Teselas

Carta del papa Francisco al Maestro General de los mercedarios, con motivo del octavo centenario de la fundación de la orden.

18.12.17 | 18:32. Archivado en Acerca del autor

Querido Hermano:
Al acercarse la fecha en que la Orden de la Merced, y todos los que se unen a ella con lazos espirituales, recuerdan el octavo centenario de la fundación de la misma por san Pedro Nolasco, quiero unirme a ustedes en acción de gracias al Señor por todos los dones recibidos a lo largo de este tiempo. Deseo expresarles mi cercanía espiritual, animándoles a que esta circunstancia sirva para la renovación interior y para impulsar el carisma recibido, siguiendo el camino espiritual que Cristo Redentor les ha trazado. El Señor se hace presente en nuestra vida mostrándonos todo su amor y nos anima a que le correspondamos con generosidad, siendo este el primer mandamiento del santo Pueblo de Dios: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas» (Dt 6,5).
En preparación a este año jubilar ustedes han querido resaltar a tres protagonistas de su historia que pueden significar tres momentos de respuesta al amor de Dios.
El primero es san Pedro Nolasco, considerado el fundador de la nueva comunidad y el depositario del carisma entregado por Dios. En esa vocación está el corazón y el tesoro de la Orden, pues tanto la tradición de la misma como la biografía de cada religioso se fundamentan en ese primer amor. En el rico patrimonio de la familia mercedaria, iniciado con los fundadores y enriquecido por los miembros de la comunidad que se han sucedido a lo largo de los siglos, se concitan todas las gracias espirituales y materiales que ustedes han recibido. Este depósito se hace expresión de una historia de amor que se enraíza en el pasado pero que sobre todo, se encarna en el presente y se abre al futuro, en los dones que el Espíritu sigue derramando hoy sobre cada uno de ustedes. No se puede amar lo que no se conoce (cf. SAN AGUSTÍN, Trinidad, X,II,4), por ello los animo a profundizar en ese cimiento puesto por Cristo y fuera del cual nada se puede construir, redescubriendo el primer amor de la Orden y de la propia vocación, para renovarlos continuamente.
El segundo protagonista en este tríptico es la Virgen Santa, Nuestra Señora de la Merced o, como también la llaman, del Remedio y de la Gracia en nuestras necesidades, que suplicamos a Dios y confiamos a su poderosa intercesión. En el original hebreo la expresión que traducimos «amarás al Señor con toda el alma» tiene el sentido de «hasta la última gota de nuestra sangre». Por eso, el ejemplo de María se identifica con el verso del «Shemá». Ella se proclama como la «esclava del Señor», y se pone en camino «apresuradamente» (Lc 1,38-39), para llevar la buena noticia del reino a su prima Isabel. Es la respuesta de Dios al clamor del pueblo que espera la liberación (cf. Ex 3,7 y Lc 1,13). Así, es maestra de consagración a Dios y al pueblo, en la disponibilidad y el servicio, en la humildad y la sencillez de una vida oculta, totalmente entregada a Dios, en el silencio y en la oración. Es un compromiso que nos evoca el sacrificio de los antiguos padres redentores, que se quedaban ellos mismos «en rehenes», como prenda de la libertad de los cautivos. Por ello, les ruego que este propósito de ser completamente suyos se refleje no sólo en las obras apostólicas de vanguardia, sino en el trabajo cotidiano y humilde de cada religioso, como también en los monasterios contemplativos que, con el silencio orante y el sacrificio escondido, sostienen maternalmente la vida de la Orden y de la Iglesia.
El tercer protagonista que completa el cuadro de la historia del Instituto es Cristo Redentor; en él damos un salto cualitativo, pues pasamos de los discípulos al Maestro. Como el joven rico, Jesús nos interpela con una pregunta que nos toca profundamente: ¿Quieres ser perfecto? (cf. Mt 19,21; 5,48). No vale un conocimiento teórico, ni siquiera una adhesión sincera a los preceptos de la Ley divina «desde la juventud» (Mc 10,20); sino que Jesús nos mira a los ojos y nos ama, pidiéndonos que lo dejemos todo por seguirle. El amor se aquilata en el fuego del riesgo, en la capacidad de poner sobre la mesa todas las cartas y de apostar fuerte, por esa esperanza que no defrauda. Sin embargo, muchas veces, las decisiones personales y comunitarias que más nos cuestan son la que afectan a nuestras pequeñas y, a veces, mundanas seguridades. Todos estamos llamados a vivir la alegría que brota del encuentro con Jesús, para vencer nuestro egoísmo, salir de nuestra propia comodidad y atrevernos a llegar a toda periferia que necesita la luz del Evangelio (cf. Exhort. Apost. Evangelii Gaudium, 20). Podemos responder al Señor con generosidad cuando experimentamos que somos amados por Dios a pesar de nuestro pecado y nuestra inconsistencia.
Queridos hermanos y hermanas: el Señor Jesús les mostrará un camino hermoso, por donde transitar con un espíritu renovado. Podrán hacer crecer el don recibido —personal y comunitariamente—, entregándolo y entregándose completamente, como el grano de trigo que si no muere no puede dar fruto (cf. Jn 12,24). Pido al Señor que les dé la fuerza para abandonar lo que les ata y asumir su cruz, de modo que dejando el manto y agarrando su camilla (Mc 10,50; 2,1-12) puedan seguirlo por el camino y habitar en su casa por siempre. Por favor, les ruego que no dejen de rezar por mí. Que Jesús bendiga a todos los miembros de la Orden y de la entera familia mercedaria, y la Virgen Santa los cuide. Fraternalmente,
Franciscus


¡Feliz Navidad 2018!

12.12.17 | 19:36. Archivado en Valores

Este año no he encontrado una tarjeta de Navidad convincente para felicitarte. Esos llamados “Chrismas” son cada día menos navideños y más comerciales. Nos van robando a los cristianos, lentamente la Navidad. Y vamos dejando que lo hagan. Por eso este año te felicito con unas palabras que sean más Navidad y menos mensaje hueco para quedar bien.

>> Sigue...


Un paquete caído del cielo (Entremés para Navidad)

02.12.17 | 14:13. Archivado en Valores

NARRADOR: (Voz en off) Genaro, el vagabundo, había pasado el día caminando por las calles de aquella viaja ciudad. Un bocadillo, una cerveza, unas monedas y basta. Se acercaba la noche y amenazaba con ser muy fría. Un cielo encapotado, blanquecino y muy cubierto y una brisa helada presagiaban que nevaría. Genaro, cubierto con unos periódicos y al calor de una botella de aguardiente se disponía a enfrentarse a la noche sin miedo alguno. Más que el frío le preocupaba el llanto de Rosa, una mujer vagabunda muy joven que esperaba un hijo. Estaba acurrucada al descampado. Quiso consolarla un poco pero no encontró las palabras oportunas. ¿A dónde iría Rosa? ¿Quién podría entender el drama de aquella mujer?

>> Sigue...


Adviento o la esperanza amanecida hoy

30.11.17 | 12:01. Archivado en Valores

“Y aunque no hemos visto a Dios, somos como aves migratorias o peces migratorios, que han nacido en un lugar extraño, pero cuando llega el invierno sienten una inquietud misteriosa, una llamada en la sangre, la nostalgia de una patria primaveral que no han visto nunca y parten hacia allá sin saber adónde. Han sentido la llamada de la tierra prometida, la voz del Amado que llama”. (Ernesto Cardenal) La esperanza es la razón de ser de la humanidad. Sin ella se secan nuestros retoños más logrados, se nubla el deseo de bien y la vida se convierte en fardo pesado sobre la espalda de los más vulnerables. Ser hombre en plenitud es vivir en la esperanza. Soñar posibilidades nuevas, apostar por un mañana más luminoso. Sin esperanza nos amenaza la náusea, nos instalamos en la vulgaridad y sólo apostamos por propuestas hedonistas.

>> Sigue...


La persecución contra los cristianos no cesa (De nuevo Asia Bibi)

16.11.17 | 10:32. Archivado en Valores

Hace más de 7 años que una mujer cristiana y madre de familia, Asia Bibi, era condenada a la horca en Paquistán por el simple delito de ser cristiana. Fue acusada de blasfemia por beber agua en una fuente pública. Lleva ya dos años en prisión, esperando ser ejecutada. Le ofrecieron renegar de la fe cristiana y abrazar la musulmana pero ella respondió muy segura: “Prefiero ser cristiana en la horca que musulmana en libertad.
Esto provocó la ira de los musulmanes más radicales y fanáticos que han desencadenado una fuerte campaña para que al fin sea ejecutada.

>> Sigue...


XXIV Asamblea de CONFER

14.11.17 | 19:09. Archivado en Vida Religiosa

En los días 13, 14 y 15 de noviembre está teniendo lugar la XXIV Asamblea General de CONFER. Todo un acontecimiento en la vida consagrada española. Con la presencia del Nuncio Renzo Fratini y del obispo presidente de la Comisión episcopal de la Vida Consagrada, Jesús Catalá, obispo de Málaga. La Asamblea, con más de 400 superiores mayores, quiere reflexionar en torno a los problemas y desafíos más significativos de la VC en España como la escasez vocacional y la llamada de la iglesia a vivir más en sintonía con los anhelos y esperanzas de los jóvenes. Por eso el lema escogido para esta ocasión es aquel que aparece en el relato de los discípulos de Emaús: “Se puso a caminar con ellos”.
Yo estaba invitado a participar como expresidente de CONFER, y lo agradezco mucho, pero las circunstancias no lo han hecho posible. Las nuevas tecnologías, sin embargo, me han permitido seguirlo en directo.
El tema vocacional es un tema muy complejo pero muy actual en la reflexión que hacemos hoy los consagrados. Yo tengo mis propias opiniones al respecto, que no todos comparten, evidentemente, y que a algunos les molestan. Pero no por ello voy a dejar de decir lo que pienso, como hombre libre que soy y me siento.
Cuando uno camina por la calle y se fija en la gente, descubre que esta sociedad ya no es la misma que hace unos cuantos años. Ha cambiado todo: la mentalidad, los valores, la manera de vestir, las expectativas, el poder adquisitivo, la manera cómo se entiende la familia hoy, en muchos casos un simple acuerdo de convivencia y de prueba para ver cómo van las cosas, el lenguaje, nada ha quedado al margen de los cambios bruscos que nos ha traído la más rabiosa actualidad. Sin embargo los métodos catequéticos y pastorales apenas han cambiado. A esta sociedad no la conoce ya nadie si no hacemos el esfuerzo de encarnarnos, de convivir con la gente más joven, de escuchar mucho los problemas y esperanzas de la gente, en definitiva de salir de nuestros castillos de invierno y ser, en medio del pueblo de Dios, una pequeña levadura o una luz, aunque sea tenue, que cuestione a la gente, o al menos a algunos de nuestros coetáneos. Para eso la iglesia tiene que buscar métodos impactantes y nuevos. A esto el papa lo llama “crear líos”. Pero si miramos la realidad que nos rodea en nuestras parroquias y comunidades cristianas descubrimos, de inmediato, que de impacto, nada de nada. Seguimos instalados en una pastoral conservadora y aburrida, de frialdad y lejanía que no atraen a nadie y que echa, cada día más, a los pocos que vienen a nuestros templos. Templos llenos de canas y de bancos vacíos. Una deserción creciente y preocupante a la que pocos se empeñan en poner freno. Hemos perdido fieles (algunos los llaman clientes, lo cual ya es significativo de la mentalidad que arrastramos)
Hay sacerdotes de una cierta edad ya, agarrados a sus sedes propias, que son como un “Loby” incapaz de abrir puertas a los más jóvenes y creativos. Yo he escuchado esta queja a algunos jóvenes sacerdotes, normalmente vicarios, que están muy limitados por los párrocos y que sólo les permiten hacer lo que ellos no saben o no pueden y, a veces, les cargan un trabajo excesivo con la razón de que los jóvenes pueden más y ellos ya han trabajado bastante. Hay un clero -religiosos también- muy acomodado que se cierra a la movilidad y al cambio por miedo a perder sus intereses creados. Y así la iglesia nunca será impactante.
Los sermones que abundan en nuestras iglesias son muy poco atractivos. Algunos son los mismos que hace años, leídos como un alumno, que el cura tiene grabados o escritos para que les valgan para siempre, (He visto algunos con los folios ya amarillos por la antigüedad) Y así escuchamos sermones desencarnados de la realidad que a nadie ya le interesan. No estamos precisamente ahora en una pastoral del impacto que haga volver la cabeza y suscite interés a la gente. No faltará quien diga que la misión de la iglesia no es hacer espectáculo. Y es verdad, pero entre el espectáculo y la sonnolencia hay un término medio que puede ser muy interesante. Lo cierto es que no nos renovamos y nos quedamos solos con cuatro ancianos que siempre serán fieles porque han mamado la fe y la viven como un gran don. Pero ahora son muy pocos los que maman la fe y menos los que la consideran un don. Más bien muchos jóvenes presumen de su ateísmo, de su agnosticismo e, incluso, consideran estos temas como supersticiones del pasado y, lo que es peor aún, en familias de gran tradición cristiana. ¡Cuántos abuelos cristianos están escandalizados de que sus nietos ni van a misa ni piensan casarse por la iglesia ni cultivan ninguna costumbre cristiana como bautizar a sus hijos. Y todo esto debe ser un constante desafío para los cristianos de hoy. ¿O no?
Las parroquias que apuestan por un nuevo estilo de pastoral celebrativa, más participativa y espontánea, que son contadas, enseguida suscitan el interés de otros creyentes que acuden a ellas, incluso desde parroquias muy lejanas porque allí sienten que su fe se ve más fortalecida y apoyada. Podría contar muchos casos de creyentes, profesores de universidad, incluso, que han abandonado sus parroquias para buscar ese estilo pastoral que a ellos más les llena y estimula.
Como no podría ser de otra manera es también muy importante el estilo del obispo de cada diócesis porque algunos generan más rechazos que adhesiones por no ser del estilo que el papa está pidiendo: sencillos, serviciales, sin ostentación y "con olor de oveja". La influencia de un obispo en su diócesis es muy grande y se percibe enseguida. Y si hacemos un repaso, uno por uno, en nuestra querida España, vemos que muchos t han entrado ya en esta dinámica que el papa pide -y se les nota mucho- pero otros siguen instalados en sus palacios de invierno, amigos del poder y de la ostentación, creando muchos problemas públicos relacionados con el dinero, sobre todo, y a éstos también se les nota mucho. Demasiado. La crisis reciente en Cataluña ha abierto más aún la desconfianza en muchos pastores más al servicio de las ideas políticas, a las que tienen todo el derecho de manera particular, que de servir a todo el pueblo de Dios más allá de sus posiciones políticas. La fractura social en la iglesia de Cataluña es de antología y las heridas abiertas tardarán mucho tiempo en cicatrizar.
Pero el análisis de conversión tenemos que hacerlo todos, unos y otros -yo mismo- para que este nuevo estilo de ser iglesia se vaya imponiendo y brille en lo alto del celemín.
Necesitamos, en fin, despertar la creatividad y buscar nuevas formas e iconos, nuevos lenguajes, para no quedarnos fosilizados y sin mordiente para los hombres de hoy.
Se me ocurren algunas cosas sueltas como éstas:
1) Incentivar en nuestras parroquias la participación de la gente. Compartir y comentar la homilía (Si seguimos pensando que la homilía es una propiedad exclusiva del sacerdote no hemos avanzado nada. Sigamos así pero luego no nos quejemos. Una de las quejas más frecuentes de los fieles tiene que ver con las homilías cansinas, desfasadas y aburridas que cada domingo tienen que soportar en lugar de disfrutar) y también los jóvenes se quejan de la falta de participación.
2) Darle más protagonismo a los sacerdotes jóvenes allí donde los hubiere porque ellos están más en condiciones de sintonizar con los jóvenes.
3) Donde haya más de un sacerdote, rotar en las eucaristías para que no siempre escuchen al mismo, y lo mismo, y para evitar que los sacerdotes conviertan sus eucaristías en propiedad personal, cerradas a la novedad. Somos muy dados a pensar que esta es “mi misa”
4) Cuidar mucho el acompañamiento musical de las celebraciones. Todo lo invertido en este sentido se gana después en satisfacción y participación de los fieles.
5) Informarse del estilo de celebraciones en otras parroquias donde parece que la pastoral funciona mejor y está más valorada.

6) Potenciar la movilidad pastoral de la gente: haciendo en otros lugares más adecuados, ejercicios, retiros, celebraciones encuentros parroquiales en lugares fuera del ámbito parroquial.
7) Invitar, de vez en cuando, a sacerdotes o laicos especialistas en diversas materias, para que puedan impartir conferencias más especializadas sobre temas de actualidad pastoral.
8) Escuchar mucho a los fieles a través de los Consejos Pastorales, encuestas, buzones de sugerencias…
9) Elaborar, al menos mensualmente, un boletín parroquial donde se den a conocer las actividades más importantes de la parroquia y se informe con transparencia de todas las cuestiones económicas por un consejo económico donde también estén presentes los laicos.
10) Cuidar mucho la presencia en el confesionario para que los fieles tengan la seguridad de encontrar a alguien siempre dispuesto a perdonar sus pecados, a través del sacramento. No vale eso de “Estoy presente siempre que me lo pidan”. Hay que estar presentes por si acaso lo piden
11) Favorecer la participación en oraciones especiales y en la adoración del Santísimo con una frecuencia aceptable.
12) No descuidar nunca la atención a los enfermos, en lo que se refiere a la visita, la comunión, la confesión…
13) Cuidar también los símbolos y sugerencias artísticas como la corona de Adviento, el nacimiento en Navidad, decoración de la iglesia, rótulos con informaciones precisas, flores en sus momentos oportunos…
14) Abrir las iglesias a la gente; una iglesia cerrada es un impedimento para que la gente pueda hacer su pequeña oración diaria ante el Señor.
Pero quizás lo más importante de toda pastoral es que los sacerdotes sean gente cercana a sus fieles, que sepan escucharlos, animarlos, acompañarlos en los momentos fuertes de la vida… Muchos jóvenes y adultos se alejan de la vida de la iglesia por lo raros –como dicen ellos- que son algunos curas: impositivos, poco dialogantes, metidos en política, con la mentalidad de que la iglesia son ellos y en la parroquia mandan ellos. El clericalismo sigue siendo uno de los grandes males de la iglesia del presente como afirma el papa Francisco.
Por otra parte en la vida consagrada ha pasado algo parecido. Sufrimos un mimetismo creciente con el entorno que nos impide vivir con radicalidad el evangelio y la consagración. Consagrados que aspiran a hacer carrera, a medrar, a disponer de dinero abundante, con ansias de poder y de prestigio, dispuestos a acomodarse a la buena vida, indisponibles para traslados o envíos a otras misiones dentro de la congregación, que rezan mucho por las vocaciones pero no dan ni un solo paso para acercarse a los jóvenes y compartir sus problemas, como los fariseos del evangelio que cargaban cargas pesadas sobre los hombros de los otros. Comunidades donde sobran llaves y control pero poca apertura al entorno. Todo esto no sólo no permite que los jóvenes se interesen sino que hace que algunos jóvenes, que ya están dentro, se marchen antes de que sea demasiado tarde. Un joven no apuesta nunca por un lugar que no trasmite esperanza; y hace bien. Yo lo he dicho muchas veces: “El problema de las vocaciones no es que la falta de vocaciones nos traiga desesperanza sino más bien que la falta de esperanza no nos trae vocaciones”


Decálogo del catequista.

07.11.17 | 13:18. Archivado en Iglesia

1.- Eres catequista cuando eres testigo. Amas cuando enseñas y enseñas a amar.

2.- Eres catequista cuando haces de tu vida una catequesis y conviertes tu catequesis en oferta de vida y de libertad.

3.- Eres catequista cuando eres hombre o mujer de Palabra. La historia de la Salvación es encuentro de amor y diálogo; serás catequista cuando hagas del diálogo el punto de encuentro entre Dios y la humanidad.

>> Sigue...


Una fiesta horrorosa e importada: Halloween

28.10.17 | 19:26. Archivado en Valores

La noche de brujas o de vísperas de difuntos, en el día 31 de octubre, fiesta de todos los santos, que tanto ha arraigado en España en los últimos años, es una fiesta que tiene un origen celta y que la iglesia intentó cristianizar para que no fuera algo tan antiestético y escaso de valores.
Realmente pasar a un local decorado para celebrar la fiesta de Halloween es una experiencia bastante desagradable: telarañas, esqueletos y brujas, arañas y cadáveres…¡una asquerosidad con muy poco gusto¡

>> Sigue...


La violencia feminista

27.10.17 | 12:59. Archivado en Valores

Javier Marías, en uno de sus recientes artículos ha dicho que "en la actualidad hay una corriente feminista que ha optado por decir que cuanto las mujeres hacen o hicieron es extraordinario, por decreto". Y ha desencadenado una ola de respuestas en las redes sociales muy abultada, exagerada, diría yo.
El artículo que hoy voy a escribir sé que va a ser políticamente incorrecto, como ha sido la expresión, a mi juicio, acertadísima de Javier Marías y, estoy seguro, provocará reacciones inmediatas. Sobre todo porque tiene que ver con un tema que en los últimos tiempos nos preocupa sobremanera, el llamado, o mal llamado, “violencia de género”.

>> Sigue...


Decálogo del inmigrante

20.10.17 | 10:41. Archivado en Valores

Todo ser humano es un inmigrante. Tú y yo lo somos. Inmigrantes en un país o en otro, aquel en el que hemos tenido la suerte o la desgracia de nacer. Inmigrantes por los caminos de esta vida de la que somos sólo huéspedes y en la que todos buscamos acogida y afecto para ser felices. Bienvenido, inmigrante, en tu patera blanca, negra o amarilla a las costas de la vida.

>> Sigue...


Diálogo con una mujer radicalizada en el Islam.

14.10.17 | 21:10. Archivado en Valores

Hace muy pocos días he hablado con una mujer de religión islámica, aunque ella es española y, en su tiempo, bautizada en la iglesia católica. Se enamoró de un islamista radical y, desde entonces, su vida ha dado un vuelco radical, como era de esperar.
Se fue a vivir con su compañero, con el que ha tenido un niño, y su vida se fue transformando poco a poco, influenciada por su marido, hasta llegar a ser una mujer irreconocible. Su marido ha sido detenido por radicalización “yihadista” y está actualmente en la cárcel.
Me explicaba cómo su marido se fue radicalizando, vía internet, a través de argumentos que fueron convenciéndole.

>> Sigue...


Ese otro holocausto

11.10.17 | 19:06. Archivado en Iglesia

La persecución religiosa en Paquistán contra la minoría cristiana está alcanzando cotas intolerables, que ya pueden calificarse de verdadero holocausto.
Además del caso, ya conocido y enquistado, de Asia Bibi, que lleva varios años en la cárcel por ser cristiana y no querer renunciar a su fe, ahora hemos conocido la noticia de un joven cristiano, Arslan Masih, que ha sido asesinado por la policía y jóvenes musulmanes de su propia escuela en Punjab.
Un joven con solo 15 años, que abraza el martirio, después de una cruel tortura, por la intolerancia de las autoridades de Paquistán, que continúan permitiendo, ante el silencio de muchos países, una violación constante de los derechos humanos en lo que se refiere a la libertad religiosa.
Arslan fue salvajemente torturado delante de sus compañeros de clase, como escarmiento público, hasta la muerte, que un médico certificó en una clínica cercana a donde los mismos policías llevaron su cuerpo.
La comunidad cristiana, minoritaria, está exigiendo responsabilidades y justicia a las autoridades, que hacen caso omiso, porque se trata de un joven cristiano y con su silencio apoyan estos actos de violencia contra la minoría cristiana.


Domingo, 18 de febrero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Febrero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728