Teología sin censura

Papa Francisco, ¿potestad o ejemplaridad?

25.01.18 | 08:47. Archivado en Francisco

Es cosa bien sabida que el papa Francisco es un hombre discutido. Tiene admiradores y detractores. Gente que le admira y le quiere. Como hay gente que le desprecia y hasta le odia. Además, la impresión más generalizada es que la mayoría de los admiradores se encuentran en las clases populares, mientras que los detractores son, más bien, clérigos de todos los niveles, personas de mentalidad integrista y tradicional, destacando no pocos dirigentes políticos, por más que en los actos públicos tengan que representar el papel que le corresponde.

La pregunta lógica, que se plantea ante estas reacciones contrapuestas, en el caso de este papa, es inevitable y lógica: ¿por qué esta admiración y este rechazo?

Por lo general, ocurre que las personas que destacan, sobre todo si esto ocurre en ámbitos de la vida en los que la gente se apasiona y se juega el éxito o el fracaso en problemas de notable interés, inevitablemente se produce (o se provoca) el entusiasmo de grandes muchedumbres o, por el contrario, el rechazo de quienes (por el motivo que sea) se sienten amenazados.

¿Es esto lo que ocurre con el papa Francisco? ¿Por qué las masas populares lo aclaman, al tiempo que los sectores, que manejan el poder y el dinero, lo miran con recelo, no se fían de cómo hace las cosas o abiertamente lo rechazan o desprecian? En definitiva, ¿qué está ocurriendo en la Iglesia con este papa?

Lo más patente, que advierte todo el mundo, es que este papa prescinde de todos los protocolos, solemnidades y distinciones que le alejan de la gente. Le encanta la sencillez, la espontaneidad y todo cuando pueda acercarle a la gente, sobre todo si se trata de personas marginales o marginadas, por el motivo que sea. No se recuerda un papa tan cercano al pueblo sencillo como es el caso de Jorge Mario Bergoglio. Esto nadie lo pone en duda. Aunque también es verdad que este tipo de conductas pontificias no les gustan a no pocos altos cargos de la Curia Romana y, en general, a muchos (quizá demasiados) monseñores del episcopado. Hay, en esos altos puestos de mando clerical, dignísimos señores que quieren mantener distancias en sus relaciones con la gente corriente y vulgar. Y es claro, a quien le gustan los pedestales no le agrada que le vean en zapatillas de andar por casa.

Pero no es esto lo determinante en los sentimientos de afecto o rechazo del papa Francisco. A mi manera de ver, el problema que este papa le ha planteado a la Iglesia (y al mundo) no se reduce a protocolos, tradiciones o simples formas de presencia pública. Ni siquiera la cosa se reduce a que este papa no haya utilizado su “potestad ordinaria, que es suprema, plena, inmediata y universal en la Iglesia, y que puede siempre ejercer libremente” (CIC, can. 331). Por más cierto que sea, que, en virtud de esta potestad, el papa podría haber cambiado los cargos de la Curia Romana como le hubiera parecido, podría haber modificado la liturgia, como podía haber suprimido el celibato de los sacerdotes o haber decretado que en cada diócesis sea designado el obispo por votación popular, como se hizo en la Iglesia antigua durante siglos, o tantas otras cosas que habrían hecho, de la Iglesia que tenemos, una institución muy distinta.

Sin embargo, el papa Francisco no ha hecho – hasta este momento - nada de esto. La Iglesia sigue estando gestionada como lo estaba en los papados anteriores. Entonces, ¿qué motivos ha dado este papa que haya tantos clérigos indignados con Bergoglio o tantos católicos deseando que su pontificado se acabe cuanto antes?
Lo más claro que yo veo, como respuesta a esta pregunta y a tantas otras preguntas semejantes, es esto: este papa, y cualquier otro papa, si es que quiere influir a fondo para modificar y mejorar esta Iglesia tan desprestigiada en tantos ambientes de este mundo, tiene a su alcance dos medios:

1) echar mano de su “potestad” plena, suprema y universal;

2) anteponer a todo su propia “ejemplaridad” personal, viviendo lo más cercano posible a los que más sufren y se ven peor tratados en este mundo.

¿Cuál de estos dos medios es el que vemos más claramente destacado en el Evangelio? Según los relatos de los cuatro evangelios canónicos (los cuatro que la Iglesia aceptó como auténticos), Jesús no recurrió al poder para imponerse al mal y remediar el sufrimiento del mundo. El argumento al que se refirió siempre fue el ejemplo de vida: que la gente vea “vuestras buenas obras”, que “vean los frutos que produce vuestra vida”, “si no creéis en mí, creed en mis obras”, que “os queráis tanto, que en esto se sepa que sois mis discípulos”. Y así sucesivamente. Nunca invocó Jesús la potestad, sino siempre el amor mutuo, la transparencia, el bien que hacéis…

Es más, Jesús nunca anunció su triunfo, su éxito, su dominación. Lo que Jesús les anunció a los apóstoles, que discutían sobre cuál de ellos era el primero, el más importante, es que su vida terminaría en el fracaso, la condena y la muerte. Sencillamente, porque la Religión lo persiguió y no paró hasta que lo mató. Sin embargo, lo que asusta (y da verdadero miedo) es que la Iglesia se ha alejado cada vez más del Evangelio. Y ha terminado convirtiéndose en una Religión, con sus poderes y sus privilegios. Sencillamente, le hemos corregido la página suprema a Jesús.

Max Horkheimer, en las Notas que dejó escritas, en los últimos decenios de su vida (entre 1949 y 1969), dijo esto: “Jesús murió por los hombres, no pudo reservarse avaramente para sí y se hizo de todos los que sufren. Los padres de la Iglesia hicieron de ello una religión, es decir, una doctrina, que incluso para el malo era un consuelo. Desde entonces, el cristianismo tuvo tanto éxito en el mundo que el pensamiento de Jesús ya no tuvo nada que ver con la praxis, y menos aún con los que sufren. Quien lee el evangelio y no ve que Jesús murió “en contra” de sus actuales representantes, ése no sabe leer. Esa teología es el sarcasmo más increíble que jamás le haya sucedido a un pensamiento” (M. Horkheimer, Anhelo de justicia. Teoría crítica y religión, Ed. De Juan José Sánchez, Madrid, Trotta, 2000, 227).

Es evidente que el papa Francisco no ha optado por invocar y hacer uso de su “potestad”. Al menos, hasta ahora, no va por ahí su pontificado. El papa Francisco cree en la “ejemplaridad” de su propia vida, en su cercanía a lo más senillo, pobre y marginal de este mundo. Con razón, nos recuerda Horkheimer la lapidaria frase de Kant: “La praxis ha de ser tal que no se pueda pensar que no existe un más allá” (citado o.c., pg. 19, nota 45).


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Fittipaldi 07.02.18 | 14:17

    Sr Antonio Manuel, me reí mucho al leer su comentario al Internauta (28.01.18) - “Internauta: ni lo sé, ni me interesa. Parece otro protestante haciéndose pasar por católico, pero ya le digo, me importa un pito”. Si de verdad fuera así, si como escribe le importaría “un pito”, creo que no perdería su tiempo leyendo los textos de Prof. José Manuel Castillo y poniendo apostillas.

    Estimado José Manuel Castillo ¡muchas gracias por su interesante blog en Religión Digital y mucho ánimo!



  • Comentario por Franciscus P.P. 02.02.18 | 01:06


    Selso, soy el Padre Jorge. ¡Yo puedo devolveros también el que me regalaste, y asi vos recuperás la edición completa!

  • Comentario por Celso Alcoholino 31.01.18 | 23:19



    ¡¡No he vendido un solo ejemplar de mi libro, Hulio!!


  • Comentario por Excelso Alcayata 31.01.18 | 17:06

    Si me queréis, irse.

  • Comentario por Popeye 30.01.18 | 21:33


    Ese tal Alcaina es el DES-CE-RE-BRA-DO que llamó descerebrados a los cristianos que creen en milagros, ¿no?
    Menudo iluminao...


  • Comentario por Maripili está a mi lao 30.01.18 | 18:48




    R Marx Fetterarsch:

    Celso Alcalino es irrelevante. La iglesia de Alcaina y Aradillas es la que pudimos ver en la presentación del libro de este último: deslucida, macilenta, lastimosa (esto se lo pillo a Tostón, maestro de calificativos descalificadores y calumnias varias).
    Los últimos estertores del cadáver sesentero postconciliar...



  • Comentario por R Marx Fetterarsch 30.01.18 | 12:51




    Afirma el patético y pintoresco Celso Alcaina: "La trayectoria pontificia de Francisco supera en calidad a la de sus inmediatos predecesores"

    JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA

    Ayyy, que me daaaa!!!




  • Comentario por Antonio Manuel 28.01.18 | 01:16


    Internauta: ni lo sé, ni me interesa.
    Parece otro protestante haciéndose pasar por católico, pero ya le digo, me importa un pito.

  • Comentario por Internauta 28.01.18 | 00:00

    Disculpen: ¿Quién es ese señor Castillo que discute con Antonio Manuel?

  • Comentario por Antonio Manuel 27.01.18 | 16:01

    Para el supervisor, recordar:
    .Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
    .En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
    Además de lo indicado en 26.01.18 | 14:20, también es mío el mensaje 27.01.18 | 12:13; lo que es verificable. Los demás que utilizan mi "nick", no son de mi autoría.
    ... además, también recordar:
    .Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

  • Comentario por Antonio Manuel 27.01.18 | 14:25

    Quiero dejar claro que yo soy muy moderno, y que por eso cito a Horkheimer, para que veáis lo puesto al día que estoy.
    Por cierto, Castillo sigue sin parecerme católico, por mucho que él insista en lo contrario.

  • Comentario por Antonio Manuel 27.01.18 | 12:13

    Me viene a la memoria el pasaje del Evangelista Lucas (Lucas 12, 49-53), que éste sí sabía de Jesús, y mucho más que Horkheimer, cuyas fuentes de su sabiduría no están en el Evangelio.
    Por sus palabras les conoceréis. Sorprende que haya comentaristas que insistan en el ataque al cristianismo, a la Iglesia de Jesús, cuando, en el pensamiento que han expresado, están tan lejos de las enseñanzas evangélicas. Se les ha parado el reloj, diecisiete siglos atrás.

  • Comentario por G 27.01.18 | 11:50

    Jesús en esta iglesia no está dentro. Esta fuera. Lo han echado. Y lo echaron cuando saliendo de las cloacas de Roma,subieron a los palacios del Imperio. ¡¡¡Que no nos confundan¡¡¡Es tan evidente¡¡¡.Por eso, como muy bien dice Horkheimer, Jesús murió por los hombres, no pudo reservarse para sí y se hizo de todos los que sufren.Los padres de la iglesia hicieron una religión, es decir una doctrina, que incluso para el malo era un consuelo-. Desde entonces el cristianismo tuvo tanto éxito en el mundo que el pensamiento de Jesús ya no tuvo nada que ver con la praxis, y menos aún con los que sufren". ......esa teología es el sarcasmo más increíble que jamás le haya sucedido a un pensamiento!"La palabra griega Cristo extendida por Saulo el converso y no su traducción Ungido( o el constructo Jesucristo hicieron lo demás). ¿Por qué se llaman Legionarios de Cristo, o Guerrilleros de cristo unos y otros?. Porque decir, "legionarios de Jesús" no suena como piensan.o Guerrileros de Jesús?.

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 27.01.18 | 11:01

    Gracias por esa cita de Max Horkheimer. ¡¡Que bien han sabido ver esa realidad humana de Jesús algunos pensadores¡¡. Gracias José María por proporcionárnoslComentarioa. ¿Cómo no darse cuenta de la distancia de la doctrina de esa religión vaticana y el Jesús de la Historia?. En estas fechas está el Profesor Piñero, haciendo una síntesis de la obra de Peter Brown, "Por el ojo de una aguja.La riqueza, la caída de Roma, y la construcción del cristianismo en Occidente 350-550)." . Afirma dicho autor que en el siglo VII la iglesia era ya el mayor terrateniente del mundo latino". ¿Como nos suena ahora siglo XXI esa verdad histórica cuando contemplamos que eso se ha extendido al mundo entero?. Cómo nos suenan que esa misma iglesia cuyo evangelio dice extender, las palabras que allí dice Jesús: ¡¡¡No se puede servir a dos señores. No se puede servir a Dios y al Dinero!!!. ¿Cómo que no se puede servir a Dios y al Dinero?. ¿No es lo que ha hecho, y sigue haciendo hoy ?. Jesús en esta iglesia no...

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 27.01.18 | 11:00

    Gracias por esa cita de Max Horkheimer. ¡¡Que bien han sabido ver esa realidad humana de Jesús algunos pensadores¡¡. Gracias José María por proporcionárnoslComentarioa. ¿Cómo no darse cuenta de la distancia de la doctrina de esa religión vaticana y el Jesús de la Historia?. En estas fechas está el Profesor Piñero, haciendo una síntesis de la obra de Peter Brown, "Por el ojo de una aguja.La riqueza, la caída de Roma, y la construcción del cristianismo en Occidente 350-550)." . Afirma dicho autor que en el siglo VII la iglesia era ya el mayor terrateniente del mundo latino". ¿Como nos suena ahora siglo XXI esa verdad histórica cuando contemplamos que eso se ha extendido al mundo entero?. Cómo nos suenan que esa misma iglesia cuyo evangelio dice extender, las palabras que allí dice Jesús: ¡¡¡No se puede servir a dos señores. No se puede servir a Dios y al Dinero!!!. ¿Cómo que no se puede servir a Dios y al Dinero?. ¿No es lo que ha hecho, y sigue haciendo hoy ?. Jesús en esta iglesia no...

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 26.01.18 | 20:18

    Después de haber leído cuanto ha caído en mis manos, y de distintas procedencias no me parece de recibo la conducta del papa. Si habla mucho con los acusados de protectores de curas pederastas. Como dice la ex-esposa del ex-Presidente Eduardo Frei : No le creo nada. Dice una cosa y hace la contraria. Por una razón evidente : habla mucho con los acusados y nada con las víctimas.Y esto me parece muy grave, porque se trata de personas con un arte de convicción muy bien preparado por largos años de carrera eclesiástica, contra gente más endeble en todos los sentidos. Al final el poder se impone. Poder de su oratoria,poder social, poder de clase, ....¿Tienen las víctimas esas consideraciones?. Los acusados saben defenderse, no dudan. Saben que sus carreras están en juego, y toda su vida y ante so, son capaces de cualquier cosa. Este papa sigue lo mismo que los otros: esconder a los pederastas. ¿Tolerancia cero?. Con quien?.Si las sociedades no extirpan a estos canallas, la iglesia tampoco.

  • Comentario por Antonio Manuel 26.01.18 | 14:20

    Mis comentarios solo son dos: 25.01.18 | 11:18 y 25.01.18 | 15:14
    Se pueden verificar por la dirección email (el verdadero Antonio Manuel solo utiliza la que se identifica en los comentarios indicados), otras apariciones con mi nombre son manipulaciones intencionadas de otros, cuya dirección email no puede coincidir con la mía, a no ser que Periodista Digital las facilite-.
    De su respuesta decir que, por mucho que le duela, no habrá solución humana, aun poniendo todos los cuidados posibles, de eliminar a los aprovechados y corruptos; la única alternativa es ENSEÑAR en la orientación correcta el EVANGELIO; y en esto creo que usted puede hacerlo. Imite a Jesús en sus enseñanzas y dejará al descubierto a los hipócritas. Jesús dijo: "En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos. Haced, pues, y observad todo lo que os digan; pero no imitéis su conducta, porque dicen y no hacen" (Mateo 23, 1-12)

  • Comentario por José M. Castillo 26.01.18 | 13:05

    Para ANTONIO MANUEL: Estimado señor, no sé quién es Usted, ya que no tengo seguridad de que el nombre, que encabeza su "opiniones", sea suficiente para identificar al autor de tales "opiniones". Me ha parecido conveniente, incluso necesario, decir (y se lo digo muy en serio) que "yo no he abandonado la Iglesia hace tiempo". He sufrido mucho de la Iglesia y por la Iglesia. Y sigo en ella con el convencimiento y la gratitud de haber encontrado en la Iglesia el recuerdo de Jesús, el Señor, que nos ha revelado a Dios (el Padre) y nos ha dado su Espíritu. Por la Iglesia y en la Iglesia conocemos el Evangelio. Y en ella podemos "seguir" a Jesús. Por eso me duele - y lo digo - que en la Iglesia haya quienes, con su forma de vivir y de hablar, alejan a mucha gente, no sigo de la Iglesia, sino de lo que es más importante que la Iglesia: EL EVANGELIO. Un saludo muy cordial. José María Castillo

  • Comentario por Cetimerien 26.01.18 | 10:05

    Me da igual. Él anuncia el Evangelio de Jesucristo que yo quiero aprender; con eso me basta. Un saludo, amigo.

  • Comentario por Antonio Manuel 25.01.18 | 23:29

    Cetimerien: en eso vamos a estar de acuerdo: Castillo es más bien un gurú, en su sentido más literal.
    Pero no lo asocie con la Iglesia Católica, porque hace tiempo que de hecho la abandonó.

  • Comentario por Cetimerien 25.01.18 | 23:15

    Antonio Manuel: Cada cual se busca el Maestro (o gurú) que quiere, y es libre de profesarle veneración, estima, aprecio...en la anchura y profundidad que estime oportuno. José María Castillo es para mí uno de los grandes estudiosos y teólogos de este tiempo. Me identifico con su enfoque de la realidad. ¿Algo que objetar?

  • Comentario por adriano marino Tesoro 25.01.18 | 19:04

    A quanto pare, Francesco va avanti per la sua strada, quella del Vangelo. Seguire Gesù!... Vorrei io avere la sua determinazione! Grazie per le sue parole, prof.

  • Comentario por Moisés 25.01.18 | 18:45

    El Papa, y todas las personas especialmente las que son más notorias en la sociedad incluso mundial, tienen que contar con que sus acciones, palabras o silencios se interpretarán a veces torticeramente y por ello deben ser sumamente cuidadosos. Por ejemplo ¿qué les parece que S.S. Francisco diga a 500 monjas de clausura que una monja chismosa es peor que unos guerrilleros asesinos? (contando con que sea verdad la noticia no desmentida).

    Como se decía antiguamente, como dicho refranero: si no sois castos, por lo menos sed cautos.


  • Comentario por Antonio Manuel 25.01.18 | 15:14

    Cetimerien
    Usted habla desde los "entendidos", pero cuando se habla de la Iglesia de Jesús, se habla para todos, fieles sencillos, a los que ciertas manifestaciones, poniendo en tela de juicio al obispado, a la religión católica, a los Papas más conservadores, etc. etc., puede llegar al escándalo y a la desazón en muchas almas que pondrán en duda a quién defiende el Evangelio, hasta ahora la Iglesia Católica y otras confesiones cristianas.
    Cerrar los ojos y dar por bien hecho todo lo que dice el Sr. Castillo, es colaborar en el desaliento y la zozobra de aquellos que le lean y hagan fe en que están ante una Iglesia corrupta y abandonada de la "mano de Dios". No se corrige "aireando" a viva voz los supuestos "trapos sucios", sino insistiendo en el mensaje de Jesús y orientando a los "que no saben".

  • Comentario por Cetimerien 25.01.18 | 12:03

    Las tergiversaciones de lo que se habla o escribe duelen mucho. Hacen falta muchos años de estudio y reflexión para entender muchas cosas en su verdadero sentido, y también hace falta una mirada limpia y transparente, sin prejuicios, para leer bien cualquier texto. Es muy fácil poner etiquetas y arremeter con ligereza. Pero se hace mucho daño...sobre todo si encima se cree "adivinar" los sentimientos y deseos de un autor.

  • Comentario por Antonio Manuel 25.01.18 | 11:18

    "...hay gente que le desprecia (al Papa) y hasta le odia..." , y usted señor Castillo, ¿no odia todo el entramado de autoridad clerical, Vaticano y Obispados ?. Si yo le hiciera caso a su pensamiento, tal como lo expresa, tendría que odiar a la Religión Católica, y por tanto también a su máximo representante. Su mensaje es "machacón", aquí en el blog y en su libro de comentarios al evangelio del día. ¿Pertenece usted a la Iglesia Católica?.
    El ejemplo es el mejor método, pero usted desearía que el Papa hiciera valer su potestad para terminar con todo lo que hay en la Iglesia de Jesús, donde lo bueno supera con creces a lo malo. Tener odio y sembrarlo es lo más parecido al demonio.

Martes, 11 de diciembre

BUSCAR

Editado por

  • José Mª Castillo José Mª Castillo

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31