Teología sin censura

Jesús y las mujeres

29.12.17 | 10:27. Archivado en Problemas actuales

La desigualdad en derechos, dignidad y seguridad de las mujeres, respecto a los hombres, en España al menos, va en aumento. El dato aterrador de la cantidad creciente de mujeres, que son maltratadas, amenazadas y asesinadas por los hombres, en nuestro país, es elocuente y preocupante. Y conste que las religiones - y nuestra Iglesia en concreto - tienen una dosis importante de responsabilidad en este patético asunto.

Un dato sospechoso: he buscado en el "Índice de materias", del vigente Código de Derecho Canónico, la palabra "mujer" y resulta que, en la codificación de los derechos en la Iglesia, la mujer ni se menciona. ¿Es que la mujer carece de derechos en la Iglesia? Y si en la Iglesia, los derechos de la mujer son inferiores a los de los hombres, ¿con qué autoridad puede la Iglesia pedir a los poderes públicos que respeten a la mujer?

¿Qué pensó Jesús sobre este asunto? Para dar respuesta a esta pregunta importante, es necesario tener alguna idea sobre la situación social de la mujer en el pueblo y en la cultura en que nació y vivió el mismo Jesús.

Afortunadamente, contamos con abundante documentación histórica sobre este asunto. Uno de los mejores estudiosos del tema, el profesor Joachim Jeremias, se fija, más que en teorías, en hechos muy concretos. Por ejemplo: Cuando la mujer judía de Jerusalén salía de casa, llevaba la cara cubierta con un tocado que comprendía dos velos sobre la cabeza, una diadema sobre la frente con cintas colgantes hasta la barbilla y una malla de cordones y nudos; de este modo no se podían reconocer los rasgos de su cara (Billerbeck III, 427-434).

Es más, la mujer que salía sin llevar la cabeza cubierta, es decir, sin el tocado que velaba el rostro, ofendía hasta tal punto las buenas costumbres, que su marido tenía el derecho, incluso el deber, de despedirla, sin estar obligado a pagarle la suma estipulada, en caso de divorcio, en el contrato matrimonial (Kat. VII, 7).

Pero había algo peor. El sabio judío Filón de Alejandría nos informa de que "mercados, consejos, tribunales, procesiones festivas, reuniones de grandes multitudes de hombres, en una palabra: toda la vida pública, con sus discusiones y sus negocios, tanto en la paz como en la guerra, está hecha para los hombres. A las mujeres les conviene quedarse en casa y vivir retiradas" (J. Jeremias, Jerusalén en tiempos de Jesús, 372).

Y conste que lo más duro era el derecho matrimonial. Hasta la edad de doce años y medio una hija no tenía derecho a rechazar el matrimonio decidido por su padre, que podía incluso casarla con un deforme. Más aún, el padre podía incluso vender a su hija como esclava (Ex 21, 7).

Pues bien, así las cosas, los evangelios nos informan de que Jesús, en cuanto empezó su actividad pública, lo primero que hizo fue reunir un buen grupo de discípulos, que "le seguían" por caminos y pueblos. Lo notable es que era un grupo mixto, de hombre y mujer, como explica (con sus nombres y origen familiar) el evangelio de Lucas (8, 1-3). Una lista paralela a las demás listas de discípulos (Lc 6, 12-16; Hech 1, 13; Mc 3, 13-19; Mt 10, 1-4) (F. Bovon). Y conste que las mujeres, que enumera Lucas (con sus nombres, algunas de ellas), eran lo mismo personas de la mejor sociedad (B. Witherington), que mujeres de las que Jesús había tenido que expulsar "siete demonios" (Lc 8, 2).

Además, en una sociedad sin la justa libertad, Jesús creó, para él y para quienes le acompañaban, su propia libertad. De ahí que se dejó perfumar y besar por mujeres (Mc 14, 3-9; Mt 26, 6-13; Jn 12, 3), en algún caso personas de la peor fama (Lc 7, 38). Un tema que, con frecuencia, los predicadores eclesiásticos se han callado o lo han disimulado, como tantas otras cosas que indebidamente se suelen ocultar en ambientes clericales.

La llamativa confianza, que Jesús tuvo con una samaritana poco ejemplar (Jn 4, 4-30), con Marta y María (Lc 10, 38-41), con la Magdalena (Lc 8, 2; Jn 20, 11-18), el hecho de que, cuando los discípulos les habían abandonado en la pasión (Mc 14, 30), quienes iban junto a él llorando eran un grupo de mujeres (Lc 23, 27). Además, se nos recuerda que hasta el mismo momento de la muerte, en el Calvario estuvieron un buen grupo de mujeres (Mc 15, 40-41). Y, para concluir este rápido recorrido de recuerdos evangélicos, no debemos olvidar que, en los relatos de apariciones del Resucitado, las mujeres tuvieron la más destacada preferencia (Mc 16, 1-8; Mt 28, 1-10; Lc 24, 1-12; Jn 20, 11-18).

La Iglesia naciente comprendió - y lo dejó testificado en la "memoria subversiva" de Jesús - que la "humanización de Dios", en Jesús (eso es el misterio de la Encarnación), solamente se acepta y se vive cuando el respeto y la puesta en práctica de la igualdad, en dignidad y derechos, del hombre y de la mujer, se hace, no meramente ley, no simplemente derecho, sino únicamente cuando eso es una realidad patente y palpable. Una realidad que todas las autoridades, empezando por la de la Iglesia, luchan y se aferran al empeño por conquistar la plena igualdad, respetando (como es lógico) las diferencias inherentes a nuestra condición natural.

Mientras las mujeres no tengan los mismos derechos económicos que los hombres, la misma dignidad para cualquier trabajo, la misma libertad en las relaciones domésticas, profesionales, sociales y religiosas, habrá familias en las que la mujer aguanta lo que le echen encima, porque sabe que, si el marido la deja, ¿de qué vive? ¿cómo sale adelante? ¿qué hace con sus hijos? La "violencia de género" no se resuelve con un teléfono. Ni con alejar al violento doscientos metros. La violencia no tiene más solución que suprimir toda desigualdad en derechos, respetando las diferencias.

Y para terminar, ¿dónde está dicho que las mujeres no pueden ser sacerdotes o no pueden ejercer cargos de gobierno en la Iglesia? La respuesta a esta pregunta no pertenece a la fe. Es un asunto cultural. Jesús jamás prohibió a las mujeres actividad alguna en su comunidad. Y se enfrentó a los fariseos cuando le plantearon la pregunta sobre el privilegio unilateral del varón para repudiar a la mujer (Mt 19, 1-12; cf. Deut 24, 1). Como se enfrentó igualmente a letrados y fariseos cuando le trajeron a una mujer sorprendida en adulterio (Jn 8, 1-11). ¿Y el individuo que estaba adulterando con aquella mujer no tenía responsabilidad en aquello? ¿No tendrían que haberlo traído a él también? ¿O es que aquel hombre tenía derecho a quedar oculto, mientras que a la mujer había que matarla? ¿Por qué quiénes somos religiosos, seremos, a veces, tan hipócritas?


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Cristian 14.01.18 | 01:20

    En realidad no estoy convencido de todo lo que me dices Oliva, y sostengo que nuestra actual sociedad no es patriarcal en el sentido estricto del término, solo hay reminiscencias.
    Se puede hablar de esto en sectores del globo menos globalizados, pero en lugares como España ya no se puede decir esto.
    Ahora que si hablamos d esto en la Iglesia Católica, es más complicado.
    Nuestra sociedad es consumista y capitalista, pero decir que es patriarcal, no me parece correcto.

  • Comentario por Oliva 13.01.18 | 23:46

    El comentario "Oliva 11.01.18 | 23:15" no es mío.

    Saludos.

  • Comentario por Barón dandy 13.01.18 | 20:55

    Basta informarse mínimamente para saber que el número de víctimas de violencia contra la mujer en España no es "creciente". De acuerdo con estadísticas oficiales mundiales España se encuadra entre los 5 mejores países del mundo para nacer mujer, tal y como revela el ranking internacional Women, Peace, and Security Index. España puntúa especialmente alto en cuanto a inclusión económica, ausencia de leyes discriminatorias y nivel de seguridad, entre otros indicadores.

    Probablemente la acción de la Iglesia católica haya contribuido mucho en estos resultados.

  • Comentario por Oliva 11.01.18 | 23:15


    Un besito, Moisés.


  • Comentario por Moisés 11.01.18 | 15:45

    OLIVA (10.01.18/09:46): en la sociedad actual hay mucha palabrería que no se corresponde con la realidad de los hechos. Dice Vd. de las mujeres que "hemos sido siervas" y, sospecho, que lo tiene como denigrante. No digo que no lo sea, pero observe que en la Iglesia Católica, un título que los Papas utilizan voluntariamente es el de "siervo de los siervos de Dios"... ¡que ya es ser siervo! Y si en la Iglesia no manda el Papa, ya mé dirá Vd...

    "Palabras, palabras, palabras", que hace decir Shakespeare a Hamlet.

    Saludos

    ...

    Ayer, día 10, no pude acceder al Blog. Otra persona humana (supongo) a las 00:42, usando mi Nick habitual (en el Blog tienen mi correo electrónico para comprobarlo si quieren) dice una cursilada en diminutivo que yo jamás he usado. No es que tenga más importancia, pero para que no haya errores de interpretación dejo de escribir en el Blog a partir de ahora.

  • Comentario por Oliva 10.01.18 | 09:46

    A las buenas y santas:

    Moisés, no se ha de confundir la autoridad con la opresión ni el servicio con el servilismo. Tradicionalmente las mujeres no hemos ejercicio (o no hemos podido, o no nos han dejado) el servicio, sino el servilismo. Hemos sido siervas.

    La autoridad se traduce en el servicio (Jn 13: 1-15) y el servicio se sustenta sobre la horizontalidad de la amistad (Jn, 15: 15). Ese es el servicio que hombres y mujeres hemos de asumir en el seguimiento de Jesús.

    Hasta pronto.


  • Comentario por Moisés 10.01.18 | 00:42


    Pues ya que estamos, un besito para Oliva.

  • Comentario por Moisés 09.01.18 | 18:50

    "Sólo queremos tener la oportunidad de servir al pueblo de Dios..." dice OLIVA (16:56). ¡Pero si eso es lo que están haciendo desde antiguo! ¡y de eso se quejan muchas: de que sólo están para servir! Las palabras están bien, incluso a veces, son bonitas... El asunto es el "mando". Que conste que desde mi modestísima opinión, me parece estupendo. Cuando se manda se pueden hacer muchas cosas... incluídas las buenas. Lo de "servir" (en estos aspectos) es más una actitud de los creyentes cristianos respecto a su relación con Dios... según, al parecer, nos dijo Jesucristo.

    (Notemos, "lateralmente", que cuando las gentes piden trabajo, en realidad quieren sueldos. Es más: creo que si a muchas personas les dieran un sueldo - si es grande, mejor- sin tener que trabajar estarían encantadas)

    Observo, al final de su comentario, un abrazo "redundante"... relativo a las mujeres.

  • Comentario por Oliva 09.01.18 | 17:06

    * ¿Y a cuántas santas? ("vírgenes" o "devotas madres").

    (corrección)

  • Comentario por Oliva 09.01.18 | 16:56

    Moisés, "mujeres al poder, no". No se trata de poder. No queremos poder. La autoridad, el poder, solo puede traducirse en clave de servicio (Jn 13: 1-15). Solo queremos tener la oportunidad de servir al pueblo de Dios, nuestro pueblo, según los carismas que recibimos sin que se nos impongan limitaciones por el hecho de ser mujer. Y sobre María, claro que fue una gran mujer. Pero la Iglesia ha tomado dos facetas del complejo poliedro que fue aquella sencilla y profunda mujer y las ha elevado a modelos idealizados, categorías casi impositivas para todas las mujeres. ¿A cuántos santos se les ha reconocido principalmente por ser "vírgenes" o "devotos padres"? A pocos. ¿Y a cuántas santas? Demasiadas. María también destacó por ser una gran creyente. Ella fue la novena bienaventuranza: "dichosa tú que has creído" (Lc. 1, 45-47) y siguió de cerca los pasos de Jesús a lo largo de su vida pública. ¿Acaso lo hemos olvidado?

    Un abrazo a todas y a todos.

  • Comentario por Oliva 09.01.18 | 16:41

    A la paz de Dios compañeras y compañeras:
    Cetimerien, el besito para Antonio Manuel (Oliva 08.01.18/23:09) no era mío, pero es un placer saludaros a ambos. Cristian, mi nombre es Oliva (Cristian es a Cristina lo que Oliva a Olivia, nada). Antonio Manuel, Moisés y Cristian, os respondo en conjunto. Nuestra sociedad es patriarcal y seguirá siendo un sistema patriarcal mientras exista un desequilibrio en las relaciones entre hombres y mujeres que sojuzgue y someta física o simbólicamente a las mujeres. El techo de cristal se mantiene, la desigualdad persiste en el imaginario social y los casos de violencia de género entre jóvenes aumenta. En el más genuino sentido del Evangelio, de la Buena noticia de Jesús, no hay ningún argumento que sostenga la privación de las mujeres del sacerdocio. Y si la Iglesia no nos da la razón, algún día la Historia lo hará.

  • Comentario por Cetimerien 09.01.18 | 13:52

    Pues sendos besos para los dos...Oliva y Antonio Manuel. No tiene nada que ver que a veces se discrepe un poco en ciertos puntos de vista, con que se esté abierto al diálogo e incluso al aprecio. Me encanta leer vuestras opiniones y sirva este blog como foro de encuentro con personas atentas. Al igual que vosotros, lamento que en ocasiones utilicen nuestros nominativos para comentarios que dejan mucho que desear y que jamás los rubricaríamos. Feliz año nuevo, compañeros, es un placer saludaros.

  • Comentario por Oliva 08.01.18 | 23:09


    Otro besito para ti, Antonio Manuel.


  • Comentario por Antonio Manuel 08.01.18 | 17:39

    En este bloque de comentarios, son del verdadero Antonio Manuel los siguientes:
    02/01/18 | 15:10
    03/01/18 | 11:42
    04/01/18 | 21:51
    ... y solo estos.

  • Comentario por Antonio Manuel 07.01.18 | 23:26


    Un besito, Oliva.


  • Comentario por Moisés 07.01.18 | 16:58

    CRISTIAN (01:53) menciona "los cargos eclesiásticos" y está claro que las mujeres "teóricamente" pueden ocupar cualquier cargo en la Iglesia que no precise inexcusablemente del sacerdocio. No hay ningún "escollo" que lo impida salvo el de la sociedad en general... hasta ahora, al menos.

    Notemos que a Jesús "le acompañaban los doce y algunas mujeres, María llamada Magdalena (...) Juana, mujer de Cusa, administrador de Herodes, y Susana y otras varias que le servían de sus bienes" (Lc 8, 1) pero el "cargo" del manejo económico lo tenía Judas "que era ladrón y, llevando la bolsa, hurtaba de lo que en ella echaban" (Jn 12, 6). De modo que, desde el principio, algunos "cargos" estaban en manos inadecuadas. Con un guiño risueño recordemos el refrán "el consejo de la mujer es poco, pero el que no lo sigue es loco". Así que lo propio será que digamos: "las mujeres... ¡al Poder!". Y que salga bien, como espero.

    Lo del sacerdocio, aparte.


  • Comentario por Cristian 07.01.18 | 01:53

    Señor Moisés, yo también pensaba lo mismo acerca sobre los cargos eclesiásticos hacia mujeres cuando tenía 17 años, hasta que me di cuenta que era un pensamiento bastante sexista y sin validez, (aunque no lo hice conscientemente).

    Olivia, es claro que hay un machismo imperante en la sociedad, sobretodo en las zonas más marginadas del globo, pero se debe en mi opinión más a un problema cultural, donde tanto hombres y mujeres contribuyeron para ello a lo largo de la historia, porque actualmente no se puede hablar de un "Patriarcado" en el sentido estricto del termino, puede que este modelo tenga influencia aún sobre nuestras vidas, pero no es el único factor sobre la situación tanto actual como pasada de las mujeres.
    Por ejemplo aún cuando varias mujeres han conseguido muchos papeles que antes correspondían a los hombres, no ha incrementado su felicidad, es más han quedado encadenadas a aquellos problemas que aquejaban y aquejan a los hombres.

  • Comentario por Moisés 06.01.18 | 17:53

    Respecto del lugar que ocupa la mujer en la Iglesia Católica, quizá convenga recordar que, entre los exclusivamente humanos, una mujer, la Virgen María es objeto de veneración sobre todos los demás y se le tributa un culto especialísimo únicamente inferior al de Dios y superior a todos los demás.

  • Comentario por Moisés 06.01.18 | 17:49

    Dice el post: "¿dónde está escrito que las mujeres no puedan ser sacerdotes?". Supongo que se refiere exclusivamente a lo que figura en los evangelios.

    Las dos prerrogativas clave y esenciales de los sacerdotes católicos, la eucaristía y el perdón de los pecados, les fueron otorgadas por Jesucristo a los apóstoles hombres en ocasiones determinadas y determinantes en que no había mujeres. Como Jesús se hacía acompañar habitualmente por hombres y mujeres parece poder deducirse que quiso concedérselas sólo a los hombres.

    Naturalmente, no tengo opinión que valga para algo. Sólo digo lo que he expresado más arriba.

  • Comentario por Antonio Manuel 04.01.18 | 21:51

    ¿...patriarcado...? Según la RAE "...Organización social primitiva en que la autoridad es ejercida por un varón jefe de cada familia, extendiéndose este poder a los parientes aun lejanos de un mismo linaje...". Precisamente son las leyes romanas (siglo I aC) - de Augusto -Julia, Papia- que dan toda la autoridad al "pater", cabeza y líder de una familia, como dueño de vidas y haciendas de los demás componentes. Precisamente es el Apostol Pablo el que eleva a la igualdad en el respeto hacia los miembros de la familia, al indicar las relaciones en base al amor conyugal y filial - no entiendo que algunos sectores feministas demonicen a Pablo porque, invalidando lo establecido, sugiera, en base al amor, una orientación para las relaciones entre los miembros de la familia; desde luego Pablo, ni la Iglesia, dictaron las leyes civiles y de familia, que muchos reinos, regiones y estados promulgaron teniendo como base el derecho romano.

  • Comentario por Antonio Manuel 03.01.18 | 19:54

    Las feminazis son la peste.

  • Comentario por Oliva 03.01.18 | 12:35

    A las buenas y santas:

    - Antonio Manuel: "Lo que rechazo, es la manifestación de que los otros modelos son mejores y la necesidad de eliminar precisamente el que Dios escogió".

    Ese no es el argumento socialmente mayoritario. Tampoco nadie en este espacio ha argumentado que unos modelos estén por encima de otros.

    - Antonio Manuel: "yo no estoy en contra de otro tipo de unión o individualización, como se quiera".

    "Familias", no tengas reparos ni miedo a decir "familias", Antonio Manuel. Me alegra que aceptes las familias homoparentales, las monoparentales, las reconstituidas, etc. y las sitúes en el mismo plano que las heteroparentales.

    Abrazos.

  • Comentario por Antonio Manuel 03.01.18 | 11:42

    ...anacrónico...
    La familia de Nazaret tiene el carácter sagrado, porque en su seno nació y creció Jesús, Dios encarnado como ser humano. Dios eligió a esa familia, como podía hacerlo con otra; por tanto el modelo no debe ser malo, ya que complació a Dios. Dicho esto, yo no estoy en contra de otro tipo de unión o individualización, como se quiera.
    Lo que rechazo, es la manifestación de que los otros modelos son mejores y la necesidad de eliminar precisamente el que Dios escogió.
    Es ya prepotente el simple hecho de que exista lo masculino -opinión bastante extendida entre las feministas-, no obstante somos muchos los que deseamos la igualdad real en los derechos para todos los seres humanos, mujeres y varones; de esta manera la sociedad será más perfecta en beneficio de todos sus miembros.

  • Comentario por Oliva 03.01.18 | 10:22

    Pero, además, su sacralización, hace parecer que los distintos modelos familiares emergentes atentan contra ese sagrado modelo.
    Por otro lado, Antonio Manuel, en sentido estricto el feminismo no se dirige contra la predominancia del hombre, sino que apunta, grosso modo, contra todo principio que socave los fundamentos de la igualdad entre hombres y mujeres; y el patriarcado impide el desarrollo de unas relaciones igualitarias.

    Y sobre la presencia de las mujeres en los órdenes político, económico, social, cultural, religioso, etc. estamos aún muy lejos de poder sostener que la situación es la deseable.

    Un abrazo a todas y a todos.

  • Comentario por Oliva 03.01.18 | 10:10

    ¡A la paz de Dios!
    Querido o quería Cetimerien: El comentario de "Oliva 02.01.18 | 18:58" no era mío. Puedes tutearme; yo lo haré, si no me indicas lo contrario. También me alegre conocerte por este medio.
    Antonio Manuel, "heteroparental" y también "homoparental", "monoparental", etc. son conceptos que se utilizan en la literatura científica y especializada para designar los modelos familiares contemporáneos. En todos estos casos, "parental" no se refiere a "parientes", sino a "padres" y alude a los adultos constituyentes del núcleo familiar. La familia nuclear-heteroparental que hemos conocido no es milenaria, Antonio Manuel. La familia como espacio privado de afectos donde se forma el individuo apenas tiene un par de siglos. Convertir la familia de Nazaret en el modelo por excelencia de familia que ha perdurado hasta nuestros días es anacrónico. Pero, además sacralización, hace parecer que los distintos modelos familiares emergentes atentan contra ese sagrado modelo.

  • Comentario por Oliver North 03.01.18 | 02:22


    pregunta Oliva: Cetimerien: ¿es usted el pseudónimo de Antonio Aradillas?

    contesta Cetimerien: no tengo -ni mucho menos- la gran talla de este escritor...ya me gustaría llegarle siquiera a la mitad

    jajja ja ja ja ja ja Muy bueno, Cetimerien, es usted un cachondo mental.

  • Comentario por Cetimerien 02.01.18 | 22:48

    Querida Oliva: No soy el autor que me atribuye, no tengo -ni mucho menos- la gran talla de este escritor...ya me gustaría llegarle siquiera a la mitad. Hay por ahí (y por aquí) gente maravillosa que nos embelesa (o nos hace pensar) con sus magníficos trabajos de profundo estudio e investigación. Yo ni siquiera me muevo en esos medios, pero me gusta reflexionar sobre lo que estos grandes autores proponen, y también lo hago cuando otras estupendas personas (más anónimas quizá, pero no por ello menos dignas de lectura) lanzan al aire ideas, comentarios serios que nos dan nuevos ángulos de visión...porque la verdad es un poliedro y cada cual ve una cara.
    Valga esta indicación para hacer llegar, a cuantos en este blog contribuyen en la búsqueda inquieta y sincera de un mayor entendimiento entre todos, mi sencilla felicitación. Un cordial saludo y mi encanto de que nos encontremos por aquí, bajo el paraguas del Sr. Castillo, de quien yo, personalmente me declaro "fan" incondicional....

  • Comentario por Antonio Manuel 02.01.18 | 22:02

    Cierto, ese estilo flamígero y churrigueresco de Cetimerien se parece bastante al de Aradillas.

  • Comentario por Oliva 02.01.18 | 18:58

    Querido Cetimerien:
    Agradezco su aclaración. Por cierto, ¿es usted el pseudónimo de Antonio Aradillas? Su estilo culteranista y gongorino es fácilmente reconocible.

  • Comentario por Cetimerien 02.01.18 | 16:38

    Estimada Oliva: Bien por intuir que mi estilo no es el del comentario de 22:20...tengo mejores cosas que hacer que corregir "la plana"de las personas de buena voluntad que, una forma u otra, se expresan aquí con sus dudas, puntos de vista, etc. todos vamos caminando y nos enriquecemos con las aportaciones de los demás. Me están usurpando en los comentarios, a raíz de levantar la voz porque se están infiltrando modos improcedentes...me duele que en un blog tan digno como éste se escriban comentarios que enturbian. Si en tales casos llamo la atención sobre determinadas incorrecciones ortográficas, es porque me pregunto cuál es el nivel de cultura de quienes se manifiestan con intolerancias y falta de modales...pretendiendo "dar lecciones" desde ¿dónde?.
    Vaya por delante mi profundo respeto, mi sincero aprecio y mi admiración al autor del blog, y, a partir de ahí va lo mismo para todos los que buscan con corazón sincero. Lamento que alguien nos esté suplantando. Un saludo.

  • Comentario por Antonio Manuel 02.01.18 | 15:10

    ...deslegitimar... ...condena... ...sibilino...
    ¿No se puede hablar de modelos de familia hetero-parentales? Según la RAE, "parentesco" es un vínculo que puede ser de varios tipos, no solo el del sexo, por tanto pueden existir diversas (hetero-) uniones.
    ¿Porqué el ataque al dicente y al modelo de familia milenaria? ¿Alguien puede creer que con ese tipo de descalificación se defiende mejor el derecho o derechos de los que optan por modelos de unión distintos?
    En mi opinión, el feminismo se equivoca cuando subraya toda su lucha contra todo aquello en que sospechen de la existencia de una prepotencia masculina, especialmente ahora en que la presencia de las mujeres en los poderes públicos y económicos es muy significativa en nuestro país. También hoy es muy significativa la presencia de la mujer en la actividad religiosa aunque no tenga, todavía, acceso a la ordenación oficial.

  • Comentario por Oliva 02.01.18 | 01:27

    Buenas noches nos de Dios:

    El comentario de las 00:57 no es mío. Por el estilo de la escritura, dudo que el comentario de las 22.20 sea de Cetimerien. De todos modos, agradezco las correcciones. Prestaré más atención a la ortografía.

    Paz y bien.

  • Comentario por Oliva 02.01.18 | 00:57

    ¿Qué está diciendo?

  • Comentario por Cetimerien 01.01.18 | 22:20

    Oliva: debe mejorar su ortografía, haga el favor.

  • Comentario por Oliva 01.01.18 | 03:16

    ¿Por qué en el nombre de Jesús se nos sigue subyugando y sometiendo a las mujeres?, ¿dónde ha quedado su buena noticia para nosotras? Hago míos y proclamo los Evangelios (la buena nueva) de la valiente hemorroísa, de la tozuda cananea, de la doliente viuda de Naín, de la prostituta condenada, de María de Betania y de Marta, de María de Cleofás, de Susana, de Salomé, de María de Nazaret (la llena de vida porque creyó), de María de Magdala ante el Sepulcro desnudo… y de todas otras aquellas a quienes Jesús no llamó siervas, sino amigas.

    Un fuerte abrazo a todas y a todos.

  • Comentario por Oliva 01.01.18 | 03:15

    ¿Por qué en el recuerdo de la Sagrada Familia se hunde en el olvido un texto como el de Mt. 12, 46-50?: “-¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos? Y señalando a sus discípulos, añadió: Éstos son mi madre y mis hermanos, porque todo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre”. ¿Por qué se prescinde de textos como Rom. 8, 14-17 o Gal. 4, 6-7, en la línea del pasaje de Mateo sobre la verdadera familia de Jesús? “Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, son hijos de Dios […] Por este Espíritu nos dirigimos a Dios, diciendo: ¡Abbá mío! Y este mismo Espíritu se une a nuestro propio Espíritu para dar testimonio de que ya somos hijos de Dios” (Rom. 8, 14-17). “Y para mostrar que ya somos sus hijos, Dios envió el Espíritu de su Hijo a nuestro corazón; y el Espíritu grita: ¡Abbá mío! Así pues, tú ya no eres esclavo, sino hijo de Dios” (Gal. 4, 6-7).

  • Comentario por Oliva 01.01.18 | 03:10

    Me sumo a las compañeras y al compañero: feliz Año Nuevo, José María, y gracias por una entrada tan necesaria. Reservar un día del año para conmemorar la Sagrada Familia de Jesús ha sido una forma sibilina de naturalizar un modelo de familia (el heteroparental), deslegitimando otros modelos contemporáneos. La consecuencia más grave es que esta deslegitimación implica una dura y antievangélica condena hacia tantos hombres y mujeres que han comprometido libremente sus vidas en el amor mutuo desde un modelo familiar distinto al heteronormativo. Por otro lado, es inadmisible que en la conmemoración de la Sagrada Familia se haya recurrido en la liturgia de hoy a una lectura como la carta a los Colosenses para reforzar el modelo de familia heteroparental desde un enfoque que perpetúa el patriarcado y las desigualdades entre hombres y mujeres: "mujeres, someteos a vuestros maridos, pues ese es vuestro deber como creyentes en el Señor" (Col, 3:18).

  • Comentario por Cetimerien 31.12.17 | 12:04

    Me uno a la felicitación de María Cristina. Muchas felicidades a todos, a pesar de las incongruencias, y en especial al autor del blog a quien admiro, respeto y agradezco mucho sus bien elaboradas publicaciones. Un buen abrazo estimado AMIGO.

  • Comentario por María Cristina Rivas Díaz 30.12.17 | 21:09

    Feliz Navidad José María, que el humanísimo Dios nos siga acompañando y bendiciendo en medio de nuestras incoherencias. Espero poder seguir tus letras también en el 2018. Un abrazo grande desde La Habana, dentro del otro gran abrazo de Dios.
    Maria Cristina, carmelita misionera.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 30.12.17 | 11:37

    Aplausos, señor Castillo, por su claridad y contundencia, pero, a mi modesto entender, es preciso, en cuanto a lo religioso eclesiástico se refiere, ir mucho más allá. Obviamente, la vida es evolutiva y las formas de vida avanzan, mal que bien, a trompicones. Seguramente, Jesús alucinaría de ver nuestra forma de vida actual, tan rica pero tan deforme, y de saber incluso que a nuestra especie, salvo que hagamos una burrada, le quedan miles, quizá millones, de años por delante. ¿Por qué tanta importancia a lo que hizo o dijo Jesús si él no es más que un eslabón de la cadena humana? Hoy, la humanización deseada del hombre exige plenos derechos para hombres y mujeres y les impone a ambos distintas obligaciones. Debemos comenzar por no ponerle sexo al Dios encarnado y, menos aún, a Dios mismo. La humanización del hombre como proyecto será obra de hombres y mujeres aunando fuerzas y sensibilidades. Si tenemos esto claro, todo se reduce a aplicar el 155 donde sea necesario, jajajá.

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Viernes, 19 de enero

BUSCAR

Editado por

  • José Mª Castillo José Mª Castillo

Síguenos

Hemeroteca

Enero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031