:36. Archivado en Autor

Sólo recordar a quienes no pudieron gozar de este amanecer anhelado. Por quienes nunca lo vieron con su ojos de carne. Honramos en esta hora grande a las generaciones del pasado, a nuestros padres, abuelos…, que no conocieron la paz y que tanto suspiraron por ella. Honramos su legado cargado de anhelos.

Honramos a las generaciones del mañana que sobre esta tierra de paz, harán un futuro de sana convivencia, solidaridad y de hermandad; para que nunca tengan que contemplar de nuevo al humano matando al humano, para que se persuadan de que el más alto ideal no merece un solo aliento segado. Sobre todo por quienes, ya de uno u otro signo, aún guardan hierro en sus "zulos" de adentro, para que más pronto que pronto se liberen de la carga del rencor y así nos permitan dar el último paso hacia la total normalización en la sociedad vasca.
ETA se acaba. Salimos de un túnel de violencia que viene de muy atrás. Miraremos al pasado para aprender de él. No nos entretendremos más de lo debido en los charcos de sangre y dolor del reciente ayer, sobre todo pensamos en las calles, plazas y avenidas del futuro despejadas para siempre de esos charcos. Se abre una nueva era, un amanecer que seguramente nunca habíamos conocido.

ETA nunca debió haber existido, tal como ha afirmado el lehendakari. Ello no implica necesariamente tiempo perdido. ETA nunca debió haber irrumpido, desembarcado en nuestras vidas, pero llegó, mató y desapareció y desapareciendo nos dejó bien alto colocado el listón del perdón y la reconciliación. Tienen razón los autores de su triste epílogo al afirmar que la organización surgió de nuestro pueblo. Restaba apostillar que emergió de la parte de su alma más atávica, visceral, intransigente. Ahora que ETA se “disuelve en el pueblo” estamos también en mejores condiciones para comenzar a sanar esa parte sombría de nuestra propia alma.

Casi sesenta años de ETA nos han vacunado no sólo frente a la violencia, sino igualmente frente a todo tipo de fanatismos y totalitarismo. El sufrimiento que colectivamente hemos padecido ha obrado también como factor de evolución grupal. Los valores de perdón y reconciliación que significan a una sociedad madura han comenzado a calar hondo en nuestra psicología colectiva. La violencia nos ha sacudido, pero el proceso de crecimiento como pueblo que está posibilitando el final de ella, es también buena noticia en la que será necesario reparar. Algo ha granado en lo profundo de muchos corazones que se han sobrepuesto a la mecánica del odio, que han desbaratado su ancestral inercia. Hasta el sufrimiento bárbaro e injusto puede a veces traer su insospechada y escondida enseñanza.

La memoria hila despacio, pero fino. La verdadera memoria terminará colocando a cada quien en su debido lugar. El perdón de los otrora violentos se irá poco a poco ensanchando, alcanzará como no podía ser de otra forma, también a los a los magistrados, políticos y uniformados, a los ertzainas, guardias civiles, policías y militares muertos. El dolor de tantas víctimas traerá su debida recompensa en forma de paz y armonía definitivas. Todos muevan hoy su correspondiente ficha. Todos cumplan con su cometido en esta hora decisiva. Las cárceles se acerquen a casa, el rencor no rija ya la política penitenciaria.

Ese trueno nunca debió haberse desatado. Ese caja de dolor nunca se debió haber abierto. Ese metal nunca nadie debió asirlo. Esa noche no debimos haber transitado…, pero bendecimos la primavera que ya nos ha alcanzado. Sin olvidar a quienes cayeron, la injusticia de tanto dolor sembrado en aras de un supuesto ideal, es hora de mirar al futuro y hacerlo cargados/as de fuerza e ilusión, es hora de avanzar sobre el mañana colmados de esperanza y de fe. Enterrado para siempre ese hacha y su lacerante pasado, vamos a escribir ya otra historia. Vamos a despejar el futuro para siempre de goma dos y de plomo. Vamos a inundar el mañana de luz, amor y vida.


Historia echada a andar

29.04.18 | 23:50. Archivado en Autor


La historia, en su inherente vocación de ir hacia adelante, va buscando por doquier aquello que la empuje. La barbarie y sus manadas inconscientemente la impulsan. Un dilatado pasado de impunidad, una salvaje e indigna tradición de abuso del hombre sobre la mujer va felizmente llegando a su fin, se ha tropezado hoy, en España y en muchas partes del mundo, con un pétreo muro de ciudadanas y ciudadanos firmes en su imperioso “¡basta!”.


Tarde, pero amanece. Las buenas noticias vuelven a esconderse entre los titulares y su actualidad agitada. Un patriarcalismo agresivo ha quedado felizmente herido de muerte. El futuro nos va alcanzando, no sin sus cuotas de dolor en tristes portales y segundos y sórdidos pisos. Las olas de indignación, son olas de imprescindible evolución, pero sería también positivo que los interrogantes se prodigaran y no se limitaran a unos magistrados. ¿Y si ahondáramos también en causas más profundas? ¿Y si cuestionáramos los sanfermines del alcohol y el desmadre? ¿Y si pusiéramos el interrogante a la fiesta catártica, a la sociedad desnortada, hastiada que nos conduce a ella? ¿Y si esta ola de indignación que recorre todos los rincones de nuestra geografía comenzara a cuestionar además un hedonismo imperante que banaliza las relaciones sexuales, que se libra muy mucho de vincular sexualidad con imprescindible amor?


Quisiera whashaps en mi móvil que no únicamente cuestionaran a unos jueces. Los interrogantes se prodigan, son positivos y necesarios, nos hacen ir hacia adelante. ¿Y si pusiéramos también el interrogante sobre una sociedad materialista que va buscando el placer en cualquier lugar, por cualquier motivo y a toda costa…? Sería una pena que la interpelación se ciñera a tres togados, cuando hay tanto que dejar atrás en el pasado, tanto por alumbrar en el futuro.


La historia se ha echado a andar. No debiéramos tener miedo a los interrogantes. Una sociedad que continuamente se pregunta, es una sociedad que camina. Está por escribirse una nueva historia, un futuro en el que la mujer recupere su lugar sagrado en la pareja, en el hogar, en la sociedad, por su puesto en la fiesta y la celebración. Está por escribirse una nueva historia en la que todas nuestras relaciones serán más amables y consideradas, por supuesto más sagradas. Está por escribirse una historia en la que el deseo desenfrenado irá perdiendo espacio en aras de un amor más noble, puro y generoso. En ese imprescindible reto colectivo no será obstáculo ningún magistrado.


No sólo camina un hartazgo, sobre todo avanza un noble anhelo. Pamplona se ha puesto en estos días a la cabeza de esa humanidad que camina, de esa humanidad decidida a dejar atrás un anacrónico y vejatorio machismo. La revolución lila ha estallado y se viene a sumar a otras revoluciones cabales, pacíficas, no violentas, cargadas de futuro que tenía pendientes la ciudadanía despierta.


No hay sentencia capaz de detener ese avance de la historia. No volverán. Las manadas no podrán alcanzar el mañana. Se dispersarán por los campos de la vergüenza, por los prados de la ignominia, por las estepas de la nada. Se abrirá el tiempo del mutuo y supremo respeto. Ellas caminarán libres las más oscuras avenidas. La fiesta no encubrirá barbarie, no será excusa para el despropósito. Será expresión de pura comunión, de sano disfrute. Antecederá al amor sincero y verdadero, aquél que vendrá a quedarse para siempre.


“Todos los nombres”

18.04.18 | 12:42. Archivado en Autor

El pasado domingo caminamos en Barcelona las más anchas avenidas. Hacia tiempo que no lo hacíamos en compañía de multitudes. Anduve buscando en aquellos rostros, mi rostro, en aquellos nombres mi propio nombre. Constaté el poder de los centenares de miles de almas unidas en pos de un mismo anhelo. En medio de ese océano de simpatías concertadas bajo el mismo sol, sobre el mismo asfalto, busqué también fidelidad a las sagradas e impactantes palabras del maestro budista, Thích Nhất Hạnh. Ni en los momentos de mayor fervor solidario, quise eludir su siempre desafiante invitación: "llamadme por mis verdaderos nombres,.... para que pueda abrir la puerta del amor y la compasión”.

En todo momento hemos de preguntarnos por los “otros nombres”, sobre todo cuando las mismas avenidas las pasean diferentes multitudes, cuando cunde la división, cuando la trinchera ocupa un exceso del ahora. Nuestros “otros nombres” llamarán siempre a nuestras puertas, estemos donde estemos, hasta que les demos paso y bienvenida. Los “otros nombres” se situarán en el momento más decisivo de nuestro Camino; están convocados cual constante e ineludible interpelación interior. Nos lo contaba de otra forma también el jesuita Javier Melloni en su conferencia magistral el día pasado en la Biblioteca de Pamplona: “Conocer es con-nacer, nacer con el otro”. Después daba una nueva vuelta de tuerca a la propia exigencia: “Cada vez que me autoafirmo, me separo de los demás”. Finalmente remataba: “Aquello que nace en nosotros necesita despojarnos."

Caminar “desnudos” por las avenidas de la gran ciudad es todavía una utopía, pero convendría el esfuerzo de despojarnos por lo menos de algunas vestiduras, de quedarnos con la esencia y su “kit” de valores más urgidos: libertad, justicia, solidaridad… Por eso traje a mi presente, a cada paso que avanzaba por Paralelo también a la otra Catalunya, la del otro rostro, la del otro nombre que miraba tras los visillos, tras las cortinas de sus hogares. En esa suerte de meditación andante quise abrazar a la otra humanidad hermana que tomaba el sol, que paseaba y jugaba en los parques lejanos al lazo amarillo.

"Llamadme con mis verdaderos nombres… " nos sugiere el popular maestro vietnamita. Me sentí levantando el retrato de los presos, pidiendo su libertad, me vi izando con fuerza esas telas con las que jugaba el viento, pero también me encontré agitando otros colores, sosteniendo otros mástiles por más que me resultaran por mi pasado, por mis circunstancias, más ajenos. Tenemos que ganar fuerza para sujetar todos los mástiles, para caminar todas las, avenidas, las de los unos, las de los otros, bajar hasta las olas por todos los Paralelos, intentar por último mirar con todos los ojos al horizonte de futuro. Deberemos hallar el poder interior para llamarnos con todos los nombres, para poder “abrir de par en par las puertas del amor y la compasión…”

Nos corresponde, nos corresponderá siempre abogar por la unión, por supuesto la unión ancha y diversa, por la hermandad humana ¿Alguien puede pensar que al final de esas largas, anchas y diversas avenidas hay otro horizonte? Nos toca abrazar las dos humanidades, las dos Españas, las dos Catalunyas. Ayer caminamos con la Catalunya movilizada, en preocupante medida perseguida, pero si mañana la otra Catalunya tras los visillos, tras las cortinas, fuera la perseguida, caminaríamos con ella, con sus mástiles y sus vientos. Iríamos bajo el mismo sol con ella, hasta el mar en cualquier mañana de domingo, en cualquier siempre esperanzada primavera.

Un rápido tren me pone de nuevo en mi casa. Justo al otro lado de una Urbasa que exhibe ufana tardía primavera, una población vive estos días con el corazón encogido, pendiente de un incomprensible juicio, de una severa Audiencia. Hemos nacido con el joven de Alsasua, hemos padecido la flagrante injusticia de tanta e incomprensible sombra por una noche desafortunada, sin tener que lamentar mayores consecuencias. Quizás nos corresponda ahora intentar nacer un poco con el guardia civil de la Sakana, con su universo aislado, en su isla de tan pocos puentes y amigos. ¿Será intentar nacer con el otro, con sus nombres, con su pasado, con sus dolores y circunstancias, al día de hoy, nuestro más interpelante desafío?

Artaza 18 de Abril de 2018


Martes, 19 de junio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Junio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930