Teselas

Nunca el olvido

05.02.18 | 19:47. Archivado en Valores

Entre los amigos que he tenido a lo largo de mi vida figura uno especial. Compartí con él momentos muy gratos de mi juventud; estudiamos juntos y pasamos ratos muy agradables en un conjunto musical, llamado “Aleluya”, que entonces teníamos en el Seminario mercedario. Guitarras eléctricas, bajo, órgano y batería de la buena. Adrián era el organista del grupo pero si tenía que tocar la batería también lo hacía con gracia y yo era el solista. Bordábamos las canciones de Los Beatles y llegamos a interpretar el “Superstar” de Camilo Sesto con gran profesionalidad. Aquellos años setenta de las utopías y los sueños de un mundo mejor. Adríán era un hombre bueno de verdad. Tenía un vocación de servicio y altruismo innegable, por eso todos pensábamos que llegaría sin duda, a ser sacerdote mercedario. Un triste día nos dejó a todos sorprendidos cuando, en pleno noviciado ya, nos dijo que se marchaba. “Busco, nos dijo, más acción. Yo necesito gastar más adrenalina”. Y se nos fue.

>> Sigue...


Una vela y una flor

01.02.18 | 19:19. Archivado en Acerca del autor

Esto de tener tantos amigos es una experiencia muy grata. Y para mí, que los tengo a cientos, es una bendición de Dios.
> -Vente a comer con nosotras, me decía hace muy poco una de ellas. Y yo, como siempre, me fui. Alegría de la buena en los rostros, la mesa preparada con todo cariño y lujo de detalles y el olor a mi comida favorita: ¡Sopa castellana, o de ajo! ¡Todo un lujo de buena compañía y de amistad!
Reparo en la mesa, con un hermoso mantel blanco y bordado, una vajilla artística y, a un lado, colocadas con primor, hay una vela encendida y una flor fresca. Me cuestiono. La silla donde están está vacía y parece que sobra.

>> Sigue...


En mi cumpleaños, la edad sí importa

29.01.18 | 12:51. Archivado en Acerca del autor

Cuando uno tiene diez y ocho años la edad no importa. Las fuerzas y las ilusiones son tantas que es igual cumplir o no años. Pero cuando uno ya se acerca los sesenta a toda velocidad, cumplir años sí importa. Es una bendición, y no una desgracia, porque supone que hemos llegado hasta ahí cuando ha habido muchas posibilidades para no llegar. ¡Cuántas veces he paseado por el filo de la navaja y he salido ileso! ¡Doy gracias a Dios por cumplir 58 años!
Miro atrás y veo que ha sido bendecido hasta en los detalles más pequeños. Nunca me ha faltado nada para ser feliz y si no lo he sido del todo ha sido porque he dado excesiva importancia a lo circunstancial, que es también parte del yo como decía Ortega y Gasset.

Pág. 1 2


Pastores según el corazón de Dios

24.01.18 | 14:00. Archivado en Acerca del autor

He conocido a muchos obispos, en mis distintas responsabilidades y trabajos a lo largo de mi vida. Y he de decir, como no podía ser de otra manera, que he encontrado pastores de todo tipo y condición, desde los que están adornados por la santidad más genuina y auténtica hasta los que huelen a azufre que apestan.
A los pastores según el corazón de Dios se les ve venir desde lejos porque apenas traen dobles intenciones ni deseos de trepar sino de vivir su vida desde la fe y el servicio en su entrega diaria y sencilla. Son sencillamente testigos. Saben que ser obispos es ser servidores y no señoritos, cercanos y no escondidos en sus palacios y oropeles.
Hay obispos trepas. Bastantes. He trabajado de cerca con algunos. De esos contra los que el papa está alertando porque están infiltrados en todas las instancias de la iglesia. Se les nota a la primera. Están haciendo un esfuerzo por adaptarse a lo que el papa Francisco está pidiendo pero se nota que les cuesta mucho porque su inclinación ideológica y pastoral va por otras sendas.
Hay obispos funcionarios. Apenas salen de sus despachos: les gusta rodearse de papeles y exhortaciones para que las cumplan los demás pero nunca se les ve cerca del pueblo. Eso es tanto como rebajarse. ¿Qué va a hacer un obispo paseando por la calle sin que se le note que lo es porque no lleva distinciones especiales que van diciendo aquí estoy yo? La mayoría de ellos van agarrados a su pectoral como si fuera su tabla de salvación.
Hay obispos políticos. Estos para mí son de los peores porque les gusta estar en los primeros puestos en las sinagogas y en las portadas de los periódicos. Buscan que la gente los felicite por la calle por su valentía para condenar siempre a los mismos y siempre lo mismo. Ya sabemos cómo piensan y, en cualquier ocasión propicia, saltan todos a una para condenar y señalar, para excluir y apartar.
Hay obispos poco preparados, aunque hayan aprobado los estudios eclesiásticos en su momento. Los ves ofreciendo pobres respuestas a grandes problemas y generando más problemas de los que había antes de afrontarlos. Para mí son los menos culpables porque solo hacen lo que saben hacer con buena voluntad. No dan para más y basta. Pero los hay.
Hay obispos especuladores y amigos de lo ajeno. Les gusta el lujo y habitan en selectos palacios. Están detrás de apropiarse de los conventos de monjas, incluso antes de que se queden vacíos, contra todo derecho, para especular y poseer de forma desmedida. Les gusta recoger sobres extra cuando van a hacer algún servicio pastoral que ya les entra en el sueldo. Yo he denunciado a algunos en este blog por situaciones concretas y han llegado a decir de mí que he “perdido la cabeza” por mi pasada enfermedad y por tanto no tengo ninguna credibilidad. Toman posesión diciendo que van a ser dialogantes con todos pero solo dialogan con su propio espejo. Son muy astutos y huelen a azufre y, al final, no se saldrán con la suya porque a Dios nadie le engaña, como ellos mismos predican aunque no se lo creen. Ganan batallas pero pierden la guerra.
Y hay obispos santos, hombres de Dios y de la iglesia, sencillos y amigos de los pobres, que yo he visto con mis propios ojos y de los que he sentido su cercanía y su humanidad a medio metro de mí. No abundan pero su acción es tan eficaz que llega a los corazones de los fieles y acercan a Dios. Diría que son pastores según el corazón de Dios. Nada más hermoso puede decirse de ellos. Bienaventurados ellos porque se llamarán Hijos de Dios.


Decálogo de la Merced para un octavo centenario

18.01.18 | 19:17. Archivado en Acerca del autor

La familia religiosa mercedaria está de fiesta grande. ¡No se celebran 800 años todos los días!
Pero más allá de la celebración del Centenario yo quiero ahora resaltar lo que significa una obra de merced como ésta que san Pedro Nolasco regaló a la iglesia, como inspiración del Espíritu, hace ahora 800 años.

>> Sigue...


Año jubilar mercedario. 800 años. Indulgencias

17.01.18 | 19:29. Archivado en Orden de la Merced

PENITENCIARIA APOSTOLICA
Prot. N. 582/17/I

BEATISIMO PADRE Juan Carlos Saavedra Lucho, Maestro General de la Orden de la Bienaventurada Virgen María de la Merced, presentando los sentimientos de devoción hacia Vuestra Santidad propios y de toda la Familia Mercedaria, reverentemente expone que bajo la protección de Jaime I rey de Aragón y el consejo de Raimundo de Peñafort, el 10 de Agosto de 1218, en la iglesia Catedral Barcelonesa, ante el Obispo Berenguer de Palou, San Pedro Nolasco instituyó para liberar cautivos de la tiranía de los infieles, la Orden de los Frailes de la Bienaventurada María de la Merced, aprobada por el papa Gregorio IX, el día 17 de Enero de 1235, bajo la regla de San Agustín.

>> Sigue...


Decálogo educativo cristiano

10.01.18 | 18:15. Archivado en Valores

1.- Más vale prevenir que curar. Es posible evitar en la mayoría de los casos el fracaso escolar. Es difícil, pero es posible. Los profesores no podemos quedarnos impasibles ante esta situación que puede condicionar la vida de un ser humano para siempre.

2.- La acción educativa es presencia: Frente a un mundo que separa, clasifica, divide y aísla. La escuela cristiana se caracteriza por una presencia y cercanía humanas, especialmente de aquellos más necesitados en su proceso formativo. Recordad el caso de la higuera estéril.

>> Sigue...


Carta a los Magos: Sus Majestades de Oriente:

05.01.18 | 17:10. Archivado en Valores

Aunque ya he perdido la ingenuidad y sé que ustedes somos nosotros mismos me atrevo, por eso de que hay que hacerse niños para entrar en el reino de los cielos, dirigirme a sus majestades para pedirles los dones que deseo para este año 2018:

>> Sigue...


El octavo centenario de la Merced se pone en marcha -Muchas actividades a lo largo del año-

04.01.18 | 19:52. Archivado en Orden de la Merced

En este año 2018, que acabamos de inaugurar, la orden de la Merced, celebra su octavo centenario de fundación. Fue el año 1218, en la ciudad de Barcelona, cuando un joven mercader de telas, buen cristiano y de firmes convicciones humanas y solidarias, san Pedro Nolasco, fundó la Orden de la Merced para la redención de los cautivos cristianos, entonces tan frecuentes en un contexto de lucha con los musulmanes.

>> Sigue...


Un año más, un año menos

30.12.17 | 19:47. Archivado en Valores

El año 2017, como un hombre cansado y envejecido, está llegando a su fin. Ha dicho el médico de cabecera que ya está desahuciado y que sólo podemos ya hacer lo posible para que su calidad de vida, en estos últimos momentos, sea la mejor posible. Cuando uno tiene la posibilidad de mirar atrás, y el fin de un año, es un momento muy oportuno y necesario, se acumulan muchos sentimientos encontrados.Entre todos ellos, sin duda, predomina el agradecimiento. A pesar de todo lo vivido, seguimos aquí, arrancando hojas del calendario, más rápido de lo que quisiéramos, y ya estamos colgando de la pared el calendario del próximo año. ¡Tenemos otra oportunidad!

>> Sigue...


Carta del papa Francisco al Maestro General de los mercedarios, con motivo del octavo centenario de la fundación de la orden.

18.12.17 | 18:32. Archivado en Acerca del autor

Querido Hermano:
Al acercarse la fecha en que la Orden de la Merced, y todos los que se unen a ella con lazos espirituales, recuerdan el octavo centenario de la fundación de la misma por san Pedro Nolasco, quiero unirme a ustedes en acción de gracias al Señor por todos los dones recibidos a lo largo de este tiempo. Deseo expresarles mi cercanía espiritual, animándoles a que esta circunstancia sirva para la renovación interior y para impulsar el carisma recibido, siguiendo el camino espiritual que Cristo Redentor les ha trazado. El Señor se hace presente en nuestra vida mostrándonos todo su amor y nos anima a que le correspondamos con generosidad, siendo este el primer mandamiento del santo Pueblo de Dios: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas» (Dt 6,5).
En preparación a este año jubilar ustedes han querido resaltar a tres protagonistas de su historia que pueden significar tres momentos de respuesta al amor de Dios.
El primero es san Pedro Nolasco, considerado el fundador de la nueva comunidad y el depositario del carisma entregado por Dios. En esa vocación está el corazón y el tesoro de la Orden, pues tanto la tradición de la misma como la biografía de cada religioso se fundamentan en ese primer amor. En el rico patrimonio de la familia mercedaria, iniciado con los fundadores y enriquecido por los miembros de la comunidad que se han sucedido a lo largo de los siglos, se concitan todas las gracias espirituales y materiales que ustedes han recibido. Este depósito se hace expresión de una historia de amor que se enraíza en el pasado pero que sobre todo, se encarna en el presente y se abre al futuro, en los dones que el Espíritu sigue derramando hoy sobre cada uno de ustedes. No se puede amar lo que no se conoce (cf. SAN AGUSTÍN, Trinidad, X,II,4), por ello los animo a profundizar en ese cimiento puesto por Cristo y fuera del cual nada se puede construir, redescubriendo el primer amor de la Orden y de la propia vocación, para renovarlos continuamente.
El segundo protagonista en este tríptico es la Virgen Santa, Nuestra Señora de la Merced o, como también la llaman, del Remedio y de la Gracia en nuestras necesidades, que suplicamos a Dios y confiamos a su poderosa intercesión. En el original hebreo la expresión que traducimos «amarás al Señor con toda el alma» tiene el sentido de «hasta la última gota de nuestra sangre». Por eso, el ejemplo de María se identifica con el verso del «Shemá». Ella se proclama como la «esclava del Señor», y se pone en camino «apresuradamente» (Lc 1,38-39), para llevar la buena noticia del reino a su prima Isabel. Es la respuesta de Dios al clamor del pueblo que espera la liberación (cf. Ex 3,7 y Lc 1,13). Así, es maestra de consagración a Dios y al pueblo, en la disponibilidad y el servicio, en la humildad y la sencillez de una vida oculta, totalmente entregada a Dios, en el silencio y en la oración. Es un compromiso que nos evoca el sacrificio de los antiguos padres redentores, que se quedaban ellos mismos «en rehenes», como prenda de la libertad de los cautivos. Por ello, les ruego que este propósito de ser completamente suyos se refleje no sólo en las obras apostólicas de vanguardia, sino en el trabajo cotidiano y humilde de cada religioso, como también en los monasterios contemplativos que, con el silencio orante y el sacrificio escondido, sostienen maternalmente la vida de la Orden y de la Iglesia.
El tercer protagonista que completa el cuadro de la historia del Instituto es Cristo Redentor; en él damos un salto cualitativo, pues pasamos de los discípulos al Maestro. Como el joven rico, Jesús nos interpela con una pregunta que nos toca profundamente: ¿Quieres ser perfecto? (cf. Mt 19,21; 5,48). No vale un conocimiento teórico, ni siquiera una adhesión sincera a los preceptos de la Ley divina «desde la juventud» (Mc 10,20); sino que Jesús nos mira a los ojos y nos ama, pidiéndonos que lo dejemos todo por seguirle. El amor se aquilata en el fuego del riesgo, en la capacidad de poner sobre la mesa todas las cartas y de apostar fuerte, por esa esperanza que no defrauda. Sin embargo, muchas veces, las decisiones personales y comunitarias que más nos cuestan son la que afectan a nuestras pequeñas y, a veces, mundanas seguridades. Todos estamos llamados a vivir la alegría que brota del encuentro con Jesús, para vencer nuestro egoísmo, salir de nuestra propia comodidad y atrevernos a llegar a toda periferia que necesita la luz del Evangelio (cf. Exhort. Apost. Evangelii Gaudium, 20). Podemos responder al Señor con generosidad cuando experimentamos que somos amados por Dios a pesar de nuestro pecado y nuestra inconsistencia.
Queridos hermanos y hermanas: el Señor Jesús les mostrará un camino hermoso, por donde transitar con un espíritu renovado. Podrán hacer crecer el don recibido —personal y comunitariamente—, entregándolo y entregándose completamente, como el grano de trigo que si no muere no puede dar fruto (cf. Jn 12,24). Pido al Señor que les dé la fuerza para abandonar lo que les ata y asumir su cruz, de modo que dejando el manto y agarrando su camilla (Mc 10,50; 2,1-12) puedan seguirlo por el camino y habitar en su casa por siempre. Por favor, les ruego que no dejen de rezar por mí. Que Jesús bendiga a todos los miembros de la Orden y de la entera familia mercedaria, y la Virgen Santa los cuide. Fraternalmente,
Franciscus


¡Feliz Navidad 2018!

12.12.17 | 19:36. Archivado en Valores

Este año no he encontrado una tarjeta de Navidad convincente para felicitarte. Esos llamados “Chrismas” son cada día menos navideños y más comerciales. Nos van robando a los cristianos, lentamente la Navidad. Y vamos dejando que lo hagan. Por eso este año te felicito con unas palabras que sean más Navidad y menos mensaje hueco para quedar bien.

>> Sigue...


Jueves, 24 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Abril 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30