Teología sin censura

¿La política del "poder" es lo que importa?

28.01.19 | 09:37. Archivado en Política

Una de las cosas más corruptas y escandalosas, que estamos viviendo y soportando, es el notable predominio que se palpa en quienes mandan (o aspiran a mandar), en el agitado y convulso mundo de la política. Y digo que estamos soportando hechos y situaciones corruptas y escandalosas, porque somos muchos los ciudadanos que estamos hartos de aguantar a políticos y gobernantes a los que se les nota demasiado que lo que buscan y quieren (a toda costa), no es resolver los problemas que tiene y sufre la gente, sino alcanzar ellos el poder para imponer sus ideas, intereses y aspiraciones a la población indefensa.

La situación es tan deplorable que, a cualquier persona medianamente culta se le ocurre sospechar que una importante mayoría de los aspirantes a gobernar, ni han pensado en toda su vida que, en el ejercicio del gobierno (de un país, de un pueblo, de una institución…), no es lo mismo el “poder” que la “autoridad”.

Un gobernante puede tener un poder absoluto, que es lo que tienen los dictadores. Pero un dictador, precisamente porque es totalitario en el ejercicio de su poder absoluto, por eso mismo carece de la autoridad, que necesita para que los ciudadanos vean en él al gobernante que tiene las cualidades (la credibilidad, la honradez, la sinceridad, la honestidad) que son indispensables para que la ciudadanía vea, en las decisiones del gobernante, las convicciones y proyectos que buscan el bien de la población.

En el ejercicio de cualquier forma de gobernanza, siempre fundamental para que las cosas vayan bien, es enteramente necesario que la población vea, en sus gobernantes, no sólo el “poder” que establecen las leyes, sino además la “autoridad” que se basa en la calidad moral y la autenticidad fundada en el derecho. Poder y autoridad que generan el sentimiento de “seguridad” en los ciudadanos. La base del bienestar de un pueblo, de un país, de la sociedad en general.

El profesor Ennio Cortese, en su magistral estudio sobre “Le Grandi Linee della Storia Giuridica Medievale”, analiza la famosa carta que, en el año 494, el papa Gelasio envió al emperador Anastasio y donde el papa le decía al emperador: “existen dos instancias para regir el mundo: la autoridad sagrada de los pontífices y la potestad real” (“auctoritas pontificum et regalis potestas”). La “autoridad” es la superioridad moral; la “potestad” es el poder público de ejecución.

No es posible estudiar aquí la enorme documentación histórica que existe sobre este texto. Ni vamos a caer en la ingenuidad de presentar a todos los papas como modelos de “superioridad moral”. Lo que importa no es la veracidad histórica sino la enseñanza ética. Y es evidente que, desde este punto de vista, la ejemplaridad moral del gobernante, que, en el ejercicio de su cargo, sólo piensa y actúa buscando el mayor bien de quienes más lo necesitan, ahí está el punto capital que justifica las decisiones de gobierno y la ejecución de tales decisiones.

Por desgracia, la ausencia del necesario equilibrio de la “autoridad” y la “potestad”, en el gobierno de los pueblos y las instituciones, es lo que ha desquiciado la seguridad de los ciudadanos y el bienestar en la sociedad. El brutal desquiciamiento que estamos soportando, en el debido ejercicio de la política, es lo que ha generado el contaminado y maloliente clima de convivencia en que vivimos.

Es verdad que, desde el s. XVIII, Montesquieu puso los primeros fundamentos de la separación de poderes, en el ejercicio del Derecho y de la gestión política. Se pensó que tal separación devolvería la transparencia y la equidad, en el ámbito de la más estricta justicia, en el ejercicio de la autoridad y del poder.

Pero la pura verdad es que la experiencia nos está enseñando que, si los políticos (y gobernantes en general) no son personas honestas, que ejercen la autoridad en plena transparencia, la corrupción de unos y de otros les ofrece medios, posibilidades e instrumentos para tomar las más repugnantes y perversas decisiones, que terminan beneficiando a los de arriba y destrozando, cada vez más y más, a los más desprotegidos.

Por poner algún ejemplo, para terminar, ¿cómo se explica que, en los grupos políticos más religiosos, es donde más se ha ensañado la corrupción? ¿qué religión es ésa? Y, sobre todo, ¿cómo se explica tanta desvergüenza y tanta hipocresía? Estamos hablando de una política y de una religiosidad que tienen, sin duda, mucho “poder”, pero que carecen por completo de “autoridad” y “credibilidad”. Con gente así, ¿a dónde vamos?


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por GIORDANO BRUNO 02.02.19 | 12:16

    Y sobre todo que llegan al poder para representar en los distintos estamentos del Estado Social y Democrático de Derecho, AL CONJUNTO DE LOS CIUDADANOS¡¡¡ Y luego..... SE sirven de él para PRIVATIZAR LOS BIENES QUE EL ESTADO SE HA DOTADO CON LOS IMPUESTOS DE TODOS. ¿Que fue sino Telefónica, un negocio público, que fue Repsol, un negocio público, cuyos rendimientos hubieran sido en beneficio del pueblo que los había pagado?. Y así todos los negocios públicos FUERON PRIVATIZADOS por esos REPRESENTANTES DEL PUEBLO y fueron traicionados por esos "representantes" donde ellos mismos fueron a parar, al fin de sus mandatos.¿¡¡¡A quien representaron estos políticos?. A ellos mismos, y a sus amiguetes¡¡¡Pero fue este país alguna vez creyente?. ¿En qué?EN SUS INTERESES.
    Porque según frase de un "representante" de "estos" en España "era más fácil hacerse millonario o rico" entonces.
    Beautifull people" se llamaban. ¿Donde están ahora esos?. Bien "cubiertos los riñones"Y la Sanidad, y l...

  • Comentario por Joaquín 31.01.19 | 13:44

    Este artículo no es más que un conjunto de divagaciones de un anciano senil. Como todo lo que escribe Castillo, por otra parte. Es como el abuelo que cuenta sus batallitas, solo que a diferencia de las batallitas del abuelo, no son divertidas.

  • Comentario por Barón dandy 30.01.19 | 00:11

    A Antonio Manuel no le gusta la conclusión. Pos vale, pero eso solo se debe a que no ha entendido el resto del artículo. Nunca ha sido muy listo.

  • Comentario por Barón dandy 29.01.19 | 18:04

    En España no habido separación de poderes, de modo que no se puede concluir que ésta haya fracasado sino más bien que ni siquiera hemos tenido un minuto de democracia. Las élites financieras dominan gracias a la corrupción de la clase política compuesta por partidos que, de derecha o de izquierda, todos coinciden en que la religión está de sobra en un estado aconfesional.

  • Comentario por Barón dandy 29.01.19 | 17:51

    En España no habido separación de poderes, de modo que no se puede concluir que ésta haya fracasado sino más bien que ni siquiera hemos tenido un minuto de democracia. Las élites financieras dominan gracias a la corrupción de la clase política compuesta por partidos que, de derecha o de izquierda, todos coinciden en que la religión está de sobra en un estado aconfesional.

  • Comentario por Moisés 28.01.19 | 14:50

    Dentro de una interrogación, una afirmación rotunda: "... en los grupos políticos religiosos, es donde más se ha ensañado (?) la corrupción".

    Cuando dice "donde más" ¿se refiere a cantidad o extensión?

    ¿Se refiere al mundo entero o sólo a España, por ejemplo? En España tenemos datos concretos y constatados y los que encabezan tanto por extensión como por cantidad no sé si son muy religiosos.

    Quizá convenga matizar... por lo menos para no ser injustos, ya que no ignorantes (supongo)… tendenciosos.

  • Comentario por Antonio Manuel 28.01.19 | 11:41

    Leyendo el artículo, no me esperaba el colofón al mismo. Es inexacto y tendencioso. La mirada se pone solo en un lado, cuando la realidad tiene un solo factor común: La corrupción está asociada al poder. La corrupción es la misma, sean grupos políticos de un lado o de otro. Serán las autoridades religiosas hipócritas y corruptas las que den el "barniz" a un determinado, según los casos, grupo político. La izquierda es tan corrupta como la derecha y viceversa.
    Sr. Castillo, aparte la "emoción" del análisis y estará de acuerdo conmigo.

Jueves, 21 de febrero

BUSCAR

Editado por

  • José Mª Castillo José Mª Castillo

Hemeroteca

Febrero 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728