Teselas

Una vela y una flor

01.02.18 | 19:19. Archivado en Acerca del autor

Esto de tener tantos amigos es una experiencia muy grata. Y para mí, que los tengo a cientos, es una bendición de Dios.
> -Vente a comer con nosotras, me decía hace muy poco una de ellas. Y yo, como siempre, me fui. Alegría de la buena en los rostros, la mesa preparada con todo cariño y lujo de detalles y el olor a mi comida favorita: ¡Sopa castellana, o de ajo! ¡Todo un lujo de buena compañía y de amistad!
Reparo en la mesa, con un hermoso mantel blanco y bordado, una vajilla artística y, a un lado, colocadas con primor, hay una vela encendida y una flor fresca. Me cuestiono. La silla donde están está vacía y parece que sobra.

La anfitriona me pide que bendiga la mesa, pero a mí me parece que es ella mucho más adecuada que yo. Una mujer creyente y, además, catequista, que ha preparado a cientos de niños para la primera comunión a lo largo de muchos años. Lo que pueda hacer un laico, no debe hacerlo nunca un sacerdote. Bastante tiempo han pasado desapercibidos y sometidos a ese clericalismo absurdo que nos ha estancado tanto. Me niego a bendecir yo la mesa.

Nos recogemos para la bendición y Mariví, así se llama mi amiga, junto a Julia, bendice, con devoción y familiaridad, la mesa, los alimentos y a los presentes. Es en ese momento, tomo conciencia de lo que significa una silla vacía y delante de ella una vela encendida y una rosa. Hace sólo unos días ha fallecido otra amiga común, mujer de fe y servidora de la liturgia en la parroquia, a quien todos hemos querido mucho. ¡Y queremos!
La amistad es un valor tan grande y tan divino que no se acaba con la muerte.

Decía Francis Bacon, un filósofo británico: “No hay soledad más triste ni aflictiva que la de un hombre sin amigos, sin los cuales el mundo es un desierto pues sin amigos no se puede vivir”
Y así es en verdad. El recuerdo de nuestra amiga y hermana, Nieves, nos la trajo a la mesa para compartir con nosotros, desde su silla vacía, los recuerdos y las experiencias vividas juntos durante tantos momentos felices.

Una vela encendida es el signo de su vida en el reino de la luz porque Jesús es la luz del mundo y ella amaba entrañablemente a su buen Pastor. El salmo 23 era su preferido y dejó escrito antes de morir que ése era el salmo que debería recitarse en su funeral.
Una rosa fresca es el homenaje de amor y amistad a Nieves, a quien le gustaban las plantas y las flores sobremanera.
Comimos en agradable conversación y, de vez cuando, nuestra vista se dirigía hacia la vela encendida para recordar que Nieves estaba allí con nosotros y nos regalaba, como siempre, su sonrisa amplia y generosa.

El amor es más poderoso que la muerte, decía nuestro gran poeta Quevedo. Y nosotros, en una agradable comida familiar entre amigos, lo hemos podido comprobar.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 21 de febrero

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Febrero 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
       1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728