Teselas

El llanto humano de un profesional

16.03.18 | 17:57. Archivado en Acerca del autor

Siempre me han impresionado -¡y mucho!- los versos del gran poeta zamorano, de Tábara, León Felipe, en su poema “Ser en la vida romero”, sobre todo cuando afirma
“No sabiendo los oficios
los haremos con respeto.
Para enterrar a los muertos, como debemos,
cualquiera sirve,
cualquiera…
menos un sepulturero

En estos días de tragedia nacional con la muerte del Niño Gabriel, estos versos han vuelto de nuevo a mi memoria, cuando he visto emocionarse en una rueda de prensa al Comandante de la Unidad Central Operativa (UCO), Don Jesús Reina, al recordar, ante las preguntas de los periodistas, el hallazgo del cadáver del pequeños Gabriel en el maletero de un coche, en la llamada “Operación Nemo”. Este gesto nos habla de alguien que no entierra a los muertos como un sepulturero sino como un profesional humano, como él mismo decía ante los periodistas que llenaban la sala de prensa: “Es que somos humanos”
Yo confío en unos profesionales así, humanos, sin dejar de ser profesionales. Tengo la suerte de conocer a algunos amigos que pertenecen a la Guardia Civil y no han dejado de ser humanos, sino más bien han crecido en humanidad a medida que se han ido enfrentando a situaciones tan difíciles e dolorosas como ésta del niño Gabriel.
He visto a profesionales, llenos de fe y de galones, que se han emocionado, delante de mí, contemplando la imagen de la Virgen del Pilar en su fiesta y, ahora, la emoción del comandante Jesús Reina me ha llevado a confirmar mi intuición. Tenemos, en la Guardia Civil, unos seres humanos extraordinarios y de gran profesionalidad que no han sido justamente valorados en nuestra sociedad.
Podría parecer que lo profesional, después de tantas misiones desempañadas de alto riesgo, es convertirse en fríos y asépticos como un sepulturero acostumbrado a sepultar muertos, pero ese día la Guardia civil sería, para mí, digna de desconfianza. Mientras un guardia civil se emocione contando el trágico desenlace de Gabriel, estamos en buenas manos.
El papa en el mes de febrero, con un grupo de jóvenes rumanos decía:
“A algunas de estas preguntas puedo responder, a otras no. Sólo Dios tiene la respuesta. En la vida hay muchos porqués a los cuales no podemos responder. Podemos sólo mirar, sentir, sufrir y llorar
¡Ojalá pudiéramos decir lo mismo los sacerdotes cuando somos testigos de tantos dramas diarios que llegan a nosotros en los confesonarios o en los despachos, en Cáritas o en la misma calle!
Como decía el papa Francisco: cuando no sepáis cómo darle solución a los problemas “porque somos humanos”, al menos, llorad con quienes los padecen.
Hoy, rindo homenaje de admiración, respeto y cariño a la Guardia Civil, aunque no esté de moda; aunque algunos, incluso amigos míos, me miren de soslayo. Cuando un teniente se emociona contando el trágico desenlace que ha padecido el niño Gabriel, yo me emociono con él y le brindo mi apoyo y mi confianza.¡ Olé a la Guardia Civil que estos días en el teniente Jesús Reina, nos ha dado una lección de humanidad!

Eso mismo quisiera yo ver en muchos profesionales de la sociedad, deshumanizados por tanta corrupción y falta de valores, incapaces de emocionarse.
No en vano es de ingenuos en nuestros días dedicarse a la poesía. Me decía, no hace mucho tiempo, un profesional de una editorial conocida: “No escribas poesía para publicar, la poesía hoy no se vende” Así que he decido escribir poesía sólo para mis amigos. ¡Ay si nuestros escritores clásicos levantaran la cabeza!


Elegía por Gabriel, el niño "pescaíto"

12.03.18 | 11:35. Archivado en Valores

Ha amanecido un día lluvioso. Hasta el cielo no deja de llorar pensando en el “pescaíto”. Toda España está llorando hoy. Los guardias civiles que rompieron a llorar cuando vieron el cadáver envuelto en mantas de Gabriel, son el reflejo del llanto de toda España. Magnífico trabajo el de la Guardia Civil y de los voluntarios, que no siempre sabemos valorar suficientemente. ¡Cuánta humanidad y servicio detrás de sus uniformes!
Un niño, con cara de ángel, ingenuo y risueño, ha sido asesinado por la novia de su padre. La misma que le había vestido esa mañana.

>> Sigue...


La memoria histórica

07.03.18 | 19:27. Archivado en Iglesia

Recuerdo que hace unos años que cayó en mis manos esta noticia que publicaba un periódico de tirada nacional: “Ayer fui a la Basílica de la Merced, en Barcelona, y sentí pena al ver el deterioro que ofrecía, a pesar de los muchos esfuerzos y mejoras que se van haciendo. Las paredes están sucias y descuidadas. Necesita restauración. No he podido por menos que hacer comparaciones con los santuarios marianos que he visitado por Europa. Todos impecables, incluso en los países donde los católicos no abundan. ¿Es posible que en un país de profundas raíces cristianas tengamos así el templo de la patrona de Barcelona?”
La carta al director estaba firmada por Pilar Peña Sanz de Barcelona.

Me parece que en nuestro país hay muchas memorias históricas que había que atender. Y una es ésta de la basílica de La Merced de Barcelona. No parece muy adecuado que esta basílica tan importante para los mercedarios –Es su casa fundacional, construida por ellos- además de estar expropiada se encuentre descuidada. Devuélvanla a sus legítimos dueños y ellos la cuidarán con cariño y esmero. ¡Qué buen gesto sería éste, por parte de la diócesis de Barcelona hacia la orden, ahora que celebra los 800 años de la fundación de La Merced y el papa ha concedido a todos los templos mercedarios la gracia de ser templos jubilares!
El rey Jaime I, al certificar los bienes de la Orden mercedaria, escribe a propósito de esta casa-convento de la Merced, con su iglesia: “donde ahora tenéis la iglesia, habitaciones y huerto, con toda vuestra propiedad hasta la orilla del mar, ya sea por compra, ya por donación de Raimundo de Plegamans o de cualquier otra persona”

La capilla, entonces, muy pequeña, ya era pública en el año 1245.
No hay la menor duda. La propiedad de este convento está más que documentada en la historia. Por eso no se explica que, a estas alturas, no sea propiedad de la Orden y la retenga para sí la diócesis de Barcelona. Pero al menos sería justo que estuviera bien cuidada. Allí se encuentra el mayor tesoro, después de los cautivos, que la Orden mercedaria tiene en el mundo: la imagen de la Virgen de la Merced del siglo XIV obra de Pere Moragues. La firma de los mercedarios, en forma de escudo, está impresa por todos los rincones de la basílica y del convento anejo, hoy capitanía General. Allí se encuentra además otro tesoro para la familia mercedaria: los restos de Santa María de Cervellón, la primera mercedaria que inicia la rama femenina de la Orden.
Honrar la memoria histórica pasa por devolver a cada uno lo suyo, y mucho más aquello que tiene, sobre todo, un valor sentimental más que económico, un valor espiritual más que material, un valor afectivo más que patrimonial.
El devenir de los siglos nos va jugando malas pasadas; algunas no tienen solución y hay aceptarlas con resignación. Otras tienen solución desde la buena voluntad y la generosidad. Éste ataque contra la memoria histórica de la Orden de la Merced puede muy bien subsanarse. No sea que critiquemos las actuaciones de los políticos a la hora de llevar a cabo la ley de la memoria histórica cuando afecta a la iglesia pero nosotros no seamos igual de coherentes con lo nuestro.
Quede constancia de este atropello histórico y pidamos a la Virgen de la Merced, patrona de Barcelona, que nos siga amando y protegiendo, como dicen los gozos de Jacinto Verdaguer:

“Dels captius Mare i Patrona
Puix del ce lens heu baixat:
Princesa de Barcelona,
Protegiu vostra ciutat”


Propuestas para una iglesia más viva.

04.03.18 | 21:19. Archivado en Iglesia

2) Incentivar en nuestras parroquias la participación de la gente. Compartir y comentar la homilía (Si seguimos pensando que la homilía es una propiedad exclusiva del sacerdote, aunque esto sea lo oficial) no hemos avanzado nada. Sigamos así pero luego no nos quejemos. Una de las quejas más frecuentes de los fieles tiene que ver con las homilías cansinas, desfasadas y aburridas que cada domingo tienen que soportar, en lugar de disfrutar y también los jóvenes se quejan de la falta de participación.

>> Sigue...


Propuestas para una iglesia más viva.

25.02.18 | 11:26. Archivado en Iglesia

1) Conocer la realidad que nos rodea.

Sólo conociendo la realidad que nos rodea podemos hacer un diagnóstico serio y fundado del momento en que vivimos y así buscar las propuestas interesantes y útiles para el momento que nos ha tocado vivir. Hay algo claro: ¡Nos queda la esperanza!

>> Sigue...


El machismo de un obispo que presume de dialogante: Taltavull

16.02.18 | 13:57. Archivado en Iglesia

El conflicto de las Jerónimas de Palma, lejos de solucionarse con el diálogo, del que hacía gala el obispo Taltavull, cuando entró en la diócesis, se va inflexibilizando, precisamente por exceso de monólogo y mucha imposición. El Diario de Mallorca acaba de publicar en el día de hoy un artículo (enmendando el anterior del pasado lunes) en el que, por fin, dicho medio recoge que el Tribunal no ha concedido al obispado la propiedad en ningún momento sino que la resolución se refiere sólo a la nulidad de las certificaciones emitidas por el obispado para su inmatriculación. Se puede comprobar en el punto octavo de la sentencia. El Obispado –en un adalid de confusión premeditada- pretendía apoyarse en esta resolución judicial para exigir a las monjas las llaves del monasterio. Y las monjas se han negado, con todo derecho, a entregar llaves y monasterio a la diócesis, porque se sienten, en conciencia, las legítimas dueñas de ese inmueble y una de las obligaciones de la madre Federal es conservar su patrimonio.

>> Sigue...


De nuevo Asia Bibi, por suerte.

09.02.18 | 12:04. Archivado en Acerca del autor

Hemos hablado, en varias ocasiones, en este blog, sobre la ignominia que supone mantener en prisión a Asia Bibi, una mujer católica, condenada a la horca en Paquistán, por haber bebido agua de una fuente pública y haberla “contaminado por ser cristiana”. Ha sido condenada a muerte por “blasfemia” y lleva ya muchos meses encarcelada esperando que se decida su futuro: la libertad o la muerte. Muchos organismos internacionales se han hecho eco de la injusta situación de esta mujer y han pedido su inmediata libertad. Pero, cada vez que alguien pide su libertad, los fanáticos musulmanes de Paquistán inician una campaña muy fuerte de presión y amenazas a los jueces para que sea condenada a muerte y ejecutada de inmediato. El fanatismo humano no tiene límites y es capaz de llegar a cualquier decisión inhumana porque, en el fondo, es una enfermedad grave de la que los mismos fanáticos no son conscientes.
He tenido la dicha de participar en una celebración por la libertad de Asia Bibi en Madrid, cuando yo era párroco, con la presencia de su marido Aship y su hija, Eisham Aship, y su testimonio de fe y de esperanza me dejó impresionado.
Ahora he sabido, con mucho gozo, que la santa Sede se va a “movilizar” por esta causa y el día 24 de febrero se iluminará de rojo el Coliseo para denunciar la persecución de los cristianos en el mundo. Sin duda, será algo grandioso ver iluminado de rojo el mayor símbolo de persecución religiosa de toda la historia: el Coliseo, donde fueron martirizados tantos cristianos en los primeros tiempos de la vida cristiana. En ese acto intervendrán El marido y la hija de Asia Bibi. El coliseo se iluminará simultáneamente con otros lugares como Alepo en Siria o Mosul en Iraq. Este gesto estará patrocinado por la fundación pontificia “Ayuda a la iglesia Necesitada”. Será uno de los eventos mediáticos más importantes de los realizados hasta ahora en el mundo a favor de los cristianos perseguidos.
Ojalá sirva para que la opinión pública mundial reaccione ante estas persecuciones inhumanas y crueles, que atentan contra los derechos más elementales de las personas, que aún se siguen dando en nuestro mundo en lugares, sobre todo, donde el fanatismo se ha instalado como una religión.


Nunca el olvido

05.02.18 | 19:47. Archivado en Valores

Entre los amigos que he tenido a lo largo de mi vida figura uno especial. Compartí con él momentos muy gratos de mi juventud; estudiamos juntos y pasamos ratos muy agradables en un conjunto musical, llamado “Aleluya”, que entonces teníamos en el Seminario mercedario. Guitarras eléctricas, bajo, órgano y batería de la buena. Adrián era el organista del grupo pero si tenía que tocar la batería también lo hacía con gracia y yo era el solista. Bordábamos las canciones de Los Beatles y llegamos a interpretar el “Superstar” de Camilo Sesto con gran profesionalidad. Aquellos años setenta de las utopías y los sueños de un mundo mejor. Adríán era un hombre bueno de verdad. Tenía un vocación de servicio y altruismo innegable, por eso todos pensábamos que llegaría sin duda, a ser sacerdote mercedario. Un triste día nos dejó a todos sorprendidos cuando, en pleno noviciado ya, nos dijo que se marchaba. “Busco, nos dijo, más acción. Yo necesito gastar más adrenalina”. Y se nos fue.

>> Sigue...


Una vela y una flor

01.02.18 | 19:19. Archivado en Acerca del autor

Esto de tener tantos amigos es una experiencia muy grata. Y para mí, que los tengo a cientos, es una bendición de Dios.
> -Vente a comer con nosotras, me decía hace muy poco una de ellas. Y yo, como siempre, me fui. Alegría de la buena en los rostros, la mesa preparada con todo cariño y lujo de detalles y el olor a mi comida favorita: ¡Sopa castellana, o de ajo! ¡Todo un lujo de buena compañía y de amistad!
Reparo en la mesa, con un hermoso mantel blanco y bordado, una vajilla artística y, a un lado, colocadas con primor, hay una vela encendida y una flor fresca. Me cuestiono. La silla donde están está vacía y parece que sobra.

>> Sigue...


En mi cumpleaños, la edad sí importa

29.01.18 | 12:51. Archivado en Acerca del autor

Cuando uno tiene diez y ocho años la edad no importa. Las fuerzas y las ilusiones son tantas que es igual cumplir o no años. Pero cuando uno ya se acerca los sesenta a toda velocidad, cumplir años sí importa. Es una bendición, y no una desgracia, porque supone que hemos llegado hasta ahí cuando ha habido muchas posibilidades para no llegar. ¡Cuántas veces he paseado por el filo de la navaja y he salido ileso! ¡Doy gracias a Dios por cumplir 58 años!
Miro atrás y veo que ha sido bendecido hasta en los detalles más pequeños. Nunca me ha faltado nada para ser feliz y si no lo he sido del todo ha sido porque he dado excesiva importancia a lo circunstancial, que es también parte del yo como decía Ortega y Gasset.

Pág. 1 2


Pastores según el corazón de Dios

24.01.18 | 14:00. Archivado en Acerca del autor

He conocido a muchos obispos, en mis distintas responsabilidades y trabajos a lo largo de mi vida. Y he de decir, como no podía ser de otra manera, que he encontrado pastores de todo tipo y condición, desde los que están adornados por la santidad más genuina y auténtica hasta los que huelen a azufre que apestan.
A los pastores según el corazón de Dios se les ve venir desde lejos porque apenas traen dobles intenciones ni deseos de trepar sino de vivir su vida desde la fe y el servicio en su entrega diaria y sencilla. Son sencillamente testigos. Saben que ser obispos es ser servidores y no señoritos, cercanos y no escondidos en sus palacios y oropeles.
Hay obispos trepas. Bastantes. He trabajado de cerca con algunos. De esos contra los que el papa está alertando porque están infiltrados en todas las instancias de la iglesia. Se les nota a la primera. Están haciendo un esfuerzo por adaptarse a lo que el papa Francisco está pidiendo pero se nota que les cuesta mucho porque su inclinación ideológica y pastoral va por otras sendas.
Hay obispos funcionarios. Apenas salen de sus despachos: les gusta rodearse de papeles y exhortaciones para que las cumplan los demás pero nunca se les ve cerca del pueblo. Eso es tanto como rebajarse. ¿Qué va a hacer un obispo paseando por la calle sin que se le note que lo es porque no lleva distinciones especiales que van diciendo aquí estoy yo? La mayoría de ellos van agarrados a su pectoral como si fuera su tabla de salvación.
Hay obispos políticos. Estos para mí son de los peores porque les gusta estar en los primeros puestos en las sinagogas y en las portadas de los periódicos. Buscan que la gente los felicite por la calle por su valentía para condenar siempre a los mismos y siempre lo mismo. Ya sabemos cómo piensan y, en cualquier ocasión propicia, saltan todos a una para condenar y señalar, para excluir y apartar.
Hay obispos poco preparados, aunque hayan aprobado los estudios eclesiásticos en su momento. Los ves ofreciendo pobres respuestas a grandes problemas y generando más problemas de los que había antes de afrontarlos. Para mí son los menos culpables porque solo hacen lo que saben hacer con buena voluntad. No dan para más y basta. Pero los hay.
Hay obispos especuladores y amigos de lo ajeno. Les gusta el lujo y habitan en selectos palacios. Están detrás de apropiarse de los conventos de monjas, incluso antes de que se queden vacíos, contra todo derecho, para especular y poseer de forma desmedida. Les gusta recoger sobres extra cuando van a hacer algún servicio pastoral que ya les entra en el sueldo. Yo he denunciado a algunos en este blog por situaciones concretas y han llegado a decir de mí que he “perdido la cabeza” por mi pasada enfermedad y por tanto no tengo ninguna credibilidad. Toman posesión diciendo que van a ser dialogantes con todos pero solo dialogan con su propio espejo. Son muy astutos y huelen a azufre y, al final, no se saldrán con la suya porque a Dios nadie le engaña, como ellos mismos predican aunque no se lo creen. Ganan batallas pero pierden la guerra.
Y hay obispos santos, hombres de Dios y de la iglesia, sencillos y amigos de los pobres, que yo he visto con mis propios ojos y de los que he sentido su cercanía y su humanidad a medio metro de mí. No abundan pero su acción es tan eficaz que llega a los corazones de los fieles y acercan a Dios. Diría que son pastores según el corazón de Dios. Nada más hermoso puede decirse de ellos. Bienaventurados ellos porque se llamarán Hijos de Dios.


Decálogo de la Merced para un octavo centenario

18.01.18 | 19:17. Archivado en Acerca del autor

La familia religiosa mercedaria está de fiesta grande. ¡No se celebran 800 años todos los días!
Pero más allá de la celebración del Centenario yo quiero ahora resaltar lo que significa una obra de merced como ésta que san Pedro Nolasco regaló a la iglesia, como inspiración del Espíritu, hace ahora 800 años.

>> Sigue...


Jueves, 18 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930