Teología sin censura

El clero y el clericalismo

22.01.19 | 07:08. Archivado en Compañía

Según el diccionario de RAE, se entiende por “clero” la clase sacerdotal en la Iglesia católica. Mientras que el “clericalismo” es, según el mismo diccionario, la intervención excesiva del clero en la vida de la Iglesia.

Si tenemos en cuenta estos dos conceptos, se comprende que haya quienes propongan, para renovar la Iglesia y ponerla al día, la supresión del clericalismo. Porque, si la intervención del clero, en la vida de la Iglesia, es “excesiva”, lo lógico será controlar ese exceso clerical, para que los laicos no se vean reducidos a la mera sumisión y observancia de lo que mandan los clérigos. Con lo que los seglares, que son la inmensa mayoría de los cristianos, se quedan en la Iglesia con la sola misión de someterse a lo que piensan, deciden e imponen los clérigos (cf. F. Vidal, en Vida Nueva digital.com: “Decálogo para suprimir el clericalismo”).

La razón de esta propuesta es clara: si las cosas siguen en la Iglesia como están, los creyentes (no “ordenados” de sacerdotes) se verán reducidos a la mera condición de ser la “clientela del clero”. Es decir, los cristianos estarán siempre a merced de lo que dispongan los obispos, los curas y los “hombres de Iglesia” en general, desde sus ideas y sus intereses, que, como sabemos, pueden estar, en no pocos casos y en temas importantes, quizá bastante lejos de lo que piensa, siente y vive el común de los mortales.

Además, este asunto se complica si a lo dicho le añadimos que la teología, la liturgia, las ceremonias, las normas, lo que se puede y se debe hacer en asuntos determinantes en la vida, todo eso, está más de acuerdo con lo que se pensaba, se decía y se hacía en la Antigüedad y en la Edad Media, que con lo que pensamos, nos interesa y tenemos que resolver en el siglo XXI. No hay más que ir a la misa que se celebra en determinadas iglesias, confesarse con tal o cual sacerdote o asistir a bodas y bautizos en los que la gente tiene que oír cosas que ponen nervioso a más de uno. Allí, el lenguaje, las vestimentas, las ceremonias, los asuntos que se plantean y las soluciones que se proponen son cosas que no se entienden. Y si es que se entienden, a no pocos asistentes no les interesan.

Se suele decir que la raíz de estos problemas está en el “clericalismo”. De ahí, la necesidad de superarlo. Lo cual es verdad. Pero no es toda la verdad. Porque si este asunto se analiza más a fondo, pronto se advierte que el problema no está en el “clericalismo”, sino en el “clero”.

En efecto, el término griego “klêros” se utiliza, en el NT, cuando se relata la elección de Matías para sustituir a Judas (Hech 1, 17. 26). Para designar a los sacerdotes, se generalizó en el s. III el título y la categoría de “clérigos”, como distintos y superiores a los “laicos”. Así, la Iglesia quedó dividida: el “clero” acaparó la capacidad para tomar decisiones, la potestad para administrar los rituales sagrados y la dignidad de ser los “hombres consagrados”. Con el peligro inevitable de que no pocos “hombres de Iglesia” empezaron a ver, en el ministerio eclesiástico, una manera de instalarse en la vida e incluso de alcanzar una categoría señorial (Y. Congar).

Se comprende que, ya antes de Constantino, se difundió el tratado “De singularitate clericorum”, que combatía los abusos de pompa y vanidad de no pocos ministros de la Iglesia (J. Quasten). Y, por desgracia, esta tendencia (con el paso de los siglos) fue en aumento. Hasta convertir el “seguimiento de Jesús”, en una “carrera de dignidad”, para situarse (quizá sin pensarlo) en los niveles altos de la sociedad.

Así, la comunidad de los creyentes en Jesús quedó fracturada y dividida. El “clero” (que es una minoría) impone sus ideas y posee los poderes sagrados. El “laicado” (la gran mayoría) se ve obligado a someterse a los “hombres consagrados”.

Si a lo dicho sumamos los templos, los monumentos sagrados, los palacios episcopales, los monasterios, las propiedades y la cantidad de dinero que todo esto mueve y necesita, la pregunta que se plantea es inevitable: ¿tiene que ver algo este enorme montaje con lo que hizo y dijo Jesús? Es más: ¿se puede pensar razonablemente que todo este solemne tinglado va a evolucionar hasta parecerse a la sencillez, pobreza y condición humilde en que vivió Jesús, tal como lo presenta el Evangelio?

Queda patente la contradicción entre “lo que se vive” y “lo que se dice”. Así las cosas, ¿puede tener “credibilidad” quien vive en semejante contradicción? Me duele tener que decir estas cosas. Porque todo lo que soy y todo lo que sé es a la Iglesia a quien se lo debo. Y es por eso, por lo mucho que quiero a la Iglesia, por lo que no me puedo callar las contradicciones que tanto daño le hacen.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por sky ute casino bowling 19.02.19 | 18:30

    It is a Ferris wheel eliminated fun activities for the various holidays.
    There will also be face-painting, a bounce house, a petting zoo, and hay rides.
    The Amistad Center has over 7,000 objects honoring
    our African American past. http://m.landing.siap-online.com/?goto=http://sky777.fun/index.php/15-sky77

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 26.01.19 | 22:17

    El prepucio es móvil, bastante elástico, y actúa como una funda autolubricada.
    El prepucio de los adultos, que cubre al glande en estado de flacidez, suele ser retráctil. El prepucio está unido al glande al nacer y generalmente no es retráctil en la infancia.La edad a la que un niño puede retraer su prepucio varía, pero la investigación encontró que el 95% de los varones eran capaces de retraer completamente su prepucio en la edad adulta.La incapacidad para retraer el prepucio en la infancia no debe considerarse un problema a menos que haya otros síntomas.
    La Organización Mundial de la Salud debate las funciones precisas de la prepucio, que pueden incluir "mantener el glande húmedo, la protección del pene en desarrollo en el útero, o aumentar el placer sexual debido a la presencia de receptores nerviosos".

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 26.01.19 | 19:42

    Ni Sacerdotes ni sacerdotisas. Comunidades de creyentes en el mismo Jesús de Nazaret. Y que fueran nombrados por un tiempo los que se dedicasen más en servicios de los demás. Como hermanos y hermanas sin distinción mal allá de como hacer de servidores de todos. ¿Donde estaban los sacerdotes en tiempos de Jesús?. En el templo, y fueron los que le condenaron. El día que se sintieron por encima de los demás, se creyeron tan importantes que la vanidad se apoderó de ellos y todo se vino abajo. Es el servicio únicamente donde se tallan los verdaderos seguidores del galileo. Todo lo demás son engañifas. Por eso sus jerarquías rezuman de boatos nombres de ilustrísimos y reverendísimos¡¡¡¡ Habrá algo más escandaloso que semejante pretensión. Le dirían a Jesús mismo: bésame el anillo episcopal¡¡¡¡Que pobres, que simples, que tontos!!!

  • Comentario por Antonio Manuel 25.01.19 | 10:34

    Comentario por Antonio Manuel 24.01.19 | 22:04 = CARMEN DE MAIRENA

  • Comentario por Antonio Manuel 24.01.19 | 22:04

    El prepucio es móvil, bastante elástico, y actúa como una funda autolubricada.
    El prepucio de los adultos, que cubre al glande en estado de flacidez, suele ser retráctil. El prepucio está unido al glande al nacer y generalmente no es retráctil en la infancia.La edad a la que un niño puede retraer su prepucio varía, pero la investigación encontró que el 95% de los varones eran capaces de retraer completamente su prepucio en la edad adulta.La incapacidad para retraer el prepucio en la infancia no debe considerarse un problema a menos que haya otros síntomas.
    La Organización Mundial de la Salud debate las funciones precisas de la prepucio, que pueden incluir "mantener el glande húmedo, la protección del pene en desarrollo en el útero, o aumentar el placer sexual debido a la presencia de receptores nerviosos".

  • Comentario por Antonio Manuel 23.01.19 | 17:28

    La "burocracia" en las cosas de religión, es la fuente del clericalismo. Tiene el sacerdote un alto contenido de tarea funcionarial y también de representación social. Todo este bagaje de gestión debiera ser ejercido por laicos en la comunidad de fieles.
    Hacer más vivo, en el interés de los fieles, el ritual y textos de la misa dominical. Este es el momento grande para el sacerdote y es él el que debe dar el dinamismo a la asamblea presente. Toda la batería de oraciones se quedan en una comunicación "plana" por "ser la misma de siempre"; en mi opinión, la "obligación" de seguirla al pie de la letra, hace del sacerdote un mero lector. No olvidemos que el sacerdote nos presenta a Dios en Jesús.
    Y volviendo a la "burocracia", es sabido que la mediocridad se ampara en lo establecido, en lo ordenado y escapa de la proactividad y la impronta moral hacia sus feligreses.

  • Comentario por Antonio Manuel 23.01.19 | 17:02

    "En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y fariseos. Hagan, pues, todo lo que les digan, pero no imiten sus obras, porque dicen una cosa y hacen otra...." Mateo 23, 1-12.
    "Entrando en el Templo, comenzó a echar fuera a los que vendían, diciéndoles: «Está escrito: Mi casa será casa de oración. ¡Pero vosotros la habéis hecho una cueva de bandidos!» Enseñaba todos los días en el Templo....". Lucas 19, 45-48.
    Jesús avisa sobre los hipócritas en la religiosidad de entonces. También pone en evidencia que el Templo, monumento a la religiosidad, es el lugar al que llama "su casa" destinado a la oración.
    Las ambiciones personales injustas, la hipocresía y el egoísmo son lacras que se ceban en la debilidad humana, y por tanto tienen presencia en las comunidades religiosas. Los templos son la casa de Dios, los sacerdotes son pastores de fieles, así es nuestra Iglesia, aunque tenga nubarrones negros.

Sábado, 23 de febrero

BUSCAR

Editado por

  • José Mª Castillo José Mª Castillo

Hemeroteca

Febrero 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728