Teselas

Las miradas de la vida consagrada

30.03.18 | 20:51. Archivado en Valores

Que hay muchas formas de mirar en la vida no presenta ninguna duda.
Hay miradas interesadas, egoístas, utilitarias, evasivas, lejanas y distantes, compasivas, frías y violentas, tiernas y provocadoras, miradas lacerantes, sucias y transparentes, muchas miradas como ventanas abiertas o cerradas a la vida.
“El que mira con todos los ojos, -decía Valle Inclán- es capaz de amar con todos los corazones”
A mí me preocupa mucho saber cómo es la mirada de la vida consagrada en el presente que nos toca compartir. Y la mirada de la vida consagrada, como la de la sociedad y la de la iglesia, es muy plural.

>> Sigue...


Decálogo del inmigrante

22.03.18 | 19:43. Archivado en Valores

Todo ser humano es un inmigrante. Tú y yo lo somos. Inmigrantes en un país o en otro, aquel en el que hemos tenido la suerte o la desgracia de nacer. Inmigrantes por los caminos de esta vida de la que somos sólo huéspedes, y en la que todos buscamos acogida y afecto para ser felices. Bienvenido, inmigrante, en tu patera blanca, negra o amarilla a las costas de la vida.

>> Sigue...


El llanto humano de un profesional

16.03.18 | 17:57. Archivado en Acerca del autor

Siempre me han impresionado -¡y mucho!- los versos del gran poeta zamorano, de Tábara, León Felipe, en su poema “Ser en la vida romero”, sobre todo cuando afirma
“No sabiendo los oficios
los haremos con respeto.
Para enterrar a los muertos, como debemos,
cualquiera sirve,
cualquiera…
menos un sepulturero

En estos días de tragedia nacional con la muerte del Niño Gabriel, estos versos han vuelto de nuevo a mi memoria, cuando he visto emocionarse en una rueda de prensa al Comandante de la Unidad Central Operativa (UCO), Don Jesús Reina, al recordar, ante las preguntas de los periodistas, el hallazgo del cadáver del pequeños Gabriel en el maletero de un coche, en la llamada “Operación Nemo”. Este gesto nos habla de alguien que no entierra a los muertos como un sepulturero sino como un profesional humano, como él mismo decía ante los periodistas que llenaban la sala de prensa: “Es que somos humanos”
Yo confío en unos profesionales así, humanos, sin dejar de ser profesionales. Tengo la suerte de conocer a algunos amigos que pertenecen a la Guardia Civil y no han dejado de ser humanos, sino más bien han crecido en humanidad a medida que se han ido enfrentando a situaciones tan difíciles e dolorosas como ésta del niño Gabriel.
He visto a profesionales, llenos de fe y de galones, que se han emocionado, delante de mí, contemplando la imagen de la Virgen del Pilar en su fiesta y, ahora, la emoción del comandante Jesús Reina me ha llevado a confirmar mi intuición. Tenemos, en la Guardia Civil, unos seres humanos extraordinarios y de gran profesionalidad que no han sido justamente valorados en nuestra sociedad.
Podría parecer que lo profesional, después de tantas misiones desempañadas de alto riesgo, es convertirse en fríos y asépticos como un sepulturero acostumbrado a sepultar muertos, pero ese día la Guardia civil sería, para mí, digna de desconfianza. Mientras un guardia civil se emocione contando el trágico desenlace de Gabriel, estamos en buenas manos.
El papa en el mes de febrero, con un grupo de jóvenes rumanos decía:
“A algunas de estas preguntas puedo responder, a otras no. Sólo Dios tiene la respuesta. En la vida hay muchos porqués a los cuales no podemos responder. Podemos sólo mirar, sentir, sufrir y llorar
¡Ojalá pudiéramos decir lo mismo los sacerdotes cuando somos testigos de tantos dramas diarios que llegan a nosotros en los confesonarios o en los despachos, en Cáritas o en la misma calle!
Como decía el papa Francisco: cuando no sepáis cómo darle solución a los problemas “porque somos humanos”, al menos, llorad con quienes los padecen.
Hoy, rindo homenaje de admiración, respeto y cariño a la Guardia Civil, aunque no esté de moda; aunque algunos, incluso amigos míos, me miren de soslayo. Cuando un teniente se emociona contando el trágico desenlace que ha padecido el niño Gabriel, yo me emociono con él y le brindo mi apoyo y mi confianza.¡ Olé a la Guardia Civil que estos días en el teniente Jesús Reina, nos ha dado una lección de humanidad!

Eso mismo quisiera yo ver en muchos profesionales de la sociedad, deshumanizados por tanta corrupción y falta de valores, incapaces de emocionarse.
No en vano es de ingenuos en nuestros días dedicarse a la poesía. Me decía, no hace mucho tiempo, un profesional de una editorial conocida: “No escribas poesía para publicar, la poesía hoy no se vende” Así que he decido escribir poesía sólo para mis amigos. ¡Ay si nuestros escritores clásicos levantaran la cabeza!


Elegía por Gabriel, el niño "pescaíto"

12.03.18 | 11:35. Archivado en Valores

Ha amanecido un día lluvioso. Hasta el cielo no deja de llorar pensando en el “pescaíto”. Toda España está llorando hoy. Los guardias civiles que rompieron a llorar cuando vieron el cadáver envuelto en mantas de Gabriel, son el reflejo del llanto de toda España. Magnífico trabajo el de la Guardia Civil y de los voluntarios, que no siempre sabemos valorar suficientemente. ¡Cuánta humanidad y servicio detrás de sus uniformes!
Un niño, con cara de ángel, ingenuo y risueño, ha sido asesinado por la novia de su padre. La misma que le había vestido esa mañana.

>> Sigue...


La memoria histórica

07.03.18 | 19:27. Archivado en Iglesia

Recuerdo que hace unos años que cayó en mis manos esta noticia que publicaba un periódico de tirada nacional: “Ayer fui a la Basílica de la Merced, en Barcelona, y sentí pena al ver el deterioro que ofrecía, a pesar de los muchos esfuerzos y mejoras que se van haciendo. Las paredes están sucias y descuidadas. Necesita restauración. No he podido por menos que hacer comparaciones con los santuarios marianos que he visitado por Europa. Todos impecables, incluso en los países donde los católicos no abundan. ¿Es posible que en un país de profundas raíces cristianas tengamos así el templo de la patrona de Barcelona?”
La carta al director estaba firmada por Pilar Peña Sanz de Barcelona.

Me parece que en nuestro país hay muchas memorias históricas que había que atender. Y una es ésta de la basílica de La Merced de Barcelona. No parece muy adecuado que esta basílica tan importante para los mercedarios –Es su casa fundacional, construida por ellos- además de estar expropiada se encuentre descuidada. Devuélvanla a sus legítimos dueños y ellos la cuidarán con cariño y esmero. ¡Qué buen gesto sería éste, por parte de la diócesis de Barcelona hacia la orden, ahora que celebra los 800 años de la fundación de La Merced y el papa ha concedido a todos los templos mercedarios la gracia de ser templos jubilares!
El rey Jaime I, al certificar los bienes de la Orden mercedaria, escribe a propósito de esta casa-convento de la Merced, con su iglesia: “donde ahora tenéis la iglesia, habitaciones y huerto, con toda vuestra propiedad hasta la orilla del mar, ya sea por compra, ya por donación de Raimundo de Plegamans o de cualquier otra persona”

La capilla, entonces, muy pequeña, ya era pública en el año 1245.
No hay la menor duda. La propiedad de este convento está más que documentada en la historia. Por eso no se explica que, a estas alturas, no sea propiedad de la Orden y la retenga para sí la diócesis de Barcelona. Pero al menos sería justo que estuviera bien cuidada. Allí se encuentra el mayor tesoro, después de los cautivos, que la Orden mercedaria tiene en el mundo: la imagen de la Virgen de la Merced del siglo XIV obra de Pere Moragues. La firma de los mercedarios, en forma de escudo, está impresa por todos los rincones de la basílica y del convento anejo, hoy capitanía General. Allí se encuentra además otro tesoro para la familia mercedaria: los restos de Santa María de Cervellón, la primera mercedaria que inicia la rama femenina de la Orden.
Honrar la memoria histórica pasa por devolver a cada uno lo suyo, y mucho más aquello que tiene, sobre todo, un valor sentimental más que económico, un valor espiritual más que material, un valor afectivo más que patrimonial.
El devenir de los siglos nos va jugando malas pasadas; algunas no tienen solución y hay aceptarlas con resignación. Otras tienen solución desde la buena voluntad y la generosidad. Éste ataque contra la memoria histórica de la Orden de la Merced puede muy bien subsanarse. No sea que critiquemos las actuaciones de los políticos a la hora de llevar a cabo la ley de la memoria histórica cuando afecta a la iglesia pero nosotros no seamos igual de coherentes con lo nuestro.
Quede constancia de este atropello histórico y pidamos a la Virgen de la Merced, patrona de Barcelona, que nos siga amando y protegiendo, como dicen los gozos de Jacinto Verdaguer:

“Dels captius Mare i Patrona
Puix del ce lens heu baixat:
Princesa de Barcelona,
Protegiu vostra ciutat”


Propuestas para una iglesia más viva.

04.03.18 | 21:19. Archivado en Iglesia

2) Incentivar en nuestras parroquias la participación de la gente. Compartir y comentar la homilía (Si seguimos pensando que la homilía es una propiedad exclusiva del sacerdote, aunque esto sea lo oficial) no hemos avanzado nada. Sigamos así pero luego no nos quejemos. Una de las quejas más frecuentes de los fieles tiene que ver con las homilías cansinas, desfasadas y aburridas que cada domingo tienen que soportar, en lugar de disfrutar y también los jóvenes se quejan de la falta de participación.

>> Sigue...


Domingo, 27 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Marzo 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031